Madura Cervelli jugando en Triple A

Actualizado el 24 de febrero de 2013
AP

Francisco CervelliJohn Munson/USA TODAY SportsEl venezolano Francisco Cervelli está peleando la titularidad en la receptoría de los Yankees
TAMPA, Florida -- La lucha por la posición de cátcher titular de los Yankees de Nueva York es una batalla campal, y si fuera asignada basada sólo en corazón, veríamos al número 29 de Francisco Cervelli detrás del plato el 1 de abril en el Bronx.

Cervelli pasó la mayor parte de la temporada 2012 en Triple A tras perder el puesto como suplente de Russell Martin ante Chris Stewart. Esta temporada baja, los Yankees a su vez sufrieron la baja de Martin como agente libre a los Piratas de Pittsburgh, lo cual ha creado una crucial vacante en la receptoría.

El venezolano admitió a ESPNDeportes.com que aceptar el descenso a menores fue muy penoso, pero también confesó que fue una gran lección que lo ayudó a ser mejor pelotero.

"Fue muy difícil, pero ahora pienso que estuve en el lugar perfecto el año pasado, pensé tranquilamente porqué estuve allá, y cuáles fueron las cosas positivas que saqué de estar en Triple A, y la lección más grande es que tengo que seguir trabajando y que nunca puedo descuidar nada, detrás hay gente, adelante hay gente, y tengo que seguir", dijo cándidamente.

"Este es mi sueño. Nunca voy a parar, voy a seguir insistiendo, todos los golpes de la vida me han hecho un hombre más perseverante y esa meta nunca la he perdido", agregó Cervelli, quien es muy conocido entre la prensa neoyorquina por la emotividad de sus respuestas.

El desánimo que sintió por la baja se complicó mayor aún al perder a dos miembros cercanos de su familia, lo cual Cervelli reiteró fue una de las cosas más importantes al adquirir una nueva perspectiva en el 2013.

"Lamentablemente murió mi tío y un mes después mi tía, su esposa, y ahí me di cuenta que a mí no me ha pasado nada, que no fue ningún fracaso. Me bajaron& eso esto es todo. Yo sigo haciendo lo que me gusta y aquí estoy con otra oportunidad", agregó visiblemente conmovido.

El cátcher de ascendencia italiana, quien jugó con la selección europea en el Clásico Mundial de Béisbol en 2009 pero rechazó la invitación para jugar este año por enfocarse en obtener la titularidad con los Yankees, actualmente se encuentra en el centro de un interesante dilema en la receptoría.

Cervelli es favorito junto a Stewart para conformar el equipo mayor, pero tras lo sucedido la pasada campaña, tiene muy claro que nada es garantizado, en especial con Austin Romine y el dominicano Gary Sánchez amenazando con amplia juventud y talento.

"No estoy confiado, nunca he estado confiado, siempre me siento como un rookie, pero sí sé que puedo hacer cosas muy importantes para este equipo. No me importa lo que [los demás receptores] hagan. Yo voy a hacer lo mío y que cada quien haga su trabajo y que los altos en la gerencia decidan lo que va a pasar".

Cervelli también se vio en el medio de la controversia relacionada con Biogénesis, clínica ubicada en Miami que se encuentra bajo investigación por parte de las Grandes Ligas por supuestamente suplir a peloteros de renombre, entre ellos Alex Rodríguez y Gio González, con sustancias ilegales para mejorar el rendimiento.

El Miami Sun Times, periódico que dio a conocer la noticia, publicó en internet como evidencia alegadas copias de los registros de la clínica, y al día siguiente Cervelli envió un mensaje en Twitter admitiendo haber consultado con Biogénesis.

"Tras lesionarme el pie en marzo de 2011, consulté a número de expertos, incluida la clínica Biogénesis, buscando formar legales para ayudar a mi rehabilitación y recuperación. Compré suplementos que estoy seguro no estaban prohibidos por Major League Baseball", dijo Cervelli en dos "tuits" desde su cuenta oficial, @fran_cervelli.

Sin embargo, citando el hecho de andar una pesquisa en marcha, Cervelli ha sido muy escueto en declaraciones adicionales sobre el tema. Admite haberse reunido en persona con el director de la clínica Anthony Bosch, pero ha negado haber recibido drogas o suplementos de cualquier índole, contradiciendo las declaraciones publicadas en la red social.

Actualmente el venezolano enfatiza que nunca formó parte de ninguna transacción ilegal, y que por un tiempo le preocupó la impresión que pudieron haber dado sus declaraciones, pero que ya todo ha quedado atrás.

"Por un momento estuve un poco preocupado, pero ya no, no estoy enfocado en eso. No me importa lo que piensen los demás. [Yo estoy claro] y lo único que me importa es lo que piensen mi mamá, mi papá y mi hermana".