Edgar Sosa noquea al Archi Solís

Actualizado el 9 de marzo de 2013
Por Omar Fares
ESPN.com

GUADALAJARA -- Ulises "Archi" Solís subió al ring con ilusión de vencer por tercera vez consecutiva a Edgar Sosa, para ganarse el derecho de disputar el campeonato mundial del Consejo Mundial de Boxeo de peso mosca. Lo de menos era el cetro en poder de Sosa, el campeonato de Plata del CMB. Lo que estaba en juego era el orgullo de demostrar que los dos aún se mantienen vigentes en su categoría.

Pero doce años después de la primera pelea en la que Archi derrotó a Edgar ya nada es igual. En el 2003 hubo un segundo choque, y ahí el tapatío se impuso nuevamente.

La noche de este 9 de marzo, con el Gimnasio de Uso Múltiples de la Universidad de Guadalajara como escenario, Solís cayó noqueado en el segundo episodio ante la sorpresa del propio Edgar Sosa, según lo confesó al final: "Me esperaba una pelea más extensa".

En el primer round, que fue de estudio, Archi intentaba conectar su mano izquierda en el rostro de Sosa, sin embargo, cuando el cronómetro marcaba 2 minutos 19 segundos del segundo asalto, un zurdazo sólido se estrelló en la quijada del Archi, una zona debilitada desde que fue agredido por el Canelo Álvarez afuera del ring, en la Barranca de Huentitán.

Al salir con la derrota a cuestas, Solís fue sincero: "Esta pelea demostró que no estoy listo aún para pelear, pero lo hago porque no tengo quién me mantenga, necesito mantener a una familia, tengo esposa, hijos. No estoy bien, tengo secuelas de una lesión en el ojo [dice mientras se señala el izquierdo], veo doble, a ti te estoy viendo doble en este momento. Ese golpe que me dio no era para noquearme, he recibido golpes más fuertes y no me han hecho nada, pero es también por la inactividad que he tenido desde hace un año, mi quijada aún no está bien desde aquel ataque cobarde [del Canelo]", comentó mientras era abrazado por su familia.

Sin embargo, el Archi aún no define su futuro, y no contempla el retiro.

Arriba del ring, Sosa levantaba los brazos en señal de su triunfo, para después señalar: "Voy el campeonato del mundo".

Esta noche, un peleador ha resurgido, y otro más se queda atrás de su historia.