Vargas necesita más brillo

Actualizado el 14 de marzo de 2013
Por Julio González
Especial para ESPNDeportes.com

Jessie Vargas
AP Photo/Matt Slocum Jessie Vargas es considerado la "Nueva Generación" del boxeo
LOS ÁNGELES -- Fuera del combate estelar entre Timothy Bradley y Ruslan Provodnikov, la mayor atención en la función de este sábado en el Home Depot Center estaría dirigida al peleador mexicoamericano Jessie Vargas.

Vargas, de 23 años de edad y récord invicto en 21 combates profesionales, es considerado uno de los mejores prospectos en la división de peso welter, donde aparece como el 5º clasificado por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y el 9º por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Nacido en Los Ángeles y radicado en Las Vegas, Vargas se enfrentará al nigeriano-australiano Wale Omotoso en la pelea coestelar, que será mostrada en la transmisión televisiva de HBO (diferida para las 10:15 PM, hora del Pacífico).

Vistiendo con una chaqueta azul y una gorra azul de los Dodgers el miércoles en la conferencia de prensa, Vargas mostró que tiene ese brillo en su sonrisa que hace recordar al de otros boxeadores mexicoamericanos como Mando Ramos, Óscar de la Hoya y Víctor Ortiz, quienes en su tiempo, a su manera y en su propia dimensión, hicieron historia en el ring.

Ahora es tiempo de que Vargas acompañe su sonrisa con buenas exhibiciones en el cuadrilátero si es que quiere, eventualmente, unirse a aquellos y otros nombres en la lista de mexicoamericanos campeones del mundo de boxeo.

"Las cosas se hicieron de distinta manera en este campamento para subir al siguiente nivel porque sé que esta pelea es importante", dijo Vargas ante los reporteros el pasado miércoles. "No puedo esperar para la noche del sábado".

Vargas (21-0, 9 KO) ya ha empezado a hablar de buscar pronto la oportunidad de ir por un título mundial. Eso suena algo prematuro considerando que aún hace falta verle ser impresionante en el ring. Muchos recuerdan, por ejemplo, que su triunfo por decisión sobre Josesito López el 15 de septiembre de 2011 fue muy cuestionable. Después, en sus siguientes cuatro combates, no pudo terminar antes del límite a ninguno de sus no muy temibles oponentes.

El sábado, Vargas necesita mostrar progresos en un pleito que su entrenador, Roberto Alcázar (ex entrenador de De la Hoya), dijo podría ser crucial en su carrera. El apodo de Vargas, quien como amateur representó tanto a Estados Unidos como a México, es 'La Nueva Generación'. Ante el público del sur de California sería valioso para él demostrar este fin de semana que en verdad puede ser un protagonista de la nueva generación.

La historia de su oponente es muy interesante. 'Lucky Boy' Omotoso nació y creció en Lagos, Nigeria, siendo testigo de innumerables episodios de violencia y muerte. En su adolescencia estuvo asociado con sangrientas pandillas y en ese entorno un día decidió empezar a entrenar boxeo.

Omotoso consiguió mudarse en 2007 a Australia para emprender una carrera de boxeador y ha sido exitoso hasta ahora con marca de 23-0 (19 KO). Fue objeto de un documental llamado 'The Fighter's Factory' que trata sobre los obstáculos en su vida, la política en Nigeria y su sueño de ser un campeón de boxeo.

'Lucky Boy' llegó hace algunos años a Estados Unidos, donde ha sostenido sus últimos seis combates. Vive en Los Ángeles, en 2011 firmó un contrato promocional con Top Rank y entrena en el gimnasio Wild Card de Hollywood con Freddie Roach como entrenador.

"Sólo soy un chico con suerte", dijo el hombre de 27 años el miércoles frente a la prensa detrás de sus enormes gafas oscuras, al explicar que si no fuera por el boxeo tal vez ni siquiera estaría vivo. "Él no quiere perder. Yo no quiero perder. Yo estoy listo. No voy a salir a que me pegue como si fuera un bulto. Eso no va a pasar".