Mares quiere robar el show a Floyd

Actualizado el 5 de abril de 2013
Por Salvador Rodríguez
ESPNDeportes.com

Mares/Morel
Tom Hogan/Hoganphotos/Golden Boy Promotions Abner Mares confía en ser el segundo tricampeón mexicano
MÉXICO -- El 4 de mayo habrá más que un título de por medio para Abner Mares, a un mes de su duelo ante el Campeón Pluma del Consejo Mundial de Boxeo, Daniel Ponce, el tapatío reconoció a ESPN tener una gran mezcla de sentimientos en su ser que sólo se calmarán cuando le reconozcan su trabajo, y sus ganas, con el triunfo, en un pleito que, confía, le puede robar la noche a Floyd Mayweather y Robert Guerrero.

"Va a ser una pelea como la gente la está visualizando, una pelea difícil entre dos guerreros mexicanos que es gusta agradar a la gente y sin duda, una pelea que puede robarse esa noche el show", advirtió Mares Martínez, quien resaltó la importancia de tener la posibilidad de convertirse en el segundo Tricampeón más joven en la historia del boxeo mexicano, sólo detrás de Julio César Chávez.

"Es mi motivación ahorita, lo que me lleva al gimnasio, lo que me da ese extra, el saber que puedo convertirme en el segundo Tricampeón más joven del boxeo mexicano, enfrentado además a los mejores peleadores del momento", señaló el ex olímpico mexicano en Atenas 2004. Mares tiene 27 años y cinco meses de edad. Chávez fue tricampeón con 26 años, 10 meses y un día. Erik Morales es actualmente el segundo con 27 años, cinco meses y 27 días.

Pero más allá de todo lo que representa este duelo, acepta que hay algo especial al enfrentarse a Ponce de León, un mexicano, un ex olímpico, y un amigo.

"Eso me hace sentirme raro, somos los dos olímpicos mexicanos, es un amigo, lo conozco desde que me convertí en peleador profesional, empecé en su gimnasio, con su entrenador, que ahora es mi entrenador, Clemente Medina, me encuentro en una situación medio incómoda, pero a la vez esto es un negocio, es algo a lo que nos dedicamos, somos profesionales y tenemos que darle una buena actuación a la gente", aseguró.

Sobre el combate y las capacidades de uno y otro, reconoció Abner que si algo ha distinguido a Ponce es su pegada; sin embargo, no espera comprobarlo en el ring. "La quijada la puedes preparar, pero en la pelea no sabes qué vaya a pasar, yo estoy trabajando en mi condición, mi garra, el corazón que yo creo que me van a sacar adelante, no estoy entrenando para recibir golpes, sé que será una pelea de intercambios y que los voy a recibir, pero voy a tratar de hacer mi pelea, pegar y que no me pegue", explicó.

Finalmente, sobre si el rompimiento de la cadena HBO con su promotora, Golden Boy Promotions, le podría afectar respecto a peleas futuras, sobre todo contra Nonito Donaire, advirtió que hasta ahora no le ha afectado, pues él conoció el estrellato en Showtime.

"No me he sentado para pensar en eso, tengo una pelea enfrente, a pocas semanas de darse y no le he dado la importancia, pero siento que no me afectará porque Showtime fue quien empezó mi carrera en EU, me dio a conocer como peleador, cuatro o cinco peleas he tenido con ellos y estar con ellos me hace sentirme en casa, así que HBO no le da más importancia a los pesos de mi categoría y espero que no me afecte", finalizó.