Mosley y Cano, unidos por el destino

Actualizado el 9 de abril de 2013
Por Salvador Rodríguez
ESPNDeportes.com

Shane Mosley
Gabriel Bouys/AFP/Getty ImagesShane Mosley quiere otro chance por el campeonato mundial
MÉXICO -- Cuando 'Sugar' Shane Mosley decidió incursionar en el boxeo en 1993, Pablo César Cano tenía apenas tres años y cuatro meses. 20 años después, el destino, y el boxeo, los ha unido para enfrentarse este 18 de mayo en Cancún, pero aún mejor, compartiendo un mismo anhelo: Volver a ser campeones del mundo.

Ambos conversaron con ESPN previo a la presentación de su duelo, este martes en el Centro Histórico de la Ciudad de México y aseguraron estar listos para dar el siguiente paso en busca de una nueva oportunidad, Mosley (46-8-1, 39 K=) con 41 años a cuestas y una brillante carrera que desea no empañar, y Cano (26-2-1, 20 KO con un futuro enorme por delante ante la mejor oportunidad de su vida.

"Este es un nuevo comienzo, estuve retirado el último año pero he estado activo, puedo ser promotor, entrenador, manager, pero lo mío es estar en el ring, sintiendo eso", señaló Mosley. "Cano es ese tipo de rival que necesito para volver a disputar un título, es joven, fuerte, para mí le ganó a Paul Malignaggi, pero estoy listo para volver, no hay nadie en peso Welter al que no le pueda ganar", agregó.

Mosley, quien dijo haber tenido una lesión en el tendón de Aquiles previo a su pelea contra Manny Pacquiao, la peor de sus últimos años como peleador, aseguró que viene con nueva motivación, primero, por el regreso de su padre Jack a su esquina, pero también porque su hijo, de 22 años, Shane Jr., le ha estado ayudando a hacer sparring en el gimnasio.

"Cuando empezaba me decían el 'Black Mexican', peleaba como mexicano, me fajaba, podía boxear también, pero además tenía una quijada muy buena, creo que él ha demostrado, todo eso espero demostrarlo el 18 de mayo en mi primera pelea en México, estoy emocionado", detalló Shane, quien ve un duelo más competitivo con Cano que el que tuvo con Canelo, en un peso más grande.

Cano, por su parte, se sabe ante una oportunidad grandiosa, una por la que ya pasó, y aprovechó, Mosley, un rival al que respeta. "Es una gran oportunidad, no cualquiera vence a una leyenda como Shane Mosley, para mí es un reto, nadie lo ha noqueado, y quisiera ser el primero, sé que será difícil, no me idealizó sólo a noquear, me idealizo ganando", reseñó.

"Peleé ya con Erik Morales cuando estaba joven y tenía muy poca experiencia, luego con Paul Malignaggi iba más fuerte, mejor preparado y creo que gané la pelea pese a que los jueces no me la dieron. Así que la tercera es la vencida, es mi oportunidad", expuso Pablo César.

"Sinceramente no veo a Mosley como un escalón, lo respeto mucho, es un gran peleador, una leyenda, es un honor hacerle frente a este tipo de rivales. Todos los grandes, incluyéndolo, pasaron por lo que yo estoy pasando y debo decir que me siento muy bien, ya se verá en el ring", sentenció.