Khan gana apenas por puntos

Actualizado el 27 de abril de 2013
ESPNDeportes.com

Amir Khan Andrew Yates/AFP/Getty ImagesAmir Khan pudo haber perdido con el mexicano Díaz.
SHEFFIELD  El regreso de Amir Khan a Inglatera fue más sufrido de lo esperado.

El inglés visitó la lona en el cuarto asalto y cerca estuvo de caer en los tres últimos, pero aún así le alcanzó para doblegar al duro mexicano Julio Díaz (40-8-1, 29 KO's) en la Motorpoint Arena de esta Ciudad.

Khan (28-3, 19 KO's), quien no había peleado en dos años en su natal Inglaterra, buscaba su segunda victoria, luego de haber sido noqueado en cuatro rounds por el estadounidense Danny García, y pensó que en Díaz tendría un rival a modo, pero resultó todo lo contrario.

A pesar de que al final el triunfo fue justo, Díaz se acercó en las tarjetas de los jueces que quedaron 114-113, 115-113 y 115-112, todas a favor de Khan, quien al terminar celebró como si hubiera ganado un título mundial, aunque el esfuerzo de haber soportado la cañonería de su enemigo bien valió el jolgorio.

Khan boxeó bien los tres primeros asaltos en los que evidenció la falta de velocidad y alcance del michoacano. En la cuarta tanda se fue a la lona, al mostrar una vez más su quijada de cristal, y puso a temblar a toda su fanaticada en casa.

Se levantó Amir para terminar casi de milagro de pie ese asalto. Para el quinto recuperó un poco y comenzó a boxear con base en pequeñas ráfagas que más allá de lastimar a Díaz, lo invitaban a seguir en su plan de cazador en busca de su presa.

Con el control parcial del duelo, llegó Amir hasta el décimo asalto con más confianza de la debida, Julio 'The Kid' Díaz le sorprendió de nuevo con una izquierda y le puso a bailar de nuevo ante la incredulidad del público que aplaudió la valentía con la que Khan terminó de pie el round.

Un último intento de Díaz por noquear a Khan llegó en los rounds 11 y 12, pero a pesar de echárselos a la bolsa, no fue capaz de derribarlo y tuvo que conformarse con haber dado una gran pelea, pero quizás con el sentimiento de quizá haber hecho más para llevarse el triunfo.