Klitschko, favorito prohibitivo

Actualizado el 3 de mayo de 2013
Por Dan Rafael
ESPN.com (Traducción)
Archivo

Wladimir Klitschko y Francesco Pianeta Daniel Roland/AFP/Getty ImagesFrancisco Pianeta es el más reciente retador de Wladimir Klitschko, que parece invencible
Una vez más, el campeón completo Wladimir Klitschko ingresará al ring para defender sus cinturones y una vez más el rival al otro lado del ring será alguien muy, pero muy desfavorecido en las apuestas.

En esta ocasión, seré el italiano residente en Alemania, Francesco Pianeta, de 28 años, a quien Klitschko enfrente el sábado (Epix y EpixHD.com, 4:30 p.m. ET) en la SAP Arena de Mannheim, Alemania. Los nombres quizá cambien, pero el resultado que se espera es siempre el mismo.

El ucraniano Klitschko, de 37 años y quien vive en Hollywood, Fla., ha dominado de forma tan amplia la división de los completos en los últimos años que no hay un solo hombre que haya estado cerca de ser el favorito, quizá con la excepción del también campeón -- y su hermano mayor -- Vitali Klitschko. Pero, como lo han mencionado toda su trayectoria, los hermanos nunca se enfrentarán por una promesa que le hicieron a su madre hace muchos años.

¿Qué tan dominante ha sido Klitschko? Hará la defensa 14 en su segundo reinado, la tercera cifra más alta en la historia del boxeo, solamente atrás de Larry Holmes (20) y Joe Louis (25). Klitschko ha sido campeón por siete años, no ha sido ni remotamente exigido en ocho años -- desde que fue derribado tres veces por Samuel Peter en una pelea eliminatoria de campeonato, pero que la ganó de forma clara -- y no ha perdido en nueve años.

El dominio de Klitschko ha sido tan abrumador, que algunos lo han criticado porque sus peleas son muy desequilibradas.

Klitschko admite que, a menos que surja un rival histórico que pueda emocionar a la gente, hay muy poco que pueda hacer para hacerles cambiar de opinión.

"Voy por otro peleador invicto, pero no importa. La balanza siempre se inclina de un solo lado, incluso cuando me enfrenté con David Haye. También fue de un solo lado y eso sigue. Siempre me critican y entiendo la situación", dijo Klitschko a ESPN.com. "La gente se aburre porque mis peleas sólo van en una dirección. Son ridículamente disparejas. Pero es algo emocionante para mí". Klitschko trajo al tema su más reciente pelea, una decisión arrolladora en noviembre contra Mariusz Wach, a quien maltrató prácticamente cada segundo de cada round (y luego Wach dio positivo por consumo de esteroides y fue suspendido).

Aunque Klitschko apaleó a Wach con golpes brutales, el no favorito tuvo un momento singular cuando sacudió brevemente a Klitschko.

"En la pelea contra Wach, todo mundo hablaba acerca del quinto round, cuando logró conectarme un golpe", dijo Klitschko. "Todo mundo quería hacer algo importante de eso. Pero hay 12 rounds, y solamente me conectaron un golpe, y algo ocurrió. La gente no quiere hablar acerca de cómo el ya no pudo pegarme el resto de la pelea que yo lo castigué, demasiado. Así que entiendo la situación, pero seguiré con mi programa de peleas, quiero mantenerme ocupado".

Klitschko anhelaba enfrentar al también campeón Alexander Povetkin, uno de sus retadores obligatorios. Pero cuando las negociaciones se estancaron, Klitschko decidió programar la pelea contra Pianeta (28-0-1, 15 KO).

"Estaba totalmente frustrado", dijo Klitschko. "Decidí mantenerme ocupado. Fueron seis meses, un descanso muy extenso, así que quería una pelea. Siempre recuerdo lo que me decía (su ya fallecido entrenador y amigo cercano) Emanuel Steward -- 'mantente ocupado, noquea a la gente.' Y eso es lo que estoy haciendo".

La pelea contra Povetkin fue eventualmente forzada a una subasta cuando ambas partes no pudieron llegar a un acuerdo, pero -- en un movimiento muy inusual -- fue programada poco tiempo antes de que Klitschko y Povetkin (25-0, 17 KO) tenían peleas interinas programadas. Hubiera sido un desperdicio de tiempo en caso de que alguno de los dos perdiera; el ruso Povetkin pelea el 17 de mayo contra Andrzej Wawrzyk (27-0, 13 KO).

La subasta fue sorprendente. La promotora de Klitschko, K2 Promotions, ofertó $7.13 millones y la de Povetkin, Sauerland Event, ofreció $6,014,444. Pero el promotor ruso Vladimir Hryunov hizo una extraordinaria oferta de $23,333,330, la tercera cifra más alta ganadora de una subasta en la historia, para una pelea que, según cree la mayoría de los expertos, ni remotamente generará esa cantidad de dinero. La pelea tentativamente se programará para el 31 de agosto, probablemente en Moscú.

Klitschko (59-3, 51 KO), quien ganará 75 por ciento de la bolsa, podría tener una ganancia récord de $17,499,997, con Povetkin ganando el restante 25 por ciento ($5,833,333), también la máxima paga en su carrera por una pelea. Con Pianeta enfrente de él, Klitschko fue evasivo para discutir la pelea con Povetkin y la oferta millonaria de la bolsa.

"He aprendido en mi vida, especialmente en el boxeo, que debes ir paso a paso, así que estoy enfocado en Pianeta", dijo. "Muchas cosas pueden ocurrir. No sé lo que esté pensando Hryunov, pero no quiero tener esto en mi mente ahorita. En mi opinión, es injusto para Pianeta que se convoque a una subasta dos semanas antes de la pelea. Ocurrió y me sorprendí".

Pese al currículum delgado de Pianeta -- sus dos victorias más grandes llegaron en 2012, en decisiones a 10 rounds contra dos nombres desvanecidos, Frans Botha y el ex campeón Oliver McCall -- es alguien a quien Klitschko conoce. El zurdo, de 6 pies 5 pulgadas, fue uno de los compañeros de sparring de Klitschko el verano pasado, cuando entrenaba para su revancha contra Tony Thompson.

"Estuvo una semana en el campamento y me dio un buen trabajo", dijo Klitschko. "Fue agresivo, pero nunca me golpeó, así que no puedo juzgarlo".

Cuando le preguntaron por qué le daba una oportunidad titular a Pianeta, si lo había dominado fácilmente en sparring, Klitschko se mostró un poco frustrado, igual que muchos por la falta de rivales renombrados para pelear.

"Díganme una alternativa, ¿quién más debe ser? En mi opinión, él merecía esta pelea", dijo Klitschko. "Tiene una historia de vida sorprendente. Es sobreviviente de cáncer (testicular), está motivado, está invicto, su actitud es muy confiada. Quiere hacerlo realidad. Una noche, él tiene que ser bueno y aquí está. Cualquier rival, ésta es la oportunidad de su vida y a veces la gente hace magia".

Luego, sin ser cuestionado al respecto, Klitschko, de 6 pies 6 pulgadas y 245 libras, trajo al tema al extrovertido peso completo británico Tyson Fury, un gigante de 6 pies 9 pulgadas y 250 libras que hizo su debut en Estados Unidos el 20 de abril y venció al ex campeón crucero Steve Cunningham. Fury (21-0, 15 KO), fue enviado a la lona y batalló severamente, pero se anotó una victoria por nocaut en el séptimo round, que de esta forma lo acercó otro paso para ser un retador obligatorio.

"Honestamente, estoy avergonzado por su comportamiento como un representante de este deporte", refirió Klitschko acerca de Fury. "No lo entiendo. Su falta de respeto por todo y la manera como se presenta, pensé que estaba viendo el programa de Jerry Springer. Empujaba y daba cabezazos a Cunningham y luego cayó a la lona, sentado. Estuvo en una pelea difícil contra un peso crucero que no tiene pegada. Nunca he visto que un peso completo sea golpeado en la nariz por un peso crucero y vaya a la lona. Fue divertido y vergonzoso al mismo tiempo. Necesita méritos para enfrentar a un campeón. Sólo es uno más que me está ladrando.

"Incluso, defenderé a David Haye en este caso. Escuché que Tyson Fury dijo que David Haye era patético. David Haye noquearía a Fury de manera contundente. Tyson Fury es un bocón y ridículo. Necesita hacer méritos para enfrentarme. Que le gane a [Kubrat] Pulev en la eliminatoria, y luego le daré una oportunidad si se la merece, pero necesita agarrar más condición. No está al mismo nivel que yo. Cuando estás en la cima, los perros siguen ladrándote y la caravana sigue moviéndose".

Esas son fuertes declaraciones de Klitschko, quien típicamente es muy respetuoso. Quizá sólo intenta incrementar el interés en un posible oponente en una época donde el interés por sus peleas, al menos fuera de Europa, está pasando. Una de las razones para eso es porque Klitschko es tan dominante. Las críticas seguirán llegando por eso, y Klitschko dijo que lo acepta.

"Sigo disfrutando. Ésa es mi motivación", dijo. "Quiero intentar ser ridículamente bueno, por que hayan más peleas de un solo lado, y siga escuchando quejas acerca de mis rivales. Quiero mantenerlo así. Significa que estoy haciendo mi trabajo lo mejor posible. A los 37 años, me siento mejor que nunca. "Mi actitud es seguir haciendo las cosas lo mejor posible, para recibir más críticas de que mis peleas se inclinan de un solo lado".


Dan Rafael  es analista de boxeo para ESPN.com. Rafael comenzó a escribir para ESPN.com en el 2005 luego de trabajar como escritor de boxeo por cinco años para el diario USA Today. Puede comunicarse con él a través de Twitter en la cuenta danrafaelespn. Consulta su archivo de columnas.