El reto de Memphis

Los Grizzlies tienen que ajustar para no quedar contra las cuerdas ante Spurs

Actualizado el 24 de mayo de 2013
Por Víctor O. López
ESPN.com

Comly-Hollins Joe Murphy/NBAE/Getty ImagesConley y Hollins saben que aún tienen que mejorar para llegar a unas Finales de Liga

El panorama no es el ideal para los Memphis Grizzlies, aunque nada está decidido en la final de la Conferencia del Oeste.

Abajo 2-0, los Grizzlies reciben a los San Antonio Spurs en un tercer desafío que sería su juego más importante de la campaña, y que nos dará una clara idea de la dirección en que se encamina la contienda por el boleto a la Final de la NBA.

Una victoria colocaría a los Spurs a un paso de su primera final desde 2007, mientras que Memphis enfrentaría la triste realidad de tener que remontar abajo 3-0 -jamas logrado en la historia de la NBA- luego de ser dominado básicamente en siete de ocho parciales, más un periodo extra, en los primeros dos partidos en San Antonio.

Ahora los Grizzlies tienen su turno en casa, y confian que frente a su rabiosa fanaticada puedan darle vuelta a la contienda -como hicieron frente a Los Angeles Clippers en la primera ronda- en el primer juego local para la franquicia en una final de conferencia.

Y el propio San Antonio -eliminado la pasada campaña en la final de la conferencia luego de tener igual ventaja de 2-0- sería el primero en admitir que la serie está lejos de decidirse&aunque la importancia del tercer desafío no puede ser menospreciada.

Con el escenario listo, veamos una receta para los Grizzlies y sus esperanzas de convertir la final del Oeste en una verdadera serie y no una exhibición del baloncesto sincronizado de Gregg Popovich y su escuadra.

CONFIANZA EN CASA
A pesar de la desventaja en que se encuentra, Memphis no entra al tercer choque con el dedo en el botón del pánico.

Los Grizzlies llevan marca perfecta de 5-0 en su casa en los playoffs, y apuestan a la energía de su fanaticada para contagiarlos e impulsarlos en un partido que en esencia sería de vida o muerte.

Memphis viene de encontrar su mejor forma en el cuarto parcial del revés en tiempo extra 93-89, jugando con la típica rudeza y defensa que los caracteriza para borrar un deficit de 18 puntos en la segunda mitad y obligar el periodo adicional. Los Grizzlies dominaron la batalla de los rebotes (60-46, 19-4 en ofensivos) y tiros (97-83), dos claves para tener éxito contra unos Spurs más ofensivos.

Claro está, Memphis tiene que hacer más con su total de posesiones, entiéndase, necesita encontrar su punteria en sus disparos; su por ciento de tiros de campo de 38 en la serie no es suficiente.

ESPACIO EN LA PINTURA
Los Spurs han hecho un gran trabajo aglutinando el área debajo de los tableros, complicando la labor Randolph, quien necesitó 18 tiros para lograr sus 15 puntos en el segundo juego, y va de 26-7 para un total de 17 puntos en la serie.

Memphis, sin embargo, pudo encontrar mejor espacio en la segunda mitad de revés en tiempo extra, gracias a la presencia de Jerryd Bayless y Quincy Pondexter en el perímetro, obligando a los canasteros de San Antonio a mantenerse cerca y no colapsar en la pintura.

Fue más que nada una reacción al déficit que enfrentaban, pero la realidad es que Bayless y Pondexter brindan más ofensiva que Tony Allen y Tayshaun Prince. El coach Lionel Hollins debe buscar la manera de encontrarles más tiempo en cancha para abrir el juego adentro y crear más espacio para Randolph y el español Marc Gasol; Prince en específico no ha rendido mucho con el balón en mano, fallando en anotar en doble dígito desde la serie contra los Clippers y tirando de 54-16 (30%) en sus últimos siete juegos.

Eso no significa que Hollins tenga que cambiar su cuadro titular, sino que tiene que estar más pendiente y creativo a la hora de mover su personal, en especial si la defensa no encuentra como frenar con más frecuencia a Tony Parker y la ofensiva de los Spurs.

EMPUJE DEFENSIVO
Memphis quiere jugar y ganar un partido defensivo, pero San Antonio los ha obligado a jugar viniendo de atrás. Parker, a pesar de una dolencia en su pantorrilla izquierda, fue el mejor jugador los primeros dos partidos, orquestando un brillante desempeño en ofensiva que gana la batalla contra una cabizbaja defensa de los Grizzlies.

Los defensores de Memphis, sin embargo, pueden decir que encontraron su diente en el cuarto parcial y periodo adicional de la segunda derrota, y ahora lo que tienen que hacer es cargar ese esfuerzo de juego a juego, por 48 minutos.

La tropa de Hollins simplemente no puede darse el lujo de tener lagunas defensivas, ya que no tiene el poder ofensivo para venir de atrás juego tras juego. Aprovechó el cansancio de San Antonio en la segunda mitad para forzar el periodo adicional -cuando ambos equipos se encontraban en sus últimas piernas- pero parciales de 30 puntos permitidos no son aceptables.

Frenar al estelar base francés es clave, y Hollins tiene que hacer los ajustes de personal cuando San Antonio juegue pequeño con sus 'Tres Grandes' de Parker, Tim Duncan y Manu Ginóbili más Danny Green y Kawhi Leonard, o castigarlos con su físico en esos casos; de cualquier forma, la pintura sigue siendo clave cuando el juego sea de torres con el brasileño Tiago Splitter en cancha por los Spurs.

El esfuerzo es clave para Memphis, en ambos lados del tabloncillo, al igual que la actitud y desesperación que demuestren desde el silbato inicial.

Simplemente, tienen que creer.