Racismo que mancha el futbol

Es un mal que ha perseguido al balompié en México en los últimos años

Actualizado el 16 de febrero de 2014
Por Mac Reséndiz
ESPN.com

Mexsport

MÉXICO -- A su sola mención, la palabra racismo cala, incomoda, molesta, pero escuchar a quienes proliferan insultos que llevan inherentes un sentido de racismo, termina por enervar a aquellos que practican las buenas costumbres, o que como pasa en este caso, ven el futbol como una sana diversión.

Lamentablemente, los actos discriminatorios suceden en todos lados, pero en el futbol en particular han tomado un gran relieve debido a la popularidad de este deporte. Esto es algo que no sólo pasa en el futbol de Europa, donde durante años el racismo ha estado presente. Jugadores de la talla de Samuel Eto'o (Chelsea) y Mario Balotelli (Milan), entre otras estrellas del fútbol mundial, han sido víctimas de cantos e insultos racistas.

En todos los escenarios del futbol, pues, se han manifestado actos de desprecio al prójimo. Hace poco pasó en Perú, donde el volante brasileño Tinga, del Cruzeiro, recibió insultos racistas por parte de los hinchas de Real Garcilaso en el Estadio de Huancayo.

Sin embargo, el futbol mexicano también se ha visto afectado por esto, cuando rivales ó hinchas contrarios, encuentran una excusa para insultar, o para recordarle sus orígenes y comparar con animales a la gente de raza negra.

Jugadores como Felipe Baloy y Darwin Quintero han sido quizá de los más vilipendiados en el balompié nacional, aunque como pasó en este caso, no hay que pasar por alto que los hinchas felinos destacan por este tipo de manifestaciones poco ortodoxas en los estadios de futbol.

Tal como sucedió en el campo de León, donde dos de sus jugadores fueron agredidos de forma verbal, justamente por parte de los seguidores de Pumas, quienes profirieron insultos y cánticos racistas a los jugadores esmeraldas, Eisner Loboa y Franco Arizala.

Esto propició que la Comisión Disciplinaria abriera a mitad de semana una investigación sobre los hechos, pero el pasado 10 de febrero la Federación Mexicana de Futbol dio carpetazo al asunto, so argumento de que no encontró pruebas contundentes para castigar, pese a que el técnico Gustavo Matosas alzó la voz, como también la levantaron otros técnicos, jugadores y dirigentes del futbol mexicano, quienes pidieron acciones contundentes al respecto.

Y aunque la directiva del León se manifestó en un principio, amenazando con vetar a las porras de animación de la escuadra del Pedregal, un integrante de la Rebel se defiende: "Dicen que no respetamos, nos acusan de racistas; cuando viajamos a otras partes de la República nos etiquetan de delincuentes y tiene que ir un policía por cada integrante de la banda, porque piensan que vamos a ir a hacer desmanes. En Pachuca siempre la policía nos ha tratado con prepotencia, a mi estuvieron a punto de golpearme dos veces, nada mas por la famita de ser de la Rebel".

Dijo a esta reportera: "Les recuerdo que también en Pumas hemos tenido jugadores de color, como lo fue Cabinho, como lo fue el 'Tin' Delgado. Nosotros respetamos siempre lo que es la ideología de la Universidad, que es cero racismo. No somos angelitos, pero tampoco somos de los que nos metemos a la cancha a querer golpear a nuestros jugadores; la forma de demostrar nuestro coraje es venir a cada partido a cantar y alentar a nuestro equipo en las buenas, en las malas y en las peores".

EL CASO MÁS RECIENTE

Este fin de semana volvió a generarse un acto racista en un estadio del balompié mexicano. Esto sucedió en el Hidalgo de Pachuca, donde un sector de aficionados del Atlante insultó con sonidos de simio al mediocampista de los Tuzos, el ecuatoriano Walter Ayoví, cada vez que tocaba el esférico.

El también ecuatoriano, Enner Valencia, reconoció que la noche del sábado, él y su compatriota, Walter Ayoví, fueron víctimas de gritos racistas (simulaciones de sonidos de simios), desde la tribuna en la que estaba ubicada la mayor concentración de aficionados azulgranas.

"La verdad sí se escuchó algo, pero no le prestamos atención porque estábamos concentrados en el partido, pero cada que tomamos el balón sí se escuchaban muchas cosas", manifestó.

BALOY, VILIPENDIADO

En el Apertura 2006 y en el marco de la visita del Monterrey al Corona, el panameño Felipe Baloy no dejó de recibir insultos por parte de los hinchas santistas, que lo calificaron de "chango come plátano" y emitieron sonidos como de simio.

El club regio apoyó a su jugador y la jornada posterior apareció en la cancha del Estadio Tecnológico con una manta que decía: "La única diferencia de color, está en el uniforme".

Lo irónico es que para el Clausura 2010 el jugador fue traspasado al Santos Laguna, donde desde su llegada de convirtió en titular indiscutible y la hinchada de los Guerreros lo consideraba un líder en la zaga de su equipo.

Sin embargo, después como jugador verdiblanco, el panameño fue centro de burlas y agresiones verbales en la cancha del Olímpico Universitario, presuntamente por parte de los defensas Darío Verón y Marco Palacios, en un partido de cuartos de final del Bicentenario 2010.

Fue el propio Felipe quien acusó a los jugadores de los Pumas de llamarle "esclavo", "mono" y "negro", al señalar que "yo soy de los jugadores que aguantan de todo dentro de la cancha, pero cuando te dicen cosas así reaccionas mal. Muchas veces me han dicho ''negro de mierda'', no me avergüenza mi color, pero si me dicen ''simio'' ya te enfadas".

Como este hecho fue denunciado por su directiva, se abrió una investigación por parte de la Conapred (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación) y los dos futbolistas que fueron señalados por su adversario, apoyaron campañas del citado organismo para zanjar de alguna manera la situación.

"SON COSAS A LAS QUE NO TE ACOSTUMBRAS"

Un año más tarde volvieron a presentarse actos racistas en el futbol mexicano, esto fue en un partido entre Cruz Azul y Santos, cuando el cruzazulino, Rogelio Chávez profirió al colombiano Carlos Darwin Quintero, palabras como "simio de mierda", situación que el jugador celeste negó desde un inicio, pero el elemento de los laguneros denunció públicamente que durante el cotejo correspondiente a la Jornada 12 del Clausura 2011, que el conjunto verdiblanco terminó ganándole a la Máquina Celeste al son de 3-0, "Rogelio Chávez me dice 'simio de mierda'. Si te dicen 'negro' lo pasas, pero cuando te dicen simio, no estás acostumbrado a que te digan esas cosas".

Finalmente, Chávez salió bien librado del incidente, ya que la Conapred no encontró los elementos necesarios para responsabilizarlo y terminó exonerándolo. Aunque, el desliz de este jugador generó cosas positivas en el balompié azteca, ya que el club cruzazulino inició una campaña con el Conapred a finales de 2011, encaminada a tratar de erradicar la discriminación.

TAMBIÉN LE TOCÓ A "CHUCHO"

Por otro lado, el desaparecido delantero ecuatoriano, Christian "Chucho" Benítez, fue presa de insultos cuando el América disputaba los cuartos de final del Clausura 2013, ante los Pumas de la UNAM en la cancha del Estadio Azteca.

Cada vez que Benítez tocaba la pelota, ruidos similares al que hacen los monos se dejaban escuchar por parte de la porra felina.

En tanto, en 2012 nuevamente los seguidores de los Pumas fueron acusados de insultar con sonidos ofensivos a los jugadores del León: Eisner Loboa y Darío Burbano.

En esa ocasión, el entrenador Gustavo Matosas se mostró indignado al finalizar el partido: "Sí escuché y lo repruebo totalmente, lamento que esto suceda en un campo de futbol, porque no importa el color de tu piel en absolutamente nada de lo que hagas".

LAS AUTORIDADES SE VAN POR LA CÓMODA

Pero tal como pasó hace unos días, el acto terminó siendo ignorado por las autoridades del futbol mexicano, pues el titular de la Liga MX, Decio de María Serrano, salió al quite para manifestar que este evidente caso de racismo se magnificó.

Señaló el directivo que la situación fue atendida con oportunidad por las autoridades el mismo día del juego, mediante el desalojo de quienes incitaron los insultos contra los jugadores de La Fiera, además de sostener: "Se ha investigado, hubo tres o cuatro gentes que en su momento fueron desalojadas del estadio, se actuó. No es el estilo ni el sabor del futbol mexicano lo que sucedió y estaremos atentos para que no se vuelva a repetir. Es un tema de educación, no de sancionar".

De este modo, De María descartó una sanción para el club universitario, pues apegándose fielmente al reglamento del futbol mexicano, que dicho sea de paso, presenta algunas lagunas, ¿a quiénes se culpa, cuando en su momento este dirigente consideró que "los gritos son situaciones totalmente individuales".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.