Entre las rejas

A continuación una transcripción de la entrevista que le hizo SportsCenter, mediante su reportero Pedro Gómez, a Ugueth Urbina, desde la cárcel de Los Teques

Actualizado el 12 de diciembre de 2005
 

CARACAS (SportsCenter) ---

PEDRO GÓMEZ ¿Cómo son las condiciones en la cárcel?

Ugueth URBINA: Digamos que esta es una de las mejores cárceles de Venezuela. Las condiciones no se comparan con nada de lo que se puedan imaginar. Aquí dentro debes adaptarte a un nuevo sistema de vida. No es lo mismo que estar en tu casa. Las cosas son distintas. Como dicen aquí, tienes que tener mucha disciplina para sobrevivir el día a día. Fuera de lo malo, se puede vivir.

Ugueth Urbina habla desde la prisión (ESPN)

GÓMEZ: Ozzie Guillén nos dijo que eres un hombre muy ordenado, que tu placard siempre está bien cuidado. ¿Cómo lo pasas ahí dentro?

URBINA: Es muy distinto. Me afecta porque siempre he mantenido el orden en mi vida. Como dijo Ozzie tengo cajones divididos según el tipo de ropa. Nada es igual aquí. Solamente tengo un par de zapatos, un par de ojotas, dos o tres pantalones cortos, dos o tres pantalones largos, cuatro remeras. Y tienes que usar todos los días el mismo. Lavarlos. Es duro en todo sentido.

GÓMEZ: Has llegado a dos juegos de estrellas, has sido uno de los mejores relevistas de los últimos 10 años. Ahora compartes la celda con 20 personas. ¿Cómo ha sido el cambio para ti?

URBINA: Es muy diferente y difícil. Somos 32 personas en una celda. 32 personas que tienes que empezar a conocer. Todos tenemos problemas aquí dentro. No solamente lo que nos trajo aquí, pero también las cosas externas, como nuestra familia. No es fácil, pero debes tratar de seguir adelante y sobrevivir con la gente que tienes a tu lado.

GÓMEZ: ¿Cómo terminaste aquí? ¿Qué pasó?

URBINA: Vine a Venezuela por tres días para instalar un circuito cerrado en mi rancho. Se colocan cámaras y puedes ver lo que pasa desde Estados Unidos. Llegué al rancho ese día y fui a ver la Serie Mundial, pero mi hijo estaba hambriento así que salí. Había contratado gente nueva para hacerse cargo del rancho, porque el anterior encargado no estaba haciendo las cosas bien y muchas cosas se perdían, como lavarropas, cosas que pueden imaginarse. Por eso tuve que despedirlo y contratar a otra persona. El problema fue que los trabajadores viejos no se llevaron bien con los nuevos. Se peleaban casi a diario, tenían muchas diferencias.

GÓMEZ: ¿Qué pasó esa noche?

URBINA: Estas personas empezaron a tomar desde las tres de la tarde y el problema ocurrió a la medianoche. No pueden imaginarse cuan ebrios estaban y empezaron a discutir. Cuando esto sucedió yo ya me había ido a dormir. Había llegado ese día a Venezuela y me había levantado temprano. Estaba cansado. Cuando me levanté a la mañana siguiente, me sorprendí cuando vi a la policía en mi casa, contándome que había habido un inconveniente la noche anterior. Les dije que no sabía nada de ello. Esa fue la primera vez que la policía visitó mi casa. Luego volvieron otra vez con la misma historia. Y volví a decirles que no había pasado nada, pero que podían pasar si querían. Los hice entrar a mi casa y cuando lo hicieron, había algunas personas heridas, algo que me sorprendió tanto como a ellos. Ese mismo día fui a la estación de policía e hice mi declaración. Dije lo que sabía y me volví a casa. De ahí me fui a Caracas. Al día siguiente apareció en los diarios que yo había sido el culpable de lo ocurrido. Y ahí empezó la confusión. Vine aquí (la cárcel) aunque no debería haberlo hecho.

GÓMEZ: ¿Por qué?

URBINA: Porque la gente que me puso aquí me engañó, el método que usaron no fue el que me prometieron al principio. No fue apropiado meterme aquí. Si hubiesen cumplido con su palabra yo estaría en casa ahora. Le dijeron a la gente que yo me quería escapar del país, cuando en realidad estuve tres semanas en mi casa luego del incidente. Nunca hubiese abandonado el país. ¿Dónde me iba a esconder? Alguien que es públicamente reconocido como yo, no se puede esconder. Ellos hicieron mal las cosas pero todo se está empezando a aclarar. Estoy esperando que sea pronto.

GÓMEZ: ¿Por qué te culparon de las agresiones?

URBINA: Tuvimos mala suerte, porque en este país, hay gente que ama demasiado al dinero. ¿Qué ganan con esto? Dicen que fui yo por plata. Son personas que viven de esto. Al acusarme de lo sucedido pueden hacer algo de dinero.

GÓMEZ: ¿Te han pedido dinero?

URBINA: Hay muchas cosas que están pasando que no puedo decirles. Pero sí, me han pedido dinero.

GÓMEZ: Una de las cosas que nos dijo Ozzie Guillén fue que por alguna razón, estás protegiendo a gente que no es realmente tu amiga. ¿Qué puedes decirnos acerca de eso?

URBINA: En realidad, los trabajadores viejos han sido amigos míos desde la infancia. Y ellos son los que tuvieron el problema con los nuevos empleados. Pero no estoy protegiendo a nadie. Ellos también dieron sus testimonios. Hay dos amigos míos que están lastimados. Y quizás hay gente que no se da cuenta de ello.

GÓMEZ: ¿Cuánto tiene de verdad que fue una pelea entre empleados viejos y nuevos?

URBINA: Todo. Eso fue lo que ocurrió. Fue una pelea por las diferencias que había entre ellos. Hacia tiempo que tenían problemas y todo estalló ese día.

GÓMEZ: Entrevistamos a dos de las víctimas, una de ellas con el cuerpo quemado, la otra con heridas de machete en sus hombros, quien afirmó que tú, Ugueth Urbina, agarraste el machete y lo golpeaste. ¿Qué puedes decir al respecto?

URBINA: Como he dicho antes, al culparme, piensan que van a sacarme algo de dinero. Me acusan porque juego béisbol y tengo plata. Lamentablemente quieren sacarle provecho a la situación. No van a culpar a mis amigos porque ellos no tienen dinero, van a acusarme a mi. Tengo una buena posición en esta vida, soy un profesional, por eso esperan que les de dinero.

GÓMEZ: ¿Cuáles son los peligros de vivir en Venezuela, ser jugador profesional y tener dinero?

URBINA: No es solo Venezuela, pasa en todo Latinoamérica. Acá la gente piensa que porque firmaste un contrato en Estados Unidos eres millonario. Pero eso está muy lejos de la verdad. Cuando secuestraron a mi madre, me pidieron seis millones de dólares. No tienen idea de lo que pasa en Estados Unidos. No saben que hay que pagar impuestos. No entienden. No siempre es bueno tener poder y dinero en Venezuela. Te encuentras con muchos problemas por ello. A veces es mejor no tener nada.

GÓMEZ: ¿Cuánto alcohol circuló el día del incidente?

URBINA: Yo me tomé tres cervezas con ellos. Luego me fui. Cuando regresé alrededor de las 11 seguían tomando. Me fui a la casa de un amigo a ver la Serie Mundial.

GÓMEZ: ¿En que estado estaban cuando regresaste?

URBINA: Estaban bastante ebrios. Empezaron a discutir acerca de algunos objetos faltantes, como un lavarropas, un compresor usado para pintar, muchas cosas. Y comenzaron a pelearse entre ellos. Tal vez discutían por problemas de mujeres, no lo se. Tenían sus propios problemas.

Urbina en el momento de entregarse en octubre (AP)

GÓMEZ: Dijeron también que la confusión se dio porque faltaba una pistola. ¿Es verdad?

URBINA: No, no faltaba ninguna pistola. Como he dicho, faltaban otras cosas.

GÓMEZ: Probablemente ha visto las fotos de los cinco niños y tienen heridas reales. ¿Usted cree que eso ocurrió en su rancho?

URBINA: Si, eso pasó aquí esa noche. Hay dos amigos míos que están lastimados. En total hay siete personas lesionadas, cinco de los trabajadores nuevos y dos de los antiguos. Lo que pasa es que nadie ha visto a los empleados viejos porque están en su casa rehabilitándose. Han continuado normalmente con sus vidas. No actuaron como los demás.

GÓMEZ: ¿Por qué eres la única persona presa?

URBINA: Eso es lo que no entiendo. Como tampoco entiendo la explicación que me dieron. Cometieron muchas irregularidades para que yo esté aquí. Todo esto es por dinero. El resto de los acusados sigue en la calle viviendo una vida normal. El único preso soy yo.

GÓMEZ: ¿Cuánto tiene que ver que no tengan dinero?

URBINA: Ya lo ves. La única persona presa tiene dinero.

GÓMEZ: ¿Qué piensas que sucederá en el futuro cercano?

URBINA: Creo que se aclarará todo y la verdad saldrá a la luz.

GÓMEZ: ¿Cuánto ha sufrido tu reputación por eso?

URBINA: Me imagino que será difícil volver a jugar béisbol nuevamente. Todos sabemos cómo son los norteamericanos. Yo simplemente estoy tratando de solucionar mis problemas y limpiar mi nombre lo mejor posible para poder regresar a los terrenos. Si no, me quedaré tranquilo en casa.

GÓMEZ: Tienes 31 años, parece inconcebible que no vuelvas a lanzar teniendo en cuenta la temporada que tuviste. ¿Realmente crees que tu carrera está terminada?

URBINA: Espero que no. Me gustaría jugar cuatro o cinco años más antes de retirarme, pero es por eso que quiero solucionar mis problemas y limpiar mi nombre.

GÓMEZ: ¿Te imaginas lanzando en ligas mayores el próximo año?

URBINA: Si, quiero hacerlo. Es por eso que estoy apurando las cosas con mis abogados para que pueda hacerse realidad.

GÓMEZ: ¿Podría haber un lazo entre el secuestro de tu madre y este incidente?

URBINA: Aquí la gente trata de encontrar la manera de sacarte plata. Y más aun de gente que conocida, que tiene un nombre. Siempre eres un blanco. Hoy me tocó a mi, mañana quizás le toque a otro. Todos los que somos famosos tenemos que sobrevivir con esto.

GÓMEZ: ¿Te imaginas viviendo toda tu vida en Venezuela después de lo ocurrido?

URBINA: Cuando se aclare todo, seguramente me mudaré a mi casa de Miami. Seguramente venga una o dos semanas para visitar a mi familia, pero probablemente resida en Miami.

GÓMEZ: ¿Eso quiere decir que dejarás Venezuela para siempre?

URBINA: Imagino que si. He tenido dos experiencias, el secuestro de mi madre y esto, que me dicen que no vuelva. Y quizás sea lo mejor.

GÓMEZ: Ozzie Guillén nos dijo que te llamó y te pidió que dejaras el país, que una vez que se aclare todo podrías regresar. ¿Por qué no te fuiste?

URBINA: Porque si me hubiese ido, la gente hubiera pensado que estaba huyendo. Quise hacer lo correcto. Cuando te escapas, das lugar a pensar que eres culpable. Es mejor aclarar las cosas antes de huir.

GÓMEZ: ¿Qué le dirías a los que te acusan hoy en día?

URBINA: En realidad deberían pensar bien y aclarar lo que pasó. No puedo decir más que eso. Ellos saben lo que hacen.