Ya casi se canta ´play ball´

Se acerca la temporada de Grandes Ligas con esperanzas e interrogantes

Actualizado el 27 de marzo de 2006
 

HOUSTON (EFE).- Después que cada uno ha sacado las conclusiones que más le han gustado con relación al "circo" montado en torno al Clásico Mundial de béisbol ahora lo único que interesa y motiva es el comienzo de la nueva temporada en las Grandes Ligas.

La preocupación de los dueños de los equipos por tener que ceder a algunas de sus estrellas para la competición del Clásico Mundial desapareció de inmediato ante la pobre impresión que dieron los profesionales, especialmente los de la novena de Estados Unidos y Venezuela.

Los dominicanos, puertorriqueños y mexicanos hicieron más honor a su condición de jugadores con grandes salarios, pero al final todos ellos quedaron en evidencia por las novenas de Cuba y Japón, que fue la que contrato todos los pronósticos se llevo el título de campeones del primer Clásico Mundial, con sólo dos peloteros de las mayores.

Pero ante lo inusual que pudo ser el comienzo de los campos de entrenamiento, una vez más el centro de atención también estuvo en la figura polémica del jardinero Barry Bonds, y las sospechas sobre su posible dopaje.

Luego como viene sucediendo en los últimos años, el campeón de la Serie Mundial, esta vez los Medias Blancas de Chicago, no parten como el equipo favorito para revalidar el título, sino que serán de nuevo los multimillonarios Yanquis de Nueva York, los que ocupen el primer lugar.

A partir de esa realidad, se pueden también montar todo tipo de pronósticos, valoraciones y análisis de cara a lo que sin duda será otra temporada de grandes emociones e interrogantes dentro del deporte pasatiempo nacional.

A partir del próximo 2 de abril, fecha inicial del tradicional grito de "play ball", las respuestas se irán dando a medida que avanza la competición hasta llegar al mes de octubre cuando sabremos los equipos que lucharan por el título.

De momento, lo que si está establecido es que sean los Indios de Cleveland y los Medias Blancas, que hará su defensa de título desde 1918, será el partido central de la jornada inaugural.

El mánager venezolano, Ozzie Guillén, la gran estrella del equipo de la temporada pasada, tiene muy claro que lo que paso en el 2005 forma ya parte de la historia y ahora hay que comenzar que no han ganado nada.

"Los jugadores ya saben lo que pienso, que el 2005 se acabó y somos el equipo a batir por los demás equipos, como siempre ha sucedido con el que defiende el título de campeón", destacó Guillén. "Creo que Boston fue el mejor ejemplo de lo que nos puede pasar".

Guillén se refería al título de la Serie Mundial que ganaron los Medias Rojas en el 2004 después de 86 años de no tener un título y cuando más seguros estaban de revalidarlo les llegaron todos los problemas de lesiones y bajo rendimiento de algunos jugadores decisivos.

Las lesiones de jugadores como las del abridor Curt Schilling y el cerrador Keith Foulke fueron el comienzo del fin para los Medias Rojas que en la primera ronda de la fase final fueron barridos por los Medias Blancas.

Ahora el equipo de Chicago de la Liga Americana está en la misma disyuntiva que los Medias Rojas y aunque se han asegurado un equipo competitivo tendrán que demostrarlo en el diamante.

Los Medias Blancas lograron la extensión de contrato a Paul Konerko, el fichaje del veterano Jim Thome, que dejó a los Filis de Filadelfia, no quisieron mantener al toletero Frank Thomas e hicieron el gran fichaje del lanzador derecho boricua Javier Vázquez, que buscará su reivindicación de estrella, algo que no consiguió con los Cascabeles de Arizona.

Pero sus rivales más directos, los Yanquis, lograron el fichaje de otra estrella como es el jardinero central Johnny Damon para convertirlo en el mejor movimiento que hicieron durante el descanso invernal.

Los Yanquis no centraron sus esfuerzos en la rotación de lanzadores porque consideran que es de garantía y lo único que necesitan es que les respeten las lesiones.

El mánager de los Yanquis, Joe Torre, es consciente que con abridores como Randy Johnson, Mike Mussina, Chien-Ming Wang, Carl Pavano y Jaret Wright son garantía, pero sin problemas físicos.

Todos ellos los tuvieron el año pasado, y en lo que va de preparación Pavano y Wright ya conocen también el factor molestias y lesiones.

Mientras, los Medias Rojas no quieren quedarse cortos como les sucedió en la temporada del 2005 y después de asegurarse la continuidad del gerente general Theo Epstein, que había dejado el equipo, para luego volver, hicieron un buen trabajo en los fichajes.

Los Medias Rojas adquirieron a Josh Beckett de los Marlins de Florida para su rotación de abridores y al jardinero Coca Crisp para reemplazar a Damon en el jardín central.

El equipo de Boston también se reforzó en las posiciones dentro del cuadro con el segunda base Mark Loretta, al campocorto venezolano Alex González y al tercera base boricua Mike Lowell, dejando ambos a los Marlins.

Todo parece indicar que estos tres equipos son las mejores opciones al título, pero sin olvidar a los Angelinos de Los Angeles y unos Azulejos de Toronto que han sido los que más dinero se han ganado en fichajes invernales dentro de la Americana.

Mientras, dentro de la Liga Nacional, los Astros de Houston buscaran la defensa del banderín de campeones, pero una vez más serán los Cardenales de San Luis, los que tengan mayor potencial para estar en la lucha.

Los Mets de Nueva York esperan romper esos pronósticos, lo mismo que los Cachorros de Chicago, Gigantes de San Francisco y los reconstruidos Dodgers de Los Angeles.EFE