Sorpresas en la NCAA

El "Final Four" universitario cuenta con equipos no favoritos este año

Actualizado el 27 de marzo de 2006
 

WASHINGTON, D.C. (EFE).- El baloncesto universitario estadounidense tendrá por primera vez en muchos años en la tradicional Final Four a equipos que llegaron al torneo nacional de la "Locura de Marzo" sin ser considerados ni para estar en la segunda ronda y ahora disputaran el título de campeones.

La gran sorpresa la dieron los Patriots de un modesto y desconocido colegio comunitario de George Mason, un barrio de Virginia, que vencieron en la Regional de Washington a los favoritos y números uno, los Huskies de Connecticut.

Los Patriots, que hace dos semanas no tenían un solo triunfo en el torneo de la NCAA, ganaron en la prórroga por 86-84 a los Huskies para enfrentarse en la primera semifinal de la "Final Four" a los Tigers de la Universidad Estatal de Luisiana (LSU).

El equipo de LSU logró su pase a la Final Four después de ganar también en la prórroga por 70-60 a los Longhorns de Texas en la Regional de Atlanta.

Mientras que en segunda semifinal también estarán dos equipos sorpresa, los Gators de Florida, y los históricos Bruins de UCLA, que tampoco estaban entre los favoritos, aunque ahora son los únicos que se presentan con 10 títulos en su poder, pero conseguidos entre las décadas de los años 60 y los 70.

Los Gators de Florida, cabezas de serie número tres, se impusieron por 75-62 a los Wildcats de Villanova, que eran el número uno en la Regional de Minneapolis y salían como grandes favoritos para llegar a la Final Four.

Los Bruins de UCLA habían logrado su pase después de ganar 50-45 a los Tigers de Memphis, que eran los grandes favoritos para ganar la Regional de Oakland.

La cita para lucha por el título será a partir del próximo sábado cuando se disputen los dos partidos de semifinales en el RCA Dome de Indianápolis.

Pero la ausencia de los grandes favoritos y de equipos tradicionales como los de Duke, Carolina del Norte, Indiana, Michigan State, Kansas City, Louisville y Kentucky, entre otros, han dejado al torneo sin los alicientes que los aficionados estadounidenses buscan en la disputa de la Final Four.

También por primera vez desde 1980 en la Final Four no habrá ningún equipo que sea cabeza de serie número uno

De hecho, será la primera vez desde 1986, que un cabeza de serie número 11, como son los Patriots, que llegan a la Final Four y los primeros desde 1979 que lo hacen sin tener tradición en su programa de baloncesto.

El base Tony Skin, uno de los jugadores claves en los triunfos de los Patriots, reconoció que la clave ha estado que mentalmente nunca pensaron que eran un equipo "Cinderella".

El presidente del comité de selección de la NCAA, que es el que establece los cabezas de serie, Craig Littlepage, admitió que lo había sucedido en el torneo no era algo que se pudiese imaginar.

"No es sólo lo que ha sucedido con la experiencia de George Mason sino durante todo el torneo", destacó Littlepage. "Todo lo sucedido es la confirmación de lo grande que es el deporte del baloncesto universitario".

La mejor definición de lo que había sucedido en el campo con los equipos modestos la hizo Jim Calhoun, el entrenador de los Huskies de Connecticut, quien dijo que los partidos se ganan en el campo con el corazón, el coraje, el instinto y la inteligencia para jugar el deporte del baloncesto.

"No hay ninguna carpeta mágica, ni tampoco ningún mito, simplemente salieron al campo y demostraron que son buenos, realmente buenos jugadores y por eso lograron el triunfo" destacó Calhoun.

Por su parte, Jim Larranaga, entrenador de los Patriots, recordó que lo que siempre les dijo a sus jugadores fue que saliesen al campo, fuesen inteligentes y sobre todo disfrutasen de todo lo que iban a hacer.

"Cuando nos empataron en el tiempo reglamentario el marcador, mi comentario fue el decirles que habíamos hecho una mala defensa en cinco segundos y nos costó jugar cinco minutos más para conseguir ganar el partido", comentó Larranaga. "Aprendimos la lección y al final logramos matrícula de honor". EFE