¿Se disparó a sí mismo?

Plaxico Burress sufrió una herida de bala en un club nocturno, en alegado accidente

null
AP

NUEVA YORK -- El receptor de los New York Giants, Plaxico Burress, fue herido de bala en el muslo derecho, al parecer por un accidente en el que se disparó a sí mismo, y pasó la noche en un hospital.

Plaxico Burress

Burress

Los Giants informaron que el hecho ocurrió el viernes por la noche, y que Burress fue dado de alta el sábado por la madrugada. El equipo no informó dónde ocurrió el hecho, ni en qué hospital fue atendido el receptor.

El episodio sucedió en el club Latin Quarter, dentro del Radisson Lexington Hotel, en el East Side de Manhattan. Katia Laine, gerenta del hotel, informó que la policía ya ha estado en el club, investigando lo ocurrido.

El equipo describió lo ocurrido como "un disparo aparentemente accidental, que se le habría escapado al propio Plaxico".

Un dirigente del club, quien habló con The Associated Press a condición de permanecer en el anonimato, dijo que Burress resultó herido en un club nocturno. El equipo informó que había estado en contacto con el receptor de 31 años desde que ocurrió el incidente.

"Nuestra preocupación primera es la salud y el bienestar de Plaxico, y, debido a las circunstancias, nos alivia decir que fue dado de alta de un hospital en la ciudad de Nueva York", informó el equipo en un comunicado.

Los Giants han discutido el asunto con el departamento de seguridad de la NFL, e intentaban averiguar más detalles.

"Este hecho pudo haberse convertido en asunto de las autoridades, y por eso no tenemos comentarios sobre los detalles", añadió el equipo.

Hace dos semanas, Burress se lesionó el tendón de la corva contra los Baltimore Ravens. Los Giants informaron el viernes que el receptor no jugaría el domingo contra los Washington Redskins.

El 5 de octubre, Burress fue suspendido por un partido (contra Seattle) y multado con 117,500 dólares, luego de faltar a una reunión del equipo sin notificar a los directivos que se ausentaría. Burress dijo entonces que había tenido una emergencia familiar.

Además, la NFL multó al jugador con 45,000 dólares por su conducta durante un partido disputado el 19 de octubre contra los 49ers, en el que insultó a un árbitro y lanzó un balón al graderío.

Burress atrapó el pase que significó la victoria de los Giants en el último Super Bowl, contra los New England Patriots.