Accidente fatal

El instructor de los Indios de Cleveland, el ex jugador venezolano Henry Centeno, falleció en un accidente automovilístico en el pueblo de Boca de Uchire

Actualizado el 13 de enero de 2009
EFE

CARACAS -- El ex pelotero venezolano Henry Centeno, quien trabajaba como instructor de los Indios de Cleveland de las Grandes Ligas, falleció en un accidente automovilístico en el pueblo de Boca de Uchire, en el oriente de Venezuela, informaron el martes fuentes deportivas.

Centeno, de 38 años y quien se desempeñó durante más de 10 años como formador de talento en la organización de Cleveland, falleció el lunes pasado, precisaron las fuentes.

El ex pelotero dirigió a los jóvenes valores de los Indios en la Venezuela Summer League y en la Liga Invernal de Desarrollo o Liga Paralela de Occidente.

Centeno, oriundo de Casanay, en el estado venezolano de Sucre, fue firmado para el béisbol profesional con los Navegantes del Magallanes en su país y los Astros de Houston en Estados Unidos.

El infielder jugó en el sistema de ligas menores de los Astros entre las temporadas de 1991 y 1995.

Posteriormente, llegó a Caribes de Oriente (hoy de Anzoátegui) en calidad de préstamo por los Navegantes durante tres campañas (94-95/95-96 y 96-97).

En Septiembre de 1996, los Navegantes del Magallanes le cedieron los derechos de contratación a la novena oriental.

Fue electo por los medios de comunicación como mejor segunda base en la temporada 96-97.

En ocho temporadas en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, 2 con Magallanes y 6 con Caribes, dejó promedio de por vida de .263 producto de 207 indiscutibles en 788 turnos legales, con 115 carreras anotadas, 83 empujadas, 27 dobles, 4 triples y 3 cuadrangulares.

Debutó en la Liga local el 14 de Octubre de 1992 ante los Leones de Caracas como corredor emergente y casi ocho más tarde, el 13 de enero de 2000, fue protagonista del juego sin hit ni carrera del lanzador William Martínez ante Pastora de los Llanos.

Centeno, es recordado por ese engarce de feria, su dramatismo y arrojo personal, al capturar el último out de ese encuentro.