El deporte rey

Por un día, el soccer fue el deporte rey en Estados Unidos gracias al triunfo ante España

Actualizado el 25 de junio de 2009
EFE

HOUSTON -- No hubo celebración multitudinaria en las calles como sucede con los grandes triunfos que se dan en deportes del fútbol americano, béisbol y baloncesto, pero por unas horas, el "soccer", termino que se utiliza en Estados Unidos para definir al fútbol tradicional, fue el "rey".

Estados Unidos
Getty ImagesEstados Unidos obtuvo un triunfo histórico
Los responsables de este acontecimiento histórico en la vida deportiva del país más poderoso del mundo fueron los jugadores de la selección de fútbol que contra todos los pronósticos ganaron a España por 2-0 en las semifinales de la Copa Conferaciones.

Fue tal la sorpresa del inesperado triunfo que inclusive en los programas deportivos de televisión y de otros de humor durante toda la noche ironizaban del posible enfado de los españoles con los estadounidenses.

"La mayoría de los estadounidenses no entienden porque hay tanto enfado en España contra nuestro país", se burlaban los comentaristas deportivos, en referencia de lo "intranscendente" que es para la mayoría de los ciudadanos de este país el triunfo logrado por la selección de fútbol.

Aunque no todos piensan igual, especialmente los que forman parte del mundo del "soccer" y que trabajan con el objetivo de incorporarlo a la lista de los cuatro grandes como son el fútbol americano de la NFL, el béisbol profesional de las Mayores, el baloncesto de la NBA y el hockey sobre hielo de la NHL.

"Se trata no sólo de una gran victoria sino que también es histórica dentro del deporte de Estados Unidos", declaró Oliver Luck, presidente y gerente general del Dynamo de Houston, el equipo que milita en la Liga Profesional de Fútbol (MLS). "Creo que después del triunfo en hockey sobre Rusia esto ha sido lo más grande".

El presidente del Dynamo, que ganó los títulos de liga las temporadas del 2006 y 2007, dijo que sólo con triunfos como el conseguido frente a España iban a permitir al deporte del fútbol no sólo ganar credibilidad y respeto en el extranjero sino adquirir mayor popularidad dentro del país.

"El triunfo lo han conseguido jóvenes de las nuevas generaciones que quieren demostrar que el deporte del fútbol en Estados Unidos ya ha comenzado a estar en segundo plano", valoró Luck. "Sabemos que todavía falta un largo camino que recorrer, pero cada día son mayores los pasos que damos".

Por su parte, el entrenador del Dynamo, Dominic Kinnear, un ex internacional con la selección de Estados Unidos, dijo que el triunfo frente a España marcaba un nuevo punto de partido en lo que está siendo el desarrollo y la evolución del fútbol dentro del país.

"Ya no somos un equipo nacional de segunda fila, ahora estamos demostrando que podemos competir con cualquier rival, que nuestro estilo de juego es muy válido y que cada día vamos a más en su desarrollo", comentó Kinnear. "Ahora todos estarán preocupados cuando nos tengan de rival".

Kinnear dijo también sentirse muy "satisfecho" por ver como el jugador del Dynamo, el centrocampista Ricardo Clark, cada día ha ido a más en su aportación con la selección.

"Creo que es un jugador de gran clase y fuerza física, cualidades que le permiten ofrecer una aportación clave tanto cuando juega con la selección como con nuestro equipo", valoró Kinnear. "Antes España realizó una excelente labor de cara al equipo, como siempre hace".

El presidente y entrenador del Dynamo estuvieron de acuerdo en reconocer que España no jugó su mejor fútbol, pero que el gran mérito para Estados Unidos estuvo en aportar una vez en el campo sus mejores virtudes como son la disciplina, el sacrificio, esfuerzo físico constante, y sobre todo el convencimiento que pueden ganar.

"Pienso que eso fue lo que hizo la diferencia frente a España, que salió como si ya estuviese en la final, mientras que Estados Unidos lucho de principio a fin para demostrarle sobre el césped que sus planes eran muy diferentes", destacó Luck.

A pesar de la victoria frente a España, los seguidores de la selección de Estados Unidos admiten que si el equipo que llega a la final es Brasil, el combinado nacional del país suramericano será el gran favorito.

"Es lo mejor que nos puede pasar, que salgamos de nuevo como víctimas, para luego intentar dar otra sorpresa, que en este caso ya nos permitiría también conseguir nuestro primer título de campeones en una competición mundial, fuera del área de la Concacaf", agregó Luck.