No hay más

Cuauhtémoc Blanco aseguró que en la eliminatoria mundialista por el área de Concacaf, México le debe ganar a Estados Unidos con "pantalones" en el estadio Azteca

Actualizado el 16 de julio de 2009
Notimex

MÉXICO -- Más allá de lo futbolístico, físico y mental, el delantero Cuauhtémoc Blanco expresó que "con pantalones se debe ganar" a la selección de Estados Unidos el próximo 12 de agosto en el Estadio Azteca.

A las 15:00 horas de ese día va iniciar tan importante encuentro correspondiente a la sexta jornada del hexagonal de la Concacaf que otorga tres boletos y medio para la Copa del Mundo Sudáfrica 2010.

Dicho encuentro se ve decisivo para el Tricolor por dos situaciones, primero, el equipo mexicano está en cuarto lugar y no ha tenido un desempeño que convenza y, segundo, el cuadro estadounidense viene de ser subcampeón de la Copa FIFA/Confederaciones de Sudáfrica con una extraordinaria actuación.

"Con pantalones tenemos que ganar ese partido y lo importante es mostrar una buena actitud y divertirse y no tengamos presión del público y de la prensa, nosotros nos vamos a concentrar los 90 minutos, tenemos que correr, luchar y morir en cualquier pelota dividida", expresó el Cuau a una radiodifusora.

Cuestionado de si hay pantalones en el vestidor, respondió que "todos tenemos bastante pantaloncitos para enfrentar estos partidos, si no, no estuviéramos ahí".

Comentó que además el técnico Javier Aguirre ha pedido "tener una actitud positiva" y dijo que cada uno de los jugadores debe correr al parejo porque si no "se lo diría de frente, pues ya saben como soy de temperamental, pero gracias a Dios no hemos tenido ningún problema de eso, porque todos hemos corrido, luchado y dado el máximo esfuerzo".

Indicó que si los estadounidenses tuvieron una buena actuación en la Copa FIFA/Confederaciones Sudáfrica 2009, no se debe olvidar que México ya ganó ese trofeo, en 1997 cuando superó en la final a Brasil.

Otro tema fue la playera con el número 10 que revivió el presidente de América, Michel Bauer, para el delantero paraguayo Salvador Cabañas, después que el 25 de mayo de 2007 decidió retirar Guillermo Cañedo, por lo menos por cinco años, cuando Blanco fichó para el Chicago Fire.

"Tuve una plática con el presidente. La verdad no me interesa el número. La verdad que me dio una gran alegría el anterior presidente Guillermo Cañedo cuando tomó la decisión (de guardar el número)", dijo.

Agregó que "ahora es una decisión que toma el nuevo presidente y la respeto, para mí lo más importante es buscar el triunfo y nos vaya bien en estos cinco partidos que nos quedan de la eliminatoria y no preocuparme por una tontería de una playera".

Cuestionado de si tuvo una plática con Cabañas sobre el tema, afirmó que "no he platicado con Cabañas, no he tenido ninguna conversación con él, realmente no me voy a pelear por un número, si algún día me retiro en el América a la mejor me pongo el número mil o el cien".

Blanco tuvo la víspera una extraordinaria noche en la cancha del estadio Gillette de Foxboro, Massachussets, con una asistencia y un extraordinario gol a balón parado en la victoria de Chicago por 2-1 sobre New Englad Revolution para eliminar al campeón defensor y clasificar a la final del Torneo Superliga.

Al respecto, comentó: "Me divierto. Lo más importante que debe tener un jugador es divertirse, divertirse con responsabilidad y no conformarse con lo que tiene".

Y de su estado físico y si está listo para los 90 minutos, enfatizó: "Tengo 36 años, soy una persona ya mayor, pero gracias a Dios me siento fuerte, con ganas, disfrutando, tengo hambre de triunfo, no me conformo con lo que tengo, quiero más, no soy un jugador conformista".