Alegría a la mexicana

México goleó a Haití y recuperó la comunicación con su público en EE.UU.

Actualizado el 5 de enero de 2010
Graciela Reséndiz Por Graciela Reséndiz
ESPNdeportes.com
Archivo

MÉXICO -- La afición mexicana que vive en Estados Unidos explotó en júbilo al ver ganar y golear 4-0 a su querida selección mexicana, en los cuartos de final de la Copa Oro 2009. A ellos no les importa si el Tri gusta, si tiene un gran funcionamiento o si el rival es el inofensivo Haití. Los paisanos se desviven por ver a cada uno de los jugadores, pues hacerlo les acerca más a la tierra que les vio nacer. Verles jugar les produce regocijo.

Para ellos, cada vez que el Tricolor visita suelo estadounidense es una fiesta, como esa que armaron el domingo en las gradas del Dallas Cowboys New Stadium, en Dallas. En el inmueble se dieron cita ¡70 mil personas! y todas apoyaron al equipo mexicano, y todas pasaron a la historia. Es que el México-Haití es el primero que se juega en el nuevo estadio, que luce increíblemente moderno con gigantes pantallas.

Al margen de la parafernalia, el México que vimos contra los haitianos cumplió en términos generales, aunque tampoco es para crearse faltas expectativas. Todos esperaban que el partido marcara la diferencia entre un equipo y el otro, y se cumplió.

Más allá de que la selección atraviese por uno de los peores momentos en su historia, no se debe olvidar que a nivel local el fútbol mexicano es 100% profesional, que tiene un buen nivel, respaldado por una sólida infraestructura.

Desde esa perspectiva había que arrasar y el Tricolor lo hizo, no sin sorprender de cierta manera, pues está visto que no tiene palabra.

Una vez juega bien, otra más o menos y en ocasiones pésimo. La irregularidad en su juego da miedo. Por supuesto, el domingo todo fue alegría, pues el accionar de los 11 que salieron a la cancha, más los relevos, dejaron un buen sabor de boca, pese a la inferioridad manifiesta del rival.

TICOS, PRUEBA MÁXIMA
Sin embargo, la exigencia para México sigue siendo mayor que quien se le ponga enfrente (así fuere Estados Unidos). Ya tiene el boleto a las semifinales y le tocará enfrentarse a Costa Rica.

Qué mejor momento éste para que demuestre que su fútbol va en ascenso y que la filosofía de Javier el Vasco Aguirre está siendo bien recibida.

Sin duda, el conjunto tico será el mejor examen de los mexicanos hasta el momento, y el que pudiera recetarle la primera derrota al equipo. Recordemos que Costa Rica encabeza el hexagonal hacia Sudáfrica 2010 con 12 puntos, mientras que el Tricolor es cuarto con seis.

Ya en la cancha las estadísticas no cuentan, pero suelen marcar una idea inicial de cuán parejo o disparejo puede estar un encuentro.

A LO LUIS GARCÍA
El golazo de volea del campeón Pablo Barrera EL (4-0) nos hizo recordar aquellos que hacía Luis García, ahora comentarista de TV Azteca. Además de que la manufactura del disparo corresponde a un jugador de envidiable técnica individual, revela la seguridad y descaro que tiene el volante puma para jugar al fútbol.

Pablo no titubea. A leguas se nota que no fue a la Copa Oro a pasear ni a ser uno del montón. En su primera llamado a un torneo oficial del Tricolor había que poner todo su esfuerzo, más el extra, sin importarle que el Vasco lo tenga considerado como relevo. Los minutos que recibe en la cancha los aprovecha de maravilla, y razones hay muchas, pero solamente mencionaremos una: no obstante el título que ganó con Pumas en el Clausura 2009, su cabeza todavía no piensa tanto en los grandes contratos. Consciente o inconscientemente sabe que su carrera está empezando y que todavía tiene mucho por demostrar.

Ojalá que pase mucho tiempo para que al universitario le cambien sus prioridades.

ESE PASE DE TAQUITO
Giovani dos Santos no se quedó atrás. También marcó un golazo.

De su pierna izquierda salió un potente disparo, que fue más vistoso al combinarse con el servicio de taquito de Alberto el Venado Medina. El atacante de Chivas tiene chispazos, que tendrían que convertirse en constantes.

La jugada en general fue una de las mejores del encuentro. Que haya más de éstas, por favor.

Hubo talento en el terreno de juego. Se contaron más jugadas estructuradas que de rebote, y qué más prueba que las cuatro anotaciones, pues las dos de Miguel Sabah también tuvieron lo suyo.

También es importante que nadie en el interior del Tri canta victoria. El propio Vasco declaró al término del partido que el triunfo, la goleada y la demostración futbolística de los suyos es "es muy poco" para un equipo que aspira a ganarle a rivales más potentes que Haití. Con esto todo está dicho.


Graciela Reséndiz es reportera de futbol mexicano y colaboradora de ESPNdeportes.com. Consulta su archivo de columnas.