MÉXICO -- No hay un encuentro más grande --o más importante para el panorama de la postemporada en la Conferencia Americana-- en la Semana 14, que la visita de los Houston Texans a los New England Patriots en el "Monday Night Football" de ESPN.

Andre Johnson
APJohnson lidera a los Texans en recepciones y yardas por recepción

Sin embargo, para el receptor estelar de los Texans, Andre Johnson, el encuentro es aún más grande que eso.

"Es grande", dijo Johnson a CSNHouston.com. "¿Sabes cuán grande es? Es el juego más grande en la historia de la franquicia. Será una prueba grande para nosotros, y debemos estar listos".

Los Texans accedieron por primera ocasión en su breve historia a la postemporada en el 2011, cuando fueron sorpresivamente guiados por el mariscal de campo novato T.J. Yates, en reemplazo de los lesionados Matt Schaub y Matt Leinart. La del '11 fue apenas la segunda temporada ganadora para Houston, culminando con una derrota en la ronda divisional ante los Baltimore Ravens.

Sin embargo, ya nadie puede decir que Houston sorprende. Con un registro de 11-1 --empatados con los Atlanta Falcons por la mejor marca en la NFL--, se esperan grandes cosas de los Texans.

"Pienso que mientras sigamos ganando, cada partido va creciendo y creciendo", explicó Johnson al sitio web. "Cuando has llegado a donde nunca has estado, todo crece. Será un gran partido para nosotros. Todos conocen la importancia de este partido, así que sólo se trata de estar listos, y nosotros estaremos listos para el lunes por la noche".

Si los Texans ganan, se acercan un paso más a asegurar la postemporada completa en casa. Eso sí que es grande. Sin embargo, también estarían poniendo un aviso al resto de la NFL: que son capaces de ir a cualquier estadio y ganar en la recta final de la campaña, cuando los equipos contendientes se separan definitivamente de los pretendientes. Eso podría ser más grande.

Si Houston pierde, entonces podrían tener que esperar hasta el mes de enero por una revancha, que incluso podría tener que volver a jugarse en Foxborough. Mientras tanto, tendrán que escuchar a los críticos decir que, quizás, no están listos para ganarlo todo aún, pese a su marca.

Para muchos, los Texans son los favoritos para representar a la AFC en el Super Bowl, y ese papel es relativamente nuevo para Houston. Más allá de cómo influya el duelo de "Monday Night Football" en la configuración final de la siembra de los playoffs, servirá para moldear nuestra percepción de los Texans --más que de los Patriots-- como equipo contendiente a competir por el Trofeo Lombardi en el próximo mes de enero. En ese sentido, Johnson tiene mucha razón: el del lunes por la noche podría ser el juego más grande en la historia de la franquicia... al menos hasta que el comienzo la postemporada.