Andrew LuckAPAndrew Luck tiene al alcance de las manos un boleto a postemporada en un equipo en reconstrucción.

BRISTOL -- Los Indianapolis Colts han tenido que navegar sin entrenador en jefe y con un mariscal de campo novato, y si bien no pudieron amarrar un lugar en la postemporada la semana pasada al perder contra sus rivales divisionales Houston Texans, ahora se reportan listos para asegurar su boleto ante los Kansas City Chiefs.

Ningún equipo está a salvo aún con marca ganadora en esta campaña, pero los Colts se han alimentado de la inspiración que durante semanas ha emanado la figura de Chuck Pagano. Los médicos le han dado la alta médica después de agresivos tratamientos de quimioterapia y Pagano estará con el equipo para preparar la segunda ronda ante los Texans, de cara al cierre de la campaña regular.

Los Colts no solamente perdieron a Peyton Manning esta temporada, otros veteranos como Jeff Saturday y Pierre Garçon dejaron Indianapolis por la vía de la agencia libre. De hecho sólo cinco jugadores en el roster tienen 10 o más temporadas de experiencia, mientras que la gran mayoría (30) tiene tres años o menos. Reggie Wayne, Adam Vinatieri y Dwight Freeney son la espina dorsal que mantienen a la sangre nueva en una misma dirección y marcan el ejemplo para los años por venir. Además, con algunos tropezones aquí y allá en su primer año, Andrew Luck no sólo lleva marca de 9-5, sino que a pesar de compatir división con el equipo de mejor marca en la Conferencia Americana, tiene en las manos amarrar el boleto a playoffs este fin de semana ante Kansas City.

Si consiguen una victoria convincente contra los Chiefs, podrán recobrar ritmo para la postemporada y le permitirán a Bruce Arians empatar el récord de victorias para un entrenador interino, además de que los Colts serían uno de apenas cuatro equipos en la historia en pasar de dos o menos victorias una temporada, a ganar 10 o más la siguiente.

El equipo ha sufrido también algunas lesiones que afectaron gravemente, como la del safety titular Tom Zbikowski quien se ha perdido tres partidos, mientras la línea ofensiva se vio mermada con la baja del centro regular Sam Satele por una lesión de tobillo, el tackle derecho Winston Justice y el centro sustituto A.Q. Shipley. El coach Arians tendría que mover a Mike McGlynn al centro y el resto de la línea se tendrá que adaptar& una vez más.

En este juego de las sillas en la línea, es lógico pensar que Luck seguirá sufriendo de presión y capturas, las que se sumarán a las 37 que tiene y que lo colocan como el cuarto QB más castigado de la liga, con todo y la movilidad que ha demostrado. Esa presión ha disminuido su porcentaje de pases completos que fue de 66% de las semanas 7 a la 9, a un 46 por ciento en los últimos tres encuentros. La suma de yardas totales en las últimas dos semanas han sido las más bajas de la temporada, ante Tennessee (269) y Houston (272), y han permitido nueve capturas y 19 contactos fuera de la bolsa de protección en esos dos partidos.

La exigencia se incrementa para Luck porque, aunque los Chiefs están 2-12 y son 25° en ofensiva total, su mejor carta es el dueto de linebackers pass-rushers, Justin Houston (10 capturas) y Tamba Hali (8). Afortunadamente la mejor cualidad de Andrew es su comportamiento, el que sus compañeros describen como sumamente tranquilo y constante aunque estén bajo gran presión.