Pacquiao & Marquez Harry How/Getty ImagesLa saga entre Juan Manuel Márquez y Manny Pacquiao podría tener un nuevo capítulo

El guión de las grandes producciones de Hollywood suele tener un episodio que parece pertenecer a otro libreto, pero que sirve para desencadenar toda la acción del filme. En la película de la posible Quinta Batalla de Márquez y Pacquiao, ese episodio ya existe y son las desafortunadas o afortunadas palabras del médico que imaginó un posible Mal de Parkinson en el filipino.

Cuando a la redacción de ESPN llegó la casi insólita declaración de un respetado galeno, (el doctor Rustico Jiménez) que nunca vio en persona al supuestamente enfermo boxeador, mi primera conclusión fue de que "esos vientos traerían una buena tormenta". Lo pensé y lo escribí: "Las declaraciones del neurólogo Rustico Jiménez servirán para acelerar los tiempos y los fanáticos tendrán la respuesta a la gran pregunta del 2013: ¿Se retira Pacquiao?".

Al día siguiente se conocieron declaraciones de Fernando Beltrán, representante de Juan Manuel Márquez, el que aseguró a Espn.com que Juan Manuel Márquez está dispuesto, como caballero, a realizar la quinta pelea. Horas antes, se había conocido la reacción de Top Rank: " Pacquiao espera volver a su entrenamiento en las primeras semanas de Febrero del 2013 y contempla dos peleas en el año, una de ellas contra Juan Manuel Márquez". Según Fred Sternburg, vocero de Top Rank, el enfrentamiento podría celebrarse en Septiembre del 2013 durante el fin de semana que conmemora el aniversario de la independencia de México. Y para completar la fiesta de declaraciones, desde Israel el propio Pacquiao desmintió a Rustico y dijo que regresa en febrero a los gimnasios.

Podremos crucificar a Rustico Jiménez, pero lo que nadie niega es que las declaraciones fuera de contexto del médico filipino parecen ser el eslabón perdido de la más exitosa campaña de publicidad para vender la pelea más millonaria de todos los tiempos.

Desde el primer día del nuevo año, todos hablan de la pelea que todos quieren ver en el 2013 y sobre la cual los principales protagonistas (los boxeadores) nada aún habían hablado, excepto escuchar en la intimidad a sus familias pidiéndole que se retiraran de una vez y para siempre. La declaración de Jiménez cambió cualquier libreto, movió el tablero, los obligó a hablar, los empujó de nuevo hacia el ring y ni cortos ni perezosos (vaya casualidad) fueron los promotores los primeros en salir a mostrar su molestia contra el diagnóstico. Acto seguido, anunciaron que habrá quinta pelea.

¿Cómo sigue ahora el libreto? Este mes, hablarán todos los médicos del planeta sobre el Parkinson, sus efectos cuando se trata de boxeadores y no olvidarán al más famoso de todos: Muhammad Ali. Los promotores desmentirán cualquier diagnóstico y la familia de Pacquiao dejará de mencionar en público su deseo de que el mismo se retire. ¿Por cuál razón? Muy sencillo: si la esposa o la madre de Manny vuelven a realizar un pedido de ese tipo, los especuladores dirán que Rustico Jiménez tenía razón. O sea, el neurólogo sigue siendo pieza clave dentro del guión.

Luego, posiblemente, alguien del equipo de Pacquiao dirá que el terrible golpe que provocó el no menos terrible KO fue una casualidad, un golpe de suerte. Alegará que Manny le estaba dando una paliza al mexicano y se descuidó. ¡Vaya, dirán lo que se les ocurra! Y casualidad o no, desde el campamento de Juan Manuel Márquez responderán en forma airada.

Una vez instalada la polémica, habrá suficiente combustible para mantener el fuego encendido hasta septiembre, y lo más importante, ni Márquez ni Pacquiao tendrán oportunidad de evitar el pleito. En el medio de cualquier decisión estará el orgullo, la presión mediática y la necesidad de despejar las dudas nacidas de la misma vorágine de información que provocó el poco serio diagnóstico de Jiménez.

Ya nadie recordará que pasado el brutal desenlace de la cuarta pelea, no se escuchó ni a Márquez ni a Pacquiao hablar con entusiasmo sobre la posibilidad de someter sus cuerpos a otra lucha tan encarnizada como las anteriores. Lo pensaría luego de consultar a su familia, dijo Márquez. Manny no habló, pero su familia habló en su nombre: "Que se retire ya", fue su reclamo.

Pero cuando no había terminado de empezar el nuevo año, se produjo aquello que en un guión le llamamos "El punto de Giro", es decir, el episodio fortuito que desencadena toda la trama de la película y que en este caso finalizara en septiembre con una pelea que promete romper todos los récords de recaudación.

Por ello y remedando lo del título, aquí está la presentación no oficial: "Con la actuación del médico Rustico Jiménez, hemos asistido a la primera escena en la gran película del boxeo en el 2013: ¡Márquez vs. Pacquiao V!".