Esto es un buffet de noticias para considerar, y comenzaremos con un análisis de las votaciones para el Salón de la Fama.

Plato: Rickey Henderson recibió 511 votos; 28 escritores no votaron por él, quedándose corto del récord de 98.8 por ciento de los votos recibidos por Tom Seaver.

Buster Olney en ESPN.com
Lee el blog de Buster Olney en inglés en ESPN.com
Digestión: Podemos asumir razonablemente que el total de votos de Henderson pudo haber sido reducid por una protesta por la era de los esteroides, ya que algunos escritores pudieron haber escogido someter sus boletas en blanco. Esto debido a que no están seguros de quien utilizó esteroides y quien no, así que prefieren no votar por nadie. Es una postura basada en principios, y aunque yo no voto de esa manera, entiendo y respeto ese punto de vista.

Pero hubo algunos que probablemente prefierieron no votar por Henderson basados en una política auto impuesta de yo-nunca-voto-por-un-tipo-en-su-primer-año-en-la-boleta, o que no votaron por él porque se les olvidó, o porque encontraron alguna pequeña falla en su récord como jugador, o por su inusual personalidad. Papeletas individuales como esas hacen lucir tristemente ridículos a los escritores.

Plato: El porcentaje de votos de Mark McGwire para el Salón de la Fama bajó, de un total de 23.6 por ciento en los pasados dos años, al 21.9 por ciento de este año.

Digestión: Hasta aquí llegó la teoría de que el total de votos de McGwire aumentaría luego de su primer año de elegibilidad. Ya sea que ustedes piensen que McGwire debe estar o no en el Salón -- y yo he votado por McGwire en cada uno de sus tres años de elegibilidad -- es evidente que una gran cantidad de votantes para el Salón de la Fama nunca votarán por el toletero, debido a su conexión prominente con el asunto de las drogas para mejorar el rendimiento.

Por eso es que pienso que Barry Bonds o Roger Clemens tampoco serán electos jamás al Salón de la Fama, una vez sus nombres comiencen a aparecer en las papeletas.

Plato: Michael Young quiere ser cambiado, luego de que los Vigilantes le dijeran que se moviera del campocorto a la tercera base -- para facilitar el ascenso de Elvis Andrus, como escribe Richard Durrett. Digestión: Muchos ejecutivos rivales e incluso algunos agentes tienen poca simpatía por Young, y algunos ni les va ni les viene, por su respuesta al asunto. "El tipo está bien pagado por los Vigilantes, y los Vigilantes le están pidiendo que haga un cambio que ellos creen que es bueno para el equipo," dijo un ejecutivo. "Ellos deberían decirle a él, '¿No te sientes contento? OK, ¿quieres que rompamos tu contrato?' Y por supuesto la respuesta va a ser no."

Otro oficial dijo: "Que clase de broma. Es todo sobre él, y no acerca de los Vigilantes."

Hay unanimidad entre los ejecutivos con los que hablé el lunes sobre este punto: Sería muy, muy difícil para el gerente de los Vigilantes de Texas Jon Daniels el lograr un cambio aceptable para Young, debido a su enorme contrato. Pero el acuerdo de Young está lleno de dinero diferido, lo que aminora el valor real del contrato. He aquí el calendario de su paga:

" Salario para el 2009: $11 millones, con $870,000 diferidos.

" Salario para el 2010: $11 millones, con $870,000 diferidos.

" Salario para el 2011: $12 millones, con $2,500,000 diferidos.

" Salario para el 2012: $12 millones, con $2,500,000 diferidos.

" Salario para el 2013: $13 millones, con $2,500,000 diferidos.

Su salario promedio anual es de $11.8 millones, y el total de dinero diferido en su contrato será de $13.648 millones, con los pagos comenzando a fluir en el 2016.

Para poner su contrato en perspectiva, en el contexto de la situación actual en el mercado: Orlando Hudson es agente libre, y él no está en la clase de Young como bateador pero aun así es un excelente jugador defensivo, y Hudson tiene 31 años, un año más joven. Así que si Young es un jugador Grado A, entonces Hudson es un jugador tipo B-plus/A-menos -- y hay la percepción entre algunos equipos que Hudson tendría suerte si logra un contrato de dos años y $20 millones en este inviernoi. Y el valor real del contrato de Young es de $62 millones.

Para poder cambiar a Young, los Vigilantes tendrían que asumir una gran parte de su contrato, y aceptar un cambio que con toda probabilidad no les consiga buenos prospectos.

"Ponlo de esta manera," dijo un gerente. "Si los Vigilantes ofrecen a Michael Young de gratis -- con ese contrato, no creo que nadie se interese."

Otro gerente dijo: "Buena suerte intentando mover ese contrato."

Hay algunas dudas entre ejecutivos rivales sobre cuanta producción podría generar Young fuera de la caja de arena que es el estadio en Arlington, donde su OPS en las pasadas tres temporadas ha sido unos 100 puntos más alto que en los estadios como visitantes.

Y, siendo justos o no, el hecho de que Young -- quien tiene una reputación intachable dentro del deporte -- se esté quejando de un cambio de posición está levantando dudas del tipo de empleado que será cuando se encuentre en los últimos años de su carrera. "Me da curiosidad de ver si Nolan Ryan (el presidente de los Vigilantes) viene y dice algo sobre esto," dijo un gerente de la Liga Americana. "Él es de la vieja escuela, y no se debe sentir muy bien con esto."

Young habló con Ryan el lunes, y estaba de mucho mejor ánimo luego de la conversación, según escribe Tim Cowlishaw. Ryan piensa que Young se sintió herido, como escribe Jim Reeves. Jeff Wilson considera un posible mercado para Young.

Plato: Los Bravos se están preparando para hacerle una oferta a Derek Lowe.

Digestión: Ha sido un invierno duro para los Bravos, y uno entiende su empuje por conseguir un lanzador abridor. Pero Lowe nunca fue su primera o ni siquiera su segunda alternativa, y uno se pregunta si hicieron lo correcto al tomar la misma postura que otros equipos en este invierno: El esperar porque bajaran los precios.

Los Mets están haciendo eso mismo. Ellos han hablado acerca de darle a Lowe un acuerdo por tres años y $36 millones, pero no han mejorado su oferta porque decidieron que, sin importar lo que pase, ellos conseguirán a alguien bueno, ya sea Lowe o Oliver Pérez o Randy Wolf. Ahora mismo no hay muchos equipos haciendoles ofertas de ocho cifras a los lanzadores, y si los Bravos no consiguen a Lowe, bueno, ellos probablemente conseguirán a Pérez o a Wolf por menos dinero -- lo quizás sea una mejor ruta, en vez de darle mucho dinero a Lowe, un lanzador que nunca pareció estar en sus planes hasta que perdieron a John Smoltz.b