PHOENIX -- West Virginia ganó una batalla de jugadas grandes a Arizona State, 43-42, en el Motel 6 Cactus Bowl este sábado por la noche.

El final de la temporada de tazones vio a los dos equipos combinarse para 1,196 yardas, incluyendo 950 yardas aéreas entre Skyler Howard de West Virginia y Mike Bercovici de Arizona State.

Skyler HowardAP PhotoSkyler Howard lanzó para 532 yardas y cinco touchdowns con los West Virginia Mountaineers.

Así es como sucedió:

Cómo se ganó el partido: Después de tres series consecutivas sin puntos, la ofensiva de West Virginia respondió cuando los Mountaineers necesitaban encenderse. Arizona State tomó una ventaja 42-36 con 4:56 por jugar, sin embargo, Skyler Howard guió a West Virginia en una serie anotadora de 75 yardas --que culminó con un pase de touchdown de 15 yardas a David Sills-- para tomar una ventaja 43-42 con 2:19 por jugar. La defensiva de los Mountaineers hizo su parte en la siguiente posesión de Arizona State deteniendo a los Sun Devils para sellar la victoria.

Jugador del partido: Arizona State llegó al partido con un plan de juego para retar a Howard a que los venciera. Y lo hizo. El junior jugó el mejor partido de su carrera como Mountaineers, completando 28 de 51 pases para un récord en el Cactus Bowl de 532 yardas con cinco touchdowns y dos intercepciones. Su marca personal era de 359 yardas aéreas en el primer partido de la temporada del 2015 contra Georgia Southern. Fue su segundo tazón consecutivo con 300 yardas aéreas o más (346 contra Texas A&M en el 2014).

Lo que significa la victoria para West Virginia: La versión de este año de los Mountaineers se convirtió en el primer equipo de West Virginia en la Big 12 en llegar a ocho triunfos. Después de iniciar su sendero por la Big 12 con cuatro derrotas consecutivas, los Mountaineers ganaron cinco de sus últimos seis enfrentamientos para terminar 8-5.

Lo que significa para derrota para Arizona State: Los Sun Devils terminaron la temporada con récord perdedor por primera vez desde el 2011. Arizona State perdió tantos partidos esta campaña (siete) como la suma de las últimas dos temporadas combinadas. Arizona State terminó el año con marca 6-7.

SAN ANTONIO -- En el tazón más emocionante de la temporada, el N° 11 TCU remontó una desventaja 31-0 al medio tiempo para forzar el tiempo extra contra el N° 15 Oregon, después mostró un poco más de magia en el triple tiempo extra para llevarse una victoria 47-41 en el Valero Alamo Bowl. Así es como sucedió:

Lo que significa la victoria para TCU: Fue especial. El equipo de Gary Patterson tuvo la victoria más memorable de esta temporada de tazones al reagruparse al medio tiempo y negarse a renunciar. Sus posibilidades de vencer a los Ducks sin Trevone Boykin y Josh Doctson no eran muy buenas, y prácticamente nulas cuando cayeron 31-0 al medio tiempo.

Aaron GreenGetty ImagesLos TCU Horned Frogs dominaron por completo la segunda mitad ante Oregon.

Sin embargo el mariscal de campo senior Bram Kohlhausen terminó de manera sensacional, lanzando para 351 yardas y anotando cuatro touchdowns totales, guiando la mayor remontada en la era Patterson en TCU. Brilló en la prórroga, anotando por tierra el touchdown de la victoria en una improbable read option, y su fenomenal defensiva finalmente completó el trabajo cuatro jugadas más tarde. Los Frogs terminaron con 11 victorias y una temporada digna de orgullo que fue afectada por las lesiones.

Lo que significa la derrota para Oregon: Una vez que Vernon Adams salió del partido, los Ducks quedaron condenados. Esto se perfilaba para ser una sencilla paliza para Oregon, pero perder a Adams en el segundo cuarto por un golpe a la cabeza cambió su plan de juego. Los Ducks no pudieron responder en defensiva ante Kohlhausen, un jugador que nunca inició un partido en el FBS.

Perder este partido debía haber sido imposible, pero como aprendimos muchas veces en el 2015, estos Ducks son un equipo muy distinto cuando el N° 3 no está en el campo. Eso quedó claro este sábado.

El partido cambió cuando: Patterson se cambió la playera al medio tiempo. Bueno, eso no cambió el resultado, pero tampoco afectó. Patterson una playera negra por una morada con la esperanza de cambiar la suerte de los Horned Frogs. Quizás el cambio aportó una chispa, pero su defensiva luciendo contra el pasador reserva de Oregon, Jeff Lockie, probablemente tuvo más que ver con la manera en que se desarrolló el partido. Otro punto de inflexión: el freshman de TCU, Arico Evans, forzó un balón suelto en un regreso de patada mientras caían 31-10, dejando la mesa puesta para un touchdown sencillo para TCU que ayudó al equipo a tomar impulso.

Estadística del partido: La diferencia de yardaje fue ridícula en este partido. En la primera mitad, Oregon superó a TCU, 376-142 y promediaba 7.2 yardas por jugada. En la segunda mitad, fue lo contrario. TCU produjo un total de 356 yardas totales y 7 yardas por jugada. Oregon terminó con 18 yardas en 18 jugadas. Sí, 18 jugadas en toda la mitad. Cada mitad fue dominada absolutamente por un equipo.

JACKSONVILLE -- Los coaches en la lateral de Georgia eran muy poco reconocibles, pero los aficionados Bulldogs estuvieron familiarizados con el resultado.

La ofensiva conservadora de Georgia permitió que Penn State se mantuviera en el juego, mientras su defensiva fue incapaz de detener a unos Nittany Lions dirigidos por un QB suplente. Le tomó a Gerogia un un fracaso en pase Ave María de Penn State para sellar una poco inspiradora victoria por 24-17 en el TaxSlayer Bowl.

Los Bulldogs lideraban 24-7 al inicio del último periodo.

Bryan McClendon fungió como coach interino por un juego tras el despido de Mark Richt y la salida de otros asistentes.

Georgia lanzó para 161 yardas y totalizó apenas 327, y con una actuación atropellada, los Bulldogs dan inicio a la era de Kirby Smart.

Grayson LambertUSA TODAY SportsGrayson Lambert lanzó para 115 yardas y un touchdown en la victoria de Georgia.

Qué significa la victoria para Georgia: No quedan mucho entrenadores en la lateral de Georgia, pero los que se quedaron fueron capaces de experimentar un triunfo en el último juego de los Bulldogs. Fue un conflicto ofensivo por la mayor parte, pero la defensiva hizo suficiente para terminar el intento de remontada de Penn State. El nuevo coach Smart recibió un vistazo al talento que va a heredar con jugadores como Terry Godwin, Isaiah McKenzie y Sony Michel brillando en la ofensiva, pero también vio el rezago de ataque que atormentó a Georgia toda la temporada. La defensiva sufrió hacia el final contra un pasador suplente. La victoria complacerá a los más fieles a Georgia, pero estarán listos para dar vuelta a la página.

Qué significa la derrota para Penn State: Podría ser el último partido en la carrera de Christian Hackenberg, toda vez que el junior es elegible para el draft. Si es el caso, será una dura forma de salir, ya que no acabó el juego por lesión en el segundo cuarto. Como lo han hecho al mismo tiempo de las sanciones, Penn State jugó fuerte pese a la balanza inclinada en su contra. Recortaron uan ventaja de 21 puntos a siete en el último cuarto. Aunque los Lions se quedaron cerca, terminando un segundo año frustrante bajo James Franklin. La ofensiva no hizo mucho antes que el suplente Trace McSorley liderara un resurgimiento en el cuarto periodo, y ha sido la ofensiva lo que más le duele a Penn State. Se han hecho cambios en el personal ofensivo, pero la paciencia parece agotarse. McSorley (173 yardas totales) mostró promesa como potencial sucesor de Hackenberg.

La jugada del partido: Quizás el receptor Godwin le dio un vistazo al pase de Laquon Treadwell de Ole Miss en el Sugar Bowl y se le comentó al coach interino McClendon. A mitad del segundo cuarto en un juego de poca ofensiva, Godwin tomó el centro desde la Wildcat. Corrió a la derecha antes de pararse y mirar campo abajo a tres recpetores en ruta. Malcolm Mitchell atacaba por el centro del campo y Godwin lanzó profundo --sin sujetar el balón por las costuras-- para conectarse con Mitchell para un touchdown de 44 yardas.

Cómo se ganó el partido: Georgia fue capaz de matar suficiente tiempo al reloj en su última serie para dejar a Penn State en dos minutos. Los Lions convirtieron dos cuartas oportunidades pero se vieron obligados a tratar el Ave María con ocho segundos desde la 39 de Georgia. Lorenzo Carter noqueó el pase para asegurar el triunfo.

MEMPHIS -- La mayor historia antes del Autozone Liberty Bowl de este sábado era la relación entre los dos entrenadores en jefe, Bill Snyder y Bret Bielema. Después de eso, sólo se hablaba de Alex Collins.

El corredor de Arkansas sumó 185 yardas terrestres y tres touchdowns para guiar a los Razorbacks al triunfo sobre Kansas State, 45-23.

Alex CollinsUSA TODAY SportsAlex Collins corrió para 185 yardas y tres touchdowns con los Arkansas Razorbacks.

En lo que fue un momento terrible al final de la primera mitad, el receptor abierto de Arkansas, Dominique Reed, tuvo que ser sacado del campo en el carrito de asistencias luego de sufrir una aparente lesión en la cabeza y el área del cuello. Más tarde, Dawn Davenport de ESPN reportó que Reed estaba consciente, hablando y tenía movimiento en sus dedos.

Lo que significa la victoria para Arkansas: Como aficionado de Arkansas, se puede ver la temporada de dos maneras: Una, los Razorbacks cerraron fuerte, ganando seis de sus últimos siete partidos, incluyendo la victoria en el tazón de este sábado. Pero siempre está el '¿qué hubieran pasado?'. ¿Qué hubiera pasado si no perdían tan temprano en la temporada ante UTEP y Texas Tech? ¿Qué hubiera pasado si hubiesen mantenido la ventaja en la segunda mitad ante Texas A&M, Alabama y Mississippi State? No obstante, al igual que el año pasado, la victoria en el tazón le dará impulso al equipo de cara al 2016. Es claro que Bielema tiene a Arkansas en la dirección correcta.

Qué significa la derrota para Kansas State: Hay que darle crédito a Snyder y sus Wildcats. Lucharon. A pesar que un ex receptor abierto de junior College inició como su mariscal de campo --Kody Cook jugó muy bien por cierto-- anotaron puntos y mantuvieron cerca el partido hasta el último cuarto. Es sólo que fueron superados al final del día. Snyder, de 77 años de edad, tiene la intención de volver en el 2016, y eso significa que Kansas State una vez más será competitivo.

Jugador del partido: Está bien, ya saben esta respuesta. Fue un gran día para Collins. El junior aún no se ha declarado anticipadamente para el draft, pero podría ser una gran conclusión después de este partido. Los cazatalentos de la NFL sólo tienen que ver su acarreo de touchdown al principio del último cuarto. Rompió cinco tacleadas mientras arrollaba a la defensiva de Kansas State en un acarreo de anotación de 14 yardas. Con el touchdown, Collins estableció el récord de Arkansas en una sola temporada con 20 en el año. También escaló al segundo lugar de todos los tiempos con 3,703 yardas terrestres en su carrera.

Héroe anónimo: Collins se robó la tarde, pero el ala cerrada de Arkansas, Jeremy Sprinkke, hizo su parte en la victoria. Jugando siempre detrás de Hunter Henry toda la temporada, Sprinkle nunca recibió el crédito que probablemente merece. Sin embargo, el ala cerrada junior terminó con cuatro recepciones para 81 yardas y un touchdown y demostró que si Henry decide marcharse antes a la NFL, los Razorbacks estarán bien en la posición de ala cerrada la próxima temporada.

La mejor jugada: Hay quienes están desmarcados y después está Winton Dimel en esta jugada. El fullback de Kansas State debió haber estado escondido detrás de sus linieros ofensivos antes del saque porque cuando corrió su ruta, nadie de Arkansas lo marcó. Estaba sorprendido por lo desmarcado que estaba, pero atrapó el pase y se escapó 48 yardas para touchdown, su segundo del día.

Christian HackenbergGetty ImagesChristian Hackenberg sufrió una lesión de hombro en el TaxSlayer Bowl ante Georgia.

JACKSONVILLE -- El mariscal de campo junior Christian Hackenberg no jugará su última temporada de elegibilidad colegial y entrará al draft de la NFL.

Hackenberg anunció su intención después de la derrota de los Nittany Lions, 24-17, de este sábado en el TaxSlayer Bowl en contra de Georgia, un partido del que salió por una lesión en el hombro.

Hackenberg sufrió un esguince en el hombro derecho durante el segundo cuarto y ya no volvió al campo, sin embargo, dijo que no cree que sea una lesión grave. Los analistas del draft de ESPN, Mel Kiper Jr. y Todd McShay, han proyectado a Hackenberg, de 6 pies con 4 pulgadas de estatura y 228 libras de peso, como el quinto mejor mariscal de campo entre los pasadores disponibles y tercero entre los que se declararon anticipadamente.

"Fue difícil", declaró Hackenberg. "Inviertes mucho en un lugar e inviertes mucho en arreglar cosas y asegurarte que están donde tienen que estar".

El mariscal de campo N° 1 a nivel nacional en la clase de reclutamiento del 2013, Hackenberg se comprometió con Penn State a pesar de las sanciones aplicadas a la universidad en julio del 2012. Él ayudó a mantener unida a la clase de reclutamiento de los Nittany Lions esa temporada, y tuvo un año freshman prometedor bajo la dirección del ex entrenador en jefe Bill O'Brien. Hackenberg lanzó para 2,955 yardas y 20 touchdowns ese año.

"No sé si se puedan contar con una mano cuántos otros programas habrían podido sobrevivir a lo que sobrevivimos", expresó Hackenberg. "Ser parte de eso es muy alentador. Estoy orgulloso por ser parte de ese grupo".

La producción de Hackenberg cayó en sus últimas dos temporadas luego que James Franklin fuera contratado para reemplazar a O'Brien antes de la temporada del 2013. Lanzó más intercepciones que touchdowns como sophomore y promedió menos de 200 yardas aéreas por partido por primera vez en su carrera como junior. En sus últimas dos campañas, Hackenberg fue capturado en 82 ocasiones, la mayor cantidad de la nación.

En tres temporadas, Hackenberg lanzó para 8,457 yardas, 48 touchdowns y 30 intercepciones. Inició todos los partidos en Penn State, acumulando un récord 21-17.

Ole Miss pasó encima de Oklahoma State

FECHA
01/01
2016
por David Ching
ESPN.com (EE. UU.)

NEW ORLEANS -- Hugh Freeze acertó en todas sus decisiones en la paliza de este viernes, 48-20, sobre Oklahoma State en el Allstate Sugar Bowl.

El entrenador en jefe de Ole Miss construyó una gran ventaja 34-6 al medio tiempo con jugadas de pase en las que brillaron sus estrellas junior Laquon Treadwell (71 yardas recibidas, tres touchdowns) y Laremy Tunsil --sí, el tackle izquierdo Laremy Tunsil-- quienes probablemente jugaron sus últimos partidos con el uniforme de Ole Miss.

Chad KellyGetty ImagesChad Kelly lanzó para 302 yardas y cuatro touchdowns en la victoria de los Ole Miss Rebels.

Además, el mariscal de campo de Ole Miss, Chad Kelly, concluyó una de las mejores temporadas estadísticas para un mariscal de campo en la historia de la SEC con una gran actuación. Con sus 375 yardas totales contra los Cowboys, Kelly terminó la temporada con 4,542 yardas.

Así es como ocurrió la gran victoria de los Rebels:

Lo que significa la victoria para Ole Miss: Los Rebels (10-3) se recuperaron por la humillante derrota en su tazón del año pasado contra TCU. En su regreso a los reflectores del Día de Año Nuevo, los Rebels dominaron todo el tiempo a su rival de la Big 12. La defensiva de Ole Miss frenó a una de las mejores ofensivas aéreas de la nación, manteniendo a los Cowboys en 303 yardas por aire, 54 menos de su promedio de 357.3 en la temporada. Los Cowboys no pudieron anotar un touchdown hasta el final del tercer cuarto, cuando el partido ya estaba fuera de su alcance. Ole Miss no había jugado en el Sugar Bowl en 46 años, sin embargo, su regreso fue exitoso.

Lo que significa para Oklahoma State: La caída de final de temporada de los Cowboys (10-3) se completó la derrota ante Ole Miss significó su tercer descalabro consecutivo para el equipo de Mike Gundy, que estuvo invicto hasta llegar a tener marca 10-0 y ubicarse en el lugar N° 6 en el College Football Playoff rankings en la Semana 12. Esta también fue la peor derrota en un razón en la historia de la universidad, reemplazando a su caída por 26 puntos contra Ohio State en el Alamo Bowl del 2004 (33-7).

Cómo se ganó el partido: El partido comenzó con un ritmo sorprendentemente lento, luego del gol de campo de 34 yardas de Gary Wunderlich ayudara a Ole Miss a empatar el marcador 3-3 con 2:!5 por jugar en el primer cuarto. Pero así fueron las posesiones posteriores de los Rebels antes del medio tiempo: touchdown, touchdown, touchdown, gol de campo, touchdown. Acumularon un total de 323 yardas en esas cinco series anotadoras consecutivas. Nadie en el estadio pensaba que los Cowboys tuvieran la oportunidad de remontar después del medio tiempo.

La mejor jugada: A pesar de lo divertido que fue el pase de 45 yardas de Treadwell a Jordan Wilkins, sólo hay una decisión correcta aquí. Con el tiempo agotándose en el segundo cuarto, Ole Miss envió otra jugada de truco cerca de la línea de gol de Oklahoma State. Kelly corrió hacia su derecha y lanzó el balón a un desmarcado Tunsil para un pase de touchdown de 2 yardas mientras el tiempo expiraba, dando a los Rebels una ventaja 34-6 al medio tiempo.

Stanford impuso condiciones sobre Iowa

FECHA
01/01
2016
por Mitch Sherman
ESPN.com (EE. UU.)

PASADENA -- Stanford presentó su argumento para ser considerado el equipo con más mejoría desde el inicio hasta el final de la temporada con una paliza, 45-16, sobre el N° 5 Iowa en el Rose Bowl Game presented by Northwestern Mutual.

Considerado un duelo entre estilos similares y físicos entre el campeón de la Pac-12 y el subcampeón de la Big Ten, la edición N° 102 del Rose Bowl se volvió rápidamente un juego disparejo.

Christian McCaffreyGetty ImagesChristian McCaffrey estableció un récord con 368 yardas totales en el Rose Bowl.

El Cardinal tenía una ventaja 25-0 al medio tiempo y 38-3 después de tres cuartos.

El corredor de Stanford, Christian McCaffrey, segundo en la votación por el trofeo Heisman, tomó un pase corto de Kevin Hogan en la primera jugada desde la línea de golpeo y se escapó 75 yardas para anotar un touchdown a los 11 segundos.

El N° 6 Cardinal (12-2) avanzó 74 yardas en su segunda posesión.

Y comenzó la paliza.

Stanford estableció un récord en el Rose Bowl al anotar 21 puntos en el primer cuarto antes que McCaffrey devolviera un despeje de Dillon Kidd 63 yardas para touchdown en el primer minuto del segundo cuarto.

Iowa no tuvieron capacidad de respuesta para recuperarse de la gran desventaja. Los Hawkeyes estuvieron en desventaja en cinco partidos esta campaña antes de este viernes. Desde la Semana 2 contra Iowa State, cuando los Cyclones ganaban por siete puntos en el segundo cuarto, Iowa nunca estuvo abajo en el marcador por más de tres puntos antes de su debacle del día de Año Nuevo.

El mariscal de campo C.J. Beathard fue capturado en siete ocasiones por Stanford.

McCaffrey corrió para 172 yardas y totalizó 368 yardas totales para romper un récord en el Rose Bowl establecido por Jared Abbrederis de Winsconsin contra Oregon en el 2012.

Hogan lanzó para 223 yardas y tres touchdowns en el último partido de su carrera, iniciando en su tercer Rose Bowl.

¿Cuánto mejoró Stanford en cuatro meses? Consideren que el Cardinal inició la temporada con una derrota 16-6 ante el rival de Iowa en la Big Ten West, Northwestern, un equipo al que los Hawkeyes vencieron por 30 puntos en octubre.

Lo que significa la victoria para Stanford: El Cardinal aseguró su tercera temporada de 12 victorias en los últimos seis años --no tenían ninguna en la historia del programa antes del 2010-- con una actuación dominante. Triunfos consecutivos sobre sus rivales California y Notre Dame, seguidos por la victoria en el Juego por el Título de la Pac-12 sobre USC y la paliza del Rose Bowl ponen fin a su temporada con una gran nota. Es probable que sea el mejor trabajo de David Shaw en cinco temporadas. Con McCaffrey de vuelta en el 2016, Stanford está en posición de tomar impulso en la temporada baja.

Lo que significa la derrota para Iowa: Fue un buen año para los Hawkeyes. Un buen año, de hecho, con un récord de victorias totales para la universidad. Pero incluso este equipo de 12 triunfos no está construido para detener a un atleta como McCaffrey. Lo que hicieron los Hawkeyes esta campaña funcionó bien, sin embargo, la temporada baja en Iowa City arrancará con un balde de agua helada.

La mejor jugada: Hay mucho material de dónde escoger para el Cardinal, y estaría mal no elegir alguna joya de McCaffrey. Pero en el espíritu del deporte de equipo, el esquinero de Stanford, Quenton Meeks, recibe el honor. El freshman dio un paso al frente contra el receptor de Iowa, Matt VandeBerg en tercera y tres desde la yarda 36 de Stanford, devolviendo la intercepción a Beathard 66 yardas hasta las diagonales. Iowa había conseguido un par de primer intentos en su serie y avanzó 38 yardas. La tercera intercepción de la temporada de Meeks dio la ventaja 21-0 al Cardinal y prácticamente liquidó las esperanzas de los Hawkeyes.

Estadística del partido: Iowa corrió 38 veces para 48 yardas, 144 yardas por debajo de su promedio. Los Hawkeyes tenían la oportunidad de neutralizar a McCaffrey solamente controlando el reloj con su ataque terrestre y no fue un plan que siguieron. Iowa llegó a estar 12-0 detrás de su gran cuerpo de corredores, pero ninguno de ellos logró entrar en ritmo este viernes. El acarreo de 14 yardas de LeShun Daniels en el segundo cuarto fue el único acarreo de un corredor de Iowa que tuvo más de 9 yardas. Contra una defensiva de Stanford que promedió 4.6 yardas por acarreo durante 13 partidos, Iowa tenía que hacer mucho más.

Michigan apaleó a Florida en el Citrus Bowl

FECHA
01/01
2016
por Brian Bennett
ESPN.com (EE. UU.)

ORLANDO -- Luego que Michigan State fuera apaleada por Alabama en la víspera de Año Nuevo y Northwestern no apareciera contra Tennessee este día, la Big Ten necesitaba levantar la mano contra la SEC. Y recibió eso de uno de sus programas más destacados.

El N° 14 Michigan arrolló al N° 19 Florida, 41-7, en el Buffalo Wild Wings Citrus Bowl, aplastando a los Gators 24-0 en la segunda mitad. Los Wolverines hicieron un gran trabajo frente a la defensiva N° 6 del FBS, moviendo a los campeones de la SEC East e incluso quemando a su talentosa secundaria.

De'Veon SmithUSA TODAY SportsEl corredor De'Veon Smith contribuyó con 109 yardas terrestres para los Michigan Wolverines.

Florida (10-4), que no anotó luego de empatar el partido 7-7 con una jugada de truco en el primer cuarto, lució abrumado en la segunda mitad, como si los jugadores estuvieran ansiosos por subirse al autobús de vuelta a Gainesville. Por su parte, Michigan disfrutó su primera victoria en un tazón desde el Sugar Bowl del 2011 al tiempo que recuperó un poco de respeto para la Big Ten en contra de la SEC.

Lo que significa la victoria para Michigan: Se puede considerar el primer año de Jim Harbaugh como entrenador en jefe como exitoso. Los Wolverines terminaron 10-3 una temporada después de terminar 5-7 y sumaron una impresionante victoria en un tazón sobre un campeón divisional de la SEC. La ofensiva de Michigan mejoró en el transcurso de la temporada y pareció beneficiarse de otro mes bajo la dirección de Harbaugh y su cuerpo de asistentes. Los Wolverines tienen que reemplazar al mariscal de campo senior Jake Rudock así como otros titulares, pero bien podrían ser parte del top-10 en la pretemporada.

Lo que significa la derrota para Florida: La emoción por la primera campaña de Jim McElwain en Gainesville se ha enfriado. Los Gators perdieron por al menos dos touchdowns de diferencia en cada uno de sus últimos tres partidos y nunca fueron los mismos después de la suspensión de Will Grier. Para empeorar las cosas, su defensiva fue golpeada por Michigan y recibió la mayor cantidad de puntos de la temporada. Aún están por delante mejores tiempos, sobre todo con una plantilla joven. Pero esta campaña terminó de manera amarga.

Jugador del partido: Rudock es originario de Florida que jugó varios partidos de preparatoria en el Orlando Citrus Bowl Stadium. El senior, que tuvo un pésimo día en enero pasado en Florida en su último partido en uniforme de Iowa, terminó su carrera colegial con estilo con una gran actuación. Rudock terminó con 20 pases completos en 31 intentos para 278 yardas y tres touchdowns y no tuvo ninguna entrega de balón.

Estadística del partido: Michigan corrió el balón en 46 ocasiones para 225 yardas contra una defensiva de Florida que se ubicó en el lugar N° 17 en el FBS contra la carrera. Los Gators estaban permitiendo 120-6 yardas terrestres por partido antes del Citrus Bowl y sólo había dejado que tres equipos (Tennessee, LSU, Alabama) superaran las 200 yardas por tierra esta campaña. La línea ofensiva de los Wolverines lució impresionante, y De'Veon Smith tuvo su mehor partido desde septiembre, al correr para 109 yardas en 25 acarreos.

SCOTTSDALE -- Si bien Notre Dame no cedió tan fácil, Ohio State lanzó un claro mensaje en el BattleFrog Fiesta Bowl, uno que seguramente incluye su remordimiento por quedar fuera del College Football Playoff.

Ohio State tomó una ventaja de 21 puntos en la primera mitad y enfrentó la respuesta del Fighting Irish en la segunda mitad en su victoria 44-28.

Ezekiel ElliottGetty ImagesEzekiel Elliott se destapó con cuatro touchdowns para los Ohio State Buckeyes.

Así es como pasaron las cosas.

Lo que significa la victoria para Ohio State: Los Buckeyes terminaron la temporada con una gran nota con una valiosa victoria, aunque con algo de arrepentimiento. Los campeones nacionales defensores del 2014, iniciaron la pretemporada como el equipo N° 1 y quedaron fuera del CFP debido a que perdieron el 21 de noviembre frente a Michigan State.

Sí, muchos se preguntan si los Buckeyes podrían haber sido mejores rivales para Alabama o Clemson que Michigan State u Oklahoma, pero nadie tiene una máquina del tiempo, así que, el resultado ya está. Un récord 12-1 y posiblemente en el lugar N° 5 no es suficiente. Y se percibe que Urban Meyer y los Buckeyes no están conformes.

Lo que significa la derrota para Notre Dame: El Fighting Irish terminó una temporada buena con decepcionantes derrotas consecutivas, pero se sobrepusieron a numerosas lesiones --el All-American, Jaylon Smith, se lesionó al principio del juego, por ejemplo-- y pese a ello se las arreglaron para terminar en el top-15.

Habiendo dicho lo anterior, Notre Dame ha tenido problemas para ganar en el gran escenario bajo la dirección de Brian Kelly y este fue otro juego en un escenario importante frente a un rival de primer nivel. Notre Dame podría estar en buena posición para la temporada baja, pero primero deben averiguar quién será el mariscal de campo titular en el 2016.

Héroe desconocido: El apoyador senior de quinto año Joe Schmidt, el corazón y alma de la defensiva del Irish, tuvo 13 tacleadas, un derribo para pérdida de yardas y una intercepción en su último partido.

Estadística del partido: Ohio State convirtió 10 de 18 en tercera oportunidad. Notre Dame convirtió cinco de 13. Si bien las yardas por jugada de los equipos fueron casi idénticas, los Buckeyes hicieron un mejor trabajo manteniendo vivas sus series.

El balón del partido es para: El corredor de Ohio State, Ezekiel Elliott, terminó con 149 yardas en 27 acarreos con cuatro touchdowns, empatando un récord del Fiesta Bowl.

Tennessee pasó encima de Northwestern

FECHA
01/01
2016
por Greg Ostendorf
ESPN.com (EE. UU.)

TAMPA -- Lo siento aficionados de los camarones al coco, pero habrá cebollas empanizadas para todos el sábado gracias a la victoria de Tennessee, 45-6, sobre Northwestern este viernes en el Outback Bowl. Fue una manera perfecta de iniciar el Año Nuevo para los Volunteers.

Lo que significa esta victoria para Tennessee: Los Vols dominaron a Iowa el año pasado en el TaxSlayer Bowl, y fue más de lo mismo este año en el Outback Bowl. Los aficionados esperan el mismo resultado el próximo año en la temporada de tazones o incluso en el College Football Playoff. Habrá mucho ruido alrededor de este equipo de Tennessee de cara al 2016 y con justa razón. Tendrán de vuelta a nueve titulares en la ofensiva y posiblemente vuelvan ocho titulares en la defensiva. ¿Podrán cumplir con las expectativas y ganar la SEC Este?

Joshua DobbsUSA TODAY SportsEl mariscal de campo Joshua Dobbs dirigió la paliza de Tennessee sobre Northwestern.

¿Qué significa esta derrota para Northwestern? No dejen que una derrota --a pesar de lo abultada que fue-- les borre lo que fue otra gran temporada. Claro, no fue el día de los Wildcats. El mariscal de campo freshman Clayton Thorson tuvo problemas, lanzó dos intercepciones, y la defensiva se cansó en la segunda mitad. Pero ganar 10 partidos no es un logro menor, y pueden apostar que Pat Fitzgerald hará que este equipo sea competitivo de nuevo en el 2016.

Jugador del partido: Antes del partido, los reflectores estaban sobre dos corredores: Jalen Hurd de Tennessee y Justin Jackson de Northwestern. Bueno, Hurd hizo su parte. El sophomore mejoró a medida que avanzaba el partido y simplemente brilló en la segunda mitad. Terminó con 24 acarreos para 130 yardas y un touchdown. Fue su tercer partido consecutivo con más de 100 yardas. Por su parte, Jackson tuvo un día decente, corriendo para 74 yardas y una anotación, pero fue eclipsado por su rival.

El héroe anónimo: Northwestern no iba a encender el marcador. Ese no es su estilo. Pero también la defensiva de Tennessee tuvo una gran actuación. Encabezados por Derek Barnett, Jalen Reeves-Maybin y Darrin Kirkland Jr., los siete frontales de los Volunteers terminaron con ocho tacleadas detrás de la línea de golpeo y cuatro capturas. Como unidad, la defensiva también sumó cuatro intercepciones y limitaron a Northwestern a 261 yardas en el día.

Estadística del partido: Al llegar al partido, Northwestern había permitido un total de 99 yardas terrestres (8.25 yardas por partido) a los mariscales de campo rivales esta temporada. Evidentemente no habían enfrentado a un jugador como Joshua Dobbs. El pasador de Tennessee corrió para 48 yardas y dos touchdowns contra la defensiva de los Wildcats.

AL INICIO

GALERÍAS DE FOTOS

Fútbol Americano de la NCAA Semana 5 de la NCAAF
Semana 4 de la NCAAF
Semana 2 de la NCAAF

Twitter SÍGUENOS POR TWITTER