Aquel 1962 en México...

null
ESPN.com

Mexico GP 1962
Getty ImagesMéxico 1962 Grand Prix

MÉXICO -- La primera etapa de la Fórmula Uno en México, comenzó el 4 de noviembre 1962. Fue una carrera no puntuable para el campeonato mundial, pero igual valió la experiencia que, además, fue triste para el deporte mexicano.

Ricardo Rodríguez trabajaba para Ferrari, pero el equipo italiano decidió no asistir debido a que no se jugaban puntos. Entonces, el joven piloto mexicano se le otorgó un permiso para participar con un Lotus-Climax. Lamentablemente, Ricardo durante las prácticas del día viernes murió luego de un accidente.

Esa primera carrera en suelo mexicano, fue ganada por Jim Clark y Trevor Taylor en un Lotus-Climax compartido. Moisés Solana aunque intentó, no se pudo clasificar para dicho evento por no dar la velocidad.

Pedro Rodríguez, hermano mayor de Ricardo, participó en todos los demás eventos, de 1963 a 1970.

La competencia del 63' ya era por puntos y la ganó Jim Clark de nuevo a bordo de un Lotus-Climax 25. Fue la penúltima prueba de la campaña y Clark eventualmente sería campeón.

Ricardo Rodrígue
Getty ImagesRicardo Rodríguez 1962

Pedro no pudo finalizar debido a una rotura de la suspensión. El mejor resultado de Pedro en casa, se dio en 1968 cuando terminó cuarto.

La última competencia de ese primer ciclo fue en 1970. El campeonato ya se había decidido a favor del piloto austriaco, Jochen Rindt quien lamentablemente había fallecido en las prácticas para el Gran Premio de Italia, fecha 10 de 13 ese año. Pero como ya había sentenciado el título mundial a su favor, es el único piloto campeón del mundo post mortem.

Jacky Ickx fue el ganador de aquel GP, seguido por Clay Regazzoni y Denny Hulme en la tercera posición. Pedro Rodríguez quedó sexto. Un año más tarde, el hermano mayor de los Rodríguez, también falleció en un trágico accidente en Alemania.

Pedro Rodrígue
Getty ImagesPedro Rodríguez 1964

México salió de la máxima debido en parte a que esa carrera del 70' estuvo mal organizada. Para empezar, las autoridades decidieron que no podrían albergar más de 18 autos, así que solo asistieron los equipos grandes, (Ferrari, Matra, McLaren, Brabham, Lotus, March y BRM). Después, ya en el día de competencia, hubo sobrecupo, hasta más de 200 mil espectadores los cuales, algunos, ocuparon el pasto del trazado. Las autoridades temieron una revuelta si el GP se cancelaba, por lo que decidieron continuar, aunque les tomó otra hora más, convencer a los fanáticos de salir de la pista.

Así, concluyó la primera experiencia de México en la Fórmula Uno.

La segunda etapa de la Fórmula Uno comenzó un 12 de octubre de 1986. El Gran Circo llegó a un escenario distinto. Un circuito rediseñado y más corto pero que a pesar del reasfaltado, seguía teniendo muchos brincos.

Alain Prost
Getty ImagesAlain Prost 1988

La pole de aquel GP de México fue para el inolvidable Ayrton Senna aunque fue Gerhard Berger quien terminó ganando la carrera.

Fue penúltima fecha y no decidió el mundial, mismo que al final ganaría Alain Prost, su segundo de cuatro títulos.

En 1990, Nigel Mansell logró, quizás, el mejor rebase en el circuito mexicano. En la última vuelta y en la última curva, la peraltada, Mansell pasó a Gerhard Berger por la segunda posición. La carrera fue ganada por Prost.

La última visita de la F-1 en nuestro país, se dio en 1992. El 22 de marzo, la ciudad de México albergó la segunda fecha del calendario. La Pole fue para Mansell en aquel dominante Williams. Un joven Michael Schumacher arrancó tercero en el Benetton mientras Ayrton Senna comenzó sexto luego de un fin de semana difícil, sufriendo un accidente en las prácticas del viernes en la Peraltada. Al final, el mítico brasileño y en ese momento, campeón mundial defensor, solo dio 11 vueltas antes de romper la transmisión.

La competencia fue ganada por Mansell, quien a la postre, ese año ganaría su único título mundial, premio al León inglés. Schumi consiguió la tercera plaza.

Así, México se despidió de la máxima categoría del automovilismo, pero ahora, con Sergio Pérez y posiblemente, Esteban Gutiérrez en un F-1, Bernie Ecclestone voltea de nuevo al país y encuentra un mercado sediento por revivir la emoción de ver los autos más rápidos de pista.