"Tácticamente me cuesta"

Del Potro explicó en Londres el problema que le planteó una vez más Ferrer

Actualizado el 6 de noviembre de 2012
Jorge Viale Por Jorge Viale
ESPNtenis.com
Archivo

Juan Martín del Potro
APDel Potro no pudo con Ferrer en su debut

LONDRES -- Bien lejos de Wimbledon y todo lo que representa en tradición, historia y costumbres, el O2 Arena ofrece el show de luces y música que podrían esperarse del otro lado del gran charco. El menú incluye el micrófono abierto al juez de silla, en este caso Lars Graf, y los detalles de las palabras de protocolo. "Recuerden la regla de los 25 segundos entre los puntos, sean claros con la mano cuando pidan el challenge y como son cambios de lado televisados, no se paren antes de tiempo. ¿Cara o ceca?".

David Ferrer ya estaba saltando, como si la final de París todavía no hubiera finalizado. "Ahora necesito descansar, vengo de muchos partidos seguidos", dijo el Nº 5 del mundo, que podría quitarle el 4º puesto a su amigo Rafa Nadal si llega a la final del World Tour Finals. Se recuerda, por las dudas: Ferrer, la bestia indoor de final de temporada, viene de ganar en Valencia (torneo 500) y París (su primer Masters 1000). Por si le faltara algo, en poco más de una semana vestirá la camiseta de singlista Nº 1 español en la final de la Copa Davis.

Si está cansado, no se advierte, el menos cuando podemos comprobarlo, en la cancha y reuniones con la prensa (lugar donde no se pone a correr, lógicamente, apenas debe trepar un escalón hacia el escritorio). "La confianza por ahora es más fuerte que el agotamiento", aclara el de Jávea, que le tomó la mano a Del Potro en los últimos 12 meses: cuatro victorias sobre cuatro superficies distintas. Comenzó en la final de la Copa Davis en Sevilla, partidazo a cinco sets en tierra; continuó en el cemento de Miami, el césped de Wimbledon (ambos con comodidad) y ahora tuvo el cuarto episodio en una superficie sintética, capas de pintura acrílica sobre base de madera.

"Ferrer tiene una intensidad muy alta. Debe ser de los que más intensamente juega junto con Nadal. A todo el mundo le cuesta contra él. Siempre está bien parado para las respuestas, ésa es la diferencia que marcó conmigo", explicaba Del Potro.

En los últimos años, Ferrer se transformó en un jugador más agresivo. "Hace un tiempo ya que asimilo mejor las cosas", dice sobre los pataleos que tenía cuando las cosas no salían, que su entrenador Javier Piles supo calmar (con tiempo, no fue fácil). A los 30, el español muestra un drive mejorado, actitud ofensiva para ir a cerrar en la red, y eso se agrega a lo que ya conocíamos de él, la voluntad, velocidad y resistencia.

"Así es el juego contra Ferrer: para ganar puntos siempre se necesita una pelota más", explica Del Potro. "Tiene un juego que tácticamente me cuesta, al ser tan rápido y sólido, por ahí cometo errores de más, pero creo que es la forma de ganarle. Hay que buscar winners y pasarlo en velocidad de pelota, sólo de esa manera se puede". Ferrer había tenido tiempo de practicar el último domingo ante el polaco Jerzy Janowicz cómo es eso de minimizar el daño que producen los misiles de saque y derecha invertida.

En el duelo particular con Del Potro, Ferrer sabe estacionarse sobre el lado de su revés para manejar el punto con la derecha, con el conocimiento que el argentino no suele arriegar con el revés paralelo: lo hace generalmente cuando "se enoja" o está perdido (en el primero no tiró ninguno; hubo seis en el segundo set y cinco en el tercero). El Nº 5 del mundo sabe combinar pelotas pesadas de derecha al revés del argentino, con reveses cruzados, bien bajos, que obligan a que su rival deba agacharse, perder precisión y dejar bolas más cómodas para el otro. Contrariamente a lo que se puede pensar, en el primer set es Ferrer quien manda, Del Potro quien debe resistir.

En el segundo, bastó una desconcentración de Ferrer para volver al partido. Del Potro comenzó a sacar mejor. Si en el primer set recibía devoluciones de Ferrer a los pies (de hecho, una la voleó desde el fondo, al estar unos centímetros adelantado), esta vez comenzaba dominando el punto en sus games de saque. Ferrer comenzaba a errar con la derecha y el argentino adquiría confianza gracias al quiebre de ventaja.

El tercero fue una muestra de esa confianza de la que hablaba Ferrer. Primero el 4-1 que no pudo aprovechar porque a 'Delpo' se le ocurrió arrojar bombas y recuperar el servicio. En el 5-4, con su rival al saque, se advirtió pese al juego de luces en el O2: salió de la silla con determinación, miró a su equipo de trabajo y asintió con la cabeza. Era el momento de salir a buscarlo.

La derecha recuperó pimienta, se escuchó en sus exclamaciones al impactar la bola. Ferrer logró el quiebre decisivo en cero, por eso de que la confianza mata cansancio, y con el saludo del final, un fan español pudo gritar: "¡Eres Del Potro, pero David es Del Toro!".


Jorge Viale se desempeñó como especialista en tenis del Diario Deportivo Olé entre 1997 y 2010 y es el creador del blog fuebuena.com.ar. Fue también editor del sitio en español de la ATP entre 2005 y 2008, colaborador de Deuce, la revista digital trimestral de la ATP (en inglés), del sitio oficial de la Copa Davis y del diario suizo Blick. Además escribió notas para el portal Tennis.com, el diario deportivo francés L'Equipe, la agencia alemana DPA, el diario deportivo chino Titan Sports, el inglés Sunday Telegraph y la revista Playboy de México. Trabajó en el área de prensa del Masters 1000 de Madrid entre 2005 y 2009 y también para el sitio oficial de la serbia Ana Ivanovic. Cubrió las finales de Copa Davis 2006 y 2008, la final de Roland Garros 2004 y diversos torneos Masters 1000 y Copa Masters. Consulta su archivo de columnas.