Problemas en la ruta

El juego de Miami Heat tiene puntos grises cuando se aleja de su casa

Actualizado el 15 de noviembre de 2012
Por Brian Windhorst
ESPN.com

Blake GriffinGary A. Vasquez/US PresswireLeBron James y el Heat no pudo hacer pie ante los Clippers en Los Angeles

LOS ÁNGELES -- En medio de su rutina nocturna de hablar sobre la identidad en la cancha, el espíritu colectivo y de seguir adelante al siguiente partido, el entrenador del Miami Heat, Erik Spoelstra, se desvió ligeramente de su decoro habitual.

"Mira", dijo Spoelstra con el primer indicio real de frustración en esta joven temporada, "las decisiones que he tenido que tomar este año fuera de casa no son las decisiones que quiero tomar. Miro el marcador y digo, 'Bien, ¿todavía estamos al alcance o debo sacarlos?' Éstas no son decisiones que un entrenador en jefe desea tomar".

El Heat sufrió otra derrota contundente fuera de casa el miércoles, y el final de 107-100 para Los Angeles Clippers fue un poco engañoso. La diferencia era de 20 puntos con cinco minutos por jugar. Ya va la tercera vez en cinco partidos fuera de casa que Spoelstra se ha visto obligado a despejar el banco. Y esto está empezando a molestarle un poco.

Perder ante los Clippers en el Staples Center no es un crimen, los Memphis Grizzlies y los San Antonio Spurs tienen una marca combinada de 13-2 y son dueños de las dos mejores marcas de la Conferencia Oeste hasta el momento. Las dos derrotas ocurrieron en la cancha roja y azul de Los Ángeles. Los Clippers y su banco profundo son sin duda un excelente equipo local en este momento.

Y esto no es una gran sorpresa desde la perspectiva del Heat. Casi siempre caen ante los Clippers aquí, han perdido ocho de los 10 partidos en la era de Dwyane Wade y los tres juegos desde la unión de LeBron James y Chris Bosh. También tienen una marca de 6-3, con cinco de estos juegos disputados fuera de casa, de modo que no hay un gran motivo para que los campeones se agiten en noviembre.

Pero el trabajo del entrenador consiste en empujar a su equipo a dar el máximo esfuerzo posible, y Spoelstra está encontrando cierta resistencia en este camino. Y eso, más que nada, es lo que provocó cierta angustia en el Heat al salir de la costa.

"A todo el mundo le patean el trasero de vez en cuando", dijo Chris Bosh. "Pero ya nos ha pasado demasiadas veces. Vamos a corregirlo y vamos a jugar mejor".

El margen de error del Heat ha sido sorprendentemente pequeño fuera de casa en lo que va de la temporada, ya que sus dos victorias recién se definieron en los últimos segundos. Esto a pesar de un inicio estadístico increíble para James en todos los ámbitos, los juegos de 20 puntos de Bosh, y las actuaciones de las nuevas incorporaciones Ray Allen y Rashard Lewis, quienes están disparando con una efectividad superior al 54 por ciento en triples.

La actitud mayormente indiferente del Heat hacia la defensa hasta la fecha ha ayudado. Las muestras pequeñas y el calendario reducido minimizan todos los puntos (103 por partido fuera de casa) y los altos porcentajes de tiro (46 por ciento en los últimos tres juegos) que el equipo ha permitido. Sin embargo, si miramos de cerca, podremos ver mucha acción de molinete de los jugadores perimetrales en defensa, sobre todo Wade y Allen, a quienes los jugadores contrarios han empezado a atacar abiertamente.

Ya jugando con un plantel bajo que hace énfasis en la defensa interna, el enfoque defensivo displicente del Heat sobresale bastante.

"Para ser franco", dijo Spoelstra en otro momento de transparencia el miércoles, "no estamos haciendo un muy buen trabajo defensivo en ningún lado en este momento".

Luego está la cuestión de Wade. Uno de los objetivos del Heat durante la temporada regular era mantener a Wade lo más saludable posible. Se pensaba que la adición de Allen ayudaría a limitar sus minutos. Luego de su cirugía de rodilla, se consideraba que sería prudente darle a Wade algunas noches libres durante la temporada para evitar el desgaste.

Ahora, a mediados de noviembre, el Heat ya podría estar ahí. Wade ha jugado una buena mitad en la gira. Se perdió un partido con un resfriado y no ha dado muchos frutos, incluyendo un esfuerzo de seis puntos con dos aciertos en 10 intentos contra los Clippers. Wade jugó a pesar del esguince que sufrió en el pie en Houston el lunes por la noche, y tal vez no debería haberlo hecho. Ya con problemas en el pulgar, Wade sugirió que su primer día de "mantenimiento" podría llegar el jueves en Denver. Y probablemente sería una buena idea.

Mientras tanto, el único jugador que parece estar verdaderamente motivado en esta gira de seis partidos es James. Tras la paliza que recibió en Memphis el domingo, el Heat parecía estar a punto de entregarse el lunes en Houston antes de que James protagonizara una remontada individual con 32 puntos en la segunda mitad.

El miércoles, James se negó a salir del partido en el último cuarto cuando Spoelstra estaba listo para levantar la bandera blanca, anotando nueve de sus 30 puntos para forzar a los Clippers a meter de vuelta a sus titulares para terminar el trabajo. Sin duda fue la excepción.

"No hemos estado jugando nuestro mejor básquetbol", dijo Spoelstra. "Por lo general, cuando las cosas van en nuestra contra, mostramos la fortaleza mental y el espíritu colectivo necesario para superar esas adversidades. Pero no ha sido así".