El riesgo de los canjes

Obtener a un mariscal vía canje no significa un boleto automático a los playoffs

Actualizado el 22 de noviembre de 2012
John Clayton Por John Clayton
ESPN.com (EE.UU.)
Archivo

Carson PalmerAPDesde que fue adquirido mediante un canje, Carson Palmer tiene marca 7-12 con los Oakland Raiders.

BRISTOL -- El regreso de Carson Palmer al Paul Brown Stadium puede ser visto como algo grave por los aficionados de los Cincinnati Bengals.

Palmer se retiró el año pasado porque ya no quería ser parte de los Bengals. Regresó después de que los Oakland Raiders y su entonces entrenador en jefe, Hue Jackson, canjearon una selección de primera y otra de segunda ronda del draft a cambio de Palmer. La selección de segunda ronda se habría convertido en una selección de primera ronda si los Raiders hubiesen llegado al Juego por el Campeonato.

Lo que aprendieron los Raiders es que obtener a un mariscal de campo veterano no se traduce automáticamente en un viaje a los playoffs. Palmer terminó con marca 4-5 como titular el año pasado y los Raiders terminaron con récord 8-8. Este año, Oakland tiene marca 3-7, se ha retirado de la mediocridad y está de vuelta al rango de 5-11 en el que estaba hace algunos años.

A cambio de estas dos selecciones altas del draft, Palmer está 7-2 con los Raiders, y ha tenido cinco intercepciones devueltas para touchdown durante su breve estancia en Oakland. Palmer aún puede lanzar para 300 yardas en un partido, sin embargo el canje no mejoró las esperanzas de playoffs de los Raiders.

Los canjes por los mariscales de campo han perdido su brillo. El último canje por un pasador que tuvo impacto fue el de Steve McNair a Baltimore. Los Ravens han sido un equipo dominante a la defensiva desde que llegó Ray Lewis como apoyador titular. Por el módico precio de una selección de draft de cuarta ronda, McNair ayudó a los Ravens a ganar 13 partidos en el 2006 y llegar a los playoffs.

Desde entonces, los canjes de mariscales no han funcionado. Ha habido 10 movimientos desde el 2008 que han involucrado al menos una selección de cuarta ronda. Ninguna ha producido una aparición de playoffs en su primera temporada todavía. De hecho, los únicos pasadores que ganaron más partidos de los que perdieron durante su primer año fueron Brett Favre, quien llegó a los New York Jets en el 2008 y tuvo un récord 9-7, y Jason Campbell, quien tuvo marca 7-5 con los Raiders en el 2010.

Y los fracasos inundan el paisaje. Los Washington Redskins se desprendieron de Donovan McNabb después de una temporada. Kevin Kolb no ha funcionado con los Arizona Cardinals. Los Seattle Seahawks obtuvieron tres partidos de Charlie Whitehurst. Matt Cassel ganó cuatro partidos para los Kansas City Chiefs en su primera temporada ahí. Jay Cutler ha funcionado hasta cierto punto con los Chicago Bears, pero terminó con marca 7-9 en su primera temporada en el equipo.

El punto es: No existe un atajo para obtener un mariscal de campo en esta liga orientada hacia los pasadores. Es una apuesta. Incluso los New Orleans Saints y los Denver Broncos, que invirtieron mucho dinero en Drew Brees y Peyton Manning, tomaron sus riesgos, ya que Brees venía saliendo de una reconstrucción de hombro y Manning se recuperaba de cuatro operaciones en el cuello.

Los aficionados quieren soluciones inmediatas para los problemas de mariscal. Sin embargo, como los Raiders han descubierto, no es tan fácil.


John Clayton es escritor exclusivo de la NFL para ESPN.com. Consulta su archivo de columnas.