Las "sorpresas" del año para la ATP

Actualizado el 29 de noviembre de 2012
ESPNtenis.com

Nadal-Rosol
GettyRosol-Nadal, la gran sorpresa de 2012

BUENOS AIRES -- Tras el repaso de los mejores partidos del año (divididos en Grand Slams y Juegos Olímpicos, por un lado, y Masters 1000, ATP 500 y ATP 250, por el otro), la ATP dio a conocer su listado de las diez grandes "sorpresas" de la temporada .

El primer lugar, lógicamente, se lo llevó la victoria del checo Lukas Rosol sobre el español Rafael Nadal en la segunda ronda de Wimbledon. El cruce emparejaba al reciente campeón de Roland Garros y dos veces ganador en el All England con el N°100 del mundo. Parecía un choque de rutina. Pero el potente Rosol, sus 55 winners y sus 22 aces le dieron otro curso a la historia.

"[En los últimos games] estaba como en otro lugar, casi en trance -recordaba el checo-. No quería que Rafa notara todo lo que estaba pasando dentro mío. Yo creía en mí y sabía que podía lograrlo".

El temprano adiós de Rafa en Wimbledon, equiparable al del alemán Boris Becker en 1987 (llegaba como N°2 del mundo y cayó también en segunda ronda, a manos del australiano Peter Doohan, por entonces 64°) o al del australiano Lleyton Hewitt en 2003 (venía de ser campeón y perdió en el debut con el croata Ivo Karlovic, que estaba 203°) significó también el último partido oficial del español en 2012.

El podio lo completan dos de las grandes apariciones de la temporada: Jerzy Janowicz y Martin Klizan. El polaco tumbó al escocés Andy Murray en el Masters de París, en una semana para el recuerdo, que lo llevó de la Qualy a la final, y se ganó la segunda posición en la cuenta. El tercero fue para el eslovaco y su gran triunfo sobre el francés Jo-Wilfried Tsonga en la segunda ronda del US Open. Semanas después, Klizan se quedaría con el ATP 250 de San Petesburgo y acabaría la temporada como "novato del año".

En cuarto lugar figura otra de las sorpresas que ofreció la semana parisina: la victoria del estadounidense Sam Querrey frente al serbio Novak Djokovic, ya entonces de nuevo consagrado como N°1 del mundo. Fue el día de su famoso ingreso al estadio con la máscara de Darth Vader. Una jornada oscura, sin dudas.

El quinto escalón le corresponde a Tommy Haas, "el regreso del año", que en Halle se dio el lujo de superar nada más y nada menos que al suizo Roger Federer en la final y levantar un trofeo luego de tres años.

La nónima, cabe destacar, también incluye al circuito de dobles: por eso el sexto puesto es para el británico Jonathan Marray y el finlandés Frederik Nielsen, que en Wimbledon dejaron en el camino a los hermanos Bryan y sorprendieron a todos al conquistar el título.

Sin embargo, el resto de las posiciones que completa la lista obedecen nuevamente al plano individual: el triunfo del estadounidense Brian Baker ante Gael Monfils (7) en Niza, el del letón Ernests Gulbis frente al checo Thomas Berdych (8) en primera ronda de Wimbledon, el del español Guillermo García López sobre el argentino Juan Mónaco (9) en el inicio del US Open y el del estadounidense y ya retirado Andy Roddick frente a Federer (10), en tercera rueda de Miami.