Saints buscan cerrar el año ganando

null
AP

METAIRIE -- El guardia de los New Orleans Saints, Jahri Evans, reconoció que lamenta que haya tomado tanto tiempo para New Orleans parecerse al contendiente de playoffs que habían sido en las últimas tres temporadas.

New Olreans Saints

"Sabíamos que teníamos el talento en el vestuario y definitivamente quedo demostrado esta semana. Desearíamos que pudiésemos haberlo hecho un poco antes en la temporada", declaró Evans, después de que los Saints dieron su partido más completo de la temporada al blanquear, 41-0, a sus rivales divisionales los Tampa Bay Buccaneers.

"Definitivamente vi algo de lo que estábamos intentando hacer de cara a la temporada y lo que sabíamos que teníamos en este vestuario, y espero que podamos seguir adelante, terminar con fuerza y llevarlo hasta el próximo año".

Cuando los Saints enfrenten a los Dallas Cowboys el próximo domingo, aún estarán matemáticamente vivos en la pelea por el último boleto de comodín en la NFC, pero también tienen las probabilidades en contra.

Para calificar a los playoffs, los Saints tendrán que ganar sus últimos dos partidos en contra de los Cowboys y de los Carolina Panthers, y necesitan la combinación de ocho partidos a su favor durante las últimas dos semanas.

En concreto, New Orleans también necesitará que los Cowboys pierdan en el último partido de la temporada en contra de los Washington Redskins, que los St. Louis Rams pierdan uno de sus últimos dos juegos, y que los Minnesota Vikings, los Chicago Bears y los New York Giants pierdan sus últimos dos encuentros.

Si eso sucede, los Saints terminarán en un empate de cinco equipos con marca 8-8 e increíblemente se colarían a los playoffs con base en una serie de criterios de desempate.

Les encantaría eso, desde luego, pero no se engañan a sí mismos. En cambio, están hablando de construir para la próxima temporada como si ya se encontraran eliminados.

"Es triste que sea un poco tarde en la temporada" para los Saints para jugar su mejor fútbol americano, señaló el ala defensiva, Cameron Jordan, quien tuvo una captura, forzó un balón suelto y lo recuperó, todo en la misma jugada ante los Buccaneers.

"Es bueno ver que estamos aprovechando el potencial que todos vieron en nosotros este último partido, pero debimos mostrarlo antes".

"Definitivamente es un problema de orgullo en este momento", agregó Jordan. "Me gustaría no perder. Estamos 6-8 en este momento. Restan dos partidos. Me encantaría conseguir esas últimas dos victorias".

Los Saints acumularon victorias por amplio margen durante gran parte de las últimas tres temporadas, en las que se incluyen un título de Super Bowl, dos títulos divisionales y tres viajes consecutivos a la postemporada. Los Saints tuvieron 13 victorias de temporada regular en el 2009 y en el 2011, junto con una temporada de 11 triunfos en el 2010.

Sin embargo en la primavera del 2012, los Saints se vieron envueltos por el escándalo, perdiendo al entrenador en jefe, Sean Payton, por toda la temporada por su participación en la investigación de la NFL del asunto de las recompensas. El gerente general, Mickey Loomis, recibió una suspensión de ocho juegos y el entrenador en jefe asistente, Joe Vitt, fue suspendido seis partidos.

Ahora los Saints, que ganaron más partidos que cualquier otro equipo de la NFL del 2009 al 2011, no pueden terminar con mejor marca que .500 en la temporada del 2012.

Sin embargo, después de la paliza a los Buccaneers, terminar la temporada 8-8 no parece estar fuera de lugar.

La defensiva de los Saints, que permitió 400 yardas o más en cada uno de sus primeros 10 partidos, no ha permitido 400 yardas en un partido desde entonces y registró la primera blanqueada del equipo desde 1995.

La ofensiva de los Saints también pareció como si estuviera de vuelta en su antigua forma, acumulando 447 yardas, incluyendo 149 por tierra, en contra de la defensiva de Tampa Bay ubicada en el primer lugar de la NFL, que permitía apenas 78.2 yardas por partido. Drew Brees lanzó para 307 yardas y cuatro touchdowns.

"Tenemos muchos jugadores que tienen hambre en este equipo y tenemos mucho orgullo", indicó Vitt. "Fue una buena victoria de equipo".

Ahora la pregunta es si los Saints pueden repetirlo ante un equipo de Dallas que también pelea por un lugar en los playoffs. Por cuanto hace a Evans, la motivación de New Orleans sigue estando alta, independientemente de los escenarios de playoffs.

"En cuanto haya juegos por ser jugados habrá juegos por ser ganados", sentenció Evans. "Nunca es demasiado tarde para jugar bien".