Jamaal Charles quiere cerrar fuerte

Actualizado el 20 de diciembre de 2012
AP

KANSAS CITY -- El corredor de los Kansas City Chiefs, Jamaal Charles, dijo este jueves estar enfocado en terminar la temporada con fuerza, en lo que fue su regreso de una lesión devastadora en la rodilla y después enfrentó el asesinato y suicidio que impactó en casa.

Jamaal Charles

Charles

Charles se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda el año pasado, causándole ausencia durante toda la temporada. Sin embargo, regresó para ser uno de los pocos puntos brillantes para los Chiefs (2-12), corriendo para 1,230 yardas y consiguiendo cuatro anotaciones dentro de una de las peores ofensivas de la liga.

"Mi rodilla ha aguantado bastante bien", dijo Charles el jueves durante su primera entrevista en semanas, "Aún me estoy rehabilitando, recobrando fuerza. Siento que está mejorando también. Ha sido una temporada larga, pero también la he estado cuidando durante todo el año".

Lo que Charles ha superado físicamente en el último año, no se compara con lo que el corredor ha tenido que lidiar emocionalmente las últimas semanas.

Hace tres semanas, el apoyador de los Chiefs, Jovan Belcher, le disparó a su novia, Kasandra Perkins, y después manejó hasta el Arrowhead Stadium, donde cometió suicido en el estacionamiento mientras el entrenador Romeo Crennel y el gerente general Scott Pioli lo observaban.

Perkins era la prima de la esposa de Charles, Whitney, y Charles ayudó a presentársela a Belcher. Perkins y Belcher tenían una bebé de tres meses de edad, Zoey.

"Ni siquiera quiero hablar sobre eso", dijo Charles cuando se le mencionó lo difíciles que han sido las últimas semanas. "Sólo quiero hablar de fútbol americano".

En el campo, su desempeño nunca flaqueó.

Apenas un día después de la balacera, corrió para 127 yardas en la victoria 27-21 sobre los Carolina Panthers. Le siguió una actuación de 165 frente a los Cleveland Browns, anotando el único touchdown de Kansas City en una escapada de 80 yardas.

Charles se volvió ausente en el vestidor las últimas semanas, y rechazó hablar cuando se le acercaban los reporteros. Fue visto en el servicio funerario de Perkins en Texas la semana siguiente al incidente, pero no se ha perdido un entrenamiento ni un juego.

Ahora, con dos juegos por delante, necesita 237 yardas para empatar su máximo personal fijado en 2010.

"Cuando llegué a mil yardas en la temporada mi mente decía, 'Vaya, realmente lo logré y aún me quedan cinco partidos'", dijo Charles. "Pensaba, 'Hombre, realmente puedo ganar más yardas'. Aún tengo dos partidos más y estoy tratando de empujar a mi equipo, a mis linieros, que me dejen terminar fuerte. Quiero alcanzar al menos 1,500 al final".

Charles también sabrá el miércoles si fue seleccionado a su segundo Pro Bowl, y dijo que "sería el mejor sentimiento de este mes y de todo el año".

No obstante, también dijo que no se decepcionaría si escogen a alguien más en las votaciones.

"No me decepcionaría porque el año pasado ni siquiera pude jugar", dijo Charles. "Este año pude jugar fútbol americano de nuevo. Eso es lo más importante para mí".