HispanoameriCalcio

La actuación de los hispanoamericanos en las fechas 20 y 21 de la Serie A

Actualizado el 24 de enero de 2013
Federico Manfredo Por Federico Manfredo
ESPN.com
Archivo
SuperCalcio: Lo que dejó la 21° fecha
En SportsCenter, Vito De Palma analiza una nueva jornada de la Serie A de Italia.Tags: italia, serie a, supercalcio
Lista de videos video

ROMA -- Evaluamos conjuntamente la actuación de los hispanoamericanos en las jornadas 20 y 21 de la Serie A.

Sergio Almirón - 1980 - (Argentina - Catania): 6 / -
Venía haciendo lo suyo, sufriendo pero aguantando, cuando tuvo que salir al minuto 36 por problemas físicos. Sigue lesionado y no jugó en el Marassi.

Pablo Alvárez - 1984 - (Argentina - Catania): - / 7
Ausente la semana anterior, en la fecha 21 disputó un gran partido el suyo. En efecto, los mayores peligros llegaron con jugadas de Genoa desde el otro lado.

Mariano Andujar - 1983 - (Argentina - Catania): 6 / 7
En la fecha 20 arriesgó en más de una ocasión con un par de errores, pero salvó también el resultado con un par de buenas tapadas. Ante Genoa, en cambio, salvó la situación en más de una ocasión con atención y, a veces, también con un poco de suerte.

Egidio Arévalo Ríos - 1982 - (Uruguay - Palermo): 5 / 7.5
Invisible; impalpable. El uruguayo decepcionó en lo que es su hábitat natural, es decir la lucha, la garra. Gasperini lo sacó al minuto 54. Toda otra cosa ante Lazio, partido en el que luchó con corazón, defendió bien y hasta se mostró en fase ofensiva con eficacia, anotando el gol del momentáneo 1 a 1.

Edgar Barreto - 1984 - (Paraguay - Palermo): 7 / -
Mala suerte en ocasión del 1 a 0, cuando un rebote bastante casual lo favoreció a Hamsik en un tackle con el paraguayo. Por el resto, no perdió un choque, no falló un cierre y protagonizó las mejores jugadas de su equipo, rozando el gol con un gran tiro libre que hizo temblar el travesaño arriba de la cabeza de De Sanctis. Sumó una amrilla que le costó el desafío contra Lazio.

Pablo Barrientos - 1985 - (Argentina - Catania): 7 / 8
Se destacó ante Roma más por su gran sacrificio en fase defensiva que en fase de creación, en la que, de todas maneras, supo mostrar buenas cosas claramente. A demostración de su grande disponibilidad y profesionalidad. En el Marassi, en cambio, defendió con la misma actitud pero ofreció también un gran aporte ofensivo, empezando la jugada del 1 a 0 y anotando, si bien con algo de suerte, el definitivo 2 a 0. Sin dudas el mejor de ese encuentro.

Gonzalo Bergessio - 1984 - (Argentina - Catania): 6 / 7
Poco brillo ante la Loba, muchas dificultades en la pela contra Burdisso, pero gran trabajo físico y de presión y para hacer subir a su equipo. Mucho mejor contra Genoa, partido en el que anotó el primer gol, si bien se mereció medio punto menos por una clamorosa contra que desperdició de manera increíble.

Miguél Britos - 1985 - (Uruguay - Nápoli): 6.5 / 7
Mantuvo la atención en el momento bueno de Palermo y luego hizo lo suyo con orden y eficacia para mantener alejados los peligros. Confirmó su solidez ante Fiorentina mostrando aún más fuerza física y atención en el juego aéreo, especialidad del peligroso rival Toni. Nicolás Burdisso - 1981 - (Argentina - Roma): 7 / -
Sin dudas el mejor de la defensa giallorossa: no le concedió ni una a Bergessio y supo jugar muy bien de anticipo, cuando su equipo se desequilibró totalmente para buscar el empate.

José Cáceres - 1987 - (Uruguay - Juventus): 6 / 7.5
Jugó con gran solidez y concedió mucho menos que sus compañeros de línea. Sobre el final, en la jugada del 1 a 1, difícil entender si podía hacer algo o no para pararlo a Sansone: el hecho es que el equipo estaba en salida y en ese tipo de jugadas no hay que perder el balón como lo hizo Vucinic, justamente porque se la deja mal parada a la defensa. Fenomenal contra Udinese, partido en el que cerró a todos los rivales que se asomaron por su costado y, ademá, en más de una ocasión empezó él la maniobra saliendo a cabeza alta desde la defensa.

Pablo Cáceres - 1985 - (Uruguay - Torino): 6.5 / -
Buen debut del defensa uruguayo, quien concedió poco y nada a la delantera rival, marcando bien por arriba y de anticipo.

Esteban Cambiasso - 1980 - (Argentina - Inter): 7 / -
Otra vez central de defensa, esta vez no concedió nada, se hizo escuchar por sus compañeros y le dio una marcha más a su equipo administrando el balón desde la retaguardia. Muy bueno lo del Cuchu, que sin embargo debe regresar al medio porque ahí sabe marcar diferencia.

Hugo Campagnaro - 1980 - (Argentina - Nápoli): 7 / 7
Sólido como también sus compañeros de defensa, con el "plus" que él se dedicó también a la fase ofensiva, con alguna de sus famosas subidas. En Florencia atacó menos pero fue aún mejor atrás (fue decisivo en una ocasión con una diagonal excelente), compensando así sus pocas subidas.

Carlos Carmona - 1987 - (Chile - Atalanta): 5 / -
Mal partido del chileno, que fue útil en el primer tiempo para aguantar pero que arruinó todo sobre en el complemento con la expulsión que le rindió imposible a su cuadro la remontada.

Lucas Castro - 1989 - (Argentina - Catania): 6.5 / 6.5
Tomó el puesto de Almirón, lesionado, al minuto 36. Ayudó como pudo atrás y protagonizó alguna buena salida ofensiva, labor que cumple con mayor simplicidad y evidentemente con más ganas. Así, ante el Grifo fue titular y pudo dar su buen aporte de calidad, tal y como lo había hecho la semana anterior.

Edinson Cavani - 1987 - (Uruguay - Nápoli): 5.5 / 8
No tuvo un buen partido ante Palermo y, por suerte suya y de su equipo, los demás esta vez cubrieron sus yerros. En efecto, se vio poco y falló una clamorosa ocasión de gol sobre el final. Se rescató ante Fiorentina con un golazo y una performance con la que se mereció la mención de figura del partido. Anotó su gol número 100 en Serie A lo que habla claro de su categoría y del peso que tiene en el equipo.

Juan Cuadrado - 1988 - (Colombia - Fiorentina): 6 / 6.5
Sufrió un poco ante Udinese, pero hizo lo suyo sin dudas, ayudando a su equipo en un partido que Fiorentina no merecía perder, pro lo menos no así. Mejoró ante Nápoli y si bien fatigó contra Zúñiga mantuvo el ritmo y la posición.

Germán Denis - 1981 - (Argentina - Atalanta): 6 / 5
Nada de anda adelante, pero en la jornada 20, ante Lazio, cuanto menos puso mucha presión y eso fue una grande ayuda para su equipo; contra Cagliari, en cambio, estuvo muy ausente, también cuando su equipo atacó.

Paulo Dybala - 1993 - (Argentina - Palermo): 6 / 8
Revitalizó el ataque de su equipo, que sin embargo, claro no por culpa suya, se apagó poco después de su ingreso, cuando Insigne metió el 3 a 0 que cerró definitivamente el trámite. Ante Lazio, en cambio, su técnico le dio confianza y lo hizo jugar titular, algo que el joven muchacho agradeció con una performance excelente. En efecto, Dybala fue la figura, anotó el momentáneo 2 a 1 y fue determinante con sus movimientos entre líneas y su presión.

Marcelo Estigarribia - 1987 - (Paraguay - Sampdoria): 6.5 / 5
Jugó con gran intensidad ante Milan, tanto que no duró más de 71 minutos. Pero en todo el tiempo que estuvo sobre el césped cumplió una gran labor, poniendo en dificultad a Constant y defendiendo bien sobre El Shaarawy. Nada que ver con lo mostrado se visita a Siena, partido en el que no incidió de la manera más absoluta. Salió al minuto 77.

Lautaro Fernández - 1992 - (Argentina - Nápoli): s.v. / -
Unos doce más descuento sobre el final ante los rosanegros cuando todo estaba ya decidido.

Santiago García - 1988 - (Argentina - Palermo): 5 / 7
Sufrió contra Cavani, a pesar de que el Matador no tuvo un día brillante, así como contra casi todos los otros celestes. En efecto, llegó por su costado el 3 a 0, cuando Inler se escapó con una gran jugada y él no supo como pararlo. Contra el Águila, cuando el juego se puso complicado, él levantó el ritmo y salió al anticipo, complicándole las cosas a su rival. Muy útil y solido.

Walter Gárgano - 1984 - (Uruguay - Inter): 6
Aguantó como pudo contra el enviste de la dinámica línea de volantes giallorossa y por 84 minutos hizo lo suyo. Puede dar más pero necesita también un juego más fluido y más ritmo para jugar como más le gusta.

Mauro Goicoechea - 1988 - (Uruguay - Roma): 6 / 6
Algún yerro y alguna buena atajada. Partidos de ordinaria administración para el arquero uruguayo, que por algún motivo perdió seguridad en las salidas y así está empeorando en ese importante sector.

Alejandro Gómez - 1988 - (Argentina - Catania): 8 / 7.5
Fue la figura ante los giallorossi porque nunca dejó de creer en el triunfo y porque decidió un partido muy difícil para su equipo anotando en la única verdadera ocasión que tuvo. Hay que preguntarse porque en Roma gasten millones por jugadores que fallan partido tras partido y uno como él, con su calidad y su eficacia, y su disponibilidad al sacrificio, siga jugando en un club menor. Contra los xeneizes puso con generosidad la asistencia del primer gol y, por el resto, se movió bien por todos los 79 minutos en los que estuvo sobre el césped.

Álvaro González - 1984 - (Uruguay - Lazio): - / 6.5
Descalificado ante Nápoli, contra Palermo entró al 68º y entre el los minutos 70 y 71 el rival dio vuelta el resultado con dos goles. No se desmoralizó por la mala suerte y al revés, se demostró útil para la carga final en la que su equipo alcanzó el empate.

Freddy Guarín - 1986 - (Colombia - Inter): 7.5 / 8
Uno de los mejores del partido ante Pescara, enfrentamiento en el que anotó con frialdad el 2 a 0 que cerró el partido. Pero no fue esa la única cosa positiva que aportó: al revés, corrió mucho y cada vez que tocó el balón le dio buena calidad a la maniobra. Salió al 78º. Disputó todo el encuentro en Roma y fue seguramente el mejor del partido, porque fue gracias a su velocidad, a su corazón y a sus cambios de ritmo que Inter logró crear las pocas chances de gol que tuvo, como en ocasión del 1 a 1, todo mérito suyo. Claro sin olvidarse de la fase defensiva.

Víctor Ibarbo - 1990 - (Colombia - Cagliari): 6.5 / 6
Algo de confusión y algunos errores en fase de definición, como cuando buscó una volea en cambio de poner la cabeza en una de las chances más claras de gol de su equipo. Pero en general contra el Grifo estuvo muy bien, inspiró algunas de las mejores jugadas de su equipo y ofreció una gran labor de cantidad, que fue fundamental. Menos generoso pero sin embargo útil también contra Atalanta, en un partido en el que ofreció alguna buena llamarada.

Mauro Icardi - 1993 - (Argentina - Sampdoria): 5 / 5.5
Insuficiente sin dudas: no tanto por la ocasión fallada, situación en la que se movió bien y definió con inteligencia, fallando por cuestión de centímetros, sino porque esa fue la única cosa que logró hacer, con todo que la defensa de Milan concedió mucho. Alcance pensar que fue una de las pocas veces que el Diávolo no recibió gol en las dos últimas temporadas. Mejor pero no suficiente contra Siena, partido en el que le llegaron pocos balones, a frente del buen trabajo que hizo para ayudar al equipo, pero en el cual falló una ocasión clamorosa que podía cambiar la historia del enfrentamiento.

Mauricio Isla - 1988 - (Chile - Juventus): - / s.v.
No jugó en Parma y disputó siete minutos más descuento, nomás, contra su ex equipo Udinese.

Mariano Izco - 1983 - (Argentina - Catania): 6 / 7.5
No tuvo un buen partido contra Roma, en realidad, porque sufrió mucho en fase defensiva las constantes incursiones de los jugadores giallorossi. De todas maneras, se demostró útil para el triunfo de su equipo y, en fin de cuentas, eso es lo que más cuenta en este deporte. Muchísimo mejor contra Genoa: en el Marassi fue uno de los mejores del partido, puesto que corrió, quitó, le dio equilibrio a su equipo y, además, supo como distribuir el balón.

Erik Lamela - 1992 - (Argentina - Roma): 6 / 5.5
En Catania jugó con calidad y no perdió una, pero también lo hizo todo demasiado lejos del arco y nunca logró mostrarse con peligro. Más peligroso ante Inter, en donde rozó el gol con dos remates excelentes, pero al mismo tiempo más impreciso y mucho más "invisible". Cristian Ledesma - 1982 - (Argentina - Lazio): 7 / 6.5
Uno de los mejores del primer tiempo y, además, el que más lo ayudó a Hernánes a armar el buen juego del complemento, cuando Lazio aplastó a Atalanta y salió a buscar el triunfo, que al final obtuvo. En el Barbera, en cambio, fue el mejor de la cancha por media hora, durante la cual administró bárbaro el balón y dibujó la grande asistencia para el 1 a 0 de Floccari. Sin embargo, paulatinamente empezó a sufrir en fase defensiva, debido a los movimientos en su zona de Dybala. Al final, cuando estaba cansado, Petkovic "lo sacrificó" para ponerlo a un delantero.

Diego Milito - 1979 - (Argentina - Inter): s.v. / -
Apenas tres más descuento en San Siro. No viajó a la capital.

Maximiliano Moralez - 1987 - (Argentina - Atalanta): 5.5 / 6
En el Olímpico no tocó ni un balón, no fue muy útil en fase defensiva, con el "pressing" a los defensores rivales, y en efecto salió al minuto74 tras una performance insuficiente. Pero en el partido casero, si bien se apagó en el complemento, protagonizó las mejores jugadas de su equipo, tanto que no se entendió porque no haya esperado un poco Colantuono para cambiarlo.

Ezequiel Muñoz - 1990 - (Argentina - Palermo): - / 5.5
No jugó ante Nápoli pero si contra Lazio, entrando en el entretiempo, para disputar un partido atento y positivo, arruinado por la inútil e ingenua falta de penal que le costó dos puntos a su equipo. Luís Muriel - 1991 - (Colombia - Udinese): 7 / 5
Otro gran partido contra Fiorentina, partido en el que anotó su tercer gol consecutivo. Se apagó en cambio ante Juventus y lo hizo mal, considerando que falló dos sabrosas ocasiones de gol pifiando o mordiendo el disparo.

Rubén Olivera - 1983 - (Uruguay - Genoa): - / 6
En su debut xeneize, podía y debía hacer algo más en fase defensiva, si bien al final su aporte fue suficiente, sobre todo considerando la calidad que supo aportarle a la maniobra.

Pablo Osvaldo - 1986 - (Argentina - Roma): - / 5
La única que puso adentro fue cuando lo pararon por off-side. Regresó contra los nerazzurri y supuestamente debía resolver el problema de la esterilidad vivida con Destro, en cambio falló unas cuantas también él y luego, en el complemento, desapareció de la cancha.

Mario Paglialunga - 1988 - (Argentina - Catania): 6.5 / 7
Buena media hora final en el desafío local de la fecha 20: era el mejor momento para entrar, porque la Loba mermó mucho y no se mostró más con tanto peligro como en el primer tiempo, pero él supo hacer lo suyo para que así fuera. Aún mejor contra Genoa, partido en el que jugó titular por 68 minutos. No debía salir, puesto que estaba jugando con grande orden táctico y eficacia. Muy raro que no encuentre mayor espacio.

Rodrigo Palacio - 1982 - (Argentina - Inter): 8 / 7
Fue la figura ante el Delfino: metió el 1 a 0 con frialdad y eficacia y con una gran jugada creó la asistencia para el 2 a 0 de Guarín, marcando diferencia con su categoría. El partido ante la Loba fue mucho más complicado y así no fue fácil, pero logró anotar el empate con un gran reflejo y un toque certero. Un gol que vale mucho más que un punto.

Gabriel Paletta - 1986 - (Argentina - Parma): 8 / 7
Fue sin dudas el mejor del partido contra Juventus, que decidió con una jugada completa y de aplausos: presión sobre el círculo central, quite, control, cabeza alta y cuchillazo excelente para la entrada de Sansone, autor del empate. A parte ese episodio, jugó con gran solvencia y no le permitió nada cerca del área a Quagliarella. Encontró curiosamente más dificultades contra Thereau y su Chievo, si bien en fin de cuentas terminó por resolver bien casi todas las situaciones de competencia suya.

Facundo Parra - 1985 - (Argentina - Atalanta): s.v. / 6
Ingresó al 81º y no tuvo ni el tiempo para intentar cambiar el destino de un partido, que estaba ya totalmente escrito en favor de Lazio. Toda otra historia contra los sardos: ahí entró al minuto 54 y ofreció un útil aporte para remontar el resultado y apretar al rival en la búsqueda del triunfo.

Álvaro Pereira - 1985 - (Uruguay - Inter): 7.5 / 6
En la fecha 20 protagonizó el que fue, quizás, su mejor partido en la temporada: el uruguayo la tuvo fácil ante los apagados rivales de Pescara, sin dudas, pero su intensidad, su atención y su aporte en ambas fases de juego fue total y ampliamente positivo. No estuvo tan bien contra Roma y, al revés, vista la presión del rival se limitó a defender sin casi nunca salir al ataque.

Roberto Pereyra - 1991 - (Argentina - Udinese): 6.5 / 5.5
Está en un momento de baja física. Sin embargo, contra los violetas disputo un buen encuentro, haciendo lo suyo de manera más que suficiente, sin dudas, mientras que estuvo bastante mal de visita a la Vieja Señora, partido en el que jugó entre líneas sin lograr ayudarlo como debía a Muriel. Diego Pérez - 1980 - (Uruguay - Bologna): 8 / 5.5
El experto uruguayo metió una performance extraordinaria, tanto que le sacó la mención de figura a Gilardino, autor de un doblete. En efecto, fue gracias a la gran labor de la línea de los volantes que su cuadro pudo superar de manera neta a Chievo y, en eso, Pérez fue el mejor, protagonizando la jugada del 2 a 0 que le cortó definitivamente las piernas a los azul y oro: presión, quite y perfecto cuchillazo para Gila-gol. ¿Qué más pedirle? Si sigue jugando así Bologna se salva seguro. Nada que ver su performance en San Siro, cancha en la que sufrió la lenta pero precisa maniobra rossonera.

Mauricio Pinilla - 1984 - (Chile - Cagliari): - / 5.5
Ingresado en Bérgamo al 69º, tras haberse quedado por todo el encuentro casero ante los xeneizes en el banco, no supo aportar la calidad y el peso ofensivo que su técnico se esperaba.

Iván Piris - 1989 - (Paraguay - Roma): 7 / 5.5
No se entendió realmente porque Zeman lo sacó en el Massimino: en efecto, su salida coincidió con el gol de Gómez, a quien siempre había logrado cerrarlo con eficacia, sufriendo, pero sin concederle chances. En la capital ante los milaneses, en cambio, tuvo uno de sus peores partidos, no tanto por la fase defensiva, en la cual sufrió un poco y no estuvo tan bien como de costumbre en el uno contra uno, pero aguantó con garra; estuvo mal en ataque, fallando dos chances clamorosas para ganar. No es fácil correr como lo hace él y luego llegar lúcidos ahí adelante, pero de dos una debía hacerla.

Adrián Ricchiuti - 1978 - (Argentina - Catania): s.v. / s.v.
Menos de quince sobre el final en ambos encuentros. No se lo pudo evaluar.

Javier Rodríguez - 1984 - (Argentina - Fiorentina): 7 / 6.5
Sólido, eficaz y constante en Údine, en donde defendió con grande atención y produjo el gol de la momentánea ventaja de su cuadro, con un cabezazo que merecía el gol y así terminó por entrar adentro rebotando en Brkic, después de pegar en la trasversal. Encontró mayores dificultades contra Nápoli, si bien disputó un buen partido.

Guillermo Rodríguez - 1984 - (Uruguay - Torino): - / 7
Primer tiempo ante Pescara de seguridad total. Complemento un poco más complicado, pero en fin de cuentas concedió apenas media ocasión.

Sergio Romero - 1987 - (Argentina - Sampdoria): 7 / 6
Seguridad y gran atención, condimentada por ese buen reflejo con el que le negó un gol a Boateng, sacándola justo sobre la línea. Medio punto más por esa tapada. Inculpable en ocasión del gol de Siena, en la fecha posterior. Por el resto, no tuvo mucho trabajo.

Facundo Roncaglia - 1987 - (Argentina - Fiorentina): - / 6.5
Descalificado en tierra albinegra, regresó para la fecha 21 y se demostró decisivo con el gol afortunado del 1 a 0, pero también en el del 1 a 1, cuando Cavani le ganó la posición. Todo mérito del Matador, pero en fin de cuentas era su hombre.

Felipe Seymour - 1987 - (Chile - Genoa): 4 / -
Ingresado al 58, al minuto 83 le pegó una patada tan dura cuanto inútil a Ibarbo para merecerse la roja directa.

Matías Silvestre - 1984 - (Argentina - Inter): 7 / -
Finalmente un buen partido del defensor argentino, que esta vez no traicionó y, al revés, cumplió con solidez y constancia. No la tuvo difícil ante el Delfino, pero no todo fue demérito de su rival.

Mario Santana - 1981 - (Argentina - Torino): - / 7.5
Uno de los mejores del desafío en el Adriático, el argentino cuando salió al 83 estaba destruido, señal del enorme trabajo táctico y físico que cumplió para su equipo, cubriendo amplias zonas de la franja derecha. Todo eso condimentado con el gol, afortunado por el rebote, del 1 a 0.

Nicolás Spolli - 1983 - (Argentina - Catania): 5 / 6.5
Cuatro veces se lo perdió a Destro, que fuera por no haberlo seguido o por no haber protegido a su arquero tras un rebote. De no ser por los yerros de sus rivales, Catania hubiese perdido y la responsabilidad hubiera sido sin dudas de la defensa azulgrana. Ante Genoa también había empezado algo mal, dejándole demasiado espacio a Boriello, pero levantó paulatinamente el nivel y al final no le concedió más ninguna chance a ninguno de sus adversarios.

Fernando Tissone - 1986 - (Argentina - Sampdoria): s.v. / -
Otra vez más, Rossi le concedió solamente pocos minutos sobre el final. Merece más espacio.

Jaime Valdés - 1981 - (Chile - Parma): 7.5 / 7
Por todo el primer tiempo en el Tardini contra los bianconeri fue el mejor, porque dictó a la perfección los tiempos de la maniobra de su equipo y fue gracias a él, en efecto, que Parma creó ese gran dominio de los primeros 40 minutos. Mermó un poco en el complemento, pero siguió ofreciendo un gran aporte. Ante Chievo, puesta su gran calidad, nos dejó la impresión que podía ser más incisivo y determinante. De todas maneras, los números hablan claramente en su favor: 66 pases completados. Estadísticas "a la Pirlo", se nos pase la comparación.

Arturo Vidal - 1987 - (Chile - Juventus): 6.5 / 7
Estuvo muy bien en el complemento, cuando empezó a quitar en el medio muchos balones, supo limitar las iniciativas de Valdés, poniéndole una grande presión, y se mostró con constancia también en fase ofensiva.Ante Udinese, estando con algunos problemas físicos, tuvo la "suerte" de enfrentarse a una línea de volantes raramente apagada: así, le alcanzó poner su corazón y mostrar uñas y dientes, para dominar la zona central.

Javier Zanetti - 1973 - (Argentina - Inter): 7 / 6.5
Central junto al joven Benassi, el Pupi ante Pescara ofreció un aporte sumamente positivo, como si hubiese jugado en esa posición desde siempre. El capitán es simplemente una máquina. Menos brillante pero igualmente útil contra Roma, jugando por el medio al inicio y, sobre el final, cubriendo mucha más cancha, puesto que tuvo que jugar tanto por el medio cuanto sobre la franja.

Cristian Zapata - 1986 - (Colombia - Milan): 6.5 / 7
Finalmente dos buenos partidos por parte del colombiano, quien jugó con grande atención y se demostró muy solvente, a pesar de que no era fácil marcarlos a Eder e Icardi en la fecha 20 y a Gilardino en la 21. Pero él hizo todo con grande Juan Zúñiga - 1985 - (Colombia - Nápoli): 7.5 / 7.5
Ante Palermo, con todo que su equipo no logró solucionar por casi media hora el problema de la superioridad numérica rival sobre las franjas, por su costado Palermo sufrió porque el colombiano cumplió con una grande labor atlética y táctica. Luego, cuando Mazzarri arregló las cosas, no concedió más nada y se divirtió también en ataque. Performance de gran nivel también en Florencia, en donde cubrió la franja con intensidad y lo hizo sufrir muchísimo a Cuadrado, limitando las subidas de su compatriota. Luce aún más motivado ahora que debe pelearse el puesto con uno del nivel de Armero.


Federico Manfredo nació en Buenos Aires, pero vive en Italia desde 1998. Allí comenzó su carrera periodística, en medios radiales y televisivos. Desde setiembre de 2009 es el corresponsal en Italia de ESPNdeportes.com. Consulta su archivo de columnas.