Premier gastó 140 millones en fichajes

Actualizado el 1 de febrero de 2013
EFE

Mercado de pasesServicios de ESPN.com

LONDRES -- La Liga inglesa se gastó un total de 120 millones de libras (140 millones de euros) en el mercado de fichajes de invierno, animado hasta última hora con la llegada al Arsenal del español Nacho Monreal por 10 millones de euros.

El plazo para los últimos movimientos de los clubes concluyó a las 23.00 GMT del jueves con un total de 300 cambios registrados que duplicaron la cantidad que la Premier gastó el año anterior, cuando sus fichajes sumaron 60 millones de libras (80 millones de euros).

El ya exjugador del Málaga Nacho Monreal fue uno de los últimos nombres que firmaron en Londres el último día, en el que se movieron hasta 35 millones de libras (40 millones de euros).

Los clubes que encabezan el mayor gasto fueron el Queens Park Rangers, el Liverpool y el Newcastle, responsables de más de la mitad de los cambios durante el mercado de fichajes, según la consultora Deloitte.

Sin embargo, el récord individual en las incorporaciones fue para el Manchester United, que se gastó 15 millones de libras (17,4 millones de euros) para hacerse con el extremo de origen marfileño del Crystal Palace Wilfried Zaha, que se unirá a la plantilla de los "diablos rojos" a final de temporada.

Otro de los grandes desembolsos en la Premier lo firmó el colista, el QPR, que pagó 12,5 millones de libras (14,5 millones de euros) al equipo ruso Anzhí Majachkalá por el defensa congoleño Christopher Samba.

Algunos clubes, como el Chelsea, decidieron ser más cautos y reforzar su delantera con cifras mucho más modestas, como con la incorporación del senegalés Demba Ba por 7 millones de libras (8,1 millones de euros), que comparte la posición delantera con Fernando Torres.

La Liga inglesa recibió a otro español, el portero del Atlético de Madrid Joel Robles, de 22 años, que llegó cedido al Wigan, que estrena el también español Roberto Martínez.

Además, la Premier dijo adiós en el mercado de invierno a uno de sus futbolistas más conflictivos, el italiano Mario Balotelli, fichado por el AC Milan por 20 millones de euros.