Hacia lo desconocido

Frazier dirigirá a los Vikings esta temporada sin garantías de continuar en el futuro

Actualizado el 24 de febrero de 2013
Kevin Seifert Por Kevin Seifert
ESPN.com (EE.UU.)
Archivo

Leslie FrazierUSA TODAY SportsLa carrera como entrenador de Leslie Frazier podría depender de esta temporada con los Vikings.

INDIANAPOLIS -- Si Leslie Frazier fuera más cretino, las probabilidades dicen que tendría una extensión de contrato en este momento. Me pareció que esa conclusión era difícil de evitar mientras hablaba con Frazier sobre su llegada al limbo de los contratos durante la tercera temporada baja de su paso con los Minnesota Vikings.

Cuando el equipo decidió no extender su contrato después de una temporada 10-6, sin tener en cuenta una práctica común entre los equipos de la NFL, supieron que Frazier era demasiado bueno para hacer un escándalo público, y demasiado leal para cuestionarlos en privado. En el fútbol americano, y en todos los negocios, el dinero es la mejor herramienta para mantener la paz del personal. Pero el comportamiento elegante de Frazier animó al equipo a tomar un enfoque más firme acerca de su futuro.

En esencia, como se dijo la semana pasada, los Vikings le han informado a Frazier que su rendimiento no ha cumplido con sus requerimientos para tener seguridad a largo plazo. Con el hecho de simplemente hacer válida una opción que no se había reportado previamente, manteniendo a Frazier bajo contrato durante el 2014, los Vikings llegaron al nivel más bajo de decencia profesional y nada más.

Para sorpresa de nadie, Frazier no ofreció ninguna sola palabra despectiva sobre la situación durante una serie de preguntas de los reporteros en el Combinado de Talento. Pero parecía claro que había esperado que los Vikings hicieran una oferta, y fue sencillo descifrar la decepción en su lenguaje corporal. Frazier admirablemente se comprometió a aceptar la sentencia, pero habría sido una reacción perfectamente humana sentirse herido por ella.

"Lo que creo y lo que es, eso es con lo que tienes que lidiar", sentenció Frazier. "Como saben, esa es la realidad. Y eso es con lo que tengo que lidiar, con la realidad de la situación. Ustedes son conscientes de cuál es mi situación. Se hizo un anuncio. Así es como están las cosas. Estoy emocionado por ser el entrenador en jefe de los Vikings. Me gusta el empleo que tengo, y me gusta el equipo que tengo".

Frazier ha sido entrenador en jefe de los Vikings cerca de dos temporadas y media. Terminó con marca 3-3 como entrenador en jefe interino en el 2009, 3-13 en el 2011 y 10-6 en el 2012. Uno podría argumentar razonablemente que un récord 16-22 de por vida no es lo suficientemente bueno para merecer un compromiso a largo plazo, u es verdad que la opción ejercida les dio a los Vikings una alternativa eficiente. Después de todo, uno podría decir, ¿por qué gastar dinero cuando no tienes que hacerlo?

Sin embargo esta no fue sólo una decisión de negocios. También fue una revisión no escrita a su trabajo. Si los Vikings estuvieran convencidos en que Frazier estaba listo para ser su entrenador a largo plazo, le habrían ofrecido una extensión. Frazier es inteligente y ha estado en la NFL por mucho tiempo. Entiende el mensaje: Sus jefes no están convencidos con él todavía. Y en su caso, no se sentían obligados a comprometer algunos millones de dólares para evitar la discusión que estamos teniendo en este momento.

Frazier dijo que "siguió adelante" en cuanto fue informado de la decisión, una respuesta que les permite a los Vikings evitar lo que podría ser una distracción en el 2013.

"Mi atención cambió", expresó Frazier. "Sólo tenía que dejar que mi agente manejara lo que tenía que manejarse, y tuve que alejarme de eso y concentrarme en lo que tengo que hacer".

Entonces, ¿qué pasó aquí? En primer lugar, tenemos que recordar lo que hemos hablado antes. Frazier está trabajando para un gerente general que no lo contrató. Rick Spielman era el vicepresidente de personal de jugadores cuando el propietario, Zygi Wilf, nombró a Frazier entrenador en jefe de tiempo completo en enero del 2011, aparentemente sin realizar otra entrevista. Un año más tarde, Spielman fue promovido a gerente general y Wilf indicó que "todas las actividades relacionadas con el fútbol americano" serían responsabilidad de Spielman.

Si Spielman hubiera recomendado una extensión de contrato, estoy seguro que ya se habría dado. Si Wilf ignoró el consejo de Spielman, entonces estaría preocupado por el futuro de la estructura de su gerencia. Voy a asumir que no es el caso. Cuando se le preguntó esta semana sobre Frazier, Spielman sólo dijo: "Sé que estamos muy emocionados y el propietario está muy emocionado con lo que Leslie ha hecho con este equipo de fútbol americano".

Una vez más, muchos de ustedes podrían estar de acuerdo con un enfoque cauteloso. Pero en nombre del cuidado y la eficiencia, los Vikings han hecho que sea un año de juicio público para Frazier. Su carrera como entrenador en jefe depende de un éxito similar o mejor en el 2013. Si los Vikings tienen una caída, es casi seguro que será despedido. Ese es un duro mensaje para enviar en las semanas posteriores a una temporada de playoffs.

"Lo más importante para mí, y lo mejor que puedo hacer por nuestro equipo, es realmente enfocarme en tener listos a nuestros jugadores para tener una gran temporada", sentenció Frazier. "Eso es lo importante, eso es lo único que importa. No puedo olvidar eso. Ellos obtienen mucha de su energía a través de mí. Tengo que asegurarme que estoy concentrado en lo que necesitamos hacer con el fin de tener un gran año.

No esperaba una respuesta menos honorable que esa. He cubierto a otros entrenadores en situaciones contractuales poco favorables. Por lo general quedan en espacios incómodos. Si alguien puede mantener la serenidad en un momento de incertidumbre en su carrera, es Leslie Frazier. No se equivoquen. Sus jefes lo saben, también. Así que aquí vamos.


Kevin Seifert se unió a ESPN.com en 2008 después de cubrir a los Minnesota Vikings para el Minneapolis Star Tribune por ocho años. Consulta su archivo de columnas.