Estampa de campeón

Elegimos a los favoritos para ganar sus respectivas divisiones en las Grandes Ligas

Actualizado el 16 de febrero de 2006
Por Jerry Crasnick
ESPN.com

 

Elegir a los favoritos en cada división del béisbol de Grandes Ligas es un ejercicio que debería estar reservado para fines de marzo, cuando los planteles ya están definidos, la lista de lesionados está completa y los fraudes de primavera pueden ser claramente diferenciados de los buenos jugadores.

Pero de seguro sabemos esto: La Liga Americana es mucho más fuerte que la Liga Nacional. Por estimaciones de la mayoría de los ejecutivos en las Grandes Ligas, ocho de los 10 mejores equipos en las mayores residen en la Americana

Y no importa cuanto nos esforcemos por distinguir a los favoritos; seguramente algún equipo aparecerá desde atrás y dará una inesperada sorpresa, peleará por un lugar en los playoffs y hará mucho ruido en octubre.

¿O acaso se olvidan de los Astros del 2005?

Con eso dicho, estos son los equipos que creemos terminarán primeros en cada una de las seis divisiones de la MLB:

LIGA NACIONAL

DIVISIÓN ESTE
Mets de New York

Los Bravos del 2005 nos demostraron cuan difícil es ir en contra de un equipo armado por John Schuerholz y dirigido por Bobby Cox. A pesar de haber comenzado la temporada con Raul Mondesi y Brian Jordan como jardineros titulares y de sufrir lesiones constantes que los obligaron a contratar a 18 novatos, los Bravos obtuvieron su decimocuarto título de división consecutivo.

Sin embargo, este año no contarán con Mike Hampton, no dispondrán ni de un taponero ni de un bateador inicial y Edgar Rentería, quien viene de cometer 30 errores la temporada pasada, reemplazará a Rafael Furcal como campo corto.

Por otro lado, los Bravos siempre parecen encontrar la forma de salirse con la suya y el título No. 15 seguramente incrementaría las ventas del libro de Schuerholz.

Lo que nos lleva a los Mets. El siempre agresivo Omar Minaya solucionó algunos problemas en la alineación adquiriendo a Carlos Delgado para jugar en primera base, contratando a Billy Wagner para reemplazar a Braden Looper como taponero y sumando a un nuevo catcher como Paul Lo Duca. Si David Wright continúa progresando y Carlos Beltran se recupera de su mala temporada, los Mets podrían dar el salto.

De todas maneras, todavía quedan varios interrogantes por resolver. José Reyes no resalta como primer bateador, es milagroso que Kaz Matsui siga en el equipo, y los intercambios de Kris Benson y Jae Seo les deja pocas opciones en caso que la edad tenga efecto sobre Pedro Martinez y Tom Glavine. Jose Lima, a quien los Mets adquirieron con un contrato de ligas manores, probablemente no sea la respuesta. Pero tanta atención genera también mucha presión y es claro que los Mets son el equipo a vencer en la división, incluso en toda la Liga Nacional.

DIVISIÓN CENTRAL
Cardenales de St. Louis

Los Cardenales no generaron demasiadas expectativas entre el público local en esta temporada baja. No pudieron contratar a A.J. Burnett, realizaron siete cambios de poca envergadura y se vieron involucrados en una pelea con una compañía de seguros por la presencia de contaminantes escondidos en el lugar donde se construirá el nuevo Busch Stadium.

Como no esperan recibir demasiado ayuda de las menores, los Cardenales decidieron examinar el mercado. Junior Spivey, Larry Bigbie y Juan Encarnación están entre los principales candidatos a reemplazar a Mark Grudzielanek, Reggie Sanders y Larry Walker. Eso seguramente les pondrá más presión al JMV Albert Pujols, al interminablemente lesionado Jim Edmonds y al tercera base Scott Rolen, quien se está recuperando de una lesión en su hombro.

Los Cardenales ganaron la División Central con 13 juegos de ventaja en el 2004 y sacaron un margen de 11 partidos sobre Houston el año pasado, incluso sin la presencia de Rolen durante 106 encuentros. San Luis anotó 171 carreras más de las que permitió - la diferencia más grande en toda la liga - y es difícil decir que los Astros han achicado las distancias. Los Cachorros, como siempre, tienen muchas interrogantes, y a los Cervceros les falta algo de experiencia para entrar en la pelea.

El mánager Tony La Russa y el entrenador de lanzadores Dave Duncan continuarán apoyándose en la rotación titular. Chris Carpenter, Mark Mulder, Matt Morris, Jason Marquis y Jeff Suppan se combinaron para abrir 160 de los 162 partidos de la temporada y quedaron segundos detrás de los Medias Blancas con 1,048 entradas lanzadas. Con Ponson reemplazando a Morris y Mulder y Marquis entrando en el último año antes de convertirse en agentes libres, los Cardenales podrían necesitar más que buena fortuna para ganar su tercer título de división consecutivo.

DIVISIÓN OESTE
Gigantes de San Francisco

Esta es la división más difícil de todas. Los Padres encontraron la manera de retener a Trevor Hoffman y a Brian Giles e incorporaron a Mike Cameron y a Mike Piazza, pero tienen serios problemas con su rotación titular. Los Dodgers deberían tener un mejor año, pero se hecha demasiado a la suerte cuando pones tus fichas en la salud de J.D. Drew y Nomar Garciaparra para mejorar.

Los Gigantes, por su parte, se están preparando para intentar conseguir algo antes de empezar a buscar un geriátrico adecuado.

El campo corto (Omar Vizquel) cumple 39 en abril. Barry Bonds tiene 41 años, Moises Alou 39, y la última adquisición del gerente general Brian Sabean, el jardinero Steve Finley, soplará su velita número 41 en marzo.

El primera base Lance Niekro, el tercera base Pedro Feliz y el catcher Mike Matheny traen un problema completamente distinto: un idéntico porcentaje de embasadas de .295.

De todas maneras, elegimos a los Gigantes porque esperan que Bonds batee entre 400 y 450 veces en la temporada. El año pasado, con el toletero restringido a solamente 42 apariciones en el plato debido a una lesión, el total de carreras anotadas de los Gigantes pasó de 850 a 649 y el OPS (porcentaje de embasadas más slugging) del equipo disminuyó de .795 a .714. Teniendo en cuenta la importancia de Bonds en el equipo, no suena raro que el mánager Felipe Alou haya evaluado la posibilidad de que el pelotero estadounidense aparezca en la segunda posición en la alineación para conseguir más apariciones en el plato.

Los Gigantes necesitan además un buen año de Jason Schmidt, quien podría combinarse con el joven Matt Cain, el recientemente adquirido Matt Morris y el artístico Noah Lowry, el Pitcher del Mes en la Liga Nacional el pasado agosto, para componer una rotación interesante. Una buena temporada de Armando Benítez debería ayudar al relevo, quien lideró las mayores con 28 salvamentos desperdiciados.

LIGA AMERICANA

DIVISIÓN ESTE
Yankees de New York

El gerente general Brian Cashman, está intentando modificar su hábito compulsivo de gastar dinero. Los Yankees retuvieron los servicios de Robinson Cano y Chien-Ming Wang en lugar de cambiarlos por veteranos de alto precio y se negaron a ser usados como peones para inflar el valor de Johnny Damon. Sin embargo, finalmente pudieron contratar a Damon, debilitando a los Medias Rojas al mismo tiempo que construían una alineación muy potente.

Si la incorporación de Damon genera mayor productividad de parte de Jason Giambi, quien consiguió un promedio de slugging de .463 antes del Juego de Estrellas y de .604 después del receso, los Yankees seguramente superarán las 886 carreras anotadas en el 2005.

De todos modos, en el fondo todo se define entre los lanzadores y la salud, y habrá que verse si los envejecidos abridores de New York podrán cumplir con su tarea. Randy Johnson concedió 32 jonrones el año pasado - récord en su carrera - y su promedio de 8.42 ponches por cada nueve entradas fue el más bajo desde 1990. Además, Mike Mussina está recuperándose de unos problemas en su codo a los 37 años. ¿Entienden lo que queremos decir, no?

Los Yankees invirtieron $61 millones en Carl Pavano y Jaret Wright, por lo que tendrán la oportunidad de dejar una buena impresión. Pero la desesperación generada el año pasado por las constantes lesiones forzó a Cashman a buscar opciones que podrían ser de utilidad para Joe Torre esta temporada. Aaron Small y Shawn Chacon demostraron que tienen la capacidad para jugar en las Grandes Ligas y Cashman ha ensamblado un relevo más versátil incluso a pesar de la partida de Tom Gordon.

DIVISIÓN CENTRAL
Medias Blancas de Chicago

El gerente general Kenny Williams pasó la mitad del invierno aquejado por cálculos en un riñón, pero eso no le impidió realizar las movidas adecuadas para mejorar su equipo. Williams cambió la imagen de la alineación incorporando a Jim Thome, sumando a Javier Vázquez de las menores de Arizona y agregando a Rob Mackowiak como rueda de auxilio en tercera base en caso que la espalda de Joe Crede les juegue una mala pasada.

Habrá que verse si el mánager Ozzie Guillen, ahora toda una celebridad, será capaz de mantener la armonía en el equipo y si Thome podrá recuperarse de una lesión para mejorar la ofensiva. Los Medias Blancas obtuvieron una marca de 61-33 en juegos decididos por una o dos carreras la temporada pasada. Pero no esperen que eso vuelva a suceder. El taponero Bobby Jenks deberá demostrar que puede manejar el éxito, controlar su peso y responder todas las preguntas que surgen acerca de su inmadurez.

La división además tiene oponentes de peso, con Cleveland viniendo de una campaña con 93 victorias, una excelente rotación en Minnesota y un Detroit acechando bajo las órdenes de su nuevo mánager, Jim Leyland. Pero Chicago posee muchas variantes en su rotación y Williams no ha dejado que el sentimentalismo se interponga en su camino al éxito. Los Medias Blancas siguen mejorando y son una elección inevitable para quedarse con la división.

DIVISIÓN OESTE
Atléticos de Oakland

Los resucitados Astros, que pasaron de un registro inicial de 15-30 a jugar en la Serie Mundial, dejaron de lado otra de las recuperaciones más impresionantes del año pasado, la de Oakland. Los Atléticos, sepultados con una marca de 17-32, finalizaron el año con un récord de 71-42 quedando a siete juegos de los Serafines en el Oeste.

Los Tres Grandes están ahora en diferentes equipos, pero el gerente general Billy Beane se ha encargado de ensamblar un plantel excelente. Los Atléticos retuvieron a Barry Zito y cuentan con tres abridores de entre 24 y 25 años (Rich Harden, Dan Haren y Joe Blanton) con un potencial ilimitado. Agregando a la mezcla a los relevistas Esteban Loaiza, Kirk Saarloos y Joe Kennedy, sus variantes asustan. Y como si esto fuera poco, su taponero Huston Street, fue elegido Novato del Año la temporada pasada.

Oakland quedó sexto en la liga en carreras empujadas con la presencia de los novatos Nick Swisher y Dan Johnson y han agregado a Frank Thomas y a Milton Bradley a la alineación. La mayor preocupación del dirigente Ken Macha será encontrar la forma de darle suficientes apariciones al bate a Jay Payton para mantenerlo contento. No se sorprendan si es cambiado durante los entrenamientos de primavera.

Los Atléticos poseen una de las mejores combinaciones en el infield del medio. Oakland obtuvo un registro de 55-29 con el campo corto Bobby Crosby en la alineación y una marca de 33-45 sin él. El segunda base Mark Ellis, quien se está recuperando de una operación en su hombro, terminó tercero en la Liga Americana con un promedio de bateo de .344 después del Juego de Estrellas.

Ellis, quien firmó un contrato por dos años y $6 millones de dólares hace dos semanas, necesita cinco jonrones más para llegar a los 33 en su carrera y romper el récord para un nativo de Dakota del Sur.