Ryan Tannehill tiene el gen "asesino"

FECHA
25/11
2012
por Sebastián Martínez Christensen

Ryan Tannehill Robert Duyos/Getty ImagesRyan Tannehill ha tenido momentos buenos y malos, pero hoy respondió en grande ante Seattle

MIAMI -- Dejando de lado la pasión de algunos fanáticos, todo el mundo en su sano juicio sabía que sería un año de transición para los Miami Dolphins.

Con un mariscal novato como Ryan Tannehill, por quienes muchos pensaban y algunos pocos todavía piensan que Miami pagó de más, una monaña rusa de emociones era el descenlace más probable en esta campaña 2012.

La campaña de los Dolphins, hasta el momento, ha excedido las expectativas iniciales. El progreso de Tannehill sorprendió a conocidos y extraños, pero tres semanas atrás Miami chocó contra una pared y volvieron los críticos a aparecer en escena.

Si hay algo que me enseño la NFL con el pasar de los años, es a no ser prisionero del momento. Las situaciones cambian de una semana a otra, pero es importante siempre intentar tener una visión más amplia.

De entrada ví en Tannehill algunas cualidades fundamentales en un mariscal franquicia. Tiene un muy brazo, es atlético, pasta de líder y aún más importante demuestra tranquilidad en el bolsillo de protección, algo que no se puede enseñar.

Hace tres semanas, estos Dolphins chocaron contra una pared, y el desarrollo de Tannehill pareció llegar a su punto más bajo.

Pero así suelen darse las cosas cuando hay un mariscal novato en lo controles; es una montaña rusa de emociones y situaciones.

Es en los momentos malos, cuando uno puede sacar otro tipo de conclusiones acerca de jugadores jóvenes, como por ejemplo evaluar cómo reacciona ante la adversidad.

Si hoy es parámetro, yo diría que pasó esa prueba también.

Aunque más allá de todas las cosas buenas que ha mostrado Tannehill, en mi libro tenía una cuenta pendiente para terminar de hacerme creer que los Dolphins tendría un mariscal franquicia durante la próxima década.

¿Podía Tannehill "matar"?

Hasta el día de hoy, Miami había perdido la mayoría de sus partidos parejos, y necesitaron de la defensiva apareciendo sobre el final en los pocos que ganaron por escaso márgen.

Tannehill debía demostrar que podía guiar a su equipo a esa serie ganadora final.

Faltando 1:32 por jugar, la ofensiva de los Dolphins recibió el ovoide en su propia yarda 10. Tannehill se conectó dos veces con Davone Bess para 19 y 25 yardas, utilizó sus piernas para acumular otras 15 y finalmente se conectó con Charles Clay para colocar a su equipo en posición para ganar el partido.

Mostró calma y precisión para manejar el reloj y esta vez el pateador Dan Carpenter respondió con el gol de campo ganador desde 43 yardas.

Ciertamente todavía tiene muchas cosas para mejorar. Hoy lanzó una intercepción a Bobby Wagner, y se salvó de otra horrible gracias a una tonta penalidad por parte de Earl Thomas.

Siempre es peligroso lanzar en contra del peso de tu cuerpo, pero más aún cuando es primer intento y estás dentro de la yarda 10 de tu rival. Ese tipo de errores no deberían repetirse.

Habiendo dicho eso, Tannehill tiene una ofensiva por debajo del promedio. No tiene ninguna amenaza a lo profundo entre sus receptores y su ataque terrestre había perdido la brújula hasta hoy; la línea ofenisva ha rendido por debajo de lo esperado.

Justamente por esas razones, entre otras, es que Miami no es un candidato a los playoffs para esta temporada.

Hoy Ryan Tannehill superó el récord de franquicia de yardas por aire para un novato, dejando atrás a Dan Marino --no fue titular desde el inicio-- en 1983.

No se dejen llevar por las comparaciones y ni expectativas ilógicas. Esta campaña siempre fue acerca del desarrollo de este joven mariscal.

Hoy Ryan Tannehill me probó que también puede "matar".

"Esto es importantísimo", sentenció Tannehill. "En el pasado tuvimos nuestras oportunidades, y no pudimos aprovecharlas. Esto hace estragos para nuestra confainza".

Por eso puede decir sin temor a equivocarme que los Dolphins encontraron su primer mariscal franquicia desde Marino.

El futuro, por primera vez en mucho tiempo, parece traer buenas cosas para Miami.