ORLANDO -- Miguel Cabrera no necesita pegar un hit más para ser considerado el mejor pelotero venezolano de todos los tiempos en las Grandes Ligas. La pregunta, sin embargo, no es sobre si Cabrera es el #1, sino sobre quienes le escoltan inmediatamente en semejante lista.

Hay varias aspectos claves que se toman en cuenta para tratar de establecer el orden de importancia de jugadores entre sus iguales, ya sea que accionaran en una misma o diferente época o en sejemantes o diferentes posiciones: El conjunto de habilidades de los jugadores, su impacto en una era, estadísticas acumuladas y su durabilidad.

Pero, también está el factor subjetivo, que a veces es más determinante que todas las anteriores, sobretodo para fijar un orden, de quien elabora la lista. Ya lo dijo el poeta español Ramón de Campoamor: "En este mundo traidor nada es verdad ni mentira; todo es según el color del cristal con que se mira".

Desde que el lanzador Alejandro Carrasquel debutó con los Senadores de Washington el 23 de abril de 1939, otros 338 peloteros venezolanos han jugado al menos un partido en las ligas mayores. 311 de esos peloteros alcanzaron la gran carpa de 1980 en adelante.

En las últimas dos décadas, Venezuela desplazó a Puerto Rico como segundo mayor exportador de talento, después de República Dominicana, que ha tenido el liderazgo desde hace alrededor de un cuarto de siglo.

Esta es mi lista de los mejores cinco jugadores venezolanos de todos los tiempos en las Grandes Ligas de Estados Unidos.

MI TOP 5 DE VENEZOLANOS

Cabrera
Cabrera
1- Miguel Cabrera: Uno de los mejores bateadores de todos los tiempos y futuro miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, Cabrera acumula 63.8 WAR (5.9 por año, tres veces sobre 7.0) y 10 convocatorias al Juego de Estrellas en 13 años. Promedia .321 de bateo, .399 OBP, 35 jonrones, 41 dobles y 122 carreras impulsadas por cada 162 partidos en su legendaria carrera. No más preguntas magistrado.

Entre los jugadores venezolanos, Cabrera es primero en bateo, jonrones, impulsadas, OPS, Slugging, WAR, el único con un MVP (2, en este caso) y uno de los pocos seres humanos con una triple corona de bateo.

Con 32 años de edad y un contrato vigente hasta el 2023, Cabrera no solamente tendrá la oportunidad de terminar su carrera con números similares o superiores a los de los dominicanos Alex Rodriguez, Sammy Sosa, Albert Pujols y Manny Ramirez; el puertorriqueño Roberto Clemente, el cubano Rafael Palmeiro y otros prominentes bateadores latino, sino también en posición de competir con todos los grandes peloteros de la historia de MLB.

Abreu
Abreu
2- Bobby Abreu: Un buen jardinero defensivo que llegó a ganar el Guante de Oro y podía ligar un 30-30 (jonrones y robos) y negociar 100 bases por bolas anualmente, Abreu ha sido el jugador venezolano más completo en Grandes Ligas. Durante su carrera de 18 años bateó .291 con .395 de OBP, 288 jonrones, 400 robos, 1,363 impulsadas, 1,453 anotadas y 59.9 WAR (3.3 por año, cuatro veces sobre 6.0).

Abreu solamente asistió a dos Juegos de Estrellas y nunca peleó el Jugador Más Valioso de su liga, pero su conjunto de habilidades lo hicieron un jugador especial, uno de esos que podía hacerlo bien en todos los aspectos en el terreno.

Hernandez
Hernández
3- Félix Hernández: En 11 temporadas en Grandes Ligas, "El Rey" ha hecho exactamente lo que más se le exige a un jugador para aspirar al Salón de la Fama: Dominar su era. Hernández (139-99, 3.11, 2,098 ponches en 2,213 IL) tiene seis llamadas al Juego de Estrellas, un premio Cy Young -- dos veces segundo -- y dos títulos de efectividad a los 29 años.

Félix Hernández, quien acumula 48.2 WAR (4.3 por año, 7.1 en 2010) en sus primeros 11 años en MLB, es un pitcher especial que, tomando en cuenta su edad y talento superior, deberá terminar su carrera en lugar especial, probablemente entre los cinco mejores pitchers latinoamericanos de la historia.

Aparicio
Aparicio
4- Luis Aparicio: El único venezolano en Cooperstown fue la primera gran estrella de su país en MLB. Aparicio acumuló 55.7 WAR en 18 años (3.09 por año, 5.6 en 1960), fue seleccionado en 10 ocasiones al Juego de Estrellas y atrapó 10 Guantes de Oro en el campocorto.

El artista defensivo no fue un bateador exactamente peligroso, pero lideró la Liga Americana en bases robadas en sus primeras nueve temporadas. Aparicio bateó .262 con 506 robos y 1,335 carreras anotadas. Su promedio de bateo debe ser ajustado a la época en donde jugó, entre 1956 y 1973, que no fue exactamente la mejor para la ofensiva.

Vizquel
Vizquel
5- Omar Vizquel: El expediente de Omar Vizquel para el Salón de la Fama es intrigante. Muchos argumentan que si logró acumular 2,877 hits (récord para venezolanos), 404 robos, 951 impulsadas y 1,445 anotadas en su carrera fue, básicamente, porque se mantuvo activo por 24 años. Vizquel bateó .272, ganó 11 Guantes de Oro, acumuló 45.3 WAR (1.89 por año, 6.0 en 1999) y fue invitado a tres Juegos de Estrellas.

Pero lo que nadie se atreve a discutir es que Vizquel ha sido el primero o segundo -- con Ozzie Smith como único rival -- mejor torpedero defensivo desde el "Big Bang" (la gran explosión que expandió el universo hace cerca de 14 mil millones de años). Smith (13 Guantes de Oro y 76.5 WAR en 19 años) fue un jugador ofensivo más completo que Vizquel, pero fue su defensa que le abrió la puerta de Cooperstown con un 91.7% en su primera aparición en la boleta en el 2002. El segundo mejor torpedero defensivo de la historia, ciertamente merece el honor del Salón de la Fama.

MENCIONES ESPECIALES: Johan Santana, Andrés Galarraga, Magglio Ordóñez, David Concepción, Víctor Martínez y Francisco Rodríguez.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Olympics, USA BaseballJonathan Ferrey/Getty ImagesEl béisbol fue deporte olímpico hasta los Juegos del 2008 en Beijing.
ORLANDO -- En su lucha por regresar al programa de los Juegos Olímpicos, el béisbol-- que se fusionó con el sóftbol en un solo organismo internacional para tales fines-- está prometiendo el oro y el moro al Comité Olímpico Internacional (COI), incluyendo la posible participación de los peloteros de Grandes Ligas para la gran justa deportiva del 2020, a celebrarse en Tokio, Japón.

Recientemente, el Comité Organizador de Tokio 2020 escuchó ponencias de los deportes que quieren ser agregados al programa olímpico-- además del béisbol y el sóftbol compiten boliche, karate, escalada, patinaje y Wu-Shu-- antes de enviar sus recomendaciones al COI, que tiene programado anunciar una decisión antes o alrededor del 30 de septiembre.

Por sugerencia del COI las federaciones internacionales de las bolas dura y blanda crearon la Confederación Mundial de Béisbol y Sóftbol (WBSC, por sus siglas en inglés) para facilitar su reingreso a los Juegos Olímpicos como un deporte único con torneos en dos disciplinas: El béisbol para hombres y el sóftbol para mujeres.

El béisbol debutó en los Juegos Olímpicos como deporte de exhibición en 1904 en San Luis, Estados Unidos, y nuevamente en 1912 (Estocolmo, Suecia), 1936 (Berlín, Alemania), 1956 (Melbourne, Australia), 1964 (Tokio, Japón), 1984 (Los Angeles, Estados Unidos) y 1988 (Seúl, Corea del Sur) antes de ser incorporado al programa oficial de los juegos.

La pelota repartió medallas en las justas de 1992 (Barcelona, España), 1996 (Atlanta, Estados Unidos), 2000 (Sidney, Australia), 2004 (Atenas, Grecia) y 2008 (Beijing, China), pero fue desterrado por el COI) hace siete años debido a la incapacidad de la federación internacional de lograr que las ligas mayores estadounidenses, que tienen a los mejores atletas de ese deporte, permitieran la participación de sus jugadores.

En los Juegos Olímpicos han jugado grandes peloteros como los norteamericanos Mark McGwire, Will Clark, Robin Ventura, Nomar Garciaparra, Jason Varitek, R.A. Dickey y Roy Oswalt; los cubanos Omar Linares, Orestes Kindelán, José Contreras y Pedro Luis Lazo; el japonés Hideo Nomo y el dominicano Ramón Martínez, entre muchos otros, pero todos lo hicieron antes de jugar en Grandes Ligas.

Sin dar detalles de como sería la posible participación de los jugadores de las ligas mayores en los Juegos Olímpicos, Riccardo Fraccari, presidente de la WBSC, dijo el pasado fin de semana a los organizadores de Tokio 2020 que eso agregaría valor al programa de los juegos.

"Las discusiones están en marcha con Major League Baseball (MLB) y estamos seguros de nuestra propuesta les permitirá enviar jugadores profesionales a Tokio", dijo Fracari.

MLB públicamente ha hecho campaña para que el COI abra las puertas al béisbol, al punto de que el anterior Comisionado, Bud Selig, quien cedió el cargo a Rob Manfred en enero, prometió en varias ocasiones que se haría todo el esfuerzo de mandar a algunos de los mejores peloteros de las ligas mayores a los Juegos Olímpicos en caso de que la pelota sea readmitida.

"Todos estamos interesados en que el béisbol regrese a los Juegos Olímpicos. Eso es parte fundamental en la internacionalización del deporte", dijo Héctor Pereyra, presidente de la Federación de Béisbol de República Dominicana y secretario general de la Confederación Panamericana de Béisbol, que representa a las mayores potencias del deporte, incluyendo Estados Unidos, Cuba, Canadá, Venezuela, Puerto Rico y Dominicana.

Una muestra del compromiso de las ligas mayores de béisbol de Estados Unidos y Japón, los circuitos profesionales más importantes del planeta, para impulsar el deporte a nivel mundial, es la creación de dos torneos internacionales con la participación de los mejores jugadores profesionales.

En el 2006; MLB, la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas y la Federación Internacional de Béisbol crearon el Clásico Mundial de Béisbol, primer campeonato de naciones con la participación de las estrellas de las ligas mayores norteamericanas. Japón ganó las primeras dos ediciones, mientras que República Dominicana se quedó con el título del 2013. La próxima cita está programada para marzo del 2017.

Este año, la Federación Internacional y las ligas mayores de Japón (NPB), como principales organizadores, estrenarán el torneo Premier 12, en el que se medirán las 12 mejores naciones del ránking mundial. El evento, cuya edición inaugural se realizará en Japón y Taiwán del 8 al 21 de noviembre, sería el sustituto de la desaparecida Copa Mundial.

El plan de la federación internacional es que si el béisbol es aceptado de regreso a los Juegos Olímpicos, entonces el Premier 12 sería el torneo que clasificaría a los ocho participantes que irían a los Juegos Olímpicos.

Uno de los escollos que presenta el Premier 12 es que será celebrado en medio de las temporadas del béisbol invernal caribeño. Pereyra informó a ESPNdeportes.com que la próxima semana Fraccari estará en República Dominicana para reunirse con Juan Francisco Puello Herrera, presidente de la Confederación de Béisbol del Caribe, y probablemente con los directivos de la Liga Dominicana para darles detalles de primera mano de la organización del Premier 12.

"En estos momentos, todos estamos halando la cuerda para un mismo lado. Queremos que el béisbol siga creciendo en nuestros países, pero al mismo tiempo que se convierta en un deporte conocido en todo el mundo", dijo Pereyra. "El Clásico Mundial, el Premier 12 y los Juegos Olímpicos son los escenarios adecuados para medir ese crecimiento", agregó.

¿Peloteros de Grandes Ligas en los Juegos Olímpicos del 2020? ¡Es muy probable!

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Hisashi: "Me alegra haber conseguido el no hitter"
VIDEOS RELACIONADOS video
ORLANDO -- La rareza y magia del 'No-Hitter' poco a poco va dejando de ser rara y de tener magia.

El miércoles, el derecho japonés Hisashi Iwakuma, de los Marineros de Seattle, dejó sin hit ni carrera a los Orioles de Baltimore en un triunfo de los Marineros 3-0 en el Safeco Field. Fue el cuarto juego sin hits de la temporada -- el primero en tres años en la Liga Americana -- y el cuarto en la historia de 17 temporadas del parque Safeco.

Que uno o varios lanzadores se combinen para dejar sin hit ni carrera a un equipo durante un juego regular (al menos nueve entradas) siempre ha sido considerada una de las hazañas más difíciles del juego. En la historia de Grandes Ligas -- desde el nacimiento de la Liga Nacional en 1876-- han ocurrido 291 juegos sin hits, incluyendo 12 combinados, que son aquellos en los que participan dos o más pitchers.

Esta temporada también lo consiguieron el zurdo Cole Hamels, contra los Cachorros de Chicago el 25 de julio, en su última salida con los Filis de Filadelfia antes de ser cambiado a los Vigilantes de Texas; Max Scherzer, de los Nacionales de Washington, contra los Piratas de Pittsburgh, el 20 de junio, y Chris Heston, de los Gigantes de San Francisco, frente a los Mets de Nueva York, el 9 de junio.

La frecuencia de ocurrencia de los partidos sin hits, sin embargo, los está convirtiendo en menos atractivos que en el pasado. Incluyendo postemporada, desde el 2010 se han tirado 28, un promedio de 4.7 por año, la frecuencia más alta de todos los tiempos, incluso por encima de las primeras décadas del siglo 20, un tramo conocido como la "Era de la Pelota Muerta".

Mientras en los primeros 10 años del siglo XX se lanzaron 21 No-Hitters, en los primeros 15 del siglo XXI van 43.

Más asombroso aún, los No-Hitters fueron tan comunes en la "Era de los Esteroides"-- período cumbre de la ofensiva del béisbol debido, entre otras cosas, al uso no prohibido de sustancias para mejorar el rendimiento, entre las décadas de 1980 y 2010-- que en la "Era de la Pelota Muerta" (1901-1919). Entre 1985 y 2005, supuestamente el corazón de la "Era de los Esteroides", se lanzaron 42 No-Hitters, contra 44 entre 1901 y 1919.

Hay varias teorías que tratan de explicar el aumento de los juegos sin hit ni carrera y entre otras se incluyen la existencia de uno de los programas contra el dopaje más fuertes de los deportes profesionales al hecho de que la mayoría del mejor talento que se ha producido en los últimos tiempos ha sido dedicado al pitcheo para resolver una crisis que hubo en décadas anteriores.

Sin importar las razones, la realidad es que ahora mismo el No-Hitter ha perdido mucho de la magia y rareza que tuvo en el pasado.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- Hogar, dulce hogar: La constante a lo largo de toda la temporada de Grandes Ligas en el 2015 y magnificado por un histórico 15-0 del martes.

Es la primera vez en la historia que todos los equipos locales ganan sus encuentros en una jornada sencilla de al menos 15 partidos en las ligas mayores, de acuerdo a Elias Sports Bureau. La marca anterior fue el 12-0 del 23 de mayo de 1914, dos meses antes del inicio de la I Guerra Mundial.

De acuerdo a STATS, la última vez los equipos locales quedaron invictos en una jornada de múltiples encuentros, fue el 8 de agosto del 2008 (8-0).

Los equipos locales sobreanotaron 80-32 y superaron en promedio de carreras limpias (1.94 a 4.90) a los visitantes. La histórica jornada incluyó cuatro triunfos en el último turno al bate (Indios de Cleveland 5, Yankees de Nueva York 4 en 16 innings; Marlins de Miami 5, Medias Rojas de Boston 4 en 10 innings; Marineros de Seattle 6, Orioles de Baltimore 5 en 10 innings; Mellizos de Minnesota 3, Vigilantes de Texas 2), cuatro blanqueadas (Mets de Nueva York 4, Rockies de Colorado 0; Rays de Tampa Bay 2, Bravos de Atlanta 0; Medias Blancas de Chicago 3, Angelinos de Los Angeles 0; Dodgers de Los Angeles 5, Washington Nationals 0) y tres extrainnings.

Los Azulejos de Toronto extendieron a nueve su racha de triunfos para acercarse a medio juego de los Yankees en la División Este de la Liga Americana. Toronto ha ganado seis seguidos, nueve de los últimos 10 y 12 de 16 en casa.

Los Kansas City Royals mejoró a 5-0 en su actual estadía en Kauffman Stadium, donde ha ganado 16 de sus últimos 19 encuentros. Kansas City es segundo en triunfos en Grandes Ligas, solamente detrás de su rival estatal Cardenales de San Luis (72-40), que también posee la mejor foja en casa (41-16).

La ventaja de la casa, que en el béisbol no es tan determinante como en otros deportes, ha jugado un rol importante este año. Los equipos locales tenían marca de 929-757 hasta los encuentros del martes. 19 de los 30 clubes de las ligas mayores récords positivos cuando juegan en casa.

Apenas seis conjuntos (Cardenales, Cachorros de Chicago, Vigilantes, Reales, Indions y Rays) tienen más triunfos que derrotas en la ruta, mientras que tres (Yankees, Gigantes de San Francisco y Marineros) juegan exactamente para .500. Indions, Vigilantes y Rays son los únicos equipos del béisbol en el 2015, que ha jugado mejor en la carretera que en sus propios parques.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- Los Mets de Nueva York buscan su primera marca ganadora en siete años y encabezan su división tan tarde en la temporada por primera vez en una década, apoyándose en una fórmula vieja y efectiva: Pitcheo, pitcheo y pitcheo.

Nueva York (60-52) tiene ventaja de juego y medio sobre los Nacionales de Washington (58-53) en el Este de la Liga Nacional y posee la novena mejor marca de Grandes Ligas, pese a tener una de las peores ofensivas del juego. Sus lanzadores, especialmente los abridores, han sido los verdaderos reyes de Queens en el 2015.

El pitcheo de los Mets lidera todas las Grandes Ligas en WHIP (1.16) y es tercero en efectividad (3.24). Los abridores son primeros en entradas (705.1) y WHIP (1.14); cuarto en victorias (45), efectividad (3.34) y ponches (613) y octavo en promedio de la oposición (.245).

La última vez que el cuerpo de lanzadores de los Mets tuvo un porcentaje de carreras limpias inferior a 3.25 fue en 1988 (2.91), cuando el club ganó 100 juegos por tercera y última vez.

El derecho Jacob deGrom (10-6, efectividad de 2.13, WHIP de 0.89 y 142 ponches en 139.2 entradas), el Novato del Año de la Liga Nacional en el 2014, está metido en la carrera por el Cy Young. El derecho Matt Harvey, quien está de regreso de una operación Tommy John, ha lucido como un caballo de batalla con marca de 10-7, 2.76 y 131 ponches en 140 episodios.

Harvey, el abridor del martes contra los Rockies de Colorado en Citi Field, tiene efectividad de 1.64 en sus últimas nueve salidas, durante las que solamente permitió más de dos carreras en una ocasión. "The Dark Knight" tiene foja de 6-2, 2.74 en casa, incluyendo 3-0, 0.86 en sus últimas cinco presentaciones.

Pero el pitcheo de los Mets es más que deGrom y Harvey. El veterano Bartolo Colón está empatado en el liderato del club con 10 victorias; el novato Noah Syndergaard tiene efectividad de 3.01 y 106 ponches en 98.2 entradas en 16 salidas y el zurdo Jon Niese ha logrado salidas de calidad en 11 de sus últimas 12 apariciones.

El staff de abridores de los Mets han permitido dos o menos carreras en 12 de sus últimos 15 juegos y ha puesto una efectividad de 2.65 (29 carreras limpias en 98.2 entradas) en ese tramo, desde el 25 de julio. La marca del club es 11-4 en esos 15 encuentros y 8-2 en los últimos 10, un asalto que le permitió descontar una ventaja de dos juegos que tenía Washington en la división.

El bullpen, que es liderado por el derecho dominicano Jeurys Familia, es sexto en efectividad (2.99), quinto en salvamentos (36 en 47 oportunidades), WHIP (1.20) y bateo de los rivales (.225). Familia (2-1, 1.98 y cuarto en salvamentos de MLB con 31) es uno de seis relevistas con al menos 30 rescates en una temporada en la historia de los Mets, y con 25 años, el más joven del grupo.

Nueva York, el último del béisbol en bateo (.236) y penúltimo en carreras (413), ha mejorado notablemente desde la última semana de julio con las adquisiciones del jardinero cubano Yoenis Céspedes y al antesalista dominicano Juan Uribe. Los Mets han anotado cuatro o más carreras en siete de sus últimos nueve juegos, algo poco común en los primeros cuatro meses de la temporada.

Los Mets tienen marca de 42-7 cuando anotan cuatro o más carreras, otro punto destacado a favor de los reyes de Queens en el 2015.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- No van lejos los de adelante, si los de atrás corren más.

El puertorriqueño Carlos Correa no debutó en Grandes Ligas hasta la segunda semana del tercer mes de su primera temporada, sin embargo, ahora mismo esto no luce como un factor en contra del torpedero de los Astros de Houston para la carrera por el premio Novato del Año de la Liga Americana.

Correa, de 20 años, nada más y nada menos ha sido el novato más importante e impactante del joven circuito, cuando entramos a los calientes días de agosto, e incluso, de mantener su ritmo de producción, podría terminar la temporada como el jugador de posición más importante de su equipo, por encima del intermedista venezolano Todos Estrellas José Altuve y el resto de la tropa.

Correa, quien esta semana cumplirá dos meses en Grandes Ligas, batea .297 con 27 extrabases (13 jonrones y 14 dobles), 34 impulsadas, 29 anotadas y cinco robos en 48 partidos. Encabeza las ligas mayores en extrabases desde que fue subido y su total de cuadrangulares es un récord para los primeros 48 juegos en la carrera de un jugador de la posición número seis.

El maravilloso adolescente de Santa Isabel, al sur de la Isla, lidera a los torpederos de ambas ligas en OPS (.917) y slugging (.573) y nadie en su equipo ha tenido más hits (57), dobles, jonrones y empujadas desde que fue colocado en la alineación titular el lunes 8 de junio en el U.S. Cellular Field de Chicago.

Jugar en una de las posiciones premium del juego en un equipo contendor no ha lucido difícil para Correa, el jugador más joven de Grandes Ligas en el 2015 y la selección número uno del sorteo colegial de hace tres años. Correa lidera a los Astros en victorias sobre nivel reemplazo (WAR, por sus siglas en inglés) con 2.8, siendo el único jugador de su liga con más de 2.0 WAR con menos de 200 turnos al bate.

Los jardineros Steven Souza Jr., de los Rays de Tampa Bay; Delino Deshields Jr., de los Vigilantes de Texas, y Billy Burns, de los Atléticos de Oakland; el intermedista Devon Travis, de los Azulejos de Toronto, y los lanzadores Andrew Heaney, de los Angelinos de Los Angeles; Nathan Karns, de Tampa Bay; Carlos Rodón, de los Medias Blancas de Chicago; Chasen Shreve, de los Yankees de Nueva York, y Lance McCullers, de Houston, salieron al frente en la carrera por el Novato del Año del más joven de los circuitos y al menos un par de ellos se mantienen como la principal competencia que enfrenta Correa actualmente.

Pero en realidad, el torpedero de los Astros tomó el control inmediatamente pisó en un terreno de Grandes Ligas por primera vez, bateando al menos un imparable en sus primeros cuatro juegos y en nueve de los primeros 10. Correa solamente necesitó aparecer en 21 encuentros para ser el Novato del Mes de junio de la Liga Americana, una distinción que obtuvo Travis en abril y Heaney en julio.

Llegar tarde y ganar el Novato del Año no es exactamente una rareza. El jardinero Wil Myers, de Tampa Bay, no jugó en Grandes Ligas hasta el 18 de junio y terminó siendo el mejor debutante del joven circuito en el 2013, cuando bateó .293 con 13 jonrones, 23 dobles y 53 carreras empujadas en 88 encuentros.

Ahora solamente resta esperar que termine la temporada para saber si Correa puede convertirse en el primer puertorriqueño que gana el Novato del Año desde que el receptor Geovany Soto lo consiguiera con Texas de la Liga Americana en el 2008. Carlos Beltran (LA, 1999), Sandy Alomar Jr. (LA, 1990), Benito Santiago (LN, 1987) y Orlando Cepeda (LN, 1958) son los otros boricuas que lograron la distinción.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- Los Azulejos de Toronto fue el equipo más efectivo e impactante, pero los Astros de Houston, los Reales de Kansas City y los Dodgers de Los Angeles hicieron los movimientos que los podrían elevar al próximo nivel, mientras que los Yankees de Nueva York fueron muy pasivos y los Padres de San Diego no leyeron adecuadamente el mercado, al cierre del período para intercambiar jugadores sin necesidad del 'waiver' en las Grandes Ligas.

En una de las semanas más movidas en la historia de la franquicia, Toronto agregó a su roster a un ganador del premio Cy Young (el zurdo David Price), un eterno candidato al Jugador Más Valioso (el torpedero Troy Tulowitzki) y dos buenas fichas de rol (el relevista Mark Lowe y el jardinero Ben Revere) para tratar de avanzar a la postemporada por primera vez desde 1993.

Toronto (51-51) comienza el fin de semana a seis juegos de los Yankees (57-44) en la División Este, pero a dos del segundo comodín, que ocupa actualmente Minnesota (53-48). Tulowitzki y Revere mejoraron notablemente una ofensiva que lidera las ligas mayores en carreras (543), slugging (.444) y OPS (.775), mientras que Price, el Cy Young de la Liga Americana en 2012, y Lowe, fortalecen la rotación y el bullpen.

Al poner toda la carne en la parrilla, Toronto mejora notablemente sus probabilidades de llevar la postemporada más allá de la frontera norte de Estados Unidos.

Pero el margen es estrecho, tomando en cuenta que Price, quien llegó desde Detroit y será agente libre en noviembre, cuando podría demandar un contrato por más de $200 millones de dólares, básicamente es un alquiler de dos meses.

Kansas City (61-40), el campeón vigente de la Liga Americana y el líder de victorias del más joven de los circuitos esta temporada, se quedó con uno de los mejores lanzadores del mundo, el dominicano Johnny Cueto, y el utility más importante de las ligas mayores actualmente, el norteamericano Ben Zobrist.

Cueto, quien también será agente libre al final de la temporada, es uno de los cuatro pitchers que ha mantenido a la oposición en un promedio por debajo de .200 este año -- los otros son Zack Greinke, Max Scherzer y Jacob deGrom -- y cuenta con 10 salidas de siete o más ceros entre 2014 y 2015, solamente detrás de Adam Wainwright (12) y Clayton Kershaw (11) en ese lapso. Un verdadero caballo para una rotación que no tenía cabeza.

Zobrist, quien puede jugar básicamente en casi todas las posiciones defensivas -- excepto la receptoría -- lideró a todos los jugadores de Grandes Ligas en WAR (victorias sobre nivel reemplazo, por sus siglas en inglés) entre 2009 y 2012, cuando estaba con Tampa Bay, y ofrece una tremenda garantía de solvencia.

Houston, que recuperó esta semana el primer lugar de la División Oeste del joven circuito con una barrida ante los Angelinos de Los Angeles esta semana, fortaleció notablemente su roster con los pitchers abridores Scott Kazmir y Mike Fiers y el jardinero dominicano Carlos Gómez.

Y entonces tenemos el complicado cambio de 13 jugadores entre tres clubes que otorgó a los Dodgers la ayuda que necesitaban en el staff de pitcheo. En un movimiento que involucró a Miami y Atlanta, los Dodgers adquirieron a los abridores Matt Latos y Alex Wood y los relevistas Jimmy Johnson y Luis Avilan, entre otros, para llenar evidentes vacantes de la rotación abridora y mejorar el cuerpo de relevo.

Los Dodgers, que lideran la División Oeste de la Liga Nacional apenas por medio juego sobre San Francisco, el actual campeón de las Grandes Ligas, tienen poco espacio para mejorar la ofensiva, pero su rotación, que es liderada por los mega estelares Kershaw y Greinke, necesitaban ayuda desde las lesiones de Hyun-jin Ryu y Brandon McCarthy. Y eso fue exactamente lo que consiguieron.

Los Yankees pudieron hacer más para fortalecer su golpeada rotación abridora -- Michael Pineda está en lista de lesionados, Masahiro Tanaka es una bomba de tiempo y CC Sabathia ya dejó atrás sus mejores tiempos -- pero se resistieron a entregar a sus mejores prospectos; los dominicanos Luis Severino (PD) y Jorge Mateo (SS) y los norteamericanos Aaron Judge (OF) y Greg Bird (1B).

Pasaron con ficha con Price, Cueto y el zurdo Cole Hamels y tampoco completaron ninguno de los movimientos que iniciaron por los relevistas Aroldis Chapman, Craig Kimbrel y Matt Carps. Una postura bastante rara para los Bombarderos del Bronx, que tradicionalmente sacrifican todo lo que deban sacrificar para mejorar sus posibilidades de llegar a la postemporada.

San Diego es un caso muy diferente. El equipo que lideró las reuniones invernales en movimientos, ha tenido una temporada bajo par, con marca de 49-53 y a 7.5 juegos de una posición en los playoffs. Los Padres escucharon ofertas por varios de sus jugadores, incluyendo por el jardinero Justin Upton, quien será agente libre, y los lanzadores Tyson Ross y Andrew Cashner, quienes estarán en último año de contrato en el 2016.

Al quedarse con todas esas fichas, el gerente general novato A.J. Preller se toma un gran riesgo. Uno que podría pagar bien caro.

Texas, pensando más en el futuro que en el presente, adquirió a Hamels, mientras que Washington se llevó al cerrador Jonathan Papelbon; los Mets al jardinero cubano Yoenis Céspedes, Colorado obtuvo al torpedero dominicano Jose Reyes desde Toronto y Pittsburgh un par de piezas de rol, pero los grandes ganadores de la semana fueron Toronto, Houston, Kansas City y Dodgers. Algunos más que otros.

Ahora viene la etapa en que los clubes pueden hacer transacciones, pero solamente con peloteros que pasaron el proceso de waivers.

Los equipos pueden adquirir jugadores e inscribirlos en sus rosters de postemporada hasta el 31 de agosto.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BOSTON -- Ahora Pedro Martínez está instalado en el Olimpo de los Medias Rojas y su legado quedará destacado por siempre en el mismo lugar donde se rinde homenaje a Ted Williams y Carl Yastrzemski y un puñado de privilegiados entre los mejores beisbolistas que han pasado por Boston.

El martes, los Medias Rojas retiraron el número 45 que usó Martínez durante su legendaria carrera en Grandes Ligas, incluyendo siete maravillosos años en Boston, durante los cuales tuvo marca de 117-37 y dos premios Cy Young y ayudó a la organización a quebrar una racha de 86 años sin conquistar la Serie Mundial.

Martínez, quien el pasado domingo fue exaltado al Salón de la Fama de Cooperstown, es el octavo jugador de los Medias Rojas, el primer lanzador y primer latinoamericano con su número colocado en la pasarela del segundo piso en el jardín derecho del Fenway Park. Juan Marichal, cuyo #27 fue retirado por los Gigantes de San Francisco, es el único otro dominicano con igual honor al recibido por Martínez.

Cuando David Ortiz, el bateador designado de los Medias Rojas, compatriota y compadre de Martínez, hizo una seña, un paño rojo fue retirado para dejar ver el #45 del lanzador al lado de los de Bobby Doerr (#1), Joe Cronin (#4), Johnny Pesky (#6), Yastrzemski (#8), Williams (#9), Jim Rice (#14), Carlton Fisk (#27) y el #42 de Jackie Robinson, que fue sacado de circulación en las Grandes Ligas en 1997.

"Esta noche sentí la misma electricidad que se producía en Fenway Park cuando lanzaba", dijo Martínez en una conferencia de prensa posterior a la ceremonia. "Adoro eso. Es lo que convierte a Boston en un lugar único. Cuando estaba en el pido pude escuchar a un fanático gritar ´Te amo Pedro´ y me sentí como en mis tiempos de lanzador", agregó.

La ceremonia que prepararon los Medias Rojas para Martínez fue espectacular. En el centro del diamante del Fenway Park estuvo la familia completa del pitcher, algunas de las personas que incidieron en su carrera y la directiva y principales jugadores vivos de la historia de la franquicia de 115 años.

Rafael Ávila, el scout que firmó a Martínez para los Dodgers de Los Ángeles en 1988; Felipe Alou, el manager de Montreal que le dió la oportunidad de ser miembro de la rotación abridora en 1994; Jesús Alou, quien tuvo mucho que ver en su desarrollo y vaticinó que sería mejor que su hermano mayor Ramón, y Tommy Harper, quien fue coach de Pedro en Montreal y Boston, participaron en la ceremonia.

La plana mayor de Boston estuvo representada por los propietarios John W. Henry, Tom Werner y Larry Lucchino en la "Noche de Pedro", que atrajo 38,063 fanáticos al partido contra los Medias Blancas de Chicago.

Mientras el torpedero Nomar Garciaparra mandó un saludo por video, el nudillista Tim Wakefield entregó un cheque de los Medias Rojas para la Fundación Pedro Martínez. Jim Corsi y Lou Merloni le regalaron una silla de las gradas; Curt Schilling, Trot Nixon y Orlando Cabrera, miembros del equipo campeón del 2004, le dieron una computadora cargada con videos de los mejores momentos de su carrera y Harper, Dwight Evans y Luis Tiant le obsequiaron una pieza del Monstruo Verde.

En uno de los momentos cumbres de la noche, los miembros del Salón de la Fama Rice, Fisk, Yastrzemski y el relevista Dennis Eckersley presentaron a Martínez una escultura con las huellas de sus manos en plasmadas en oro. Cuando tocó el turno de realizar el primer lanzamiento ceremonial, Martínez llamó al escenario a su ex receptor Jason Varitek, el adorado ex "Capitán" de los Medias Rojas.

"Siendo honesto, no estaba preparado para tanto", dijo Martínez. "Doy gracias a la organización y pido a Dios que bendiga este sitio, que bendiga este estadio. Solamente me queda reflexionar, cuando tenga tiempo, sobre la trayectoria que me trajo aquí", agregó.

"Mi destino con la ciudad de Boston ha sido único y no termina de mostrarme hazañas diferentes", dijo Martínez, cuyas temporadas de 1999 (23-4, 2.07, 313 ponches y apenas 37 boletos en 213.1 entradas) y 2000 (18-6, 1.74 y 284 ponches en 217 entradas) con los Medias Rojas se encuentran entre las mejores de cualquier pitcher en la historia del juego.

"Pedro Martínez hizo todo lo que puede hacer un jugador para convertirse en la leyenda de un equipo. Durante su estadía aquí, Pedro fue el alcalde de esta ciudad", dijo Ortiz, quien llegó a Boston en el 2003, justo a tiempo para el campeonato del año siguiente.

"Pedro es el ejemplo de lo que uno sueña ser. Alguien que no solamente hizo las cosas bien el terreno, sino también fuera de las líneas de cal", dijo el jardinero dominicano Hanley Ramírez.

Durante la rueda de prensa post ceremonia, Martínez hizo un recuento de los mejores momentos de su vida deportiva y concluyó en que los capítulos más felices, incluyendo algunos que fueron amargos en el tiempo en que ocurrieron, los ha pasado al lado de los Medias Rojas.

"En el 2003, los Yankees nos rompieron el corazón en un juego en donde por primera vez permití que se me escapara una victoria con cinco carreras de ventaja, pero entonces en el 2004 sucedió lo increíble, cuando regresamos contra los Yankees y ganamos el primer campeonato en 86 años", dijo Martínez.

"Reflexionando como ha sido todo. Desde ese año, todo ha sido fiesta para mí. Parece que los sufrimientos de los primeros seis años, fueron compensados con lo que ha sucedido en lo adelante hasta el día de hoy", dijo.

La fiesta de Pedro y Boston no termina por ahora. El miércoles, durante la primera "Noche Dominicana" de los Medias Rojas, se repetirá parte de la ceremonia del retiro del número del lanzador, pero en español.

"Los habitantes dominicanos y latinos de los Medias Rojas, los habitantes de la ciudad, se merecen todo y eso más. Gracias Medias Rojas por tomarnos en cuenta", dijo Martínez.

Etiquetas:

Beisbol, MLB, Boston Red Sox

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CINCINNATI -- Los jardineros Hank Aaron y Willie Mays, el receptor Johnny Bench y el lanzador Sandy Koufax son los mejores cuatro peloteros vivos de todos los tiempos, de acuerdo al voto de aficionados por la internet, anunció Grandes Ligas durante la ceremonia de apertura del Juego de Estrellas del 2015 en el Great American Ball Park de Cincinnati.

Más de 25 millones de votos fueron recibidos entre abril y mayo para elegir, además de los cuatro mejores peloteros vivos, a los cuatro más grandes de las Ligas Negras y los cuatro mayores representantes de las 30 organizaciones de Grandes Ligas.

Las cuatro leyendas vivientes posaron en el centro del diamante antes del partido entre Liga Americana y Liga Nacional y recibieron una estruendosa ovación de parte de los 43,656 aficionados que colmaron el estadio de los Rojos. Más de 43 mil asistieron a cada una de las tres jornadas de las festividades del Juego de Estrellas.

"El momento más especial fue poder ver esas grandes leyendas. Es el sueño de cualquier jugador, el poder estar cerca de los hombres que elevaron este juego a los niveles que conocemos", dijo el dominicano Albert Pujols, de Angelinos de Los Ángeles.

"Tuve la oportunidad de ver a Cal Ripken Junior y a Tony Gwynn, que en paz descanse, en su último Juego de Estrellas, en 2001, y ahora lo de esta noche. Es una experiencia que no olvidaré", agregó Pujols, uno de los mejores bateadores de nuestra generación.

Aaron, quien fue electo al Salón de la Fama de Cooperstown en 1982, es el único jugador de la historia con más de tres mil hits (3,771), 700 jonrones (755) y dos mil carreras impulsadas (2,297), logros conseguidos durante una carrera de 23 años que incluyó 25 selecciones al Juego de Estrellas.

"Me siento muy honrado de que los fanáticos de Grandes Ligas me hayan seleccionado como uno de los mejores cuatro peloteros vivos de todos los tiempos. Es grandioso ser recordado de esa manera. Gracias", escribió Aaron en Twitter.

Mays, un jardinero central que para muchos el pelotero más completo de todos los tiempos, bateó .302 con 660 jonrones, 1,903 impulsadas, 338 robos, 24 Juegos de Estrellas y 12 Guantes de Oro en 22 temporadas, mayormente con San Francisco. Mays fue llevado a Cooperstown en 1979.

Bench, quien ganó dos premios de Jugador Más Valioso y 10 Guantes de Oro es la selección de una abrumadora mayoría cuando se trata de determinar quien ha sido el mejor catcher de la historia. El miembro del Salón de la Fama desde 1989 bateó .267 con 389 cuadrangulares y 1,367 carreras impulsadas en 17 temporadas. Fue convocado 14 veces al Juego de Estrellas de Grandes Ligas.

Koufax solamente jugó 12 años con los Dodgers de Brooklyn y Los Angeles entre 1955 y 1966, pero los últimos seis años de su carrera son considerados como el período más dominante de un pitcher en la historia de las ligas mayores. Durante ese tramo, el zurdo fue al Juego de Estrellas cada año, conquistó cinco lideratos de efectividad y tres de ponches, obtuvo tres premios Cy Young y un Jugador Más Valioso y tres veces superó las 25 victorias.

Durante esos seis asombrosos años, Koufax promedió 22 ganador y 7, 1.95 de efectivdad, 0.93 de Whip, 289 ponches, 63 boletos, 275 entradas, 20 juegos completos y 7 blanqueadas por temporada. El judío maravilloso fue electo a Cooperstown en 1972.

Al mismo tiempo, la oficina del comisionado anunció los cuatro mejores jugadores de las Ligas Negras, los cuatro mayores pioneros del juego y los cuatro jugadores franquicia de cada uno de los 30 clubes de MLB.

El lanzador Nolan Ryan, quien ganó más de 300 juegos y abanicó a más de cinco mil bateadores, integró las cuartetas de tres conjuntos (Anaheim, Astros de Houston y Vigilantes de Texas), mientras que el jardinero dominicano Vladimir Guerrero entró en dos (Anaheim y Expos de Montreal).

La cuarteta de los Rojos de Cincinnati , integrada por Bench, el intermedista Joe Morgan, el torpedero Barry Larkin y el atribulado "Rey del Hit" Pete Rose, recibió un reconocimiento en el campo de juego.

Como era de esperarse, la cuarteta de los Yankees de Nueva York (Babe Ruth, Lou Gehrig, Mickey Mantle y Joe DiMaggio) fue especialmente extraordinaria, pero las de Cincinnati, Bravos de Atlanta (Hank Aaron, Chipper Jones, Greg Maddux y Warren Spahn), Orioles de Baltimore (Jim Palmer, Cal Ripken Jr., Brooks Robinson y Frank Robinson), Dodgers de Los Ángeles (Don Drysdale, Sandy Koufax, Jackie Robinson y Duke Snider), Gigantes de San Francisco (Barry Bonds, Mays, Willie McCovey y Buster Posey) y Cardenales de San Luis (Lou Brock, Bob Gibson, Rogers Hornsby y Stan Musial) no se quedaron muy atrás.

Incluyendo a Guerrero, casi dos decenas de peloteros latinoamericanos integraron cuartetas de los equipos, y cinco parejas se quedaron con el 50% de los puestos disponibles en sus franquicias.

Los dominicanos Pedro Martínez y David Ortiz (Medias Rojas de Boston), los puertorriqueños Roberto Alomar y Carlos Delgado (Azulejos de Toronto), el venezolano Félix Hernández y el puertorriqueño Edgar Martínez (Marineros de Seattle); el cubano Tony Oliva y el panameño Rod Carew (Mellizos de Minnesota) y el dominicano Adrián Beltré y el puertorriqueño Iván Rodríguez (Vigilantes) cosiguieron el favor de los votantes.

También los venezolanos Miguel Cabrera (Tigres de Detroit), Omar Vizquel (Indios de Cleveland) y Andrés Galarraga (Rockies de Colorado); los cubanos Minnie Miñoso (Medias Blancas de Chicago) y Luis González (Diamondbacks de Arizona) y el puertorriqueño Roberto Clemente (Piratas de Pittsburgh).

Mientras Alomar, Clemente, Carew y Pedro Martínez ya fueron electos al Salón de la Fama; Cabrera, Ortiz, Iván Rodríguez y Vizquel son considerados grandes candidatos a llegar al nicho de los inmortales del béisbol.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CINCINNATI -- ¿Quién dijo que béisbol y reloj no combinan? ¡Por supuesto alguien que no estuvo el lunes en Great American Ball Park de Cincinnati o viendo el Derby de Jonrones por ESPN!

Todd Frazier, de los locales Rojos de Cincinnati, bateó un jonrón en los últimos segundos del último swing de la competencia para derrotar 15-14 al novato jardinero Joc Pederson, de los Dodgers de Los Ángeles, y coronarse campeón de la edición 2015 en el Great American Ball Park.

Frazier, quien tuvo a su hermano Charlie como lanzador, eliminó a Prince Fielder, de Vigilantes de Texas, y Josh Donaldson, de Azulejos de Toronto, en las rondas preliminares, prácticamente con la misma fórmula, para poner a delirar a los 43,587 que llenaron el estadio de los Rojos.

Frazier, tercero de la Liga Nacional con 25 jonrones en la temporada regular, es el segundo jugador que gana el festival de cuadrangulares en casa. El intermedista Ryne Sandberg lo hizo en Wrigley Field de Chicago en 1990.

"Impacto de primera", dijo Frazier sobre la influencia del apoyo del público en su triunfo. "Solamente escuchando al público rugir, gritar mi nombre, subió mi adrenalina", agregó Frazier.

"Y el apoyo en el último minuto de cada ronda me levantó para batear la pelota un poco más lejos. Fue muy divertido y lo aprecio mucho", dijo Frazier, quien perdió la final del año pasado ante el cubano Yoenis Céspedes en Minnesota y totaliza 50 jonrones en el Derby.

Estrenando un nuevo formato de enfrentamientos individuales con reloj, el Derby del 2015 estuvo lleno de drama y emoción desde el arranque hasta el final, con los siete duelos decidiéndose por un jonrón.

En la primera ronda el 1B dominicano Albert Pujols, de Anaheim, bateó un estacazo a dos segundos de agotar su tiempo para vencer 10-9 al 3B Kris Bryant, de los Cachorros de Chicago; Donaldson venció 9-8 al inicialista Anthony Rizzo, de los Cachorros; Pederson superó 13-12 al dominicano Manny Machado, de Orioles de Baltimore, y Frazier a Fielder.

Fielder fue eliminado en la primera ronda, pero pasó a comandar el liderato histórico de jonrones en el Derby con 81, superando al dominicano David Ortiz (77). Fielder (6) se unió a Ken Griffey Junior (8), Barry Bonds (6) y Sammy Sosa (6) como los únicos con seis o más apariciones en el festival de cuadrangulares.

En las semifinales, Pederson superó 12-11 a Pujols y Frazier por la mínima anotación a Donaldson. La final fue la fresa sobre el pastel del Derby de Cuadrangulares más emocionante de la historia.

"Este es uno que no olvidaré", dijo Pujols, quien compitió en su cuarto Derby (también 2003, 2007 y 2009) y es el cuarto mayor productor de la historia de la competencia con 73 cuadrangulares. "Tener a mi hijo más pequeño aquí por primera vez y toda la emoción que se vivió por el nuevo formato son experiencias que no tienen precio", agregó.

"Yo no participé, pero igual viví algo que es completamente nuevo para los jugadores y los aficionados", dijo el dominicano Nelson Cruz, de los Marineros de Seattle. Cruz, quien ha pegado 21 jonrones en la temporada, declinó participar en el Derby.

El nuevo formato implementado este año calificó a los ocho mejores jonroneros disponibles de la temporada regular y limitó a cinco minutos el tiempo para intentar sacar la pelota del parque en cada ronda, premiando con tiempo extra los batazos más largos. Debido a la amenaza de lluvia sobre Cincinnati, los organizadores decidieron bajar a cuatro minutos la duración de cada turno y eliminaron uno de los bonos de 30 segundos, pero eso en realidad no afectó el producto final.

El Derby de Jonrones en Cincinnati fue un dramático espectáculo de batazos decisivos en el último segundo y un show de TV de apenas dos horas y media. Para las Grandes Ligas, fue un avance en los planes de convertir el reloj en parte esencial del deporte, algo impensable hasta hace apenas un par de meses.

La oficina del comisionado puso un reloj en cada estadio para controlar el tiempo de calentamiento de los lanzadores entre innings y ordenó a los bateadores mantenerse en la caja durante sus turnos, un proceso al que se ajustaron los jugadores sin mucho trauma en los entrenamientos primaverales y la primera mitad de la temporada.

"El formato encajó perfecto. Esta noche se demostró que cuatro minutos es un paquete de tiempo, fue divertido", dijo Frazier.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- La oficina del comisionado de Grandes Ligas han revolucionado todo lo relacionado al Juego de Estrellas, el evento de exhibición más importante de las ligas profesionales de Estados Unidos y uno que marca la mitad de la larga temporada del béisbol norteamericano. Sin embargo, el cambio más importante -- de hecho, el único relevante -- sigue sin hacerse.

Las Mayores introdujeron importantes variaciones en los procesos de votación de los jugadores abridores, la forma de anunciar las nóminas las ligas Americana y Nacional y el formato del popular Derby de Jonrones que se realiza durante las festividades del clásico de mitad de temporada.

La edición 86 del Juego de Estrellas se realizará en el estadio de los Rojos de Cincinnati entre el martes 14 de julio. La Liga Nacional va arriba 43-40 (dos empates), pero desde 1989, la Liga Americana ha ganado 20 de 27 (un empate). Revisemos las novedades que se introdujeron a partir de este año en las festividades, que además incluyen un festival de fanáticos de cuatro días y el Juego de Futuras Estrellas del domingo 12.

• Sistema votación: Por primera vez desde que los aficionados tienen el derecho de elegir los jugadores que abrirán en el Juego de Estrellas, la MLB eliminó las papeletas físicas en los estadios y se decidió por el voto en internet como única forma de elegir a los abridores.

Hasta el último boletín de las votaciones, el lunes, se habían sometido más de 500 millones de votos, superando la marca de 391 millones del 2012. Cada aficionado tiene permitido votar hasta 35 veces desde una misma computadora. Si hacemos una división simple y creemos que nadie está cometiendo ilegalidades, eso significa que por lo menos 15 millones de personas han participado en el proceso de este año.

La MLB admitió recientemente que ha debido cancelar más de 60 millones de votos por temor a irregularidades y que generalmente anula cerca del 20% del total de votos anuales. En esta ocasión, los votos confiscados superarían los 100 millones, si nos basamos en las cifras y tendencias reportadas por MLB.

De todos modos, en la era digital, las boletas físicas en los parques no tenían sentido. Punto para MLB.

• Anuncio de abridores: Los aficionados votan por los jugadores abridores de cada liga hasta el 2 de julio y el domingo 5 se anuncian las alineaciones en un programa especial de ESPN a las 7:30 de la noche, una especie de antesala al Domingo de Grandes Ligas (San Francisco Giants Vs. Washington Nationals).

Anteriormente, en ese mismo show especial se daban a conocer los jugadores reservas y los participantes por el voto para último puesto en cada roster. Ahora no. Se alarga el drama. Punto para MLB.

• Anuncio de suplentes y voto final: El lunes 6 en ESPN se hará un programa especial para anunciar a todos los suplentes (25 en Liga Nacional y 24 en Liga Americana), que fueron seleccionados por el voto de los jugadores (16) y los managers (9 en LN y 8 LA) de cada circuito. Además, se anunciarán tres finalistas en cada liga para ser electos por los aficionados como el integrante 34 de cada roster. Más drama. Otro punto para MLB.

• Derby de Jonrones: La competencia de cuadrangulares es la actividad más vistosa y popular de las festividades del Juego de Estrellas. A lo largo de su existencia, desde 1985, el Derby de Jonrones ha sido modificado muchas veces, incluyendo para la edición del lunes 13 de julio en el Great American Ball Park.

En el renovado Derby participarán los ocho peloteros con más cuadrangulares en la temporada hasta el 7 de julio y en caso de empate se usarán los jonrones entre el 15 de junio y el 7 de julio para disolverlos. En la competencia habrán enfrentamientos simples entre los clasificados; 1 contra 8, 2 ante 7, 3-6 y 4-5. En lugar de outs, los jugadores tendrán cinco minutos por ronda para tratar de sacar la mayor cantidad de pelotas durante sus turnos.

Básicamente, los organizadores están tratando de mantener el evento animado sin que se alargue de forma innecesaria. Además, lo más importante, es que los jonrones seguirán siendo las pelotas que salgan del campo (¡Aleluya!). Puntos para el Derby, la TV y MLB.

• Ventaja de Serie Mundial: Desde el 2002 (cuando el partido fue dejado empatado 7-7 en 11 entradas por agotarse los jugadores sustitutos y lanzadores), la oficina del comisionado tomó la asombrosa decisión de otorgar a la liga triunfadora en el Juego de Estrellas el gran premio de tener la ventaja de la casa para la Serie Mundial.

En realidad, este es el único gran cambio que necesita el Juego de Estrellas: Que un agradable evento de EXHIBICION, con reglas especiales, que se hace más pensando en el disfrute de los aficionados que en la competencia, no decida donde arranca la SERIE MUNDIAL, el clímax de una larga temporada de ocho meses (entre entrenamientos y temporada regular). Resten los puntos anteriores a la MLB.

Entre tantos cambios, nos quedamos esperando el único que importaba.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO