Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Pujols llega a 500 jonrones en triunfo de Angelinos en D.C.
VIDEOS RELACIONADOS video
WASHINGTON -- Si la salud se lo permite, Albert Pujols tendrá una legítima oportunidad de convertirse en el cuarto jugador con 700 jonrones en la historia de Grandes Ligas e incluso de amenazar el récord de 762 de Barry Bonds.

Pujols bateó dos jonrones el martes en el Nationals Park para alcanzar los 500 en su carrera. De los 26 jugadores en esa prestigiosa lista, el inicialista dominicano de los Angelinos de Los Ángeles es el tercero más joven, con 34 años y 96 días, en alcanzar la hazaña, solamente detrás de Alex Rodríguez, quien lo hizo a los 32 años y ocho días, y Jimmie Foxx, a los 32 años y 332 días.

Tomando en cuenta que Pujols se encuentra en el primer mes de la tercera temporada de un contrato garantizado por 10 años, las oportunidades de agregar entre 200 y 262 jonrones el resto de su carrera lucen ambiciosas y exageradas, imposible para muchos, pero reales, al fin y al cabo. Después de todo, Pujols ha promediado 43 cuadrangulares por cada 162 partidos desde que llegó a las ligas mayores.

"No pienso en eso. No me pongo este tipo de presión, sino que juego cada partido como si fuera el último y trato de ser yo mismo cada día", dijo Pujols, quien nunca ha pegado más de 47 jonrones en una temporada, pero que ha sido asombrosamente consistente año tras año a lo largo de su carrera.

"Si hay alguien que puede conseguir todas las marcas establecidas ese es Albert. Albert es Albert", dijo el sensacional jardinero de los Angelinos, Mike Trout, quien tenía 10 años de edad cuando Pujols ganó el Novato del Año de la Liga Nacional en el 2001.

"No hay nadie más consistente y dedicado que Pujols. Era mi favorito cuando jugaba béisbol en consolas de video juegos y ahora es mi compañero. Es asombroso", dijo Trout.

Batear en la vida real no es tan fàcil como en los video juegos, pero pongamos en perspectiva las oportunidades de Pujols de unirse a Bonds, Hank Aaron (755) y Babe Ruth (714) en el "Club 700" de las ligas mayores. Con 23 jonrones más en lo que resta a la actual temporada, el quisqueyano será el mayor productor de batazos de cuatro esquinas en los primeros 14 años de una carrera, superando a Mark McGwire (522), A-Rod (518) y Willie Mays (505).

De hecho, Pujols alcanzó los 500 bambinazos a más temprana edad y en menos turnos que Bonds y Aaron, los reyes máximos del jonrón. Sin embargo, Bonds (284) y Aaron (245) son dos de los tres jugadores de la historia que batearon más de 200 jonrones después de los 35 años, edad que tendrá Pujols antes de comenzar la temporada del 2015.

El cubano Rafael Palmeiro bateó 208 vuelacercas después del cumpleaños 35 y concluyó su carrera con 569, en el puesto #12 de todos los tiempos.

Ya establecido que por contrato, Pujols tendrá la oportunidad de buscar un par de cientos de jonrones entre ahora y septiembre del 2021, vamos al otro gran factor en la ecuación: La salud.

Pujols fue limitado a 99 juegos en el 2013 con lesiones en la rodilla derecha y el talón del pie izquierdo. Los dolores en sus extremidades limitaron al futuro miembro del Salón de la Fama a menos de 30 jonrones (17, exactamente) por primera vez en su carrera.

"Mantener sanas mis piernas se ha convertido en la principal meta de mi carrera", dijo Pujols. "Estoy llevando un estricto programa de terapia para mis piernas para mantenerlas sanas. El poder está en las piernas, allí comienza todo para un bateador, sobretodo para uno como yo que no levanta mucho el pie cuando hace swing", agregó.

Es imposible determinar cuanta salud tendrá Pujols el resto de su carrera, pero la cantidad de partidos que pueda jugar anualmente hasta el final de su contrato, determinará sus posibilidades de alcanzar los 700 jonrones e incluso de superar a Bonds como el rey de los jonrones en Grandes Ligas.

"No pienso en cifras, pero si estoy saludable, pondré las estadísticas que acostumbra Albert Pujols", dijo el jugador. "Mi vida y mi carrera están entregadas a Dios. El es dueño de mi destino, el que me ha dado el talento para jugar este juego y el que decidirá hasta donde llegaré", agregó.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ST. PETERSBURG, Florida -- Cuando se tiene una de las nóminas más baratas de Grandes Ligas, los márgenes de errores se reducen notablemente para un equipo, excepto si se trata de los Rays de Rays de Tampa Bay, artistas de la improvisación en el béisbol.

Pero incluso los milagrosos Rays deberían estar preocupados por la plaga de lesiones que afecta actualmente su rotación abridora. Entrando a la jornada del sábado, los ùnicos tres lanzadores abridores de la División Este de la Liga Americana en lista de lesionados son los derechos Jeremy Hellickson (operación artroscópica del codo) y Alex Cobb (fuera hasta mayo con tirón en el oblicuo) y el zurdo Matt Moore (programado para recibir una cirugía Tommy John el martes), todos de Tampa Bay.

"Las lesiones son partes del juego y todos los equipos tienen que lidiar con eso, no es algo exclusivo de los Rays, dijo el manager Joe Maddon a ESPNdeportes.com.

"El año pasado tuvimos en la lista de lesionados al mismo tiempo a David Price y Alex Cobb y pudimos sobrevivir. No hay problemas, agregó Maddon, quien ha dirigido el club desde el 2006, cuando aùn se llamaban los Devil Rays y no había tenido su primera temporada ganadora.

"La verdad es que no sé si hay forma de prepararse para eso. Uno siempre espera algunas molestias, lanzadores que perderán una o dos salidas, pero quedarse sin varios abridores por largo tiempo es mortal, dijo el receptor José Molina.

"Lo bueno que tenemos es que esta organización está llena de prospectos y buenos brazos para llenar huecos por el tiempo que se necesite, dijo el catcher puertorriqueño. "Hay mucho talento allá abajo, agregó.

Tampa Bay, que comenzó la temporada con un presupuesto de $77 millones de dólares -- solamente superior a los de Miami y Houston en ambas ligas mayores -- dividió honores con los Yankees de Nueva York en los primeros dos encuentros de una serie de cuatro choques en el Tropicana Field para poner su marca en 8-9, a dos juegos de Nueva York y el liderato divisional.

Los Rays tratarán de emparejar su foja el sábado, cuando Chris Archer (1-1, 4.50) enfrentará al dominicano Iván Nova (2-1, 5.94) en duelo de derechos, comenzando a las 7:10 pm.

Pese a jugar en un sector que incluye a algunos de los clubes más ricos del joven circuito -- Nueva York lidera el gasto en la actual temporada con un presupuesto de $203,8 millones y Boston es segundo con $162,8, mientras que Toronto es sexto con $132,6 y Baltimore undécimo con $107,4 millones --, Tampa Bay ha terminado con marca ganadora por seis años consecutivos y avanzó a la postemporada en cuatro de esas temporadas.

Solamente los Yankees, que han jugado por encima de .500 desde 1993, tuvieron un desempeño parecido en la división desde el 2008, cuando Tampa Bay avanzó a la primera Serie Mundial de su historia. Los Rayos floridianos se beneficiaron de ser perdedores en sus primeros 10 años, acumulando el suficiente talento en su finca para competir sin necesidad de tener que pagar los altos precios del mercado de agentes libres y en más de una ocasión han acertado dando roles importantes a sobrevivientes y viajeros errantes del béisbol.

En la serie contra los Yankees, dos de los cuatro abridores anunciados por Maddon no tenían ese rol en el club hasta la semana pasada: Los zurdos Erik Bedard y César Ramos.

Bedard permitió seis hits y cuatro carreras en 3.2 innings el viernes en el triunfo de Tampa Bay 11-5 ante Nueva York. Fue la primera salida para Bedard desde que llegó desde las ligas menores para sustituir a Cobb en el roster. El veterano de 35 años se convirtió en el séptimo abridor diferente del club en las primeras tres semanas de temporada, la misma cantidad que tuvieron en 2009 y 2010.

Ramos, uno de los mejores relevistas de Maddon en el 2012, permitió tres hits y cuatro carreras en dos innings en una derrota 12-4 ante Cincinnati el domingo en apenas la cuarta salida de su carrera en Grandes Ligas. Está programado para enfrentar a Nueva York el domingo.

"César Ramos fue abridor con San Diego y en la escuela con Long Beach State. Tiene las herramientas para ser abridor; buena recta y adecuados pitcheos secundarios, especialmente curva y cambio, dijo Maddon.

"César va a lanzar strikes y va a dar muchos innings. Yo lo llamo el joven veterano y confiamos en que hará el trabajo, dijo Molina.

Pero no todas son malas noticias para los Rays. El relevista dominicano Juan Carlos Oviedo, quien salvó 92 juegos con Miami entre 2009 y 2011, está cerca de completar un programa de rehabilitación en Triple A y Maddon espera que se una al club grande en cualquier momento la próxima semana.

"Oviedo está lanzando muy bien, la recta hasta 94 millas y un buen splitter, dijo Maddon. "Es un buen muchacho que está en gran forma y lo quiero pronto aquí, apuntó.

"Ahora mismo viene Oviedo. Los relevistas tendrán que ponerse los pantalones. Dependeremos mucho del relevo en los próximos meses, dijo Molina.
Etiquetas:

Beisbol, MLB, Tampa Bay Rays

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ST. PETERSBURG, Florida -- El dominicano Michael Pineda tiene marca de 2-0 y efectividad de 1.00 con el uniforme de los Yankees de Nueva York. Una aventura de 27 meses, tres salidas oficiales, una operaciòn y un largo proceso de rehabilitaciòn para el pitcher y de paciencia para la organizaciòn.

Nueva York merece un gran reconocimiento por no haberse salido del librito y no perder los estribos cuando màs necesitaba pitcheo, dejando pasar todo el tiempo que fue necesario para que Pineda recuperara la fortaleza de su brazo y tuviera la oportunidad de regresar con una forma parecida a la del 2011, cuando fue candidato al Novato del Año de la Liga Americana y participò en el Juego de Estrellas en representaciòn de los Marineros de Seattle Mariners.

Siempre pensè que podrìa regresar igual, cuando uno piensa de manera negativa, las cosas salen negativas, dijo Pineda a ESPNdeportes.com. Yo siempre creì en lo que podrìa hacer, pero es comprensible que las otras personas tuvieran sus dudas, agregò,

Nueva York cediò a los Marineros al lanzador Héctor Noesí y el receptor Jesús Montero por Pineda y el prospecto lanzador José Campo en enero del 2012, pero el gigante quisqueyano se lastimò el hombro y tuvo que ser operado antes de que comenzara su primera temporada en el Bronx. Los Yankees inactivaron al pitcher esa temporada y también la siguiente, cuando fue evidente que quedaban rastros de la lesion.

Despuès de dos años de terapia y repeticiones, Nueva York comenzò a ver los frutos de su paciencia en los entrenamientos de la actual primavera. Pineda, quien tuvo 2-1, 1.20 (2 CL en 15.0 IL) con 16 ponches y dos boletos, fue el lanzador màs destacado de los Yankees en la pretemporada, apenas un poquito mejor que el japonès Masahiro Tanaka, quien de todos modos fue brillante con 2-0, 2.14 (5CL en 21.0 IL), 26 ponches y tres boletos.

Pero mientras Tanaka llegò desde Japòn con la etiqueta de As que debe tener cualquier lanzador que tuvo 24-0 en su temporada anterior y que costò una inversiòn total de $175 millones de dòlares -- $20 millones por los derechos a su antiguo club y un contrato de siete años y $155 millones para el jugador.

Pineda era un saco de interrogantes que no obtuvo el quinto puesto de la rotaciòn hasta los ùltimos dìas de la Liga de La Toronja.

Habìa una preocupaciòn, admitiò Girardi. No conocìamos por mucho tiempo a Pineda y no sabìamos como iba a reaccionar a lo que le pasò, abundò.

Estoy orgulloso por no hacerlos quedar mal por darme la oportunidad, dijo Pineda.

Las cosas no han cambiado mucho para el pitcheo de Nueva York en sus primeras dos semanas de la temporada regular con relaciòn a la primavera.

Tanaka y Pineda abrieron la doble cartelera del mièrcoles contra los Cachorros de Chicago en Yankee Stadium, que terminò con el primer par de blanqueadas de los locales en una doble jornada desde el 19 de abril de 1987, cuando lo hicieron ante los Reales de Kansas City.

Tanaka lanzò ocho ceros y abanicò a 10 bateadores y Pineda tuvo seis ceros y tres ponches. Luego de tres salidas para cada uno, Tanaka tiene 2-0, efectividad de 2.05 y 28 ponches y dos boletos en 22 innings y Pineda 2-1, 1.00 con 15 ponches y tres boletos en 18 episodios. El japonès ha sido claramente el mejor, pero Pineda no ha estado lejos y los Yankees merecen parte de los crèditos por ello, especialmente el manager Joe Girardi y el entreador de lanzadores Larry Rothschild.

Pese al gran desempeño de Pineda, Girardi no ha dejado que el muchacho alcance los 100 lanzamientos en ninguna de sus aperturas. El trabajo màs largo del derecho fueron los 94 lanzamientos que realizò en sus seis innings de una carrera contra los Medias Rojas de Boston el pasado jueves10 de abril.

El manager y el coach de pitcheo han tenido control de todo, dijo Pineda, quien promedia 88.7 lanzamientos por salida en el 2014. Me estàn cuidando y estoy muy agradecido con ellos por eso y me siento bastante feliz por los resultados, agregò.

Me siento muy bien, agradecido con Dios y conmigo mismo. Muy feliz, dijo Pineda, quien regresarà al montìculo probablemente el martes contra los Medias Rojas en Fenway Park.

Serà la primera visita de Pineda a la casa del gran rival de los Yankees y muy seguramente enfrentarà un recibimiento màs hòstil de lo normal para alguien con un uniforme rayado debido a la controversia sobre la sustancia parecida a brea de pino en la mano del pitcher que mostraron las càmaras de televisiòn durante su salida anterior contra los Medias Rojas.

"No tenía nada, sudo mucho la mano y le pongo un poco de tierra y quizás se me puso así", dijo Pineda a ESPNDeportes.com luego del partido.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ATLANTA -- Durante la noche inaugural de la temporada en Turner Field, el martes, las Grandes Ligas y los Bravos de Atlanta realizaron una merecida y oportuna ceremonia para celebrar el 40 aniversario del jonrón 715 de Hank Aaron, uno de los personajes más emblemáticos e importantes de la historia moderna del béisbol.

En la ceremonia, legitimada por el gobierno del béisbol con la presencia del comisionado Bud Selig, el presentador, Peter Van Wieren, el ex narrador de 33 años de los Bravos, presentó a Aaron como "el rey real de los jonrones" y un poco más tarde Terry McGuirk, principal oficial ejecutivo de los Bravos, agregó: "Aaron estableció el récord de jonrones a la manera antigua y por eso siempre será el rey de los jonrones de todos los tiempos".

En un encuentro breve con la prensa alrededor de la tercera entrada del partido entre los Mets de Nueva York y los Bravos, a Selig le preguntaron sobre la frase "el rey real de los jonrones" para describir a Aaron. "Yo mismo he dicho eso. Y lo voy a dejar ahí", dijo Selig.

Aaron se convirtió en el rey de los jonrones la noche del 8 de abril de 1974 en el Atlanta Stadium, cuando sacó la bola del parque contra Al Downing, de los Dodgers de Los Ángeles, para quebrar el empate, con 714, que tenía con el legendario Babe Ruth en el liderato de cuadrangulares de todos los tiempos.

Ruth había ostentado el liderato más adorado de los deportes profesionales de Estados Unidos desde 1921, cuando desplazó a Roger Connor, quien tuvo 138 jonrones en 18 temporadas entre 1880 y 1897. Hay que notar que esa fue apenas la tercera temporada para Ruth como un jugador ofensivo de casi tiempo completo, luego de pasar más tiempo como lanzador en los primeros cinco años de su carrera.

Aaron, quien actualmente tiene 80 años de edad y lidia con una lesión de cadera, tiene méritos para competir en la discusión de mejor bateador de la historia. En 23 temporadas bateó .305 con 3,771 hits (incluyendo 755 jonrones y 624 dobles), 2,297 carreras impulsadas y 2,174 anotadas. Fue convocado a 25 Juegos de Estrellas -- incluyendo los dos de cada año entre 1959 y 1962 -- y electo al Salón de la Fama con un 98% de votos posibles en 1982.

En el 2001 el presidente Bill Clinton le otorgó la Medalla Al Ciudadano y en el 2002 el presidente George W. Bush le entregó la Medalla de la Libertad, el más alto honor que se le puede conceder a un civil en Estados Unidos. Grandes Ligas premia al mejor bateador de cada liga anualmente con el Premio Hank Aaron.

Por la forma estoica con que manejó el cruel y salvaje racismo de que fue objeto desde que comenzó a jugar el deporte -- debutó en las ligas menores en 1952, cinco años después de que Jackie Robinson quebrara la barrera racial -- pero más especialmente mientras se acercaba al récord de Ruth -- las amenazas de muerte eran su pan de cada día -- Aaron es una montaña de dignididad en una sociedad universal carente de genuinos modelos a seguir.

Una verdadera leyenda. Un grande entre los grandes, dentro y fuera del terreno. Uno de los mejores exponentes que ha tenido el béisbol. Un simbolo para pasadas, actuales y futuras generaciones. Pero, lamentablemente, no es el rey de los jonrones.

De acuerdo a los registros oficiales de la oficina del comisionado de Grandes Ligas, que hasta enero dirigirá Selig, el líder de jonrones de todos los tiempos es Barry Bonds, con 762 en 22 años de carrera. Igualmente, el récord de vuelacercas para una temporada le pertenece a Bonds, con los 73 que bateó en el 2001.

Bonds impuso el récord de un año, eclipsando los 70 que había pegado Mark McGwire en 1998 durante la célebre "Batalla de Jonrones" con el dominicano Sammy Sosa, quien conectó 66 ese año. McGwire (65) y Sosa (63) en 1999 y Sosa (64) en 2001 volvieron a superar la marca anterior de 61, que puso Roger Maris en 1961.

Como muchos saben, Bonds fue el centro de una investigación federal a BALCO, un laboratorio de San Francisco que fue encontrado culpable de distribuir sustancias para mejorar el rendimiento entre deportistas de diferentes disciplinas. El mismo Bonds fue llevado a la justicia por perjurio y obstrucción de la justicia por su testimonio ambiguo del caso.

McGwire y Sosa también fueron sospechosos de usar sustancias para mejorar el rendimiento e incluso McGwire lo confesó años despues de su retiro.

"Para mí es Hank Aaron. Sin meternos en controversias, hasta que las dudas [alrededor de Bonds] se limpien o se aclare un poco más la cosa, hay que seguir considerando que Hank Aaron es el Rey de los Jonrones", dijo Fredi González, el manager cubano de los Bravos.

"¿Es Aaron el líder de jonrones? Cuando estaba creciendo sí, pero más adelante lo sobrepasaron, y esa es la realidad para mí. Así es", dijo Curtis Granderson, el nuevo jardinero de los Mets.

Granderson dió en el clavo. Los libros oficiales de Grandes Ligas siguen teniendo a Bonds como el número uno en la lista de jonroneros de la historia. Cuando Selig y la organización que dirige deciden ignorar esos números, promocionando como "oficial" una cifra inferior, le hacen un flaco servicio a la historia y causan confusión entre los aficionados, especialmente los más jóvenes.

Hank Aaron es un héroe viviente y Bonds es uno de los peloteros grandes más aborrecidos de la historia. Pero eso no cambia el hecho de que Bonds, no Aaron, es el rey de los jonrones.

Y lo seguirá siendo, al menos hasta que Grandes Ligas no tome una medida revolucionaria que saque de los libros a los usuarios/sospechosos de usar sustancias, algo difícil por lo poco práctico de ejecutar.

Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ANAHEIM -- Por cerca de 500 millones de razones, Robinson Cano y Albert Pujols miran el 2014 con el optimismo del que inicia una nueva etapa en su vida.

Robinson Canó Albert Pujols
Enrique Rojas | ESPNDeportes.comLos multimillonarios contratos de Canó y Pujols suman casi $500 millones.
Canó comienza su contrato de 10 años y $240 millones de dólares con los Marineros de Seattle, tras pasar toda su carrera profesional -- exactamente 13 años, incluyendo nueve en Grandes Ligas -- con los Yankees de Nueva York.

Pujols entra a la tercera temporada de su contrato por 10 años y $240 millones-- que incluye otros $10 millones por 10 años de servicios profesionales tras el retiro como jugador -- con los Angelinos de Los Angeles Angels. Las primeras dos temporadas, sobretodo la anterior, fueron un calvario para Pujols debido a las lesiones.

Marineros y Angelinos se enfrentan en Angel Stadium por tres días en el inicio de la nueva temporada de las ligas mayores. En la serie, se miden por primera vez como rivales divisionales Canó y Pujols, dos dominicanos que están empatados en el cuarto lugar en la lista de los contratos más caros de la historia del deporte profesional y cuyas fortunas garantizadas por jugar béisbol suman $665,5 millones de dólares.

Pujols, un triple Jugador Más Valioso y nueve veces Todos Estrellas, se presentó a los entrenamientos de los Angelinos con siete libras menos y aparentemente recuperado de las molestias en el pie izquierdo y la rodilla derecha, que lo limitaron a 63 partidos en el 2013. A los 34 años de edad y con un ticket para el Salón de la Fama, el inicialista se siente como un novato que comienza en cero.

"Me siento con mucha confianza, vengo de unos buenos entrenamientos, donde pude jugar bien en primera base y me moví súper bien en los juegos de exhibición", dijo. "Siempre estoy orando y pidiendo a Dios que me mantenga en salud. Si estoy bien, sé lo que tengo que hacer para sobrevivir en esta pelota", agregó Pujols, quien batea .274 con 47 jonrones y 174 impulsadas en sus primeros 254 juegos con Anaheim, después de promdiar .328, 40 jonrones y 120 impulsadas en 11 años con San Luis.

"Es un poco frustrante porque vienes a un equipo nuevo y quiere demostrar y enseñar, pero al mismo tiempo no puedes pensar así, trato de relajarme, mantenerme saludable y ayudar este equipo a ganar. Ese es mi trabajo", dijo Pujols.

Pujols, quien batea .321 con 492 jonrones y 1,498 carreras impulsadas en su carrera, necesita ocho jonrones para ser el 26to. jugador con 500 en la historia del béisbol y el primero desde Gary Sheffield en el 2009. "El Hombre" sería el 14to. bateador derecho y el quinto latinoamericano -- junto a Alex Rodríguez, 654; Sammy Sosa, 609; Rafael Palmeiro, 569, y Manny Ramírez, 555 -- en el "Club 500".

Canó, de 31 años, bateó .309 con 204 jonrones y 822 carreras impulsadas en nueve temporadas con los Yankees. El intermedista posee dos Guantes de Oro y cinco Bates de Plata en una carrera que comenzó en mayo del 2005, apenas cuatro años después de convertirse en profesional.

El intermedista cinco veces Todos Estrellas rechazó una oferta de $175 millones por siete años de Nueva York, equipo con que jugó su papá José y que lo firmó cuando tenía 18 años de edad, para mudarse al lejano noroeste, lejos de la enorme comunidad dominicana de la Gran Manzana.

"Me siento bien en el plato y estoy listo para un nuevo comienzo en mi carrera y en mi vida", dijo Canó, quien aseguró a ESPNdeportes.com que ya mentalmente hizo la mudanza de Nueva York a Seattle, aunque no jugará su primer partido como local en Safeco Field hasta el 8 de abril.

"Hace mucho que me cambié el chip mental de los Yankees. De la manera en que me han tratado aquí, la organización, los compañeros, los fanáticos me han hecho sentir contento todo el tiempo. No es que no extrañe lo anterior, pero aquí me he sentido como en familia y espero que sea así el resto del año y el contrato", dijo.

En sus primeros entrenamientos con Seattle, Canó bateó .412 con 13 carreras impulsadas, pero más de uno criticó el hecho de que no pegó jonrones. Llámelo parte del síndrome del contrato grande.

"Para mí los juegos de exhibición son para prepararse, sobretodo después que tiene un contrato garantizado. Me habría gustado pegar un par de jonrones, pero lo más importante es prepararte para usar todo el campo", dijo Canó.

"Robby estará bien. Tiene un enorme talento, está saludable y muy importante, tiene una determinación de mostrar que los Mariners no se equivocaron al darle ese gran contrato", dijo Pujols, quien conoce perfectamente la situación por haberla vivida por cerca de tres años.

"Yo mismo he querido ayudar, pero las lesiones no me dejaron. Ahora me siento saludable como pocas veces en los últimos años", dijo. "Soy un hombre cristiano y todo el control se lo dejo a Dios. En realidad sucederán cosa durante nuestras carreras que nos pondrán a prueba, pero tengo fe en que como Dios me ayudó en los primeros 11 años de mi carrera, seguirá ayudándome en los años que me quedan", agregó.

"Albert es uno de los mejores jugadores de todos los tiempos y no creo que exista alguien que dude lo que puede hacer en el campo cuando está sano. Ningún atleta quiere estar lesionado, la gente debería entender esa parte", dijo Canó, quien ha jugado al menos 159 de los 162 partidos de su equipo por siete años consecutivos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


SAN DIEGO -- Antes de que se hiciera el primer lanzamiento de la temporada en suelo norteamericano, Yasiel Puig ya había acumulado suficientes titulares negativos como para ser considerado el Miley Cyrus de las Grandes Ligas.

Yasiel Puig
Christopher Hanewinckel/USA TODAY SportsYasiel Puig es ayudado por sus compañeros para mejorar en el terreno de juego
El estelar jardinero derecho de los Dodgers de Los Ángeles es uno de los jugadores más completos y electrizantes del béisbol, pero en ocasiones puede sacarle canas prematuras al manager, jugadores y aficionados de los Dodgers por sus descuidos y excesos en el campo de juego. Ocasionalmente, también por sus travesuras fuera del terreno.

Desde que abrieron los entrenamientos primaverales el cubano de 23 años fue criticado por llegar en aparente sobrepeso al campamento en Arizona, luego por un par de corridos locos en los choques inaugurales en Australia y hasta por supuestamente fingir molestias en la espalda. El chico tuvo una reunión a puertas cerradas con el manager Don Mattingly y sus compañeros en la que pidió excusas y solicitó paciencia.

"Quiero ser mejor en todos los sentidos, como jugador y persona", dijo Puig a ESPNdeportes.com el domingo en Petco Park de San Diego, durante la apertura de la temporada del 2014 en Estados Unidos.

"Estoy trabajando en eso. El tiro al cortador, el corrido en las bases, que son las cosas en que tengo dificultades", dijo. "Estoy mejorando gracias a la ayuda de Adrián González, [Juan] Uribe y Hanley [Ramírez] y otros compañeros", agregó.

"Ellos quieren que siga siendo rápido en las bases, pero que lea los batazos... y todo me saldrá como espero y ellos esperan de mí", dijo Puig.

Puig, quien abandonó Cuba y firmó un contrato de $42 millones de dólares con Los Ángeles en el 2012, quedó segundo en la votación para el Novato del Año de la Liga Nacional la temporada pasada, cuando impactó el béisbol y catapultó a los Dodgers a ganar la División Oeste pese a debutar en junio.

Puig bateó .319 con 19 jonrones, 11 robos y 42 carreras impulsadas y tuvo ocho asistencias en los jardines en 104 partidos. Sus 44 hits de junio representan la segunda mayor cantidad para un jugador en su primer mes en las ligas mayores, detrás de los 48 que logró Joe DiMaggio en mayo de 1936.

El cubano se presentó a los entrenamientos con un aparente sobrepeso de 26 libras en relación al año anterior y bateó .167 (48-8), mientras lidiaba con algunas molestias físicas. En los primeros dos partidos oficiales bateó de 10-3 con dos impulsadas.

"Ahora me preparé bastante bien en los entrenamientos, aunque las cosas no salieron como quería, pero espero que en la temporada me salga todo bien", dijo.

"Estoy bien de salud. Ahora me preparo mejor antes de los juegos y estoy llevando al pie de la letra el tratamiento que me recomendaron los trainers", apuntó.

Puig, quien hizo un disparo errado al hombre corte en la primera entrada del juego del domingo, no solo admite sus errores, sino que además confiesa que se toma muy en serio la percepción que se tiene de él, por lo que trabaja duro para mejorar en todos los aspectos.

"Trato de dar lo mejor de mí dentro y fuera del terreno. Hay veces en que [las otras personas] piensan cosas que ni hago, pero tengo que mejorar en todo para evitar que piensen mal", dijo.

"Mejoraré con los consejos de mis compañeros y jugadores de otros equipos, como Robinson Canó y Albert Pujols, grandes peloteros que quieren que yo juegue la pelota como ellos la juegan y estoy de acuerdo con ellos en que debo mejorar", dijo.

Por ahora, los Dodgers siguen apoyando a Puig, pero el jugador sabe que esa licencia no es eterna.

"Es un muchacho y hay que ayudarlo. Todos nosotros pasamos por esa etapa y la mayoría de jugadores a esa edad están en ligas menores", dijo Ramírez, el torpedero estrella del club.

"Todo está aclarado con el manager y mis compañeros. Voy a dejar lo mejor de mí para que ellos se sientan contentos conmigo", dijo Puig.

Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO, Florida -- Las Grandes Ligas y la Asociación de Peloteros acordaron endurecer el programa antidopaje del béisbol, que desde hace mucho tiempo es considerado por muchos como el más severo de los deportes profesionales.

En el comunicado enviado a los medios, las autoridades del béisbol informaron que se incrementarán las sanciones de 50 a 80 juegos por una primera violación, de 100 a 162 juegos por un segundo positivo y se mantiene la suspensión de por vida para segundos reincidentes.

Además, los jugadores suspendidos no podrán participar en los playoffs de esa temporada y los que sean sancionados por 162 encuentros no cobrarán un centavo del salario que tenían establecido en sus contratos. Tampoco podrán accionar en el Juego de Estrellas.

Además, se aumentaron de 1,400 a 3,200 las pruebas de orina y de 1,200 a 1,600 las pruebas de sangre para detectar hormonas de crecimiento humano. Un pelotero que sea suspendido, en el futuro será sometido a seis pruebas de orina y tres de sangre adicionales a las ya existentes y las mismas serán realizadas de manera sorpresiva.

De entrada, el nuevo programa antidopaje luce diseñado para poner a pensarlo dos veces a cualquier potencial infractor. Sin embargo, la historia reciente nos indica que sin importar que tan dura sean las reglas, mientras los beneficios justifiquen el riesgo, los jugadores seguirán intentado engañar el sistema.

Perder el salario completo de un año en una industria con un sueldo promedio de cuatro millones de dólares y la posibilidad de ser expulsado de por vida, y la vergüenza que eso conlleva, debería bastar para disminuir a casi cero las violaciones.

Pero si en esa misma industria siguen premiando a los infractores con contratos de $50 millones de dólares, entonces el castigo no se ve tan severo, especialmente cuando la sanción por una primera violación ha sido relativamente benigna-- de 25, 50 y 80 juegos-- y la razón para que algunos jugadores se sigan arriesgando.

En una encuesta reciente de ESPN entre los peloteros de Grandes Ligas acerca de su percepción de cuál sería el porcentaje de jugadores que estaría usando sustancias prohibidas actualmente, la mayoría dijo que entre un 9 y 10%. Ojo: Esa es la opinión de los mismos peloteros.

La clave de todo está en la sanción por la primera violación. Hasta que no se amenace el bolsillo de los jugadores desde el principio, seguirán los intentos de burlar el sistema. Un año de suspensión por la primera violación intencional podría impactar de manera positiva el programa.

Grandes Ligas y la Asociación de Peloteros dieron un gran paso ¿pero funcionará?

Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Su voz sonaba clara y firme y sin ningún rastro de dolor o resentimiento. Igual que siempre, como el Manny Mota jovial, feliz, optimista y sobretodo, agradecido de la vida, que conozco personalmente hace más de 20 años y que he seguido desde que era un niño.

"Lo primero que quiero, es que anotes para cuando escribas: Estoy bien. Muy bien y feliz", dijo Mota desde Camelback Ranch en Phoenix, Arizona, donde se encuentra la sede de entrenamientos primaverales de los Dodgers de Los Angeles.

Manny Mota Dodgers
Getty ImagesMota lleva 46 años con la organización de los Dodgers.
"Estoy contento de tener trabajo, de estar un año más aquí y de hacer lo que me gusta, que es ayudar a los peloteros jóvenes y a la organización", dijo Mota antes de un partido nocturno en casa contra los Medias Blancas de Chicago. "Soy un hombre de la organización", agregó.

Incluso después de lo que para muchos de nosotros habría sido una irreverente falta de respeto rayando cerca de la humillación, Mota estaba hablando de lo bueno que era trabajar con los Dodgers, donde ha estado por 46 años y actualmente es coach de Grandes Ligas con asignaciones especiales y comentarista de la cadena de televisión en español.

Coach de Grandes Ligas, no de ligas menores como han escrito muchos en días recientes.

La organización que Mota ha representado digna y orgullosamente por las últimas seis décadas y que ayudó a identificar como un equipo local en República Dominicana y otros confines de Latinoamerica, tranquilamente y sin ningún rubor le cedió su número de toda la vida, el 11, al jovencito cubano Erisbel Arruebarrena, firmado recientemente por cinco años y $25 millones de dólares.

Cuando los Dodgers presentaron a Arruebarrena y le pusieron la camiseta #11, la que Mota aún viste esta primavera, el diplomático y educado entrenador le dijo al chico: "Usa este número con orgullo".

Desde 1969, Mota ha usado orgullosamente el #11 de los Dodgers, como jugador, entrenador, comunicador, embajador y modelo a seguir para varias generaciones de jóvenes. Vistió orgulloso el uniforme blanco y azul con números en rojo en 13 de sus 20 años como uno de los primeros jugadores latinos en Grandes Ligas y luego en 35 como coach. Cuando fue electo al Juego de Estrellas en 1973 y en sus cinco asistencias a la Serie Mundial e incluso cuando no estaba trabajando para la empresa.

Mota, de 76 años, ha sido un ejemplo de trabajo, esfuerzo, dedicación, lealtad, perseverancia y honestidad. Pero sobretodo, por cerca de 50 años ha sido un "Dodger" excepcional. Un #11 icónico y único.

¿Se imaginan a los Dodgers entregando el #2 de Tommy LaSorda, el #4 de Duke Snyder o el #32 de Sandy Koufax a su primera selección del próximo sorteo colegial? No sería ninguna sorpresa después de ver el número que le dieron a Arruebarrena.

No me mal interpreten. Arruebarrena no tiene la culpa de lo ocurrido. Tampoco la tendría el agraciado colegial que lograra quedarse con el #39 de Roy Campanella o, dadas las circunstancias, incluso con el #42 de Jackie Robinson -- aunque está retirado oficialmente de todo el béisbol -- el próximo verano.

Alguien en la organización de los Dodgers debió advertir del enorme gazapo que significaría ceder un número con semejante historia y que, para colmo de males, su dueño de medio siglo aún usa. Para aliviar su propia pena, los Dodgers deberían considerar otorgar otro número a Arruebarrena antes de que el chico juegue su primer partido en las ligas mayores.

Es lo menos que pueden hacer para tratar de reducir los daños colaterales de su acción. Después de todo "Errar es de humanos, rectificar es de sabios".

"No contesté tú llamada inmediatamente porque tenía que trabajar con los muchachos en el segundo partido del día, pero cuando terminé ví la llamada perdida", me dijo Mota. "Antes de que me preguntes cualquier cosa, quiero que sepas que estoy bien y que no estoy enojado por nada", agregó.

Así de excepcional es Manny Mota, un hombre de la empresa cuyo mantra de toda la vida ha sido: "Ver, escuchar, aprender, callar". Un profesional que ha dignificado el #11 rojo del uniforme blanco y azul de los Dodgers.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


TAMPA, Florida -- Sin tener sus pitcheos rompientes en completo comando, el lanzador japonés Masahiro Tanaka tuvo un auspicioso debut primaveral con los Yankees de Nueva York el sábado en un partido de exhibición de la Liga de La Toronja en Florida.

Masahiro Tanaka
Kim Klement/USA TODAY SportsTanaka debutó con los Yankees en la primavera ante los Filis.
En su primera aparición en Estados Unidos, Tanaka abanicó a tres bateadores y permitió dos hits sin fuerza en dos entradas a los Filis de Filadelfia en el George Steinbrenner Field de Tampa. En total realizó 32 lanzamientos.

"Al principio estaba un poco nervioso, pero fui capaz de controlar mis emociones y tener un buen desempeño", dijo Tanaka a través de su traductor.

En su esperado debut, Tanaka no deslumbró, pero cumplió con las expectativas, dominando a seis de los ocho bateadores que enfrentó e imitando el desempeño de sus colegas CC Sabathia e Hiroki Kuroda, quienes tiraron dos episodios en blanco cada uno en las primeras cuatro entradas.

En cuanto a lanzar por primera vez frente a bateadores en EEUU, Tanaka afirmó: "Es difícil juzgar su reacción, porque es la primera vez que los bateadores me han enfrentado, por lo cual probablemente será un poco diferente la próxima vez. Todo es nuevo para mí y hoy sólo me concentré en localizar los lanzamientos donde el receptor colocaba la mascota".

Tanaka lanzó mayormente la recta de cuatro costuras, que viajó entre 91 y 94 millas por hora, y ocasionalmente mostró su famoso lanzamiento "splitter" (recta de dedos separados), que es considerado el mejor del mundo actualmente. La mayoría de sus pitcheos rompientes no lucieron tan efectivos, algo normal si se considera que apenas comienza su preparación para la temporada.

El japonés está consciente que es apenas su primera salida, y que tiene que hacer varios ajustes a medida que progrese la primavera.

"Sólo un poco la forma al lanzar, trabajar en ajustar un poco la forma y así seré capaz de localizar mis lanzamientos un poco mejor", dijo Tanaka.

Filadelfia, que salieron al terreno con una alineación cargada de jugadores sustitutos, no conectaron una sola bola rodada contra Tanaka.

Su compañero de batería, el venezolano Francisco Cervelli tuvo una opinión similar sobre su compañero.

"Para ser el primer día creo que a la gente le gustó y a mí también. Su control estuvo bien, trató de localizar lanzamientos y de comunicarse conmigo y estuvo todo bien", dijo Cervelli.

¿Se veía nervioso?

"Estuvo genial. Le ha estado yendo muy bien en el clubhouse con nosotros y eso es algo bueno de los compañeros aquí, que te todos te hacen sentir que eres parte del equipo, como una familia, dijo el máscara criollo.

Por su parte el manager Joe Girardi alabó el desempeño de Tanaka durante una entrevista con la televisora YES, que transmitió el partido.

"Estuvo muy bien. Mantuvo la recta abajo con buen comando. Lanzó algunos buenos splits. Me sentí contento. Creo que la gente estaba ansiosa por verlo lanzar. Los muchachos en nuestro equipo estaban ansiosos por verlo lanzar también. Muchos se quedaron a verlo", dijo Girardi.

Girardi tiene a Tanaka señalado como su tercer abridor de la rotación, detrás de Sabathia y Kuroda y por delante del dominicano Iván Nova. El dominicano Michael Pineda y el norteamericano David Phelps disputan el quinto turno.

"Estoy complacido por lo que hicieron nuestros lanzadores hoy", dijo Girardi. "En esta parte de la primavera uno no se enfoca mucho en los numeritos, sino en otras cosas", agregó el capataz.

Para el dirigente, no hay mucha diferencia entre lo que había visto en las sesiones previas de bullpen o las prácticas de bateo a lo vivido en el primer juego primaveral del japonés.

"Es un competidor. Básicamente la única diferencia que se vio es que estaba en el marco de una competencia real y me siento complacido con lo que vi y cómo manejó la situación".

Tanaka, de 24 años, tuvo marca de 24-0, efectividad de 1.27 y ayudó a las Aguilas Doradas de Rakuten a ganar el equivalente de la Serie Mundial de Japón en el 2013, antes de ser subastado a las ligas mayores.

El derecho firmó un contrato de siete años y $155 millones con los Yankees, que además debieron pagar $20 millones a Rakuten por los derechos de negociar con el pitcher. El acuerdo incluye una cláusula que permitiría al japonés declararse agente libre después de cuatro años.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- Con la adquisición de Nelson Cruz el sábado, los Orioles de Baltimore mejoraron lo que ya era una de las mejores alineaciones ofensivas del béisbol para la próxima temporada de Grandes Ligas.

Si no ocurre ningún imprevisto importante, Baltimore tendrá en su orden de bateo a tres de los líderes de extrabases del año pasado; el inicialista Chris Davis, el jardinero Adam Jones y el antesalista Manny Machado; al catcher que más jonrones bateó en 2013, Matt Wieters; al torpedero más productivo de la Liga Americana, J.J. Hardy, y a Cruz, quien promedia 32 jonrones y 99 carreras impulsadas por cada 162 partidos en su carrera.

Encabezados por Davis, los Orioles lideraron las ligas mayores con 212 jonrones la temporada pasada, cuando terminaron en cuarto lugar en anotadas (745) y bases robadas (79) en el joven circuito. Davis fue el líder de extrabases (79), jonrones (53), impulsadas (138) y bases totales (370), además de conectar 42 dobles y terminar segundo en la carrera por el Jugador Más Valioso.

Machado, un antesalista dominicano de 21 años, lideró ambas ligas con 51 dobles y bateó .283 con 14 jonrones y 71 impulsadas. Jones tuvo una actuación tipo Jugador Más Valioso (.285, 33 jonrones, 108 impulsadas, 100 anotadas, 14 robos, Guante de Oro y Bate de Plata), mientras que Hardy y Wieters lideraron a sus colegas de posición con 25 y 22 jonrones, respectivamente.

El jardinero Nick Markakis no viene exactamente de una mega temporada -- .271, 24 dobles, 89 anotadas -- pero es uno de esos jugadores con talento para poner todo junto en cualquier momento y reclamar los titulares. Nolan Reimold, otra opción para los jardines y el puesto de bateador designado, aún busca su primera temporada de al menos 140 juegos.

Temprano en diciembre, Baltimore cambió al cerrador Jim Johnson a Oakland por el intermedista Jemile Weeks para llenar la vacante del antiguo estelar Brian Roberts, quien se marchó a la agencia libre, donde fue firmado por los rivales Yankees de Nueva York. Jemile, el hermano menor de Ricky Weeks, tuvo un gran año de novato en 2011, cuando bateó .303 con 26 dobles y 22 robos en 97 juegos, pero declinó terriblemente en los dos siguientes al punto de solamente consumir nueve turnos en Oakland en el 2013. El intermedista de 27 años estará en una misión de redención con los Orioles.

En esa misma situación se encontrará Cruz, quien bateó .266 con 27 jonrones y 76 carreras impulsadas en 109 juegos con los Vigilantes de Texas la temporada pasada, antes de ser suspendido 50 juegos por su participación en el escándalo Biogénesis. El quisqueyano rechazó la oferta calificada de $14,1 millones de dólares a los Vigilantes, que le pagaron $10,5 millones en su último año de contrato.

Al aceptar un contrato por un año y $8 millones -- $6 millones menos que la oferta calificada -- está claro que Cruz tratará de relanzar su carrera en Baltimore, un equipo que juega en la división más importante de las ligas mayores y que enfrenta con regularidad a Yankees y Medias Rojas de Boston, dos de los clubes más mediáticos de los deportes profesionales de Estados Unidos.

Además, el Oriole Park At Camden Yards es uno de los estadios más amigables para la ofensiva, de acuerdo a las estadísticas de los últimos años. Con el grupo que ha logrado juntar, es seguro que Baltimore dará muchos dolores de cabeza a sus rivales en los próximos meses.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ISLA MARGARITA, Venezuela -- México merece y debe ser considerado uno de los países más poderosos del béisbol latinoamericano. Los números hablan por si solos.

Naranjeros de Hermosillo, el campeón de la Liga Mexicana del Pacífico, derrotó 7-1 a los Indios de Mayaguez de Puerto Rico, el sábado, para conquistar la Serie del Caribe Isla Margarita 2014, que se realizó en el Stadium Nueva Esparta de Guatemare.

Los Naranjeros atraparon su primera corona desde 1976 y revalidaron para México el título conquistado por los Yaquis de Ciudad Obregón el año pasado en Hermosillo, la primera vez que clubes aztecas consiguen campeonatos caribeños consecutivos.

"Son tres campeonatos en cuatro años, pienso que deberían tomarnos en cuenta en lo adelante. Creo que esta racha no terminará por ahora y vendrán muchos campeonatos de ahora en adelante", dijo Matías Carrillo, el manager de Hermosillo.

México, el único país latinoamericano con dos buenas ligas profesionales en verano e invierno, ahora es el tercer mayor ganador de todos los tiempos en la Serie del Caribe, superando a gigantes de la pelota como Cuba y Venezuela. República Dominicana ha ganado 19 veces,

Puerto Rico 14, México 8, Cuba y Venezuela 7 cada uno y Panamá logró una corona en la primera etapa (1949-60).

En los últimos 10 años, Dominicana y México han ganado cuatro veces cada uno y Venezuela en un par de ocasiones. Los conjuntos mexicanos han conquistado tres de las últimas cuatro ediciones del torneo. ¿Quieren más?

Mientras Puerto Rico y Venezuela han jugado en la Serie del Caribe desde la creación del campeonato hace 65 años. Dominicana y México entraron a la Confederación del Caribe en 1970.

Cuba ganó siete de las primeras 12 ediciones y se retiró en 1960 con la abolición del béisbol profesional en la isla, para regresar felizmente a la versión de este año en calidad de "invitada especial".

Para lograr el bicampeonato, México eliminó a los Tigres del Licey dominicanos, dejándolos tendidos en el terreno en la novena entrada, en la semifinal y a los inspirados indios puertorriqueños en la gran final. Licey es el club más ganador de títulos caribeños con 10 y entre todos los clubes quisqueyanos y boricuas suman 33 campeonatos.

En febrero del año pasado, Ciudad Obregón venció 4-3 a los Leones del Escogido dominicanos en 18 entradas en la primera final de la Serie del Caribe. El Escogido venía de ganar dos de las tres series anteriores.

En la final de Isla Margarita, Juan Delgadillo lanzó siete ceros para totalizar 14 entradas sin permitir carreras en dos salidas y ser declarado el mejor lanzador derecho de la serie. Su compañero Chris Roberson, quien bateó .370 con dos jonrones, seis anotadas y seis impulsadas, fue declarado el Jugador Más Valioso.

Seis miembros de Hermosillo (el receptor Sebastián Valle, el inicialista Ramón Lunar, el antesalista Yunesky Sánchez, el LF Jon Webber, el CF Roberson, Delgadillo y el dirigente Carrillo) integraron el Todos Estrellas.

Fue un triunfo convincente para los mexicanos en una serie que sacó máximas calificaciones en organización y estableció un récord de todos los tiempos en asistencia con 113,517 boletos vendidos en las ocho fechas.

"Es lo mejor que me ha pasado", dijo Delgadillo, uno de los refuerzos agregados por Hermosillo tras ganar su 16to. cetro en México. "La Serie del Caribe es un torneo de clubes, pero para nosotros es de países. Estamos representando a México cada vez que jugamos aquí. Ganamos para México", agregó.

"Ser parte de esto no tiene precio, no puedo decir que tan bien me siento", dijo Roberson, quien también fue parte del combinado de Ciudad Obregón que ganó por segunda vez en tres años en febrero pasado.

Margarita 2014 será recordada por el regreso de Cuba, la gran organización que tuvo la Liga Venezolana de Béisbol Profesional y por la ratificación de México como potencia beisbolera latinoamericana.

Etiquetas:

Beisbol, MLB

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO