Sí, ya sé que muchos dirán que se trata de los entrenamientos primaverales y que las cosas deben cambiar en la temporada regular.

Es cierto que no todos los peloteros son iguales y a algunos les toma más tiempo ponerse a tono y desempolvarse tras las largas vacaciones de invierno.

Braun
Braun
Wieters
Wieters
Pero no deja de preocupar la fría primavera que están teniendo algunos estelares, cuando falta poco más de una semana para el arranque de la contienda regular.

Si nos midiéramos solamente por los números del spring trainning, Matt Wieters,cátcher estrella de los Orioles de Baltimore, es el peor bateador del mundo.

Wietters, con dos participaciones en Juegos de Estrellas, viene de una operación Tommy John que lo limitó a 26 partidos en el 2014 y hasta el miércoles, en 23 turnos al bate en pretemporada no había conseguido ni un solo imparable (.000), con una base por bolas y cuatro ponches.

Otra de las grandes decepciones de primavera ha sido Ryan Braun, el jardinero de los Cerveceros de Milwaukee de quien una vez se pensaba que sería la cara de las Grandes Ligas cuando se retirara Derek Jeter.

Pero Braun resultó un tramposo, usuario de sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento, que ya vio disminuir notablemente sus estadísticas el pasado año, primero en que supuestamente estuvo limpio.

Gonzalez
González
Sandoval
Sandoval
En la pretemporada sumaba hasta hoy cuatro imparables en 26 veces, para un anémico average de .190, con siete abanicados.

Bastante que desear ha dejado también el venezolano Pablo Sandoval, flamante contratación de los Medias Rojas de Boston durante el invierno por cinco temporadas y 95 millones de dólares, más una opción para un sexto año por 17 millones adicionales.

El Kung Fu Panda, envuelto en una guerra personal contra su antiguo equipo, los San Francisco Giants, parece distraído y sus números están lejos de lo que de él se espera: siete hits en 30 oportunidades (.233), cuatro ponches y apenas par de impulsadas.

Igual de preocupante es el flojo arranque del mexicano Adrián González, de Dodgers de Los Ángeles, que entró a los partidos del miércoles con promedio de .194 (de 36-7) y cinco ponches.

González será clave en la ofensiva de los Dodgers, sobre todo después de la salida del dominicano Hanley Ramírez y de Matt Kemp.

Hamilton
Hamilton
Rizzo
Rizzo
Flojo, flojísimo, se ha mostrado Anthony Rizzo, el primera base de los Cachorros de Chicago, quien se supone sea uno de los líderes de un equipo plagado de jóvenes talentosísimos, pero inexpertos.

Pero Rizzo, que ya tuvo su primer Juego de Estrellas el 2014, es la antítesis de Kris Bryant y apenas batea para .118, con cuatro hits en 34 turnos, seis ponches y ningún cuadrangular.

Y otro que no ha aportado mucho es el veloz Billy Hamilton, hombre proa en el ataque de los Rojos de Cincinnati y segundo en la votación de Novato del Año de la Liga Nacional en el 2014.

Se supone que su trabajo sea embasarse y volver loca a la defensa rival con su desplazamiento en los senderos.

Pero con cuatro hits en 25 veces (.160) y promedio de embasamiento de .250 ha sido realmente mediocre, quizás afectado por el tan llevado y traído bajón del segundo año.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Los Dodgers firman al cubano Héctor Olivera
Tags: mlb, xbox 360
Los Dodgers de Los Angeles volvieron a abrir su billetera en grande y se llevaron al cubano Héctor Olivera por seis años y 62.5 millones de dólares.

Olivera, un segunda base que puede jugar también en la antesala o el campocorto, es además un recio bateador que según los cazatalentos, está listo para tener un impacto inmediato en las Grandes Ligas.

En principio, la contratación no parece tener mucho sentido, pues los Dodgers tienen a figuras establecidas tanto en la intermedia, como en las paradas cortas o la esquina caliente, con Howie Kendrick, Jimmy Rollins y el dominicano Juan Uribe, respectivamente.

Encima de eso, por razones contractuales tienen que comerse al también cubano Alex Guerrero, que se cansó de dar palos el pasado año en las Menores y los sigue dando esta primavera, pero con grandes deficiencias defensivas.

Y cuentas además con el versátil Justin Turner, uno de los mejores sustitutos de todo el béisbol, que sería titular en muchos de los equipos de las Grandes Ligas.

Pero la gerencia se está curando en salud, pues tanto Kendrick, como Rollins y Uribe, serán agentes libres al final de la temporada y el equipo no parece interesado en sus servicios más allá del 2015.

De hecho, no sería extraño ver a alguno de ellos como ficha de canje a mediados de la campaña, con preferencia para Kendrick, el más joven del trío, que pudiera despertar interés de un equipo que en julio se mantenga en la pelea y tenga necesidad de un intermedista.

Olivera no es un inexperto, aunque nunca haya visto un pitcheo de Grandes Ligas.

El cubano, que cumplirá 30 años justo el día que comienza la temporada (5 de abril) jugó diez Series Nacionales en la isla, en las que bateó para average de .323, con 96 jonrones y 433 impulsadas en 642 partidos.

Olivera, cuyo padre de igual nombre fue el primer bateador que superó los .400 puntos en una Serie Nacional (.459 en 1980), integró la selección de su país en los Juegos Olímpicos del 2008 y el II Clásico Mundial en el 2009.

En el 2012 parecía que su carrera se acababa, al sufrir una trombosis en el brazo izquierdo, pero se recuperó y volvió a jugar pelota, aunque nunca llegó a su mejor nivel.

Pero parece que esos problemas quedaron atrás y prueba de ello es el contrato que le han dado los Dodgers, el cuarto más alto para un pelotero llegado de Cuba.

Sólo Rusney Castillo ($72.5 millones con los Medias Rojas de Boston), Yasmany Tomás ($68.5 con los Diamondbacks de Arizona) y José Abreu ($68 MM con los Medias Blancas de Chicago) lo superan monetariamente.

Quienes lo vieron en las diferentes exhibiciones que llevó a cabo ante decenas de cazatalentos destacan su agilidad y condiciones atléticas, buenas manos defensivas, poder y velocidad en el swing.

La apuesta de 62.5 millones, 28 de ellos como bono de firma, no deja de ser riesgosa, al tratarse de un hombre de 30 años que nunca ha jugado como profesional.

Pero sus compatriotas Abreu, Yoenis Céspedes o Alexei Ramírez no siquiera pasaron por Ligas Menores y sirven de antecedentes para la arriesgada movida de los Dodgers, convertidos a golpe de billete en los Yankees del Oeste.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cuando los equipos inician los entrenamientos de primavera, los managers y gerentes generales llevan una idea preconcebida de quiénes ocuparán los puestos titulares, ya como jugadores de posición, ya en la rotación de pitchers abridores.

Pero de igual manera, cada año llegan a los campos de entrenamiento decenas de jóvenes hambrientos por desplazar a algún pelotero establecido y ganarse un puesto donde comenzar a cumplir su sueño de Grandes Ligas.

Esta pretemporada ha estado llena de esos muchachos que vienen a desafiar todas las probabilidades que tienen en contra, entre ellas, una muy importante, prácticamente decisiva: el dinero.

Bryant
Bryant
Uno de ellos es Kris Bryant, principal prospecto de la organización de los Cachorros de Chicago, a quien la lógica deportiva coloca como antesalista titular el día inaugural.

En la primavera, Bryant ha justificado su fama de rompecercas y lleva ya seis cuadrangulares, cifra máxima entre todos los peloteros que participan tanto en la Liga del Cactus en Arizona, como en la de la Toronja, en la Florida.

A dos semanas para que arranque la campaña del 2015, los números totales del muchacho de 23 años son impresionantes: diez hits en 23 turnos (.435), ocho carreras anotadas, nueve impulsadas, dos sencillos, dos dobletes y seis bambinazos, promedio de embasamiento de .500 y slugging de 1.304.

Pero en el caso de Bryant hay intereses económicos que están frenando su ascenso a las Mayores, basándose en una regla del convenio colectivo de trabajo.

La norma establece que un jugador puede declararse agente libre con seis años de servicio en las Mayores. Si el pelotero ha pasado cinco años y 364 días, deberá esperar todo un año más para llegar a la agencia libre.

Es por eso que los Cachorros están retrasando la llegada de Bryant a las Grandes Ligas y que tiene a su agente Scott Boras echando chispas contra el equipo.

Y es que Bryant debió incluso haber sido subido en septiembre pasado, como ocurrió con el cubano Jorge Soler, otro super prospecto de la organización.

Eventualmente lo ascenderán, pues no podrán alargar más algo inevitable, pero al parecer, el chico comenzará el 2015 en Triple A.

Pederson
Pederson
Otro que merece un puesto porque se lo ha ganado a palo limpio es el jardinero Joc Pederson, de Los Angeles Dodgers, aun cuando Carl Crawford, Andre Ethier y el cubano Yasiel Puig luzcan como dueños de las plazas.

Pederson ha sido, por mucho, el mejor bateador de los Dodgers en los juegos de pretemporada y hasta el jueves llevaba 13 cohetes en 30 oportunidades (.433), con siete anotadas y seis remolcadas, cuatro dobletes y par de vuelacercas.

El problema para el jugador de 22 años es que el equipo tiene comprometidos 45 millones 571 mil dólares entre Crawford, Ethier y Puig tan sólo en esta temporada.

No se paga tanto dinero para tener a alguien en la banca y a menos que la gerencia consiga canjear a uno de ellos, con Ethier como principal candidato a irse, será difícil que los Dodgers le abran un espacio a Pederson como titular.

A veces las lesiones de establecidos son las que le despejan el camino a los bisoños.

Iglesias
Iglesias
Ese es el caso del cubano Raisel Iglesias, quien ya fue nombrado como cuarto abridor en la rotación de los Rojos de Cincinnati, al menos hasta que regrese Homer Bailey.

Iglesias, de 24 años, fue un relevista durante toda su corta carrera en la isla y como tal comenzó esta primavera.

Pero le dieron una oportunidad para abrir un juego y no permitió hits a los Gigantes de San Francisco en 2.2 innings, para llegar a 7.2 episodios sin permitir limpias en la primavera, con seis abanicados.

Ahí está ya y si sabe aprovechar las oportunidades en la campaña regular como lo ha hecho en la pretemporada, será difícil mandarlo de vuelta al bullpen.

Tomás
Tomás
En eso de ideas preconcebidas, los Diamondbacks de Arizona creían que el cubano Yasmany Tomás sería su antesalista el día inaugural y Chris Owings su campocorto.

Pero Tomás parece verde aún para las Grandes Ligas y quizás arranque en las categorías inferiores, puliéndose para poder justificar cuando suba el contrato de 68.5 millones de dólares.

El cubano pasó casi toda su carrera en la isla como jardinero y aunque la tercera base no le es ajena, necesita aclimatarse nuevamente a la posición, si es que al final, la decisión de la gerencia no es devolverlo a patrullar los bosques.

Y Owings, además de no ser precisamente una maravilla con el guante, tampoco es un bateador lo suficientemente sólido como para jugárselas todas por él.

Es entonces que entran en la ecuación dos jovencitos que quieren llenar esos huecos de todas, todas.

Drury
Drury
Uno de ellos es Brandon Drury, invitado por tercera vez al campo de entrenamiento de los Diamondbacks, aunque es esta la única ocasión en que en realidad ha recibido oportunidades reales.

Drury, antesalista de 22 años que también puede defender la inicial, ha matado la liga, con diez incogibles en 23 turnos (.435), ocho anotadas, nueve impulsadas, tres dobles, igual cantidad de jonrones, OBP de .517 y slugging de .957.

El otro es Nicholas Ahmed, que vio acción brevemente en las Mayores en el 2014 y que ahora parece maduro para iniciar la contienda como regular.

Ahmed sumaba hasta el jueves diez cohetes en 26 veces (.385), había pisado siete veces el plato, con una remolcada, tres biangulares y par de bases robadas.

En estos casos de Arizona, se trata de posiciones donde la lucha está más abierta y las decisiones de la directiva no están con las manos atadas por el tema de billete.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los Marlins de Miami le extendieron su contrato al jardinero Christian Yelich por siete temporadas y 49.5 millones de dólares.

La cifra equivale a poco más de siete millones por campaña y ataría a Yelich a la franquicia de la Capital del Sol hasta el 2021, cuando cumpla 30 años de edad.

Para los tiempos que corren en el mercado beisbolero, siete millones de dólares por año es poco dinero, aunque demasiado para quien ganó 505 mil dólares en el 2014, su primera temporada completa en Grandes Ligas.

Christian Yelich
Marc Serota/Getty ImagesLos Marlins le dieron una extensión de contrato al jardinero Christian Yelich por siete años y 49.5 millones de dólares.

Pero el trato es provechoso para ambas partes. Antes de firmar esta extensión, Yelich sería agente libre para el 2020 y estaría salarialmente atado a las veleidades de un dueño como Jeffrey Loria.

La extensión contractual al zurdo de 23 años es una señal de que los Marlins estarían haciendo finalmente bien las cosas, fomentando un equipo con planes a futuro, aun cuando el pacto no incluya la cláusula que le permite al jugador bloquear cualquier canje a otro equipo.

Esa ha sido una política de Loria, quien hizo una excepción con Giancarlo Stanton, a quien convirtió durante el invierno en el pelotero mejor pagado de la historia.

Miami ya tiene cubiertas a largo plazo sus esquinas en los jardines con Stanton y Yelich, este último ganador del Guante de Oro en la pasada temporada.

El próximo paso apuntaría al dominicano Marcell Ozuna para completar de blindar uno de los mejores cuerpos de guardabosques de todo el béisbol.

Y uno de los mejores no sólo por la calidad en sí de este trío, sino por la juventud que atesoran y el potencial para crecer más como jugadores. Stanton tiene apenas 24 años, mientras que Yelich y Ozuna tienen uno menos cada cual.

Al igual que Yelich, Ozuna tuvo en el 2014 su primera campaña completa en las Mayores, tras su debut en el 2013, cuando estuvo limitado a 70 partidos.

El juego diario trajo una mejoría radical para el dominicano, que disparó 23 cuadrangulares, 26 dobletes y cinco triples, además de remolcar 85 carreras.

Ozuna es un pelotero completo, que no debe estar lejos de una explosión que lo lleve a su primera temporada con 30 vuelacercas y un centenar de impulsadas y lo catapulte a un nivel superior.

La gerencia de los Marlins tiene planes similares con el campocorto cubano Adeiny Hechavarría, un potencial candidato al premio Guante de Oro, y con su compatriota José Fernández, el líder del cuerpo de pitcheo.

Sin embargo, Fernández, cliente del poderoso Scott Boras, no respondió a una oferta de 40 millones por seis temporadas, que luego el equipo elevó a unos 50 millones.

El Novato del Año del 2013 se recupera de una operación Tommy John y sabe que de regresar en su mejor forma, su valor en el mercado sería hasta cinco veces más de lo que le ofreció el equipo.

Pero es una apuesta riesgosa, por aquel refrán de que "vale más pájaro en mano, que cien volando".

Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El interés que despierta el jugador de cuadro cubano Héctor Olivera entre varios equipos de Grandes Ligas viene a despejar las dudas sobre la salud del pelotero de 29 años.

Héctor Olivera Cuba
Getty ImagesFuentes cercanas a Olivera indican que busca un contrato de $70 millones, aunque los rumores indican que las cifras más aproximadas son $40-$50 millones.
La pasada semana corrieron rumores de que Olivera, quien defendió la intermedia de la selección cubana en certámenes internacionales, necesitaría una operación Tommy John para reparar su codo derecho, algo que el propio jugador desmintió.

Según cazatalentos que le han visto, Olivera estaría listo para saltar directamente a las Grandes Ligas, como hicieron anteriormente sus compatriotas Alexei Ramirez, Yoenis Cespedes y Jose Abreu, sin escala en las Menores y causar un impacto inmediato en el equipo que se lo lleve finalmente.

Fuentes cercanas al pelotero indican que estaría buscando un contrato de 70 millones de dólares, aunque hasta el momento las ofertas que se manejan fluctúan entre los 40 y 50 millones, de cualquier manera una apuesta arriesgada por alguien que jamás ha visto un pitcheo de las Mayores y que cumplirá 30 años el mismo día en que comienza la temporada regular.

Olivera deshoja la margarita, mientras varios equipos se disputan sus servicios.

Los Padres de San Diego y los Bravos de Atlanta son, de acuerdo con reportes de prensa, los conjuntos más interesados en contratarlo, aunque la lista incluye también a los Marlins de Miami, Dodgers de Los Angeles y los campeones actuales Gigantes de San Francisco.

Los Padres y los Bravos tienen una necesidad clara de un intermedista, aunque Olivera también puede desempeñarse en la antesala.

San Diego, con claras intenciones de pelear hasta la postemporada, a juzgar por los movimientos realizados por la gerencia durante el invierno, tiene proyectado a Jedd Gyorko como su segunda base titular, un bateador que tras un debut prometedor en el 2013, vio sus números reducidos drásticamente en el 2014.

Asimismo, en tercera base figuran el venezolano Yangervis Solarte y Will Middlebrooks, ambos ofensivamente por debajo de los promedios normales que se requieren para esa posición.

Y los Bravos cuentan por ahora con el veterano venezolano Alberto Callaspo, un hombre que promedia seis jonrones y 40 carreras impulsadas por campaña en nueve años en las Mayores.

Inexplicablemente, los Dodgers y los Marlins aparecen entre los interesados en el cubano, aunque la idea de contratarlo no parece tener mucho sentido.

La novena angelina tiene a un establecido como Howie Kendrick en la intermedia y al dominicano Juan Uribe en la antesala, más el también cubano Alexander Guerrero, un recio bateador, pero pobre fildeador que por razones contractuales no puede ser bajado a las Menores.

Así que sumar a Olivera en un róster que cuenta también con el versátil Justin Turner no tiene mucha lógica.

Lo mismo ocurre con los Marlins, donde hubiera sido ideal hace unos meses, para forzar combinación alrededor del segundo saco con Adeiny Hechavarría, con quien jugó en el equipo Santiago de Cuba.

Pero los peces obtuvieron en canje al veloz Dee Gordon para defender la intermedia y al venezolano Martín Prado para la antesala, quienes además tienen ya garantizados puestos claves dentro de la alineación de Miami.

Y no se pagan 40, 50 millones de dólares para tener a un hombre en la banca, a la espera de que los titulares fallen o se lesionen, por mucho que el público mayoritariamente cubano de la Capital del Sol quiera ver siempre en el equipo de la ciudad a cada compatriota que escapa de la isla.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Prácticamente desde su debut, el venezolano Félix Hernández ha sido uno de los mejores y más dominantes lanzadores que han pasado por las Grandes Ligas en los últimos diez años.

Pero el Rey Félix tiene una deuda consigo mismo, pues nunca ha estado en el punto superior del béisbol, que es la postemporada, donde muchos gigantes se caen y otros pequeños crecen sorpresivamente.

Esta podría ser la ocasión en que veamos al derecho venezolano probarse en los playoffs, pues su equipo, los Marineros de Seattle, parece finalmente listo para el gran salto.

La última vez que los Marineros estuvieron en una postemproada fue en el 2001, cuando su gran figura era el novato Ichiro Suzuki y acababan de perder a Alex Rodríguez en la agencia libre.

El pasado año, el primero de Lloyd McClendon al frente del conjunto, Seattle estuvo cerca de avanzar a playoffs, con récord de 87-75, un gran paso de avance en relación con el 2013, en que tuvieron balance perdedor de 71-91.

Ahora, el equipo se aúna en torno a Hernández y al dominicano Robinson Canó, permanentes candidatos potenciales a los premios Cy Young y Jugador Más Valioso, respectivamente.

Iwakuma
Iwakuma
Walker
Walker
El cuerpo de pitcheo, al menos en el papel, es el punto más fuerte de los Marineros, con el Rey Félix de líder y secundado por el japonés Hisashi Iwakuma.

McClendon necesita que el joven derecho Taijuan Walker se mantenga saludable. El prospecto número uno de la organización en cuanto a pitcheo se refiere sufrió una lesión en el hombro que limitó su trabajo a 38 innings la pasada campaña, en la que se esperaba una irrupción como un ciclón en las Mayores.

Tres zurdos, el cubano Roenis Elias, el canadiense James Paxton y J.A. Happ, además del derecho nicaragüense Erasmo Ramírez, se disputan en la primavera otros dos puestos de la rotación.

Entretanto, Danny Farquhar, el venezolano Yoervis Medina y el veterano Fernando Rodney son las principales cartas del bullpen, con el quisqueyano encargado de cerrar los partidos.

Cruz
Cruz
Pero mientras el pitcheo se ve sólido, las dudas están en la ofensiva, reforzada con la llegada del dominicano Nelson Cruz por la vía de la agencia libre.

Cruz fue líder absoluto de jonrones en todas las Grandes Ligas en el 2014, con 40, aunque ese número debe disminuir en el espacioso Safeco Field de Seattle.

De ejemplo está Canó, quien luego de batear cuando menos 25 vuelacercas en las últimas cinco campañas que jugó con los New York Yankees, apenas llegó a 14 en su primera temporada con los Marineros.

De todos modos, de los 40 bambinazos que pegó el pasado año Cruz, 25 fueron como visitante y 15 en el Camden Yards de Baltimore, cuando jugaba para los Baltimore Orioles.

Canó y Cruz como tercero y cuarto bates formarán una dupla de temer, que será seguida por el antesalista Kyle Seager, quien promedia 22 jonrones y 84 carreras remolcadas en las últimas tres campañas.

El patrullero central Austin Jackson encabezará la tanda, mientras que las otras posiciones de los jardines no están totalmente definidas, por la presencia de varios candidatos como Dustin Ackley y los veteranos Seth Smith y Justin Ruggiano.

Abierta también está la lucha por la titularidad en el campo corto, entre Brad Miller, quien ocupó la posición con regularidad en el 2014, y Chris Taylor, que tuvo apariciones esporádicas, sin descartar al novato dominicano Ketel Marte.

Otro debutante que quiere hacer el grado en la primavera es el sudcoreano Ji-Man Choi, que batalla por la posición de primera base con Logan Morrison.

A juzgar por sus números en cuatro temporadas en Ligas Menores, Choi es el futuro de la posición dentro de la organización y podría ser ya hora de que reciba una oportunidad, pues Morrison, tras un debut prometedor con los Marlins de Miami en el 2010, ha ido de más a menos y siempre se ha quedado en promesas.

Floja se ve la receptoría, sobre todo por la falta de experiencia de los tres máscaras que aparecen en nómina.

Mike Zunino, John Hicks y el venezolano Jesús Sucre apenas suman cinco temporadas entre los tres y aunque han mostrado avances en la defensa, sólo el primero ha enseñado fuerza ocasional con el madero, aunque con una tendencia a poncharse una de cada dos veces al bate.

Los Marineros no son un equipo redondo, sólido, sin fisuras, pero tienen un talento joven que si consiguen beber de la fuente de los más experimentados, como Félix, Nelson o Canó, podrían darle muchas alegrías a sus fanáticos.

A su favor, además, tienen que la división Oeste de la Liga Americana está muy abierta, sin un claro superfavorito, como ocurre en el resto de los grupos, tanto del joven circuito, como de la Nacional.

Los Atléticos de Oakland lucen más débiles que las dos campañas anteriores, en que se colaron en los playoffs, mientras que los Angelinos de Los Angeles, los Vigilantes de Texas y los Astros de Houston tampoco enseñan mejorías notables.

Es entonces que los Marineros podrían dar el gran salto para regresar a la postemporada por primera vez en 14 años, donde, pueden apostarlo, el pitcher abridor del primer partido de playoffs será Félix Hernández.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Jeff SamardzijaAP Photo/John LocherSamardzija fue una de las grandes adquisiciones de los Medias Blancas en el invierno.
En los últimos cuatro años, los Tigres de Detroit han sido dueños y señores de la división central de la Liga Americana.

Y aunque en el 2015 vuelven a partir como favoritos para dominar el centro del joven circuito, esta vez deberían enfrentar la oposición de unos Medias Blancas de Chicago que parecen listos para un gran salto.

Sí, los Medias Blancas por delante incluso de los Reales de Kansas City, actuales campeones de la Liga Americana y subtitulares en la Serie Mundial.

El manager Robin Ventura, en su cuarta campaña al frente de Chicago, tiene ahora en sus manos una muy mejorada rotación abridora y un bullpen solidificado con la llegada del cerrador David Robertson.

Quintana
Quintana
Sale
Sale
Samardzija
Samardzija
La adición del derecho Jeff Samardzija como segundo en el turno de abridores, detrás del zurdo Chris Sale, le quita presión a los siguientes miembros del staff, cuyo tercer lugar puesto debe corresponderle al colombiano José Quintana.

Este trío es de lujo, con todo y que Quintana no han podido hacerse toda la justicia que merece en sus tres primeras campañas en las Mayores.

A pesar de no recibir muchas veces el apoyo necesario de sus compañeros a la ofensiva, Quintana exhibe un decente récord de 24-24 y efectividad de 3.50, además de ser un trabajador incansable que en sus únicas dos temporadas completas sobrepasó los 200 episodios.

Un John Danks saludable debería retornar a los planos estelares por los que fue considerado en su momento el principal prospecto y uno de los mejores serpentineros de la organización, hasta que la salud le dio la espalda en el 2012 y 2013.

Danks se acercó a las 200 entradas en el 2014 y aparentemente los problemas de salud parecen haber quedado en el pasado.

El dominicano Héctor Noesí es el principal candidato para la quinta plaza, aunque Erik Johnson estaría batallando por ella en la primavera.

Quien quede fuera de la rotación se incorporará a un bullpen que el pasado año fue uno de los peores de todo el béisbol, con apenas 36 salvamentos, el cuarto peor de la Americana.

Además de Robertson, señalado para cerrar los partidos, el cuerpo de relevistas se mejoró con el zurdo Dan Jennings, que junto a Zach Putnam, el mexicano Javy Guerra y Jake Petricka formará el núcleo de apagafuegos de los Medias Blancas.

Abreu
Abreu
El ataque girará en torno al primera base cubano José Abreu, Novato del Año en el 2014.

Chicago espera que Abreu no sólo repita su producción ofensiva de la pasada campaña, sino que se convierta en el líder del clubhouse, tras el retiro de Paul Konerko.

Adam LaRoche llegó desde la agencia libre para compartir con el cubano la defensa del primer cojín y alternarse como bateador designado.

Además de LaRoche, los Medias Blancas tienen dos adiciones fundamentales a la ofensiva, con el regreso del jardinero derecho venezolano Avisail García, ausente casi toda la temporada anterior por lesión, y el dominicano Melky Cabrera.

García
García
Desde que debutó en el 2012 con los Tigres, a García se le vio madera para convertirse en una estrella y hubo quien llegó incluso a compararlo, por su complexión física y su potencial, con su compatriota y entonces compañero de equipo Miguel Cabrera.

Ahora, con apenas 23 años de edad, Chicago espera que tras recuperarse de la lesión sufrida en el hombro en el 2014, despegue definitivamente hacia un plano superior.

Y mientras García se ocupa de la pradera derecha, Cabrera será el patrullero izquierdo.

El quisqueyano, veterano de diez campañas, es un defensor seguro y sólido bateador que ajustaría muy bien como segundo en la tanda, detrás del patrullero central Adam Eaton.

Cabrera
Cabrera
Luego seguirían Abreu, LaRoche y García, con el cubano Alexei Ramírez de sexto y campocorto, quizás el defensor de su posición más consistente y menos valorado de todas las Grandes Ligas, tanto al bate, como con el guante.

La alineación sufre un déficit en su parte baja, que deben ocupar el antesalista Conor Gillaspie, el segunda base Gordon Beckham y el receptor Tyler Flowers.

Gillaspie, aunque puede poner la pelota en juego, carece del poder necesario de un antesalista, con 13 vuelacercas (2013) y 57 remolcadas (2014) como topes en su carrera.

Por su parte, Beckham, de regreso como agente libre tras haber sido canjeado a mitad de la pasada temporada a los Angelinos de Los Angeles, es un guante seguro, pero inconsistente con el madero, productivo ocasionalmente cuando entra en rachas.

Otra adquisición de gran valor fue la del dominicano Emilio Bonifacio, quien es uno de esos jugadores imprescindibles que necesita cualquier equipo.

Versátil como pocos en todas las Grandes Ligas, Bonifacio puede defender casi todas las posiciones, es uno de los corredores más veloces de todo el béisbol y una presencia positiva en el dugout, listo para aprovechar cualquier oportunidad.

Esto es lo que tiene Robin Ventura en sus manos para dar el gran salto, aprovechando, además, que los Tigres ya no lucen tan temibles, luego de perder a Max Scherzer en la agencia libre y las dudas que dejó el pasado año Justin Verlander.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David OrtizAP Photo/Michael DwyerEl 2014 no fue el mejor año para Boston, al llegar en el sótano tras ganar la Serie Mundial en 2013.
Un año después de terminar últimos en el Este de la Liga Americana en el 2012, los Medias Rojas de Boston ganaron la Serie Mundial.

Ahora esperan que ese patrón se repita en el 2015, tras finalizar en el sótano divisional en el 2014, con balance de 71-91.

Los Medias Rojas se reforzaron durante el invierno y añadieron figuras claves para presentar una de las alineaciones ofensivas más temibles de todas las Grandes Ligas.

Ortiz
Ortiz
Ramirez
Ramírez
Sandoval
Sandoval
Al dominicano David Ortiz, Dustin Pedroia y Mike Napoli, se unieron por vía de la agencia libre el también quisqueyano Hanley Ramírez y al venezolano Pablo Sandoval, para formar el núcleo del ataque.

Se espera que el novato Rusney Castillo ocupe la pradera central, aunque ahora, con su lesión en el oblícuo, la lucha en los jardines se presenta interesante, pues hay demasiados aspirantes, además del cubano.

Sólo Hanley Ramírez tiene su puesto asegurado en principio, aunque sin dejar de despertar dudas, tras cambiar de posición del campocorto al left field y sobre todo, por la particularidad que reviste esa zona del Fenway Park, con el Monstruo Verde.

Fuera de Hanley, las otras plazas están bastante abiertas, pues además de Castillo, los Medias Rojas cuentan con los veteranos Shane Victorino y Allen Craig y los prometedores Mookie Betts y Jackie Bradley Jr., todos igualmente hambrientos por ganarse el puesto.

Ahí parte Craig con cierta ventaja, al menos para quedarse como reservista, por la posibilidad que ofrece de defender el primer cojín, en caso de cualquier eventualidad con Napoli.

Pero si bien la ofensiva luce como el lado fuerte del equipo, el pitcheo tiene muchas interrogantes, sobre todo por la ausencia de un líder natural, tras la partida de Jon Lester a los Cachorros de Chicago.

Buchholz
Buchholz
Porcello
Porcello
Masterson
Masterson
Muchas carreras tendrán que producir los bateadores de Boston para apoyar a una rotación que se proyecta con los derechos Clay Buchholz, Rick Porcello, Justin Masterson y Joe Kelly, más el zurdo Wade Miley, ninguno de ellos considerados el típico número uno de un staff.

Asimismo, el bullpen tiene en el venezolano Edward Mujica y los japoneses Junichi Tazawa y Koji Uehara a sus principales brazos, que a juzgar por su cuerpo de abridores, deberán sobrecargarse de trabajo en el 2015.

Uehara será el cerrador, puesto que estuvo en dudas por la manera en que cerró la pasada campaña.

Vázquez
Vázquez
Otra interrogante enorme la tendrán los Medias Rojas detrás del plato, donde en principio será titular el joven puertorriqueño Christian Vázquez.

El boricua de 24 años mostró un brazo poderosísimo en los 55 partidos en que actuó la pasada campaña, al capturar a 14 de 29 hombres que intentaron robar bases.

Pero aparte de no enseñar muchas habilidades ofensivas, hay que ver cómo dirige con su inexperiencia a un cuerpo de lanzadores poco sólido.

Los Medias Rojas no son un equipo redondo, balanceado, sino que prácticamente todas sus posibilidades descansan en la que promete ser una demoledora ofensiva.

Pero de todos modos, se ven listos para el gran salto, sobre todo porque dos de sus rivales divisionales, los Yankees de Nueva York y los Rays de Tampa Bay, parecen fuera de la foto de la postemporada, mientras que los Azulejos de Toronto y los Orioles de Baltimore exhiben más lagunas aún que la novena de Boston.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Boston Red Sox

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cuando cayó el último out de la Serie Mundial pasada, con todo y que los Gigantes de San Francisco se coronaron campeones, los Dodgers de Los Angeles seguían siendo, en el papel, favoritos para dominar la división Oeste de la Liga Nacional en el 2015.

Pero pasó el invierno y hubo cambios en la balanza, al punto que los Padres de San Diego, que terminaron el 2014 con récord perdedor de 77-85, lucen listos para dar el gran salto en el 2015.

Upton
Upton
Matt Kemp
Kemp
Myers
Myers
Nuevas caras llegaron a San Diego, que renovó todos sus jardines y ahora los tres que fueron titulares un año atrás pelearán si acaso por un puesto entre los reservistas.

Wil Myers, Matt Kemp y Justin Upton deben ocupar las praderas de derecha a izquierda, respectivamente, para reforzar una ofensiva que fue la menos productiva de todas las Grandes Ligas en el 2014, con apenas 535 carreras producidas y promedio colectivo de .226.

Con la llegada de este trío, el mexicano Carlos Quentin, Will Venable y Cameron Maybin se convierten en prescindibles y alguno de ellos podría ser material de cambio para reforzar alguna necesidad del club.

Norris
Norris
Otro nuevo rostro es el del cátcher Derek Norris, quien en su tercera campaña en las Mayores ya participó en su primer Juego de Estrellas y que tiene calibre para reforzar la alineación de los Padres.

El cubano Yonder Alonso tiene segura la custodia de la inicial, aunque junto con el recién llegado Kemp, necesita que la salud lo acompañe para rendir todo lo que de él se espera.

Las dudas están en las otras tres posiciones del infield, incluido el campocorto, que al parecer ocupará en principio el veterano Clint Barmes, haciendo combinación alrededor de la intermedia con el venezolano Alexi Amarista, seguro en la defensa, pero bastante débil con el madero.

Otro venezolano, Yangervis Solarte, estará disputándose la antesala con el novato Cory Spangenberg, sin descartar a Will Middlebrooks, quien podría estar viendo su última oportunidad en Grandes Ligas, tras el retroceso sufrido en sus números.

Ante los sempiternos problemas de salud de Josh Johnson, un hombre que cuando está sano es uno de los mejores lanzadores de todo el béisbol, la gerencia salió a buscar un líder para el staff de abridores y lo encontró en James Shields, firmado en la agencia libre hasta el 2018 por 75 millones de dólares.

Tras nueve temporadas en la Liga Americana, la carrera de Shields podría recibir un impulso notable al pasar al menos ofensivo viejo circuito.

Kennedy
Kennedy
Johnson
Johnson
Ian Kennedy resurgió en el 2014 y lo mismo se espera de Johnson, quien no lanzó una sola pelota el pasado año, en el que se comió ocho millones de las arcas de San Diego.

A los 31 años, Johnson entra en la última temporada de su contrato y necesita renacer si aspira a un nuevo pacto multianual en el futuro.

Otro veterano que busca relanzar su carrera con los Padres es el diestro Brandon Morrow, contratado en el invierno tras dos campañas para el olvido con los Azulejos de Toronto.

Entre el 2013 y 2014, Morrow no sumó 100 innings de actuación debido a lesiones, pero parece recuperado para ocupar la cuarta posición en la rotación.

El cubano Odrisamer Despaigne, Andrew Cashner, Casey Kelly y Cory Luebke estarían en el menú por la quinta plaza, con cierta ventaja para este último por tratarse del único abridor zurdo con que cuenta el conjunto.

Benoit
Entre Shawn Kelley, Kevin Quackenbush y el dominicano Joaquín Benoit deberá estar el encargado de cerrar los juegos, luego de que Huston Street se fuera a Los Angeles Angels, con favoritismo inicial para el de Quisqueya, dada su vasta experiencia como apagafuegos.

Los Padres de San Diego tienen lagunas -- ¿qué equipo no las tiene? -- Pero la gerencia aún tiene en sus manos el material para intentar canjes que cubran esos hoyos.

Además, los Dodgers ya no lucen tan poderosos, tras la salida de Kemp, Dee Gordon y Hanley Ramírez, aunque sigan siendo los favoritos para dominar la división del Oeste.

Como tampoco aparentan serlo los campeones Gigantes, debilitados por la partida de Pablo Sandoval y adiciones mínimas en la etapa de cacería invernal.

Es entonces que entran los Padres, listos para el gran salto que los devuelva a la postemporada, ya sea como líder divisional o como comodín, por sexta vez en 46 años de su historia y primera desde el 2006, cuando cayeron en la primera ronda ante los Cardenales de San Luis, a la postre campeones de la Serie Mundial en esa ocasión.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Starlin CastroRob Leiter/MLB Photos via Getty ImagesStarlin Castro tiene apenas 24 años y es el más veterano de los Cachorros.
En una escena de la comedia de ciencia-ficción "Back to the Future", rodada en 1985, el guionista y director Robert Zemeckis pone a los Cachorros de Chicago a ganar la Serie Mundial del 2015.

Tres décadas después de aquella exitosa cinta y luego de terminar en último lugar de la división central de la Liga Nacional en el 2014 (73-89), los Cachorros parecen en condiciones de dar un gran salto, que si bien no sería hasta cumplir la profecía de Zemeckis, sí podría meterlos en la postemporada por primera vez desde el 2008.

Posiblemente desde los Marlins del 2003, ningún equipo haya amasado tal cantidad de talento joven como los Cachorros de hoy. Precisamente fueron aquellos increíbles Marlins de Miguel Cabrera, Dontrelle Willis y Josh Beckett, entre otros, los que se interpusieron en el camino de Chicago hacia la Serie Mundial.

Los Cachorros del 2015 tienen características similares, con figuras jóvenes muy prometedoras, algunos jugadores experimentados en posiciones claves y un manager que sabe cómo aunar sus fuerzas y sacarle el máximo a cada pelotero.

Lo mejor de todo es que casi la totalidad de sus figuras provienen de su sistema de granja, a donde llegaron ya a través del sorteo de novatos, canjes en la etapa de Ligas Menores o por firmas internacionales.

Castro
Castro
En ese sentido, los méritos se los lleva Theo Epstein, el mismo que como gerente general de los Medias Rojas de Boston, ayudó a desmontar la maldición de Babe Ruth en el 2004.

Epstein, contratado desde el 2011 como presidente de operaciones deportivas del club, se dio desde entonces a la tarea de derribar otro maleficio, el de la cabra, que ha impedido a los Cachorros desde 1945 llegar al clásico de octubre.

Para que se tenga una idea del talento joven con que cuentan los Cachorros, cabe señalar que el campocorto dominicano Starlin Castro, con tres apariciones en Juegos de Estrellas en cinco temporadas, tiene apenas 24 años y es uno de los jugadores más experimentados del equipo.

Rizzo
Rizzo
Baez
Báez
El equipo titular del 2015 parece casi completo, con el estelar Anthony Rizzo en la inicial, el boricua Javier Báez en la intermedia y el fenomenal prospecto Kris Bryant, un hombre que viene de pegar 43 jonrones en las Menores en el 2014, en la antesala.

Chicago apuesta en grande por el cubano Jorge Soler en la pradera derecha, mientras que el dominicano Arismendy Alcántara, infielder convertido en jardinero, podría pasar al izquierdo ante la llegada del veloz Dexter Fowler, un patrullero central natural.

Otra opción para el jardín izquierdo sería Chris Coghlan, quien renació la pasada campaña y se acercó al tipo de pelotero que ganó el Novato del Año en el 2009, cuando jugaba para los Marlins.

Detrás del plato, Epstein añadió en el invierno al experimentado venezolano Miguel Montero, quien puede aportar mucho liderazgo dentro de un grupo tan joven, con el dominicano Welington Castillo como reserva de lujo.

Y a este grupo otros prometedores jóvenes como el antesalista Mike Olt o los jardineros Ryan Kalish o Junior Lake, junto al exeprimentado Ryan Sweeney, que le dan profundidad a la banca.

Lester
Lester
Arrieta
Arrieta
Hammel
Hammel
Jake Arrieta, Jason Hammel y Kyle Hendricks deben tener puestos seguros en la rotación que encabeza como líder indiscutible el zurdo Jon Lester, mientras que la quinta plaza se la disputarían los derechos Edwin Jackson, Jacob Turner y Travis Wood. Quienes no lo consigan apsarían a reforzar un bullpen de por sí sólido, donde ya aparecen Jason Motte, el quisqueyano Pedro Strop y el venezolano Héctor Rondón, quien se ganó la plaza de cerrador en los finales de la pasada campaña.

Para manejar a ese grupo de jóvenes talentosísimos, pero inexpertos, los Cachorros tienen al que parece ser el hombre ideal: Joe Maddon.

En seis de sus nueve años con los Rays de Tampa Bay, Maddon tuvo balance ganador e incluso llegó a una Serie Mundial. Su récord total en Tampa Bay fue de 754-705 y probó con una franquicia de pobre economía su capacidad para convertir en ganadores a un puñado de novatos.

Posiblemente ya no exista en Chicago nadie que pueda decir que vio a los Cachorros de Chicago coronarse en una Serie Mundial, pues eso ocurrió hace 106 años, en 1908, cuando ni siquiera estaba construido el Wrigley Field y el equipo jugaba en el West Side Grounds.

Desde que Frank Chance ganó el clásico de otoño en 1908, otros 51 managers han pasado por el puente de mando y fracasaron en el intento.

En el grupo hay 11 miembros del Salón de la Fama de Cooperstown, incluidos los legendarios Lou Boudreau y Leo Durocher.

Maddon tiene material que amoldar a los muchachos hasta dejarlos listos para tomar la historia por asalto.

Quizás no sea ahora, sino en un par de campañas. Por lo pronto, tienen para pelearle la división central del viejo circuito a los Cardenales de San Luis y los Piratas de Pittsburgh y colarse en la postemporada.

El tiempo dirá si estamos asistiendo al principio del fin de una era oscura de más de un siglo o si Maddon será simplemente el número 52 de una lista de intentos fallidos.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Chicago Cubs

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Christian Yelich, Marcel Ozuna and Giancarlo Stanton Getty ImagesLos jardines, con Christian Yelich, Marcell Ozuna, Giancarlo Stanton e Ichiro Suzuki, será uno de los puntos fuertes.
Muchos expertos aseguran que la Serie Mundial se gana durante el invierno y de cierta forma tienen razón.

Los movimientos que se hacen en las nóminas de los diferentes equipos a lo largo de la temporada baja muchas veces determinan la suerte de lo que pase en la campaña.

Hay conjuntos que tuvieron un 2014 para el olvido, otros no tanto, pero que de todas maneras quedaron fuera de la ansiada postemporada y que este invierno se han reforzado tanto que parecen listos para dar el gran salto.

Los Marlins de Miami, los Cachorros de Chicago y los Padres de San Diego dan la impresión de tener las armas suficientes para disputar el liderazgo en sus respectivas divisiones o al menos llevarse uno de los dos comodines en la Liga Nacional.

De igual manera, los Medias Rojas de Boston, los Medias Blancas de Chicago y los Marineros de Seattle, estarían en condiciones de pelear en sus respectivos grupos de la Liga Americana.

Hoy hablaremos de los Marlins, el equipo que posee al pelotero mejor pagado de toda la historia, Giancarlo Stanton.

Después de años sumidos en la miseria (y no sólo desde el punto de vista económico), la gerencia de los peces parece que ha comenzado a hacer bien las cosas en pos de crear un equipo realmente competitivo, que sea capaz de atraer público al Marlins Park.

Todo comenzó con la sorprendente extensión de contrato a Stanton por 325 millones de dólares, para entonces empezar a añadir las piezas necesarias en torno al poderoso jardinero. Los Marlins del 2015 son una mezcla de jóvenes talentosos y experimentados veteranos, que deberían disputarle a los favoritos Nacionales de Washington la división del Este en el viejo circuito.

Al trío de jardineros que ya estaba (Christian Yelich en el izquierdo, el dominicano Marcell Ozuna en el medio y Stanton en la derecha), se suma la mayor estrella japonesa que haya pasado por las Grandes Ligas, Ichiro Suzuki, un atractivo innegable que a pesar de sobrepasar los 40 años, aún tiene gasolina en el tanque para perseguir los 156 hits que le faltan para llegar a los 3,000.

Los mayores cambios se produjeron en el cuadro interior, donde solo repite el campocorto cubano Adeiny Hechavarría.

El veloz Dee Gordon (2B), el venezolano Martín Prado (3B) y Michael Morse (1B) son las nuevas caras en el infield de los Marlins, para aportar la tan necesaria ofensiva de la que careció el equipo hace un año atrás.

Asimismo, los experimentados lanzadores Matt Latos y Dan Haren se suman a la rotación de abridores, donde ya figuraban el venezolano Henderson Álvarez, Jarred Cosart y Tom Koehler, a la espera del regreso del cubano José Fernández para junio o julio.

El cuerpo de relevistas tiene a Steve Cishek como su cerrador asegurado y a A.J. Ramos, Mike Dunn y Carter Capps como los hombres que seguramente verán más acción a lo largo de la campaña.

Si yo fuera el gerente general del equipo trataría de traer al veterano agente libre dominicano Rafael Soriano para reforzar el bullpen y aprovechar su experiencia ante cualquier tropezón que pueda tener Cishek.

¿Dudas? Varias e importantísimas. Una de ellas es la receptoría, clave para guiar al triunfo a ese cuerpo de serpentineros.

Las dos veces que los Marlins ganaron la Serie Mundial tuvieron detrás del plato a maestros de la posición, Charlie Johnson en 1997 e Iván "Pudge" Rodríguez en el 2003.

Jarrod Saltalamacchia está lejos de poder ser considerado un estelar con los arreos, su promedio de hombres capturados en relación con las bases robadas permitidas es mediocre y su aporte con el madero es bastante escaso.

Las otras opciones con que cuentan los Marlins son el veterano Jeff Mathis, más confiable detrás del plato, pero peor ofensivamente, además del jovencito Jacob Realmuto, con apenas nueve juegos en su corta carrera de Grandes Ligas.

Otra duda está en la primera base que defenderá Morse y no precisamente por sus habilidades con el mascotín o con el madero.

El problema que le ha impedido al jugador pasar a un nivel superior es su salud.

En diez temporadas que lleva en las Mayores, de 1,620 partidos posibles, sólo ha participado en 704, menos de la mitad, aunque viene de jugar 131 encuentros con los Gigantes de San Francisco en el 2014, una de las tres únicas veces en su carrera que sobrepasó el centenar.

Y una gran duda despierta también Mike Redmond como manager.

Olvídense del récord perdedor de 139-185 en los dos años que lleva al frente de los peces, pues entonces no contaba con las piezas para poder hacer mucho más.

El problema es que entonces, sin la presión de tener en sus manos un equipo contendiente, sus errores de juicio en jugadas elementales, de esas que forman el ABC del béisbol, a veces llegaban a la categoría de horrores, con decisiones inexplicables que obviamente terminaban saliéndole mal.

Ahora, le tocará crecer junto a sus jugadores, si es que quiere llevar a los Marlins a dar el gran salto hasta la postemporada en el 2015.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Miami Marlins

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO