Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Pineda estuvo intratable y Yankees ganan

El dominicano Michael Pineda despejó de manera sobresaliente cualquier duda que aún pudiera quedar en torno a su recuperación.

Con una extraordinaria actuación de seis innings, en los que propinó siete ponches y permitió una carrera y cuatro hits, Pineda pasó la prueba más difícil para un lanzador de los Yankees de Nueva York: vencer la presión de la exigente afición neoyorquina nada menos que frente a los archirrivales Medias Rojas de Boston.

Cuando los Marineros de Seattle canjearon al dominicano a los Yankees después de la temporada del 2011, recuerdo que el ex lanzador cubano Eddy Oropesa, quien estuvo como apagafuegos con Filis de Filadelfia, Diamondbacks de Arizona y Padres de San Diego, me expresó sus dudas sobre la salud de Pineda.

Entonces era un novato de 22 años que había impresionado sobre todo en la primera mitad de la campaña, con un físico imponente y unos recursos que dejaban entrever a una estrella inminente.

"Nadie deja ir así tan fácil a un Félix Hernández en potencia", me dijo Oropesa, comparándolo con el estelar derecho venezolano de Seattle.

La vida no tardó en darle la razón y Pineda se perdió dos años, en los que trabajó duro, durísimo, en su afán de volver a lanzar en Grandes Ligas.

Se ganó el puesto tras una gran primavera y aunque perdió en su primera salida oficial ante los Azulejos de Toronto, mostró dominio casi absoluto, al aceptar una carrera en seis capítulos.

Su debut en Yankee Stadium con el famoso uniforme a rayas terminó de despejar cualquier interrogante que pudiera quedar, pues se presentó como aquel que una vez fue una de las mayores promesas del pitcheo en todas las Grandes Ligas.

La velocidad, el control y el repertorio están intactos y lo único que necesita para finalmente afianzarse y recuperar los años perdidos es salud.

Un Michael Pineda saludable es quizás la clave en las aspiraciones de los Yankees, más allá de C.C. Sabathia o del recién llegado Masahiro Tanaka.

Se trata de un quinto abridor de lujo, como casi ningún equipo tiene en ese puesto de la rotación, por lo que el dominicano tendrá a su favor que generalmente enfrentará a serpentineros menos calificados. Esa ventaja deben aprovecharla él y todo el equipo.

Pineda acaba de graduarse como Yankee. A sus 25 años, si se mantiene lejos de las lesiones, estaremos hablando de un lanzador fuera de lo común, que puede hacer historia en esta pelota.

Ojalá la salud lo acompañe de ahora en adelante y las campañas del 2012 y 2013 sean apenas un mal recuerdo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Yasiel Puig tiene el potencial para convertirse en el mejor pelotero de las Grandes Ligas, pero más allá de los obstáculos que siempre representan los lanzadores rivales, su peor enemigo es él mismo.

Puig
Puig
Puig volvió a abanicar este jueves, al presentarse tarde al Dodger Stadium, por lo que el manager Don Mattingly lo envió a la banca como castigo.

La demora fue de apenas unos minutos, pero eso es lo de menos.

Este incidente viene a sumarse a una serie de indisciplinas del cubano, tanto dentro, como fuera del terreno.

El muchacho que irrumpió como un huracán en las Mayores y cautivó con su electrizante juego a toda la fanaticada, más allá de Los Ángeles, ya gastó todo ese crédito y ha quedado bajo la lupa más escrutadora.

Cualquier incidente, por mínimo que sea, va a ser amplificado exponencialmente y opacará cada vez más las buenas acciones en el terreno.

Antes de iniciar la campaña, el jardinero de los Dodgers participó en un evento de softball con la prensa cubana de Miami y dio la impresión de haber aprendido de sus errores.

Incluso, hasta bromeó con el tema de la velocidad, luego de que semanas antes fuera detenido por la patrulla de carreteras de la Florida por conducir a 100 millas por hora.

Pero no tardó en borrar esa impresión de rectificación y ya en la serie inaugural en Australia ante los Diamondbacks de Arizona creó controversia y recibió un jalón de orejas de Mattingly.

Ahora esto de la tardanza viene a ratificar que el jugador necesita madurar de manera acelerada, si pretende mantenerse en la liga por muchos años.

Se entiende que es un muchacho demasiado joven que de la noche a la mañana pasó de no tener nada a tenerlo todo, que en un abrir y cerrar de ojos se convirtió no solo en millonario, sino en una celebridad.

Y a la inmensa mayoría de los inmortales, en esas circunstancias, le resultaría muy difícil manejar la fama, pero ese es el precio que tiene que pagar.

La paciencia se agota y la vida le puede cobrar factura. De hecho, ya se la está cobrando.

Fíjense en el dato: el pasado año, cuando apenas llevaba un mes en Grandes Ligas, su camiseta con el número 66 era la tercera más vendida, detrás de la del panameño Mariano Rivera y el derecho de los Mets Matt Harvey.

Ya esta temporada ni siquiera figura en el top ten, al caer al puesto 11.

Puig debe comprender que antes de él, hubo otros peloteros igualmente espectaculares que se perdieron por el camino debido a su actitud negligente e indisciplinada.

El riesgo es real y sería lamentable que él mismo nos prive a quienes amamos al béisbol, independientemente de preferencias de equipo, de ver a un jugador electrizante como pocos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MIAMI -- Aunque en el papel estos Marlins del 2014 se parecen mucho a los que perdieron 100 juegos en el 2013, hay un sentimiento que se percibe en el clubhouse de que este año las cosas pueden ser diferentes.

No pretendo venderle humo a los lectores, ni pronosticar un salto tan inmenso que lleve a la novena de Miami a la postemporada, pero hay razones para un optimismo cauteloso.

La primera de estas razones se llama Giancarlo Stanton. El poderoso jardinero derecho de los peces tuvo una primavera como nunca antes y a diferencia del pasado año, en que no escondía sus frustraciones por el desmantelamiento del 2012, ahora se le nota muy motivado y ya eso es ganancia.

Un Stanton motivado y, sobre todo, saludable, es un potencial bateador de 40 cuadrangulares y 100 impulsadas, cifras con las que coqueteó en el 2012 (37 HRs y 86 remolques), a pesar de perderse 39 partidos.

Es en torno suyo que debe construirse la ofensiva, punto débil, debilísimo, en el 2013.

"Este opening day es especial, porque es donde todo comienza de nuevo, es el inicio de grandes cosas y este grupo está muy unido para llevar adelante las metas que nos proponemos", dijo el colombiano Donovan Solano, quien fue llamado al róster de los 25 jugadores activos por la lesión del veterano quisqueyano Rafael Furcal.

La clave está en cuánto pueda mejorar el ataque para respaldar un cuerpo de serpentinero que luce extraordinario, a pesar de su juventud.

Contrario a la pasada campaña, en esta ocasión hay un líder natural en ese staff, que es el cubano José Fernández, Novato del Año de la Liga Nacional.

Y detrás de Fernández, un cuarteto igualmente poderoso compuesto por Nathan Eovaldi, el venezolano Henderson Álvarez, Jacob Turner y Tom Koehler, sin olvidar al zurdo Brad Hand, una revelación en la primavera.

"Terminé fuerte el pasado año y gracias a Dios he estado saludable en la primavera. El único problema fue en una pierna, pero el brazo anda bien y tenemos confianza en tener un buen año con las nuevas piezas que se han integrado al equipo", explicó Alvarez, quien ganó el partido final del 2013 al dejar sin hits ni carreras a los potentes Tigres de Detroit.

El bullpen también está mejorado, sobre todo con la llegada del experimentado dominicano Carlos Mármol, quien comienza la temporada en funciones de preparador del octavo inning, pero listo a asumir el rol de cerrador en caso de que falle Steve Cishek.

"Lo mejor que tiene este equipo es el pitcheo joven, que ya va con un año más de experiencia. Me siento muy bien en este equipo y estoy dispuesto a aportar todo lo que pueda para ayudar", dijo Mármol, quien pasó sus primeras siete campañas con los Cachorros de Chicago y el pasado año trabajó con los Dodgers de Los Ángeles.

No estamos hablando de aspiraciones de playoffs, pero perfectamente los fanáticos de Miami pueden soñar con una campaña positiva, con .500 de promedio.

Ya con eso habrían conseguido 19 victorias más que en el 2013 y sería un salto inmenso, aún cuando vean la postemporada desde sus casas y por televisión.

Etiquetas:

MLB, Beisbol, Miami Marlins

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Una familia de cuatro personas en el estado de Michigan tiene un ingreso promedio anual de 48,471 dólares, de acuerdo con cifras del Censo de Estados Unidos.

Cada vez que Miguel Cabrera se pare en la caja de bateo por las próximas diez campañas, sin importar si se poncha y bota la pelota de jonrón, ganará 49,423 dólares, de acuerdo con la extensión contractual que acaban de anunciar los Tigres de Detroit.

Cabrera
Cabrera
Cabrera acaba de convertirse en el deportista con el contrato más grande de la historia, no sólo en el béisbol, sino en cualquier otra disciplina: 292 millones por diez años y opciones por otras dos temporadas, que podrían llevarlo hasta 352 millones.

Hasta este momento, el mayor contrato de cualquier deportista en el mundo era el que los Yankees de Nueva York le dieron a Alex Rodríguez en el 2008 por 275 millones y diez campañas.

Cabrera es el mejor toletero que ha pasado por las Grandes Ligas en los últimos diez años, el hombre al que más trabajo cuesta ponerlo out, a juzgar a modo de ejemplo, por sus coronas consecutivas de bateo en los últimos tres años.

Para el venezolano, el megapacto es un jonronazo total. Para los Tigres, un foul a las mallas... como todos estos contratos a largo plazo en jugadores que pasan la treintena.

Cabrera cumplirá 31 años durante el primer mes de la temporada y aunque ha sido un pelotero sumamente saludable a lo largo de su carrera, la lógica indica que su tiempo de juego y sus números deberán ir en descenso gradual mientras el tiempo avance.

A Cabrera no le están dando tanto dinero por lo que pueda hacer, sino por lo que ya ha hecho y no hay garantía de que seguirá siendo el mismo destrozador de pitchers por los próximos diez años.

Sin embargo, me atrevo a augurar que de los últimos megacontratos a largo plazo para jugadores veteranos, este será el que mayores dividendos deje, aunque a la larga, el equipo termine lamentándose.

Para sustentar esta convicción de que esta vez las cosas saldrán mejor que en casos anteriores, quiero comparar el contrato de de Cabrera con el que los Angelinos de Los Ángeles le dieron a Albert Pujols. Y los comparo por aquello de que al venezolano en algún momento se le llamó Baby Pujols

Ambos jugadores tenían edades similares, Cabrera a punto de cumplir 31, el dominicano ya con 31 cumplidos.

La diferencia es que los números de Pujols con los Cardenales de San Luis, aún cuando seguían siendo de ensueño, sufrían ligeras disminuciones cada año en comparación con la temporada preccedente, algo que no vieron o no quisieron los ejecutivos de los Angelinos a la hora de ofrecerle 240 millones por diez campañas.

En el caso de Cabrera, sus estadísticas en las dos últimas contiendas, en las que ha ganado el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana, han crecido cada vez más de un año a otro.

Pero a la larga, ya veremos el resultado, cuando cerca de los 40 años no sea ni la sombra del gran bateador que es hoy.

Ah, y de la opción de dos temporadas más a partir del 2024, ni lo sueñen. Pueden apostar.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


En un mundo ideal, Derek Jeter tendría una temporada de ensueño que acompañara su tour de despedida y terminaría su carrera deportiva levantando el trofeo de campeón de la Serie Mundial en octubre.

Jeter
Jeter
Sin embargo, lo mostrado por Jeter en estos entrenamientos primaverales dista mucho de ese mundo ideal.

El Capitán no ha sido ni la sombra del estelar jugador que dentro de cinco años estará entrando en el Salón de la Fama de Cooperstown.

Hasta el viernes, Jeter tenía un anémico promedio de .122, con sólo cinco hits en 41 turnos, un doblete como único extrabase y nueve ponches recibidos.

Es cierto que la pretemporada no debe tomarse a pie juntillas como medidor exacto de lo que veremos en la campaña, pero esas cifras no dejan de preocupar.

Uno que tuvo una primavera para el olvido y una vez que arrancó la temporada recuperó su magia fue el zurdo Clayton Kershaw, de los Dodgers de Los Angeles.

Kershaw trabajó 14.2 innings en cuatro aperturas de la Liga del Cactus y fue vapuleado con 15 carreras limpias, para una efectividad de 9.20 y récord de tres derrotas sin victoria.

Sin embargo, se subió a la lomita contra los Diamondbacks de Arizona en el juego que oficialmente dejó inaugurada la temporada 2014 por allá, en la lejana Australia, con el mismo ímpetu que le ha dado dos premios Cy Young de la Liga Nacional.

En 6.2 episodios oficiales permitió una limpia y cinco imparables, con siete ponches, para conseguir su primer triunfo del año.

Puig
Puig
Uno que tuvo una primavera pésima y de igual manera comenzó la campaña fue el cubano Yasiel Puig.

Mucho esperan los Dodgers de Puig, quizás el pelotero más seguido por los medios el pasado año por su explosiva manera de jugar al béisbol.

Al igual que Derek Jeter, el cubano apenas ligó cinco imparables en 41 oportunidades (.122) y abanicó cinco veces.

Pero a diferencia de Kershaw, el inicio de la temporada fue una extensión de las miserias primaverales, al irse en blanco en cinco turnos, con tres ponches recibidos ante los pitchers de Arizona.

Cespedes
Céspedes
Y otro cubano que ha sido preocupantemente débil en los campos de entrenamiento es Yoenis Céspedes, de los Atléticos de Oakland.

Céspedes ha recortado su swing en busca de mayor contacto, pero al parecer, los cambios recomendados por el cuerpo de entrenadores de Oakland han sido para mal.

En 46 turnos, el jugador mejor pagado de los Atléticos ha disparado seis hits (.130) y se ha tomado 11 chocolates.

Sus únicos extrabases son dos dobletes y dada su frecuencia de ponches, es obvio que el swing más corto no ha producido mejor contacto y además le ha restado fuerza al poderoso toletero, cuyos jonrones han desaparecido.

choo
Choo
Decepcionante también ha sido el coreano Shin-Soo Choo, flamante contratación invernal de los Vigilantes de Texas.

Choo, quien será el primer bate en la potente tanda de Texas, lleva de 46-7 (.152), con 11 abanicados y promedio de embasamiento de .231, mediocre en extremo para quien debe ser la punta de lanza en el ataque.

La esperanza de sus respectivos equipos es que las cosas cambien radicalmente cuando ya entren en acción todos los equipos a partir del 31 de marzo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cada año, decenas de jóvenes llegan cargados de sueños a los campos de entrenamiento, en busca de un puesto frente a hombres establecidos, con una experiencia probada en el mejor béisbol del mundo.

Son los que más duro trabajan, los que dejan la piel sobre el terreno y aprovechan hasta la más mínima oportunidad que les den.

Algunos se quedan en el intento y otros, por decisiones de las diferentes franquicias, son enviados a pulirse aún más a las Menores.

Pero hay algunos que sobresalen tanto que no les dejan opción a sus respectivas gerencias, a las que prácticamente obligan no sólo a abrirles un hueco en la plantilla de 25 jugadores, sino a darles un puesto como titulares.

Esta primavera no ha estado exenta de esas sorpresas agradables que nos brindan los muchachos ansiosos por labrarse su propio camino en las Grandes Ligas.

Solarte
Solarte
Uno de esos casos es el del venezolano Yangervis Solarte, que llegó como invitado al campo de los Yankees en Tampa y ha puesto a muchos a pensar.

Solarte, de 26 años, llevaba hasta el jueves 15 hits en 33 turnos (.455), con dos cuadrangulares y ocho carreras impulsadas.

Sólo su compatriota Francisco Cervelli (31-15-.484) lo superaba en average y jonrones, con cuatro, aunque tiene la misma cantidad de imparables y lleva una remolcada menos.

Defensor del campocorto, la antesala y la intermedia, incluso puede jugar en el jardín izquierdo.

Por esa versatilidad debería quedarse en el equipo grande para cuando arranque la campaña, pues aparentemente, el veterano Derek Jeter, en su última temporada, está lejos de su mejor forma, en tanto Brian Roberts, quiens se proyecta como segunda base titular, es propenso a las lesiones, al punto que entre el 2010 y el 2013 ha jugado como promedio apenas 48 partidos por año.

Ventura
Ventura
Uno que ya convenció y oficialmente se ganó un puesto como abridor es el dominicano Yordano Ventura, quien ocupará el quinto puesto en la rotación de los Reales de Kansas City.

Ventura, de 22 años, ha trabajado 15.1 episodios en la primavera, con un triunfo y una derrota, 15 abanicados y efectividad de 1.76.

Su promedio de WHIP (Bases por bolas y hits permitidos por innings) es de sólo 0.72 y los bateadores rivales le conectan para un anémico average de .185.

Sólo el tiempo dirá si quizás estemos en presencia del nacimiento del nuevo Pedro Martínez.

Elías
Elías
Sorpresivo también ha sido el desempeño del zurdo cubano Roenis Elías con los Marineros de Seattle.

En cuatro salidas a la lomita, una de ellas como abridor, Elías, de 25 años, suma tres victorias y efectividad de 1.46 en 12.1 innings.

Y en un equipo como Seattle, donde tres de los abridores proyectados (HIshashi Iwakuma, Taijuan Walker y Brandon Maurer) están lesionados, un lugar habrá casi de seguro para el antillano.

Hand
Hand
Merecedor también de un espacio, ya sea como abridor o como relevista, es el zurdo Brad Hand, de los Marlins de Miami, un equipo que tiene precisamente en el pitcheo su mayor fortaleza.

Con una rotación prácticamente definida (José Fernández, Nate Eovaldi, Henderson Álvarez, Jacob Turner y Tom Koehler), Hand ha puesto a dudar a los directivos.

En cuatro juegos, tres como abridor, el zurdo Hand, de 24 años, ha trabajado en 12 episodios para efectividad de 0.75, con 15 ponches, WHIP de 0.92 y récord de 2-0.

Tan convincente ha sido que el equipo podría canjear antes del inicio de la contienda al derecho Turner en busca de reforzar la ofensiva, por lo que Hand tendría entonces un espacio en la rotación.

Medica
Medica
Y al que parece haberle llegado su hora finalmente, tras pasar cuatro campañas en las Menores, es a Tommy Medica, de los Padres de San Diego.

Su paso por esta pretemporada ha sido demoledor, con .404 de average en 52 turnos, en los que ha disparado 21 imparables de todas dimensiones, entre ellos cuatro dobles, un triple y dos bambinazos.

Esencialmente es defensor de la primera base, aunque se ha desempeñado también en los jardines y la receptoría.

Pero algo habrá que hacer con él, aunque los Padres tengan al cubano Yonder Alonso anclado en la inicial.

Algún espacio le encontrarán, por aquella máxima de que en el béisbol, el que batea, juega.

Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Las lesiones en los brazos de los lanzadores han florecido en esta primavera como la hierba mala y prácticamente no hay un equipo que pueda presumir de tener su rotación abridora intacta.

Algo han de estar haciendo mal los propios serpentineros, sus entrenadores y preparadores físicos para que se haya producido esta hemorragia de brazos dañados, muchos de ellos con peligro de perderse toda la campaña.

De manera natural, el brazo no está diseñado para lanzar la pelota sobre 90, 95 o 100 millas por hora y eso se logra solamente sometiendo al cuerpo a un trabajo intensísimo y a un esfuerzo casi sobrehumano.

Beachy
Beachy
Medlen
Medlen
Minor
Minor
Pero pitchear no es lanzar duro y Greg Maddux es la mejor prueba de ello, aunque sea una buena recta de 90 y tantas millas por hora lo primero que llame la atención de los cazatalentos.

Quizás el conjunto más afectado sea precisamente en el que más brilló Maddux a lo largo de su carrera, el de los Bravos de Atlanta, con Kris Medlen, Brandon Beachy y Mike Minor fuera de juego, aunque no son los únicos.

Corbin
Corbin
Arroyo
Arroyo
Los Diamondbacks de Arizona perdieron por toda la campaña a su as zurdo Patrick Corbin, quien presenta daño severo en los ligamentos del codo y deberá someterse a una operación Tommy John.

Encima de eso, el veterano cubanoamericano Bronson Arroyo, habitualmente saludable y un verdadero devorador de innings, anda con problemas en la espalda y podría perderse el inicio de la campaña.

Los Mets de Nueva York, bastante escasos de probabilidades, ya perdieron de antemano a su estrella Matt Harvey y ahora andan lidiando con los problemas en el codo de Jonathon Niese.

Tampoco escapan de esta epidemia los Atléticos de Oakland. El derecho Jarrod Parker, de quien se pensaba sería el abridor en la fecha inaugural, tendrá que esperar hasta el 2015, pues en los próximos días pasará por el quirófano para reparar su codo.

A.J. Griffin se perderá tres semanas por problemas musculares de su brazo diestro, aunque debe estar listo para el inicio de la campaña.

Y el veterano zurdo Scott Kazmir, que busca relanzar su carrera con los Atléticos, se ha quejado de algunas molestias y rigidez en el tríceps izquierdo.

La lista sigue, con mayor o menor gravedad, en ocasiones comprometiendo toda la temporada del 2014.

Aníbal Sánchez (Detroit) presenta inflamación en el hombro, Matt Latos (Cincinnati) tiene problemas en una rodilla, Hisashi Iwakuma y Taijuan Walker, ambos de Seattle, el primero con un dedo lastimado, el segundo con daño en el hombro.

También mal del hombro está el venezolano Jhoulys Chacín (Colorado), aunque debe regresar en abril, a diferencia de Luke Hochevar, (Kansas City) quien por la misma causa quedó fuera hasta el 2015.

El cuerpo de pitcheo de los Dodgers de Los Angeles ha sido un hospital por el que han pasado o aún están Zack Greinke, Josh Beckett, Chad Billingsley, Brandon League, Onelki García y Paul Malhom.

Las lesiones de Matt Harrison y Derek Holland han comprometido seriamente las aspiraciones de los Rangers de Texas, al menos en el arranque de la temporada, mientras que el mexicano Jaime García (San Luis), limitado a nueve salidas en el 2013, parece destinado a una corta carrera. Su hombro no se recupera y estará fuera de acción de manera

En la otra cara de la moneda están los Marlins de Miami, uno de los equipos más saludables hasta el momento y con un cuerpo de pitcheo joven, pero en extremo talentoso.

El cubano Jose Fernandez, el venezolano Henderson Alvarez, Nate Eovaldi, Jacob Turner y Tom Koehler están listos para el arranque, al igual que el cuerpo de apagafuegos, donde el más veterano es el dominicano Carlos Mármol, con 31 años.

Es precisamente en el pitcheo donde descansan las esperanzas de mejoría de Miami, que en el 2013 perdió 100 juegos y fue el peor equipo de la Liga Nacional.

Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ahora que los Tigres de Detroit han perdido al menos por la mitad de la campaña a su campocorto regular, el cubano José Iglesias, le urge a la gerencia encontrar un reemplazo confiable y con experiencia, que se ajuste a las aspiraciones del equipo de llegar una vez más a la postemporada.

El nombre salta a la vista: Stephen Drew, uno de los dos únicos agentes libres que recibieron ofertas calificatorias y que todavía andan sin trabajo.

Stephen Drew
AP Photo/Matt SlocumLos Tigres deben pensar en Stephen Drew como alternativa para sustituir a José Iglesias
Drew, que en el 2013 bateó para average de .253, con 13 cuadrangulares y 67 impulsadas, rechazó la oferta de 14.1 millones que le hicieron los Medias Rojas de Boston, pero hasta ahora le ha costado mucho trabajo encontrar empleo, pues los equipos parecen considerar que su aporte no es suficiente como para sacrificar un turno en la elección del draft amateur.

Pero de pronto los Tigres se encuentran en una situación desesperada en una posición esencial en la defensa y el veterano de ocho temporadas y con un anillo de campeón a su haber, luce más seguro que Steve Lombardozzi, Hernán Pérez, Eugenio Suárez y Danny Worth, las otras opciones que se han manejado hasta ahora en los entrenamientos primaverales.

Quizás hasta pueda recibir una oferta similar a la de Boston, tal como ocurrió con el derecho dominicano Ervin Santana, firmado por los Bravos de Atlanta por los mismos 14.1 millones que le ofrecían los Reales de Kansas City.

En caso de que esa sea la solución para Drew, sólo quedaría entonces el cubano Kendrys Morales por conseguir un contrato entre los agentes libres con ofertas calificatorias.

Tanto Morales como Drew son clientes de Scott Boras y al parecer, confiaron demasiado en el toque mágico de su agente, sin que hasta ahora hayan visto los esperados resultados de pactos multianuales.

Para el cubano, la opción más inteligente parece ser esperar hasta junio, una vez que haya pasado el draft amateur, para que el equipo que decida contratarlo entonces no tenga que ceder nada.

Ya en junio estará esbozándose la carrera hacia los playoffs y más de una novena necesitará un bate confiable como el de Morales, así que ofertas no deben faltarle.

Y suponiendo que sobresalga en lo que restaría de la campaña, no podrían recibir una oferta calificatoria que lo amarre de pies y manos como le sucedió ahora, así que podría firmar como agente libre sin restricciones.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Dice un refrán que a río revuelto, ganancia de pescadores.

Esta vez, el pescador fue el derecho dominicano Ervin Santana, quien acaba de firmar un pacto por un año y 14.1 millones con los Bravos de Atlanta.

Los Bravos habían entrado en pánico por las lesiones y dudas de tres de sus principales abridores, Kris Medlen, Brandon Beachy y Mike Minor.

Lo que se proyectaba como una rotación sólida, con el colombiano Julio Teherán además y el veterano venezolano Freddy García como candidato al quinto puesto, se desinfló repentinamente.

Es entonces que llega Santana a salvar con su brazo de hierro un barco que se hundía antes de zarpar.

El quisqueyano de 31 años ganará con los Bravos la misma cifra de la oferta calificatoria que le hicieron los Reales de Kansas City al declararse agente libre.

Sin embargo, para el derecho dominicano su firma con los Bravos representa ganancia, aunque el monto sea el mismo, pues una buena faena en el 2014 le garantizaría desde ya al menos otros 15 millones para el 2015.

No, no es que eso sea parte del actual contrato. Pero al Santana ser elegible nuevamente para la agencia libre en el 2015, es de esperar que si sobresale este año, Atlanta le extienda una nueva oferta calificatoria al terminar la campaña, que rondaría los 15 millones.

Y después de pasarse el invierno esperando por una llamada que no llegaba, no creo que el derecho la deje pasar.

Santana tiene en los Bravos la oportunidad de relanzar su carrera en una liga menos ofensiva como es la Nacional, donde el pitcher batea y eso le regala prácticamente tres outs por juego o lo que es lo mismo, el equivalente a un inning completo de paz.

Los Azulejos de Toronto también le habían ofrecido $14.1 millones a Santana, pero el gerente general de la franquicia canadiense, Alex Anthopoulos, al ser rechazado, manifestó que el dominicano no quería lanzar más en la Liga Americana.

En efecto. Así lo confirmó el propio pitcher tras pactar con Atlanta en una movida sumamente inteligente de su parte.

Ahora, en medio de tanta incertidumbre, los Bravos acaban de conseguir a un hombre capaz de devorar más de 200 innings, lo cual le trae algo de paz al atribulado manager Fredi González.

Y para Santana, aparte de la oportunidad de reoxigenar su carrera con buenas estadísticas en un circuito menos agresivo para con los lanzadores, se le presenta incluso la posibilidad de ganarlo todo, pues llega a uno de esos equipos que siempre están en la pelea por la corona.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Todavía no me explico cómo el derecho dominicano Ervin Santana está sin trabajo.

Santana, de 31 años, encajaría a la perfección en la mayoría de las rotaciones de los 30 equipos de Grandes Ligas, por no decir en todos. Sin embargo, sigue esperando.

Es cierto que está atado a la famosa oferta calificadora que le hicieron los Reales de Kansas City al momento de declararse agente libre tras la campaña del 2013 y que cualquier conjunto que lo contrate deberá ceder un turno en la selección amateur.

Pero Santana vale la pena el sacrificio, con todo y que no clasifique entre los superestelares del montículo.

En estos tiempos en que muchos lanzadores se esfuerzan por trabajar cada vez menos y ganar más dinero, el dominicano es un devorador de innings y un tipo sumamente saludable, capaz de promediar 215 episodios por temporada a lo largo de sus nueve años de carrera en las Mayores, ocho con los Angelinos de Los Ángeles y uno con los Reales.

En ese lapso, Santana acumula balance de 105-90 y efectividad de 4.19 en 1,686.2 capítulos.

Pero más allá de esos números globales, llaman la atención sus cifras del 2013, en que terminó con 9-10, pero tuvo un promedio de limpias de 3.24 y volvió a superar los 200 innings de faena, 211, para ser más exactos.

No se trata de que vaya a ser el primer abridor en un staff, pero quinto, cuarto y hasta tercero vendría como anillo al dedo.

Quizás el derecho está pidiendo demasiado tiempo en su próximo contrato, pues quiere tres años garantizados, pero todo es negociable y tiene que ver con las necesidades de cada novena.

Hasta ahora, las ofertas más sólidas que ha recibido se limitan a un año de parte de los Orioles de Baltimore y los Azulejos de Toronto.

Los Orioles le ofrecieron 13 millones, aunque podrían ser más con incentivos, mientras que los Azulejos le darían los mismos 14 de la oferta calificadora.

Sin embargo, donde Santana podría encontrar la paz que tanto busca e incluso llevar su carrera a un punto superior es en los Bravos de Atlanta.

El dominicano ha pasado toda su carrera en la mucho más ofensiva Liga Americana, así que la adaptación al viejo circuito no sería traumática como sí le sucede a muchos serpentineros que hacen la transición a la inversa.

Y los Bravos, en un abrir y cerrar de ojos, han entrado en pánico con su pitcheo abridor, tras las lesiones de Kris Medlen, quizás por toda la campaña, y de Brandon Beachy, ocurridas en menos de una semana, además de las dudas que genera el hombro de Mike Minor.

Ante esta situación, perfectamente vale la pena sacrificar un turno en el draft si a cambio se consigue un brazo de hierro que me va a garantizar al menos 30 aperturas.

A no ser que Atlanta decida desde ya tirar la toalla antes de que suene el campanazo inicial y enfocarse en un futuro a más largo plazo, aunque esa opción parece bastante improbable.

Entonces, Ervin Santana parece una solución ideal para mantener a los Bravos a flote cuando los hombres que se proyectaban como abridores de pronto se han hundido como el Titanic.

Etiquetas:

MLB, Beisbol, Atlanta Braves

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Si el 2013 puede tomarse como anticipo, la temporada del 2014 debe marcar una explosión de buenos lanzadores jóvenes, de 25 años o menos, que podrían estar llamados a ser las estrellas del montículo en las Grandes Ligas por largo tiempo.

Más allá de Clayton Kershaw, que ya es una realidad y que a sus 25 años de edad atesora dos premios Cy Young con los Dodgers de Los Ángeles, hay en este momento en las Mayores una abundancia de brazos jóvenes que prometen marcar a toda una generación.

José Fernández (21 años), Marlins de Miami

fernandez
Fernández
El primero, no por ser el más joven, sino el más prometedor, es el cubano José Fernández, de los Marlins de Miami, quien a sus 21 años parece mucho más maduro, con un dominio del arte del pitcheo rara vez visto en alguien de tan corta edad.

Esta vez, Fernández no tendrá limitadas sus aperturas, como ocurrió el pasado año, cuando dejó de trabajar cuando aún faltaban tres semanas del calendario regular.

Novato del Año en la Liga Nacional, no sería extraño verlo muy pronto como ganador del Cy Young, premio para el cual terminó tercero en la votación del 2013.

Michael Wacha, Shelby Miller, Joe Kelly y Trevor Rosenthal, Cardenales

Wacha
Wacha
El derecho Michael Wacha (22), de los Cardenales de San Luis, fue una sensación en los finales de la campaña pasada, cuando fue subido de las Ligas Menores, pero sobre todo, resultó un espectáculo verlo lanzar en los playoffs, en los que dejó marca de 4-1 y efectividad de 2.73.

Wacha será una de las piezas fundamentales de la rotación de San Luis, plagada de brazos jóvenes altamente prometedores, como son Shelby Miller (23) y Joe Kelly (24) entre los abridores, así como el cerrador Trevor Rosenthal (23).

Todos ellos serán el complemento del líder de la rotación, Adam Wainwright y tendrán la ventaja de contar con la conducción detrás del plato del mejor catcher de todas las Grandes Ligas en la actualidad, el boricua Yadier Molina.

Julio Teherán (23), Bravos de Atlanta

Teherán
Teherán
El derecho colombiano Julio Teherán es una de las grandes apuestas de los Bravos de Atlanta.

Luego de efímeras apariciones en el 2011 y 2012, Teherán se ganó por derecho propio un lugar en la rotación de Atlanta y terminó con balance de 14-8 y efectividad de 3.20.

Ahora tendrá un papel más importante aún en el staff, sobre todo después de la lamentable pérdida del diestro Kris Medlen, lesionado en su brazo de lanzar, quien podría ausentarse por todo el 2014.

Danny Salazar (24), Indios de Cleveland

Salazar
Salazar
Muy bueno ha de ser el dominicano Danny Salazar cuando un manager tan experimentado como Terry Francona se decidió a darle la pelota en el juego de comodines con que arrancó la postemporada pasada.

El derecho dominicano de los Indios de Cleveland apunta para convertirse en la gran figura del pitcheo de su equipo.

Ya pasó la prueba del año de novato y ahora sabe que cuenta con toda la confianza de Francona, lo cual debe ayudarlo a brillar como una de las estrellas jóvenes ascendentes del pitcheo.

Sonny Gray (24), Atléticos de Oakland

Sonny Gray
Gray
El derecho Sonny Gray, de los Atléticos de Oakland, fue otro de los tiradores jóvenes que llegaron a las Mayores en los finales de la campaña y tuvieron un impacto inmediato en sus respectivos equipos. Memorable fue su duelo a ceros con Justin Verlander en la serie divisional frente a los Tigres de Detroit, que Oakland terminó ganando 1-0, aunque Gray se fue sin decisión tras ocho episodios en blanco.

El duelo se repitió cinco días más tarde, aunque esta vez fue Verlander quien se llevó la sonrisa.

Pero eso habla mucho del jovencito de Oakland, a quien no le tembló la mano ante la magnitud del compromiso.

Gerrit Cole (23), Piratas de Pittsburgh

Cole
Cole
Si los Piratas de Pittsburgh anhelan regresar a la postemporada en el 2014, mucho dependerán sus aspiraciones de lo que pueda hacer el derecho Gerrit Cole.

Detrás del dominicano Francisco Liriano, quien vio renacer su carrera en Pittsburgh, Cole será el otro hombre grande de la rotación, tras la partida del veterano A.J. Burnett.

Tanto el de los Piratas, como Gray, Wacha, Kelly y Salazar tendrán esta vez que resistir los rigores de la temporada completa, algo que ya hicieron Fernández, Miller, Teherán y Rosenthal en el 2013.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO