Ante Indiana falló el Kobe-sistema

Actualizado el 28 de noviembre de 2012
Por Gonzalo Aguirregomezcorta
ESPNDeportesLosAngeles.com
Archivo

Kobe Bryant
Noah Graham/Getty ImagesKobe Bryant anotó más que el resto de sus compañeros combinados, pero los Lakers perdieron
LOS ÁNGELES -- El que Los Angeles Lakers se apoyen en su buque insignia es algo que entra dentro de lo normal. Pero que lo hagan cuando no está al cien por cien de sus posibilidades es preocupante.

Ante Indiana Pacers, los laguneros utilizaron el sistema que más beneficios les está brindando: el Kobe-sistema. Y eso que su líder y gurú del equipo jugó enfermo.

Esta vez, el comodín que tantas alegrías suele brindar no pudo salvar de la quema a su equipo. Anotó 40 puntos, logró 10 rebotes defensivos y perdió una decena de balones. Estuvo acertado en muchas ocasiones en las que logró acercar a los suyos a la victoria, en cambio en otras, se le vio menos efectivo.

Lo cierto es que el Kobe-sistema funciona, pero también hace que los jugadores acudan a él antes de hacerle caso a su instinto.

Ante Indiana, hubo muchas oportunidades para que Pau Gasol lanzara a canasta; igual sucedió con Metta World Peace y Darrius Morris, pero bien por consigna, por falta de confianza o por fe ciega en el juego de Kobe Bryant, infinidad de balones acabaron pasando por las manos de Kobe. Demasiados quizás.

Atención a los números. Gasol intentó nueve tiros de campo y anotó dos; Metta, ocho y logró uno mientras que en triples probó suerte en cinco ocasiones, encestó una. El lagunero no bajó de los 10 intentos en lanzamientos de campo en todo el campeonato, sólo en Dallas.

"El ritmo fue diferente al de Dallas. Allí lo tuvimos desde el principio y esta noche nos hemos apoyado más en Kobe. Cuando tienes tantos All-Star en un equipo, hay que utilizar a todos los jugadores para poner más presión a los equipos. Esta noche, no pusimos la presión necesaria en el contrincante", alegó Metta.

El jugador dio en el clavo tras el encuentro. Y es que un equipo con campeonatos a sus espaldas y con credenciales de sobra para jugar colectivamente que se apoya en un compañero que saltó a la duela con gripe es para detenerse a pensar.

Es cierto que con Steve Nash, la historia hubiera sido diferente; en esta ocasión, igual que otras tantas veces, el Kobe-sistema podría haber funcionado, pero no pudo ser.

"Les podíamos haber desgastado, pero no lo hicimos. Kobe se trajo puesto su traje para puntuar, pero nosotros no nos lo pusimos. Es un gran ajuste que debemos realizar", enfatizó Metta. "Tenemos un gran equipo y no hay razón para desmotivarnos. Para el próximo partido debemos ser mejores y utilizar a los cinco jugadores y desestabilizar al otro equipo. Así es como nos ponemos por delante en los partidos y como se gana".

A Mike D´Antoni alabó las ganas de Bryant por liderar el juego de los laguneros, pero tampoco quiso pasar por alto los errores que impidieron que su equipo cayera derrotado.

"Tomó las riendas y no era fácil para él", declaró el coach. "No le pitaron varias faltas que él pensó que necesitábamos. Pero lo que no podemos hacer es fallar siete de ocho tiros libres en los últimos cuatro minutos".


Gonzalo Aguirregomezcorta ha sido corresponsal para el diario El Mundo en Nueva York y Miami. Ha trabajado en televisión como guionista de programas de entretenimiento, además de que ha colaborado en publicaciones deportivas y culturales. Síguelo en Twitter aquí. Consulta su archivo de columnas.