Una semana clave en la carretera

null
Por Gonzalo Aguirregomezcorta
ESPNDeportesLosAngeles.com
Archivo

LakersHarry How/Getty ImagesLos Lakers necesitan salir bien en la serie de cuatros compromisos fuera de casa
LOS ÁNGELES -- En la NBA, el día y la noche se encuentran de manera pasmosa. El éxito y el fracaso se miden a base de constancia y en cuestión de una semana, el buen momento de un equipo se puede ir al traste, igual que las crisis también pueden quedar aparcadas de manera fulgurante y cambiar de lleno la percepción de un plantel.

En esa disyuntiva se encuentran Los Angeles Lakers, que afrontan una semana clave en la que realizarán una gira en la carretera que les llevará por Cleveland, Nueva York, Washington y Philadelphia. Cuatro citas en las que los laguneros tienen dos opciones: salir a flote tras las siete derrotas en los últimos 10 encuentros disputados o seguir hundiendo su navío antes de tocar fondo.

Lo cierto es que la gira supondrá una oportunidad de oro para que Mike D´Antoni y sus pupilos den un vuelco a la situación y enderecen el rumbo hacia el objetivo del campeonato. Las estadísticas y, sobre todo, la falta de energía de los jugadores en el aspecto defensivo hacen que dicha empresa se antoje difícil transcurrido ya el primer cuarto de la temporada regular. A pesar de ello, queda mucha liga por delante y el espectro está más que abierto para reconducir la situación.

"No tenemos un buen promedio en casa, así que jugar en la carretera o hacerlo en nuestro feudo es indiferente", comentó Mike D´Antoni antes de que el equipo viajara a Cleveland para medirse a los Cavaliers el martes. "Debemos encontrarnos a nosotros mismos. Eso puede suceder en la carretera tan fácilmente como en casa. De hecho es mejor fuera porque estás alejado de la presión. Estás en un hotel, todos juntos, estás comiendo con todos, practicando y hablando", explicó el coach.

Los californianos encaran el primer encuentro de la cita con un balance de 2-6 en la carretera luego de las dos derrotas sobres tres encuentros que disputaron la semana pasada. Sólo si salieran vencedores en todas las citas que les esperan en los próximos seis días, lograrían el .500 lejos del Staples Center.

"Si hay un momento para remontar, es éste", apuntó D´Antoni. "Llevo diciendo esto durante un mes y ya estoy tan cansado de repetirlo como ustedes de escucharlo. Cuando lleguemos a Cleveland tenemos que jugar todos juntos y muy duro durante 48 minutos".

Chris Duhon, uno de los jugadores que más está brillando a pesar de los últimos traspiés describió a la perfección el sentir que los jugadores tienen lejos de Los Ángeles.

"Cuando jugamos fuera, estamos solos contra el mundo, es entonces cuando estamos más unidos", comentó el armador.

Y es que la sensación en los Lakers es la de levantar la situación a base de energía, una de las carencias que están impidiendo a los jugadores imponerse a sus rivales con un juego más regular.

"Esa energía tiene que llegar de todos nosotros. De mí, del equipo al completo, de la banca. No podemos desechar los progresos que estamos realizando, pero debemos jugar más duro. Debemos ser mejores porque estamos sufriendo", comentó D´Antoni.

La oportunidad para brillar es única ante planteles de la talla de los Knicks de Nueva York, que ocupa la primera plaza de la Conferencia Este con 15-5 o Philadelphia 76ers (12-9) y otros algo más débiles sobre el papel como Cleveland (4-17) y el hasta ahora el equipo con el peor registro de la liga, Washington Wizards (2-15).


Gonzalo Aguirregomezcorta ha sido corresponsal para el diario El Mundo en Nueva York y Miami. Ha trabajado en televisión como guionista de programas de entretenimiento, además de que ha colaborado en publicaciones deportivas y culturales. Síguelo en Twitter aquí. Consulta su archivo de columnas.