Presentan querella contra Cellerino

null
EFE

SANTIAGO DE CHILE -- La gobernación de Valparaíso presentó una querella contra el delantero argentino del Unión La Calera Gastón Cellerino, que propinó una brutal patada voladora al arquero del Santiago Wanderers, Mauricio Viana.

Cellerino, de 26 años, que ha jugado también en el Rangers chileno, en equipos de su país natal, en el Celta de Vigo español y en el Livorno italiano, es acusado en la querella de infracción a la ley contra la violencia en los estadios, dijo a los periodistas Pablo Zúñiga, el gobernador porteño.

El objetivo de la acción judicial es que Cellerino, que figura en la lista de eventuales refuerzos de la Universidad de Chile para la temporada 2013, "esté un buen tiempo alejado de los recintos deportivos", subrayó el gobernador.

El futbolista, tuvo que comparecer además en un juzgado de garantía para ser formalmente imputado, tras ser detenido al término del partido, correspondiente a la última jornada de la fase regular del torneo de Clausura, ganado 2-0 por el Santiago Wanderers.

El incidente ocurrió cuando se jugaba el cuarto minuto de descuento y Cellerino fue expulsado tras recibir una segunda tarjeta amarilla.

Cuando abandonaba la cancha, Cellerino tuvo un cruce con Viana, a quien le propinó primero un par de puñetazos y un puntapié, lo que originó que varios jugadores de ambos equipos se aglomeraran, entre empujones e insultos.

Tras ello, Cellerino volvió a arremeter en contra de Viana y le aplicó una violenta patada voladora que inflamó aún más los ánimos, al punto que la gresca continuó en la zona d vestuarios.

"Uno reacciona en caliente cuando insultan a tu familiares. Él (Viana) no tendría que haberme dicho nada. Yo salía tranquilo después de la expulsión y me fue a insultar de la nada", dijo hoy Cellerino antes de comparecer en el tribunal.

"Me dijo 'hijo de puta mala leche, yo me cojo a tu mujer y tu mamá juntas'", aseguró el delantero, que afirmó estar arrepentido, "por las familias que estaban en el estadio".

"Estoy muy arrepentido de haber dado ese mal espectáculo dentro de un campo de fútbol. Sé que me equivoqué y que hice lo que no tenía que hacer. Pido mil disculpas a las familias y a los niños que estaban viendo el encuentro", sostuvo, aunque excluyó a Viana de su arrepentimiento.

"No lo voy a llamar (para disculparme). Él fue de la nada a insultarme y en los vídeos se tiene que ver que yo iba tranquilo luego de la expulsión. Él se acercó a insultarme", remató.

En la audiencia, la jueza Verónica Toledo dictó un arraigo nacional (prohibición de salir del país) contra Cellerino y prohibición de acercarse a su víctima mientras dure la investigación, a la que fijó un plazo de 40 días.

Cellerino, que a finales de la temporada debería regresar al Livorno, que es el dueño de su ficha, arriesga además una pena de entre 541 días y tres años de prisión, por el delito de agresión con resultado de lesiones leves, sin contar el castigo deportivo que le aplicará el tribunal disciplinario del fútbol chileno.