Vilma atiende audiencia de Williams

null
AP

WASHINGTON -- Desde el inicio, la NFL aseguró que Gregg Williams estuvo a cargo de un programa de recompensas por lastimar rivales en los New Orleans Saints.

Will Smith, Jonathan Vilma
APSmith y Vilma arriban a la audiencia de Williams

El ex coordinador defensivo --quien le compartió a la liga otros involucrados-- fue interrogado el viernes por abogados de los jugadores que apelan sus sanciones por el caso.

Dos de esos jugadores, el apoyador de los Saints, Jonathan Vilma, y el liniero defensivo Will Smith, se presentaron a la sesión.

"Todos sabemos por qué estamos aquí", dijo Vilma el viernes camino a la audiencia.

La audiencia forma parte de la última ronda de apelaciones supervisadas por el ex Comisionado de la NFL, Paul Tagliabue. El ex asistente de los Saints, Mike Cerullo, fue cuestionado el jueves, cuando abogados de la liga y de los jugadores pasaron más de nueve horas en un edificio de oficinas en Washington.

Vilma y Smith viajaron a Washington tras jugar en la derrota de New Orleans, 23-13, frente a los Atlanta Falcons el jueves por la noche.

Ninguno de los dos fue requerido para la audiencia del viernes, sin embargo, Smith aseguró esta semana que "parte de lo que queremos hacer es enfrentar a nuestros acusadores".

Smith, suspendido por cuatro juegos, y Vilma, suspendido por la temporada completa, han estado jugando en lo que se resuelven sus apelaciones pendientes.

La NFL describió a Vilma y Smith como los organizadores de un premio que se le designaba a quien noqueara a un rival determinado. La liga tiene confesiones bajo juramento de Williams y Cerullo, asegurando que Vilma ofreció 10 mil dólares a cualquiera que noqueara al mariscal de campo Brett Favre en el juego de campeonato de la NFC al final de la temporada de 2009.

El jueves, la juez de distrito de E.U., Ginger Berrigan, le dio a las partes hasta el día lunes para responder si el acuerdo colectivo de la NFL previene a un Comisionado sancionar por contactos legales, y si sus pasajes en torno al detrimento de la conducta son "ambiguos, por lo tanto inaplicables".

En marzo, la NFL anunció que una investigación reveló que los Saints habían acumulado una recompensa de 50 mil dólares para pagar golpes que retiraran del partido a sus rivales. Rivales "noqueados" valían 1,500 dólares, y en caso de abandonar el terreno con ayuda del carro de emergencias pagaban 1,000; cifras que se duplicaban o triplicaban en la postemporada, informó la liga.

Avanzado el mes, Sean Payton se convirtió en el primer entrenador en ser suspendido por cualquier razón --vetado toda la temporada sin goce de sueldo-- y Williams suspendido indefinidamente.

Williams era conocido por la fortaleza y agresividad de sus defensivas, siendo coordinador en Tennesse, Washington, Jacksonville y New Orleans, y durante su período como entrenador en jefe de Buffalo. En enero, fue contratado por St. Louis para llevar la defensa.