Rubio tuvo su primera práctica

Actualizado el 4 de diciembre de 2012
AP

Ricky Rubio
Rubio

MINNEAPOLIS -- En un momento de su primera práctica de verdad en nueve meses, Ricky Rubio lanzó un pase entre las piernas del defensor Josh Howard a un compañero libre de marcaje.

Puede que necesite un poco de tiempo para poner a punto su rodilla izquierda operada, pero los instintos y la visión de la cancha que lo convirtieron en una parte fundamental de los renacientes Minnesota Timberwolves no se han ido a ningún lado, al menos en lo que respecta al entrenador Rick Adelman.

Rubio entrenó el domingo por primera vez esta temporada y dijo que la rodilla respondió bien. Todavía no hay una fecha para su primer partido, y Rubio está tratando de ser paciente para asegurarse de estar completamente recuperado cuando regrese después de la primera lesión importante de su carrera.

"Después de mucho tiempo, estoy en la cancha de nuevo", dijo Rubio. "Se sintió bastante bien empezar a conocer a mis compañeros otra vez".

Los Timberwolves han estado golpeados por lesiones durante toda la temporada, y Kevin Love (enfermedad), Malcolm Lee (ingle) y Andrei Kirilenko (dolor de espalda) no entrenaron el domingo. Tener a Rubio de vuelta pronto sería un gran impulso para un equipo que ha logrado mantenerse alrededor de .500 a pesar de todas las ausencias.

Rubio participó en una práctica de cinco contra cinco el domingo, luego se quedó casi una hora más para correr un poco y trabajar en la recepción-y-lanzamiento mientras trata de recuperar las piernas. Dijo que sintió algunas molestias ocasionales en la rodilla, pero los entrenadores del equipo anticipaban esto por la formación de tejido cicatrizal tras la cirugía.

"Será extraño por un tiempo. Hasta que no me sienta genial, y nada en absoluto en la rodilla, no voy a jugar", explicó. "Estoy muy contento por hoy".

Puede que la recuperación mental sea casi tan importante como la física para Rubio. Dijo que quiere llegar al punto en el que no se esté preguntando qué va a pasar cada vez que hace un corte o se planta en una carga al aro. Eso llevará algún tiempo, y él lo sabe.

"Me sentí bastante bien, pero quiero estar perfecto", dijo Rubio. "Tengo que trabajar duro. Tengo que seguir trabajando y ver donde estoy".

Los Timberwolves volverán a practicar el lunes antes de dos juegos seguidos en Philadelphia y Boston a partir del martes. Sería mucho pedir que Rubio vuelva tan rápido. Los Wolves estarán libres el jueves y luego recibirán a Cleveland el viernes por la noche, pero aún es demasiado pronto para predecir cuándo va a jugar.

Un indicador importante podría ser cómo responderá su cuerpo el lunes tras la extenuante sesión de práctica. Adelman dijo que ya era evidente que Rubio todavía tiene un buen manejo de la ofensiva y de sus responsabilidades a la cabeza del juego.

"Eso está ahí. Hoy lo demostró", dijo Adelman. "Pasó muy bien el balón, llegó a los espacios. Eso siempre va a estar ahí. La cuestión será el acondicionamiento y las piernas, y cuánto puede durar. Eso va a ser lo más importante".

Y tampoco estuvo de más ver algunos de esos pases llamativos que suele hacer.

"Hoy no tuvimos alley-oops", dijo Rubio con una sonrisa. "Espero que pronto tengamos algunos de esos".