Boca: El festejo terminó con violencia

null
DYN

BUENOS AIRES -- Una multitud arropada en azul y oro celebró este miércoles el Día Internacional del Hincha de Boca en el Obelisco, pero entrada la noche unos cientos de exaltados detonaron la violencia destruyendo y saqueando locales, un móvil de Crónica TV y el ingreso del edificio del Canal 13.

Hubo un número no informado de detenidos, al menos hasta la medianoche, y heridos, algunos de los cuales no pudieron ser atendidos porque ambulancias del SAME fueron recibidos a pedradas, lastimando a dos médicos y un chofer.

Enfrentamientos cuerpo a cuerpo con la policía se vieron en varios puntos de la 9 de Julio.

Periodistas de DyN vieron cómo se llevaban a varios detenidos, tal cual mostraron fotos de esa agencia, aunque prensa de la Policía Federal dijo no tener ningún parte las tres veces que fue consultada esa dependencia.

Todo había sido pacífico en la fiesta del 12/12/12 y colorido desde antes de las 17.00 (BUE) y hasta pasadas las 22.00, y hasta el presidente Daniel Angelici se sumó con un mensaje de Facebook celebrando a su vez iniciar el contacto con Carlos Bianchi, por el que cantaron en el Obelisco, soñando que con el Virrey "la vuelta vamos a dar".

Pero unos 300 trocaron fiesta en violencia al lanzar piedras y atacar locales comerciales como el de McDonald y una casa de venta de celulares, en Corrientes y Pellegrini, que fueron saqueadas.

En plena locura, un móvil de Crónica TV fue copado literalmente y saqueado. Decenas de hinchas exaltados se subieron al techo del camión, donde saltaron como celebrando el trofeo de guerra obtenido.

Ante la rotura de vidrios y el levantamiento de las persianas metálicas, la policía que estaba custodiando el lugar comenzó a repeler esas acciones con camiones hidrantes, a lo cual los hinchas respondieron con pedradas.

Luego arremetió Infantería y fue arreando a los violentos hacia el sur, que no obstante siguieron dejando huella de destrozos en semáforos, cabinas de teléfonos públicos y contenedores de residuos.

Pero al llegar al llegar a Lima y San Juan, un grupo de unos veinte hinchas rompieron vidrios del ingreso al Canal 13, atacaron a personal de seguridad y se robaron computadoras y teléfonos de la guardia en cuestión de segundos.

La Plaza de la República y la intersección de las avenidas 9 de julio y Corrientes quedaron regadas de piedras y vidrios rotos, marcas de los bochornosos hechos.

Incluso el personal del SAME no pudo llegar a atender a los heridos que, desesperados, se guarecieron en el local de Mc Donald's frente al Obelisco, debido a las pedradas que recibieron sus ambulancias, a las cuales le rompieron los parabrisas. Como consecuencia, dos médicos y un chofer que en ellas se trasladaban sufrieron heridas, según informó su director, Alberto Crescenti.

Así como la multitud en tierra porteña impresionó por la magnitud, los hinchas se hicieron sentir en otros puntos del país, donde se fijaron las citas a través de las redes sociales de la convocatoria.

Entonces, unos 500 hinchas se manifestaron en el Kilómetro 0 de Mendoza y unos 300 celebraron en el Monumento al general José de San Martín, en Luro y Mitre de la ciudad de Mar del Plata.

Pese a que Rosario es de Central y Newell's, los boquenses demostraron que allí también tienen presencia, ya que un buen número se concentró en el Monumento a la Bandera.