¿Cuánto tiempo se mantendrán así?

La defensiva de los Redskins confía en su capacidad de realizar jugadas grandes

Actualizado el 25 de diciembre de 2012
Dan Graziano Por Dan Graziano
ESPN.com (EE.UU.)
Archivo

Ryan KerriganAPLa defensiva de los Washington Redskins ha conseguido 16 capturas en sus últimos seis partidos.

PHILADELPHIA -- Ahora es más real de lo que nunca ha sido, esa idea de que los Washington Redskins pueden ganar el título de la NFC Este por primera vez desde 1999 y llegar a los playoffs en la primera temporada de Robert Griffin III como su mariscal de campo. Sólo necesitan ganar un partido más --el 30 de diciembre, en casa ante los Dallas Cowboys-- para que se vuelva realidad. Es por eso que las declaraciones como ésta han comenzado a pedir que se realice un análisis más profundo de ellas.

"No estamos jugando para llegar a los playoffs", declaró el tackle nariz de los Redskins, Barry Cofield, después de la victoria de esta semana, 27-20, contra los Philadelphia Eagles. "Estamos jugando para ganar el Super Bowl".

¿Está loco? ¿Un equipo con marca 10-6 y campeón de la NFC Este sería una amenaza legítima para jugar en lugares como Atlanta, Green Bay, San Francisco o Seattle y ganar un Super Bowl en contra de los New England Patriots, los Denver Broncos, los Houston Texans o los Baltimore Ravens? Cofield admite soñar --en su "tiempo libre"-- con enfrentamientos de playoffs y cómo su equipo se mediría en contra de otros. Cofield es uno de los jugadores de los Redskins que tienen experiencia en la postemporada, de su época con los New York Giants, así que sabe lo que significa llegar como equipo encendido. Y si los Redskins ganan la próxima semana, no habrá un equipo más encendido en la NFC. El entrenador en jefe de los Redskins, Mike Shanahan, dijo que estos Redskins son un equipo que "espera ganar" en estos días, y eso es lo que le da a Cofield razones para estar optimista.

"Ese es definitivamente el caso, y es un tipo diferente de presión, pero esa es la manera en que operan los buenos equipos", declaró Cofield. "Hemos ganado esa mentalidad en el momento indicado del año, y estamos jugando lo suficientemente bien como para respaldarlo".

¿Pero lo son? ¿Está jugando esta defensiva de los Redskins jugando un fútbol americano con calibre de playoffs? Les permitieron 411 yardas a los Eagles esta semana y han permitido un promedio de 383.1 yardas por partido durante la temporada, lo que los hace estadísticamente una de las peores defensivas de la liga. La razón por la que están 9-6 es que la defensiva ha soportado lo suficiente en situaciones cruciales para apoyar a una ofensiva de alto octanaje. Y debido a un diferencial de balones perdidos y robados de +14 que se ubica entre los primeros cinco de la liga. Los entrenadores de los Redskins han estado trabajando más duro que nunca con sus jugadores defensivos sobre la importancia de forzar pérdidas de balón desde que el equipo salió con marca 3-6 de su descanso en la Semana 10 y el mensaje está siendo recibido.

"Está bien doblarse, siempre y cuando no te rompas", señaló el apoyador, Perry Riley con una sonrisa. "Y si puedes conseguir ese robo de balón, no importa qué tanto te dobles. Si los dejas avanzar campo abajo y consigues un balón suelto o una intercepción, no importa qué tan lejos lleguen. Si les quitas el balón, no pueden anotar".

Esta es una verdad indiscutible. La pregunta es si es sostenible. ¿Puede una defensiva, que permite cerca de 400 yardas por partido, forzar suficientes entregas de balón para vencer a Aaron Rodgers y Matt Ryan en semanas consecutivas y emprender una carrera al campeonato? Esta no es una pregunta sobre la que los Redskins hayan reflexionado. Cofield arrugó su nariz y asintió cuando se le preguntó si era posible, sin embargo rápidamente trajo a colación el Super Bowl del año pasado entre los New York Giants (quienes permitieron 376.4 yardas por partido en la temporada regular del 2011) y los New England Patriots (411.1).

"Siempre quieres detenerlos", sentenció Cofield. "No quieres que sean capaces de avanzar campo abajo en contra tuya. Pero los dos equipos que disputaron el Super Bowl el año pasado no tenían defensivas con grandes estadísticas y ahí estuvieron. Siempre y cuando tengamos la voluntad y el talento para dejar todo en el campo, estamos confiados en que podemos seguir haciendo esas jugadas".

Esa confianza es lo más importante que esta defensiva de los Redskins tiene a su favor. Hubo largos periodos en el partido de esta semana en el que parecieron incapaces de detener a Nick Foles en tercera oportunidad e incluso en cuarta oportunidad. Necesitaban detener a Foles en línea de gol con segundos por jugar para evitar que el juego se fuera a tiempo extra, y de no haberse agotado el tiempo podían no haberlo logrado. No es una defensiva que te haga sentir tan sólida que puede salir y detener a las ofensivas rivales.

Pero esta es una defensiva que cree en su propia capacidad para realizar jugadas. Y eso es porque es una defensiva que está haciendo jugadas. La presión al mariscal no fue factor por la mayor parte de la temporada después de la temprana lesión de Brian Orakpo. Sin embargo consiguieron cinco capturas el domingo y 16 de sus 30 capturas esta temporada han llegado durante su actual racha de seis triunfos consecutivos. Griffin sigue y seguirá siendo el mayor argumento que tienen los Redskins, independientemente de qué tan lejos llegue su temporada. Pero ha sido una constante durante gran parte del año. Lo que convirtió a este equipo de los Redskins de ser un desastre 3-6 en ser un equipo que ahora tiene garantizado terminar con un récord ganador es una defensiva que ha encontrado la manera todas las semanas de hacer suficientes jugadas. A fin de ganar el Super Bowl, necesitan hacerlo cinco veces más, comenzando este domingo.

"Se necesita de mucho carácter en tu equipo para pelear con lo que tenemos", declaró Shanahan. "Tenemos que conseguir capturas, tenemos que conseguir robos de balón, y hemos sido capaces de hacerlo en la defensiva. Probablemente ellos [Eagles] tuvieron 20, 25 jugadas más de las que hicimos [en realidad fueron 22], y eso es un poco extraño con nuestro ataque terrestre funcionando de la manera en que lo ha hecho. Pero aprovechamos los balones perdidos, los cuales negaron la gran cantidad de jugadas que tuvieron".

Ha sido una fórmula ganadora en el pasado, y con los extraños frentes que los Redskins serían capaces de lanzar a sus rivales de playoffs a la ofensiva [suponiendo que la rodilla de Griffin siga mejorando), podría ser suficiente para que sean una amenaza real en enero. Suponiendo que lleguen a la postemporada, desde luego.

"La grandeza de este sentimiento desaparecerá rápidamente si no lo conseguimos la próxima semana", sentenció Cofield.

Él está hablando de una defensiva que sabe que necesita jugar mejor pero, al igual que el resto de su equipo en este momento, cree que es capaz de cualquier cosa.


Dan Graziano se unió a ESPN.com en el 2011 después de dos años escribiendo para AOL FanHouse. Cubrió Major League Baseball, los Juegos Olímpicos y otros deportes durante su tiempo colaborando en el Star-Ledger y el Palm Beach Post. Consulta su archivo de columnas.