Djokovic, campeón en Australia

Actualizado el 26 de enero de 2013
ESPNtenis.com
Djokovic habla luego de su triunfo
Novak Djokovic habla luego de obtener su 4to. Abierto de Australia.Tags: espn deportes, djokovic, tenis, abierto, australia, palabras, luego de triunfo, andy murray, novak, campeon

MELBOURNE -- El serbio Novak Djokovic se impuso al escocés Andy Murray (3°) por 6-7 (2), 7-6 (3), 6-3 y 6-2 y se consagró campeón del Abierto de Australia por tercer año consecutivo, siendo el primero en lograrlo en la Era Open. Sexto título de Grand Slam para el número uno del mundo, que además suma Australia 2008, Wimbledon 2011 y Abierto de Estados Unidos 2011.

Novak Djokovic
Getty ImagesDjokovic ganó su cuarto título del Abierto de Australia

Solo otros dos jugadores, aunque en tiempos más lejanos, han triunfado en el primer grande de la temporada tres veces consecutivas: los australianos Roy Emerson (1963-67), y Jack Crawford (1931-33). A su vez, el suizo Roger Federer y el estadounidense Andre Agassi también acumulan cuatro títulos en Melbourne Park.

Lo hizo de nuevo. Una vez más mostrando un tenis de alto vuelo, de menor a mayor y ante un rival de gran jerarquía. Djokovic terminó doblegando a Murray gracias a un combo que anduvo a la perfección a largo de estas dos semanas, como viene sucediendo en este último tramo del circuito: servicio, grandes defensas, contragolpes y ataques.

El escocés, por su parte, se mantuvo expectante en los primeros dos sets, pero pareció derrumbarse con el quiebre del tercer parcial -el primero en el partido-. Y ahí Nole fue por más. Le imprimió a su juego una cuota mayor de agresividad y agudizó los síntomas de cansancio de Murray. En otro gran partido, el triunfo terminó quedando en manos del serbio. Una nueva cita con la historia.

En los primeros games del partido no hubo sobresaltos. Djokovic fue el encargado de presionar un poco más con sus golpes. Siendo más agresivo, le generó algunos problemas a Murray ante su merma de efectividad con el primer saque. Tuvo cuatro puntos de quiebre en el 3-2 y uno más en el 4-3, pero se terminó quedando con las manos vacías.

El escocés, por su parte, no varió su esquema pese a estar en aprietos. Continuó con sus tiros por el centro para no dar ángulos al serbio, cargando sobre el revés y hacerlo pegar la derecha en movimiento. Así encaminó todo hacia el tie-break, donde se dio el primer punto de inflexión del partido.

Djokovic mandó el primer mensaje: en su primer turno con el saque, doble falta. Y Murray, quien desde el Oro en los Juegos Olímpicos parece más seguro en los partidos decisivos, no dejó pasar la chance. Jugó una serie de puntos de manera estupenda, se aprovechó de los 25 errores no forzados del serbio y logró la primera ventaja en el duelo.

El número uno del mundo, con el marcador en contra, cayó en un pequeño pozo. Contando la muerte súbita, llegó a perder 17 de los últimos 19 puntos y quedó 0-1 y 0-40 con su servicio. Pero sonó el despertador. Haciéndose fuerte desde su saque y lastimando mucho con su derecha, volvió a encarrilar el encuentro.

Andy Murray
Getty ImagesMurray venía de vencer a Federer en cinco sets

Djokovic, sin dudas, afinó sus disparos -bajó a 15 errores no forzados- y además aprendió la lección del primer tie-break. Nuevamente en el desempate, Nole no perdió la concentración en ningún instante, no arriesgó de más y se terminó imponiendo por 7-3.

Distinta fue la sensación de Murray, quien aún, tras esos 65 minutos de acción, mascaba bronca por las tres chances de quiebre dejadas en el camino en el inicio del segundo set.

Y hubo más problemas para el escocés, porque unas ampollas en un pie lo llevaron a pedir asistencia médica. De ahí en adelante, a pesar de mantenerse firme con su saque (sobre todo con los puntos jugados con el primero; sufrió con el segundo -33% de ganados-), cambió su mensaje corporal. No fue el mismo. Fastidioso, molesto y con algunos síntomas de cansancio.

Djokovic, expectante. El serbio fue elevando consistentemente su juego. Sus defensas, al rojo vivo. Y en el octavo game del set aprovechó su oportunidad. Un tremendo intercambio de golpes, un punto cerrado en la red y un combo de devolución y tiro ganador de derecha lo pusieron con tres break-points a favor. Lo buscó y se le dio. Quiebre, 5-3 y confirmación para sacar ventaja por primera vez en la final.

El serbio no le puso un freno a su juego. Cada vez fue más agresivo, con mayor cantidad de puntos cerrados en la red y le encontró la vuelta al servicio de Murray. Se adelantó por 3-1 y se soltó por completo, con un tenis repleto de tiros ganadores y enormes defensas. El escocés no pudo hacer mucho ante el gran empuje de Djokovic, que lo terminó cerrando con autoridad.

Tras levantar un 0-30, con un juego ofensivo, Nole se abrochó su 21° victoria en cadena y logró su tercer título consecutivo en el Abierto de Australia, siendo el primero en lograrlo en la Era Open. Sexto título de Grand Slam para el número uno del mundo (se le suman Australia 2008, Wimbledon 2011 y US Open 2011), que ahora irá tras la caza de Roland Garros.