Cinco cosas que aprendimos del fin de semana

Actualizado el 18 de febrero de 2013
Kieran Mulvaney Por Kieran Mulvaney
ESPN.com
Archivo

Ishe Smith, con su promotor Floyd mayweather, emocionado tras derrotar Cornelius Bundrage.
Courtesy of Tom Casino/SHOWTIMEIshe Smith, con su promotor Floyd mayweather, emocionado tras derrotar Cornelius Bundrage.
Luego de un fin de semana de combates que incluyeron un nocaut en la capital del país, una victoria inesperada en Liverpool y una historia de regreso en Detroit, aquí hay cinco cosas que aprendimos del fin de semana:

1. DESDE ABAJO HASTA EL TOPE
Es seguro decir que la victoria por decisión dividida de Ishe Smith sobre Cornelius Bundrage fue, por decirlo amablemente, la menos atractiva nunca antes vista. Pero los libros de historia no grabarán la estética del evento, sino simplemente que el 23 de febrero de 2013, Smith se convirtió en el campeón de peso Superwelter y el primer boxeador oriundo de Las Vegas en ganar un título mundial. Cualquiera que fielmente siguió el combate hasta el final y fue testigo de la emoción cruda de la entrevista de Smith posterior a la pelea seguramente reconoció el poder del momento y lo que significó para un hombre que, en un momento, estuvo en el punto más bajo de la vida. "Esto es increíble", dijo. "Hace cinco años, quería matarme, y no lo hice. Y ahora soy un campeón".

2. ES EL MUNDO DE FLOYD MAYWEATHER Y TODOS ESTAMOS JUGANDO EN ÉL
Si quedaba alguna posibilidad de que alguien pudiera albergar dudas residuales sobre la identidad de la figura dominante en el boxeo, la noche del sábado en Detroit debió haberla disipado una vez por todas. Smith y Bundrage estaban disputando un cinturón de título, pero el espectáculo fue de Mayweather. El nuevo campeón, abiertamente acreditó el resurgimiento de su carrera a Mayweather, y que fue la influencia de "Money" la que le aseguró a Smith su oportunidad.

Mayweather no solamente es el promotor del ganador del co-evento principal, J'Leon Love, sino que también trabajó en su esquina. Y mientras tanto, estaba siendo amable con Brian Kenny y el resto del equipo de Showtime, contestando preguntas sobre sus próximos y posibles futuros rivales y, en general, disfrutando del hecho de que él es el único boxeador en el deporte que puede revolucionar la industria como lo hizo la semana pasada.

Ah, ¿se acuerdan del boxeador que se suponía que era su gran rival para ser el mejor libra por libra? Eh, ya no lo es tanto.

Es bueno ser Floyd.

3. AL MENOS POR UNA NOCHE, LOS PROBLEMAS DE LAMONT PETERSON PARECÍAN COSA DEL PASADO
Si el DC Armory no gritó tan fuerte y apasionadamente en la noche del viernes como lo hizo el Washington Convention Center en diciembre de 2011 cuando Peterson venció a Amir Khan en una noche memorable para el boxeo de D.C., no fue mucha la diferencia. La multitud gritó el nombre de Peterson cuando entró y coreaban "¡DC! ¡DC! ¡DC!" mientras el boxeador local se sobrepuso de un lento comienzo para dominar y vencer a Kendall Holt.

Una vez que lastimó a Holt al final del cuarto round, Peterson fue implacable, al presionar a Holt prácticamente sin tregua y le propinó golpes al cuerpo y a la cabeza. El mérito es para el veterano de Nueva Jersey por absorber tanto castigo como lo hizo, pero una vez que la situación cambió para él, no se puso en duda el resultado. La agresión de Peterson era justificable. Al final, Peterson estaba comprensiblemente exuberante, retando a Danny García, mientras que Richard Schaefer de Golden Boy sugirió una posible revancha en mayo, nuevamente en la capital del país, contra Lucas Matthysse.

Era como si el 2012, con todas sus controversias y la condena, nunca había sucedido, como si Peterson hubiese saltado de una gran noche en D.C. a otra. La cosa es que, sin embargo, lo hizo.

4. LAS PREGUNTAS SIGUEN
Un control antidoping es mejor que ningún control, y los exhaustivos controles como la empleados por VADA son evidentemente mejores que las pruebas baratas y de rebaja que utilizan -- eh, pues--, las comisiones de boxeo. Pero la manera poco sistemática y la falta de interés con la que el boxeo está encarando las pruebas, combinado con su aversión a cualquier estructura institucional unificada o a los mecanismos de supervisión, no hace más que acentuar la desconfianza en lugar de disiparla.

Diez meses después de que surgiera la noticia de que Peterson no pasó las pruebas, ¿está la imagen más clara acerca de la validez de su razón para tomar la testosterona sintética? Un ente fiscalizador le quitó uno de sus cinturones de título, otro no, y la Comisión de D.C. no mostró exactamente ningún fervor de investigación. El deporte necesita más pruebasa antidopaje, sí, pero también necesita urgentemente mecanismos más transparentes y responsables para responder a esa prueba, para eliminar las sospechas de los inocentes, así como sancionar a los culpables.

5. UN BUEN FIN DE SEMANA PARA LOS BOXEADORES DE D.C.
Sin embargo, basándonos en los resultados del cuadrilátero, no se puede negar que fueron un par de días buenos para el boxeo de D.C. Menos de 24 horas después de que Peterson derrotó a Holt frente a una multitud ruidosa y adorante, Tony Thompson sorprendió a Liverpool, dejándolo boquiabierto, con un nocaut en el segundo asalto sobre el prospecto invicto David Price.

En tiempo real, el golpe parecía rozarlo solamente, una idea de último momento con la que marcar el final de una combinación. Pero no había duda de su impacto, cuando Price se desplomó en el suelo y luego, después de arrastrarse hasta ponerse de pie, hizo el Harlem Shake hasta que el árbitro detuvo la pelea. Un examen más detallado reveló que el golpe contundente había aterrizado en la oreja izquierda de Price- y, según el británico reveló más tarde, le perforó el tímpano. Era el tipo de golpe que puede hacerle cortocircuito al equilibrio de cualquier boxeador, sobre todo cuando el hombre que lo lanzó pesa más de 250 libras. Existían comentarios desde hace mucho sobre la mandíbula de Price, y la palabra en la calle (y la grasa alrededor de la cintura de Thompson) sugiere que Thompson no había entrenado con especial dedicación para este combate, por lo que la caída de Price es más dañina para su reputación. Él puede superar esto- un peso completo británico de cierta fama llamado Lennox Lewis tuvo una carrera decente después de un nocaut en el segundo round- pero será probablemente Thompson quien tendrá esa gran pelea contra Tyson Fury.


Kieran Mulvaney es reportero de boxeo para ESPN.com y la agencia de noticias Reuters. Consulta su archivo de columnas.