Get ADOBE® FLASH® PLAYER
La Mirada: El juego soñado

+ Eso puede significarle a México "la batalla" de este sábado en San Francisco. Este tipo de horizontes, de retos fueron precisamente lo que buscaban aquellos intrépidos y luego maltratados dirigentes mexicanos cuando buscaron y lograron ser aceptados para jugar la Copa América. Duelos que pueden relucir los peores defectos o hasta las mejores fortalezas de una selección mexicana. Partidos que te dicen dónde estás, para qué estas y hasta donde puedes llegar. Hay que aprovecharlo y si se puede, ganarlo. Si no, aprender de él.

LOS ANGELES -- Algunos tienen mala memoria. Otros, se hacen. Pero escenarios como los que tendrá la selección mexicana este sábado fueron el "motor principal" en donde se sentaron las intenciones de aquellos dirigentes --Emilio Maurer y Francisco Ibarra-- que más tarde, por cierto, fueron denominados como "non gratos" para el futbol mexicano, para explorar y lograr que el futbol de México participará en las Copas América.

México vs. Chile
PhotosportMéxico debe sacar provecho de su partido contra Chile en los Cuartos de Final.

Porque es un hecho: El futbol mexicano siempre ha soñado con la amalgama de posibilidades que puede presentarle una noche como la que podría afrontar mañana a las afueras de San Francisco.

El duelo por los cuartos de final de la Copa América Centenario significa abandonar la "zona de confort" en la que casi históricamente ha vivido y sobrevivido la selección mexicana en su historial futbolístico del área de CONCACAF. Hoy, como lo ha sido desde que decidió, empujó y logró abrirse el camino para competir ante las selecciones sudamericanas, tiene un reto para seguir aprendiendo y reconociendo rumbo al nivel que tanto anhelan los aficionados al futbol en México y en los Estados Unidos. El partido ante Chile promete ser una batalla de gran complicación, que necesitará de la máxima concentración y de las mejores características de los futbolistas y del entrenador de México. No es un juego ante una selección caribeña de una calidad ambigua y tampoco un choque de más pasión que futbol como los que México suele protagonizar ante rivales centroamericanos o estadounidenses. Es un partido de alto calibre que puede darnos como resultado los defectos más temibles y escondidos de esta selección o llevarle al siguiente nivel de atributo futbolístico.

El juego ante Chile es un beneficio total para el futbol mexicano. Le puede decir a México dónde está, para qué esta, en dónde debe corregir y en dónde debe afianzar. Partidos como estos valen, por ganarlos o hasta por perderlos. Juegos como estos te hacen crecer, darte cuenta de qué tan lejos estas de un gran nivel competitivo y hasta donde puede y quieres llegar.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Copa América, México, Chile

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La selección mexicana no es favorita para el choque de este sábado en los cuartos de final de la Copa América del Centenario, pero tampoco se puede descartar, por completo, que logre superar y eliminar al vigente campeón del certamen. Chile es un equipo serio, con grandes nombres propios y que ha ido de menos a más en el evento. La jornada en San Francisco promete y puede ser memorable. Dos equipos que intentan primero, jugar bien al futbol y segundo, ganar para alcanzar las semifinales.

Raúl Jiménez
Mexsport

LOS ANGELES, CA -- El pizarrón lo muestra muy claro y también muy frívolo: La fórmula para ganar la Copa América incluye vencer, en una semana, a Chile, a Colombia y a la Argentina. ¿Sencillo, no?

¿Favorito? Si no lo era antes del comenzar el torneo, tampoco lo puede ser ahora. México sigue siendo una apuesta interesante para protagonizar en la Copa América, pero no tendrá, a partir de ahora, un carácter de favorito.

He buscado por todas partes: en la cancha, obviamente, fuera de ella, en el momento que parece vivir cada equipo y hasta en algún antecedente histórico. No hay forma de poner a México como favorito sobre Chile en el partido de los Cuartos de Final que se juega este sábado a las afueras de San Francisco. No la hay y no se trata de envolverse en la bandera nacional o de cantar el "mas si osare...". Se trata de futbol y el rival tiene más argumentos que México.

El primer lugar de grupo, el rimbombante triunfo ante Uruguay, una larga racha de 22 partidos sin derrota y como siempre el fervor que tiene y que aumenta México partido a partido cuando juega un torneo en su segunda casa --los Estados Unidos-- parecen ayudar para generar un clima de confianza. Pero hay que advertirle al aficionado que enfrente estará un equipo serio, un futbol que presume a la mejor generación de su historia futbolística, que ya gano algo (Copa América 2015), y que tiene jugadores regados por las mejores ligas y clubes del futbol del mundo: el portero es el titular del Barcelona. El defensa juega en el Inter. El medio es del Bayern Munich y uno de los delanteros figura en el Arsenal. Ganarle a Chile no será sencillo.

Lo que también está muy claro es que los planes no se han transformado. México fue primer lugar de su grupo y Chile fue el segundo. Desde un inicio, ambos tenían esta cita reservada en los Cuartos de Final del evento. La pregunta es: ¿quién podría llegar mejor? La respuesta la sabremos al finalizar los 90 minutos o los penaltis que establece el reglamento para un desempate en esta ronda de la Copa América.

Mientras México se debate entre el controversial sistema de rotaciones y ciertos momentos de buen futbol colectivo y de atrevimientos individuales, Chile ha ido de menos a más en el certamen. Perdió ante Argentina, en su presentación, lo cual es normal, pero cerró con triunfos ante Bolivia y Panamá. Sus futbolistas principales: Arturo Vidal (Bayern Munich), Alexis Sánchez (Arsenal), Gary Medel (Inter de Milán), Eduardo Vargas (Hoffenheim) han tomado la batuta del equipo. La parte más vulnerable, por llamar de esa forma, ha sido la portería, donde el usualmente seguro portero del Barcelona, Claudio Bravo, ha tenido sus peores momentos como guardameta de la selección chilena.

No veo a México como el favorito, pero esa, lejos de ser una debilidad, podría ser otra fortaleza: este equipo, cuyos números son positivos, puede jugar aún mejor de lo que lo ha hecho. Y esa esperanza alcanza, por ahora...

El Chile-México es un juego de pronostico reservado. Cualquier cosa puede pasar y ello, sin duda, lo hace doblemente atractivo.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Copa América, México, Chile

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Al final del día, la nueva política de la Selección Mexicana de futbol, nos guste o no, está en marcha y esa práctica podría ser el inicio de algo muy interesante y complejo para el futbol mexicano. Las rotaciones deben tener su ventajas, es más, las tienen: Osorio ha logrado que México tenga un mayor poderío físico, una gran competencia interna por los puestos y hasta ha despistado a los rivales con los constantes cambios de nombres en las alineaciones. Osorio ha tomado un riesgo que si termina funcionándole en esta Copa América podría ser “la llave” rumbo al proceso para Rusia 2018.

LOS ANGELES, CA -- Siempre he creído en la frase y reflexión de mi padre: en lo malo, hay que tener siempre espacio para sacar lo bueno. El problema aquí es que ni yo ni muchos otros que en su momentos fuimos escépticos y repulsivos hacia esa costumbre, estemos tan seguros de que es una mala práctica.

Nos puede gustar o no, lo podemos entender o no, podemos creer en ello o no, pero la Selección Mexicana ha entrado, formalmente, a través de un torneo oficial, a la época de “las rotaciones”.

Oribe Peralta
Imago7
La polémica sobre si Juan Carlos Osorio ha hecho o bien mal aplicando esta política en cuanto a no repetir alineaciones y rotar futbolistas y hasta posiciones en el campo, está siendo respaldada por los resultados: México ha ligado 22 partidos sin derrota (una racha que obviamente se remonta hasta antes de los días del colombiano como entrenador), es primer dé lugar de su grupo, evitó a la Argentina en los cuartos de final y tiene una valiosa ocasión de jugar ante la selección chilena por el pase a las semifinales de la Copa América del Centenario.

Tratemos de encontrar lo bueno de “las rotaciones”. Y yo veo, sí algunas ventajas. La primera que se me ocurre tiene que ver con factor físico esencial para triunfar no sólo en el futbol sino en el deporte competitivo de nuestros días. La rotación le ha permitido a Osorio y a México tener jugadores frescos, rápidos en momentos decisivos y casi siempre por encima del rival en los minutos apremiantes del juego. Lo vi mejor a México físicamente ante Uruguay, ante Jamaica y ante Venezuela. Lo vi por encima del rival en ese aspecto corriendo por los bandas y no acusando el cansancio en las piernas que la mayor parte de los futbolistas de esta Copa han mostrado.

Segunda ventaja: el clima de competencia interna que Osorio ha creado en esta selección. Empezando por la portería y siguiendo el aparato defensivo y puntos claves en el ataque. Manteniendo un mismo sistema, un mismo esquema, Osorio ha cambiado los nombres, los perfiles, las pulsaciones, los caracteres y ha provocado que nadie en esta selección se sienta en la banca a mirar su realidad y decir: :”yo soy un suplente y no tengo nada que hacer”. El señor Osorio, inteligentemente, ha provocado que la primera competencia sea en el entrenamiento de Phoenix, de Houston o de San Francisco. Y que a partir de ahí, el jugador crezca en confianza, en amor propio, en autoestima.

La tercera ventaja tiene que ver con el rival, un rival que puede en un momento terminar desorientado por los cambios que hace México de un partido a otro. Aunque es verdad que intenta jugar de la misma forma, cada futbolista tiene una personalidad diferente, una manera de reaccionar, de correr, de controlar el balón y de patearlo.

Damas y caballeros, bienvenidos al nuevo mundo de la Selección Mexicana, “un mundo de rotaciones”, donde el entrenador cree que tiene 23 jugadores ++más o menos del mismo nivel++ que pueden jugar y competir por los puestos. Es una apuesta complicada que tendría que tener una mayor aceptación en clubes, donde el futbolista esta de tiempo completo con el entrenador y con sus compañeros. En una selección, los problemas podrían llegar a partir de esa falta de tiempo para adaptarse y conocerse, pero si Osorio logra pasar con éxito esta primera gran prueba, la de la Copa América, sentará la bases de un grupo solido que será el mismo ++más o menos++ que compita de aquí y hasta el Mundial de Rusia 2018 y que podría encontrar resultados favorables.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


En apariencia, nos presenta una selección donde lo que hace falta con urgencia es estabilidad y coherencia. A algunos ++me incluyo++ nos desespera el hecho de las continuas rotaciones en la alineación, pero en el fondo, puede que el estratega colombiano haya descubierto lo que buscaba: un equipo que combine carácter y personalidad y que en ciertos momentos del juego muestre talento e imaginación. ¿Titulares? Los hay. Están claros: esta selección depende de nombres como el de Guardado, Layún, Herrera y “Chicharito”, pero no puede abstraerse de la genialidad que sólo le pueden dar personajes como “El Tecatito”, Lozano y Aquino.

LOS ANGELES, CA -- Juan Carlos Osorio ha entrado en términos psicológicos: “Resiliencia”. Nosotros seguimos en temas futbolísticos, donde está claro que a este México le falta estabilidad y coherencia.

La Selección Mexicana está cruzando casi por tercera vez el territorio de los Estados Unidos para aterrizar este martes en Santa Clara, a las afueras de San Francisco; Se ha marchado a los cuartos de final de la Copa América con una gran pregunta: ¿Se acabaron ya los experimentos del señor Osorio?

Mexsport
Pero vamos por partes, porque al final del día, vale la pena aclarar que esta selección no está en crisis: ha ganado con justicia su grupo, ha evitado un partido de un alto “peligro” competitivo ante Argentina, ha ligado su juego número 22 sin derrota y yo agregaría que por algunos momentos de la competición, México tiene un futbol solvente y agradable. Dentro de estas bondades, resaltaría dos condiciones: la primera, la más importante, personalidad y carácter y supongo que a eso se refiere el entrenador cuando habla de “resiliencia”, que de acuerdo con aquellos que estudian la mente y el comportamiento humano es la capacidad de los individuos para sobreponerse a situaciones adversas. En eso, México está bien, muy bien, con tres futbolistas por encima de los demás. En el orden que usted: Andrés Guardado, Miguel Layún, Héctor Herrera y Javier Hernández. México no puede ni debe sacarlos de la cancha. Ellos son el aparato nervioso central de este equipo de futbol.

Pero un equipo de futbol no puede sólo sobrevivir de temperamento. Necesita, de pronto, alguien que salga de lo cotidiano, que “rompa” esquemas, paradigmas, que se atreva a crear, a inventar, a soñar. Y en se rubro, aparecen tres jugadores con esas condiciones: uno es Javier Aquino, el otro se llama Hirving Lozano y el tercero lo tenemos muy claro en Jesús “El Tecatito” Corona. Ellos son los futbolistas que pueden darle esa cuota necesaria de talento en el campo de juego.

El problema principal, de acuerdo con los aficionados y algunos observadores, se refiere a la falta de continuidad en las alineaciones. Osorio se defiende afirmando que él cree en el proceso de las rotaciones y que esas rotaciones van a continuar. Ha utilizado a tres porteros diferentes en tres partidos ++los tres, la verdad de un mismo nivel++. Ha rotado piezas alrededor del aparato defensivo ++lo cual tiene de cabeza a algunos especialistas de cancha++ y también ha sumado y ha variado m ++en los tres juegos y en toda su gestión++ algunos nombres en la delantera, pero, realmente, la base, la estructura, creo que ya la encontró. Y emerge a partir de tres, cuatro futbolistas que le dan una solidez mental al equipo y funciona con otros tres que tienen las condiciones para aportarle algo más que sensatez y musculo al juego.

No hay crisis en México, hay ciertas dudas de un sector ++donde me incluyo++ que parecemos desesperados por una once regular y por nombres propios en los que podamos confiar, pero detrás de ello, me parece que Osorio ha descubierto lo que buscaba: un equipo de carácter y de personalidad, con una cuota de ingenio y creatividad.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Seleccion de Brasil
Getty

Sin Brasil y sin Uruguay. Nadie hubiese jamás imaginado este escenario para cuando esta semana dé inicio la fase de eliminación directa del evento. Aunque es verdad que el aporte brasileño y uruguayo no había mostrado un significado especial en el desarrollo futbolístico de la Copa, esas dos selecciones solían alimentar con historia y prestigio al evento. ¿Qué pasará ahora? ¿La Copa tendrá una credibilidad deportiva? ¿Está en manos de Argentina? ¿Puede o debe México aprovechar? ¿Es el turno otra vez de Chile o quizá de Colombia?

LOS ANGELES, CA -- La Copa América del Centenario amaneció esta semana sin su corazón y sin su alma: Brasil quedó fuera en medio de una gran polémica por un aparente gol con la mano en el triunfo de Perú y Uruguay, la nación que históricamente ha ganado más versiones del torneo sudamericano, mostró un pobre nivel de juego que le llevó a perder ante México y Venezuela. Ambos están hoy de vacaciones.

En medio de la que supone ser ya una prolongada y agobiante crisis brasileña y ante, también, el alejamiento uruguayo de un nivel protagónico, las dudas, casi existenciales, sobre el verdadero nivel de la Copa América prevalecen: ¿Tiene una medida deportiva coherente con lo que significa para la historia del juego? ¿Lo han tomado los sudamericanos con toda la seriedad? ¿Le daremos la certeza que merece el evento? ¿El torneo se parece cada vez más a la Concacaf que a la Conmebol?

La parte económica podría estar cubierta. No sólo por las entradas a los estadios, también por la boyante economía que genera a su alrededor. El 'matrimonio' futbol y televisión siguen marcando la diferencia historia, incluso hoy, cuando las condiciones de las comunicaciones han cambiado y cuando la apertura parece ser mayor e infinita. Cuando se hagan las cuentas al final estoy casi seguro de que a todos, incluyendo a los sudamericanos más conservadores y escépticos, los resultados de esas cuentas les harán gracia y le darán satisfacción.

Pero, por fortuna, no todo podría ser dinero en la vida y en el futbol...

La cancha ¿Desde dónde sostenerse cuando referentes históricos como Brasil y Uruguay han 'renunciado' a los primeros 'golpes' de la competencia y cuando al bloque de la Concacaf no le alcanza por si sólo para mantener el torneo a flote en la parte deportiva. La Copa América está, para mí, en la inspiración ilimitada y en los maravillosos pies de Lionel Messi. Lo que diga, haga y termine ejecutando el mejor futbolista del mundo acabará estableciendo los parámetros del evento, su aprobación, sus condiciones a futuro y su lugar en la historia. Messi puede darle a la Copa la credibilidad que tanto busca en la parte deportiva.

Nos acercamos ya a la ronda de la eliminación directa. Argentina es el equipo a seguir y a vencer, por Messi, por su plantel y por su historia. Detrás de ellos, se han colocado tres aspirantes serios: Colombia, Chile y México. El primero es un futbol lleno de talento. El segundo es el campeón defensor de la Copa América. Y el tercero, México, está jugando como 'en casa' y ha logrado cierta coherencia a partir del campo de juego. Luego, no podemos descartar tampoco a Estados Unidos que ha crecido y que es, teóricamente, el local y a otros como Perú, Ecuador o la misma Venezuela.

Por lo pronto, la intempestiva salida de brasileños y uruguayos ha dejado 'cojo' al torneo. Solo Messi lo puede llevar a la meta.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


México desaceleró en su paso por la Copa América del Centenario. Le ganó 2-0 a Jamaica, pero no tuvo, en la cancha, el funcionamiento deseado. No tuvo, tampoco, parte de la congruencia futbolística que había mostrado en su presentación dentro del torneo ante Uruguay. Hoy, esta en la siguiente ronda. Está a salvo, esperando un juego ante Venezuela para tomar el primer lugar de grupo y evitar a Argentina en octavos de final. Hoy, con esto le alcanza. Mañana... ¿quién sabe?

LOS ANGELES, CA -- Con lo de anoche, está claro, alcanza para Jamaica. Con lo de anoche, falta, faltaría para Argentina, para Colombia, para Brasil o para Chile. He ahí el dilema. La Selección Mexicana ha caído en un paraje donde imperan y confunden algunas contradicciones.

México
Imago7
Los resultados están ahí, a la prueba de todos. Desde que llegó el entrenador Juan Carlos Osorio e incluso antes de él, los números son casi impecables y reflejan algo todavía más impactante: un equipo de equilibrio, que se defiende con propiedad y atacada con grandes condiciones. ¿Dónde está, entonces, el problema?

El funcionamiento y en medio de ello, un entrenador al que históricamente le gusta variar alineaciones, probar futbolistas en diferentes posiciones y zonas del campo. Un entrenador que creen en fórmulas más que en nombres. Y eso, hasta cierto punto, podría funcionarle como lo ha hecho en algunos clubes donde ha trabajado con éxito ++Atlético Nacional de Medellín en Colombia o el Sao Paulo brasileño++ pero en una selección donde tiene poco tiempo para trabajar y conocer a sus futbolistas, las cosas podrían ser distintas.

Osorio salió el jueves por la niche al Rose Bowl con un portero diferente, una zaga ordenada de otra manera y dos puntas como “Chicharito” y Raúl Jiménez, cuando los aficionados y los expertos parecían, de algunas manera, encantados por el resultado inicial de esta Copa América, el rotundo 3 x 1 sobre la selección de Uruguay. La regla o la máxima indica” “No cambies jamás a una alineación ganadora”. Y hay quienes creen, también, que lo primero que necesita México, más allá de esa “rotación de jugadores”, es un estilo, dominar un estilo, tener un estilo y a partir de ahí generar los cambios que tenga que generar.

La realidad es que los números ayudan. No hay una crisis de resultados y por tanto, una aparente crisis de funcionamiento se pierde en la exuberancia de las estadísticas, incluso históricas, que arroja esta selección.

Por ahora, la selección esta “a salvo”. Mañana, cuando vengan pruebas más difíciles, equipos de una mayor complejidad y talento, los problemas podrían llegar. Porque finalmente, ni Osorio ni esta bendecida generación de futbolistas están ahí para establecer un record de triunfos, la marca individual de más goles en la historia de la selección o parta vencer a Jamaica en un partido de la ronda de grupos de la Copa América. Están ahí, se los recuerdo por si alguien lo olvido, para dar el paso, el salto de calidad que tanto añora el aficionado mexicano al futbol.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Todos los ingredientes parecen juntarse para impulsar la idea de que México puede ganar la Copa América. Y sí, hay, algunos motivos de peso, en la cancha y fuera de ella para sospecharlo y para suponerlo. Pero el camino promete ser largo y sinuoso para la selección. Apenas esta por jugar su segundo partido en la ronda de grupos mientras algunas otras selecciones, llamadas a ser contendientes, empezaron a mostrar parte de sus grandes condiciones de juego. ¿Será la hora de México? ¿Es esta su gran oportunidad? ¿No puede ni debe fallar?

México
AP

LOS ANGELES, CA -- Tal pareciera que prevalece una sentencia: “ahora o nunca”. Y que la oportunidad es inmejorable, primero por la solidez futbolística de la que por momentos presume este selección y segundo por el clima favorable que encuentra a su alrededor.

Las sensaciones son buenas. Los augurios dicen que ha llegado el momento. Las palpitaciones han vuelto a acelerarse, pero hay un temible enemigo que ha estado ahí siempre y que no sabemos si se ha ido o si permanece expectante. El peor enemigo del futbol mexicano es otro futbol mexicano que no le permite desprenderse de una vez y para siempre de sus propios fantasmas. Es México Versus México, porque el futuro, invita a soñar y el pasado, a traicionar.

Una victoria contundente justo el día de su presentación, ante una selección de aromas históricos y de futbolistas llenos de competitividad y de personalidad terminó por afianzar la idea: México puede y debe intentar ganar la Copa América del Centenario.

No es la primera vez ++y seguramente no será la última++ donde el futbol mexicano supone tener en sus manos a un equipo que puede llevarle a un nivel máximo de desarrollo y de triunfo.

Hay algunas pistas que alientan esa hipótesis: la primera debe ser, sin duda, los tamaños técnicos y físicos de los cuales presume esta generación futbolística. La segunda, una mentalidad, una personalidad afianzada en el paso de esos jugadores por ligas europeas de una alta competitividad. Y la tercera, un entrenador trabajador, serio y que sabe qué tiene y hacia dónde se dirige. Ya otras veces, insisto, hemos tenido esas sensaciones en el futbol mexicano que al final se quedan a la deriva por “una traición”, sí, una traición que el propio futbol mexicano termina ejerciendo sobre sus sueños de crecimiento y de gloria.

Lo primero que hay que entender es el valor de este grupo de futbolistas. La selección mexicana ha decidido, por su propio bien, trasplantar sus necesidades. Dejar de lado fórmulas que en apariencia le guiaban a un nivel de condiciones técnicas que sólo algunos poseían y que hoy han sido substituidas por jugadores pensantes, fuertes en lo mental y que son capaces también de desplegar un futbol pragmático combinando velocidad, profundidad y cierta creatividad e ingenio. Nadie extraña a Carlos Vela o a Giovani Dos Santos cuando se pronto se encuentra ante el trazo perfecto de Andrés Guardado, el control de Miguel Layún y el centro que remata Javier “El Chicharito” Hernández. Opero tiene, también, esta selección, otras maneras de hacer daño en el rival, porque de pronto Héctor Herrera lanza el balón largo y la velocidad del “Tecatito” Corona, el amague de Javier Aquino y la profundidad del ”Chucky” Lozano provoca que la cancha se vea inmensa para los rivales.

Y luego y siempre está la fortaleza mental, eternamente discutida en el futbolistas mexicano. Rafael Márquez es un referente histórico de cómo debía ser invariablemente el jugador mexicano de futbol. Siempre he pensado que con unos cuantos Márquez más, la historia futbolística de México ya hubiese sido diferente. Y a partir de él, gente que juega con la cabeza y no con los pies: Moreno, Guardado, Herrera, “Chicharito”, Jiménez, Layún, futbolistas hechos en México pero “amamantados” en otras condiciones futbolísticas que hoy le da fortalezas y armas para no caerse en la adversidad. El domingo, en Phoenix, cuando Uruguay le había alcanzado en el marcador y cuando el capitán Guardado había sido expulsado, esos futbolistas no se cayeron. Siguieron corriendo y luchando hasta encontrar el triunfo.

La tercera pista habla de un entrenador. Era difícil encontrar alguien con la capacidad futbolística y hasta personal que tenía Miguel Herrera y México lo encontró. Juan Carlos Osorio sabe lo que hace. Sabe encontrar variantes, soluciones y ha encontrado las maneras, además, de comunicárselo a sus futbolistas que le creen y que lo hacen. Contra las críticas, cambia alineaciones, modifica futbolistas de posición, de perfil y logra sostener a un equipo competitivo. Osorio es y todavía puede ser más al personaje que por tanto tiempo espero el futbol mexicano.

Todas condiciones nos invitan, otra vez, a soñar. ¿Es este el equipo que puede transformar la historia? ¿Es esta la generación que tanto habíamos esperado? ¿Son los futbolistas de otra mentalidad, de otro nivel? ¿Es el entrenador con el que siempre nos habíamos ilusionado? Las pistas dicen que sí, la sensaciones también, pero nada se ha ganado aún y el camino es largo y sinuoso.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El presidente de la Asociación Uruguaya de Futbol no ha descubierto nada cuando afirma que México o que la Selección Mexicana representa a los poderosos intereses comerciales en la Copa América del Centenario. Lo que no dijo o no admitió el señor Wilmar Valdez es que México fue mejor, futbolísticamente hablando, que Uruguay el domingo en Phoenix. Las suspicacias son validas, pero habrá que darle tiempo para que ocurran o no ocurran. Sentenciar que el evento está decidido y que fue un error organizarlo en Estados Unidos es, simplemente, una repercusión del dolor, de una herida profunda y sangrante en el máximo responsable de la administración del futbol uruguayo.

Uruguay
Imago7

LOS ANGELES, CA -- Yo "no me rasgo las vestiduras...". El presidente de la Asociación Uruguaya de Futbol tiene razón en algunos de sus señalamientos.

México es el favorito de los intereses en la Copa América del Centenario. Lo es, como lo fue hace un año, en aquella controversial Copa Oro de la Concacaf donde los árbitros le fueron impulsando hasta la final. Hoy, la Selección Mexicana es el "motor" principal del evento y la garantía de que los estadios, la atención y las ventas estén aseguradas. Ya veremos si las necesidades económicas y la presión terminan siendo definitivas en los momentos más delicados del campeonato, cuando México, necesite de esa "ayuda". Juro que seré el primero levantar la voz cuando ello ocurra.

Pero hay otro tema que debe quedarle claro al señor Wilmar Valdez: México fue mejor futbolísticamente hablando que Uruguay el domingo en Phoenix y por eso ganó contundentemente el juego.

El señor Valdez se refiere a errores graves, sí, que han aparecido en la logística del evento, los himnos, las banderas, se queja de la falta de pasión alrededor de la Copa y termina con una lapidaria frase: "se equivocaron en hacer el torneo en los Estados Unidos".

A mí me parece que la declaración del máximo responsable en la administración del futbol uruguayo es apresurada y hasta cierto punto lamentable. Primero, insisto, hay que darle más tiempo a la Copa. Ver cómo progresa, hacia dónde va, qué ocurre, por dónde lleva su nivel futbolístico, su espectacularidad. Esperar para ver si aparecen otros factores ajenos al juego, si la Copa logra "calentarse" y al final medir entre lo que supone ser, en apariencia, un éxito económico y una debacle deportiva.

Yo creo que los sudamericanos --o algunos de ellos-- están ciertamente celosos o molestos. Una ala conservadora de la Conmebol supone que la Concacaf, que Estados Unidos, que los intereses que rodean al juego pretenden arrancarles una tradición de 100 años, forjada en historia de grandes selecciones, futbolistas y esfuerzos sublimes ante las enormes carencias que afrontaron esos países.

Me parece que están equivocados. La Copa América del Centenario tiene un interés muy marcado, primero, en lo deportivo. Está claro que las selecciones sudamericanas aportan una gran cuota de su mayor nivel futbolístico y de sus grandes figuras individuales. Y por otra parte, la Concacaf, o Estados Unidos y México, aportan economía y la pasión que necesita cualquier evento deportivo.

La Conmebol y los uruguayos no "pueden darse golpes de pecho". Ellos también conocen muy bien de temas de corrupción y no han salido muy bien librados de ellos en los últimos tiempos.

Yo creo que hay que esperar. Está claro que México representa los intereses del evento, pero que futbolísticamente hablando, Argentina, Uruguay, Brasil, Chile y Colombia, tienen las armas en la cancha para poder ganar los partidos.

Los uruguayos, o en este caso, el presidente de la Asociación Uruguaya de Futbol, la misma Federación que por cierto se equivocó rotundamente en el 2014 al defender lo indefendible en el caso de Luis Suárez y su épica "mordida", no hace más que sangrar por una herida fresca y profunda.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Contrario a lo que muchos suponen, yo creo que Muhammad Ali hizo pequeño al boxeo mientras engrandecía más la verdadera obra y el legado fundamental y casi sagrado de su trayectoria. Ali fue un peleador, sí, pero más allá del ring, donde vivió y yo diría que sobrevivió a una de las épocas más obscuras y amargas en la historia de los Estados Unidos. En el país de las libertades y de las oportunidades, ni Ali ni el pueblo que él representaba, gozaban de garantías, de derechos y de valores para encontrar la felicidad. Y él les dio esperanza, allanó el camino y luchó por los derechos y por la igualdad del ser humano. A Ali le debemos mucho más que una medalla de oro olímpica, 56 victorias, 37 nocauts y tres épocas como campeón mundial de los pesos completos. Él fue más grande e importante que el propio boxeo.

Muhammad Ali
EFEAlí protagonizó varias de las páginas más doradas del boxeo.

LOS ANGELES -- "El gran Muhammad Ali", me dijo Don José Sulaimán cuando me lo presentó en aquel estrecho lobby del hospital de La Raza a finales de noviembre del año de 1986. El legendario boxeador había venido a México invitado por su amigo personal, el entonces presidente del Consejo Mundial de Boxeo, para que escuchara lo que tenían que decirle los doctores e investigadores mexicanos Rene Drucker e Ignacio Madrazo, quienes solo unos meses antes habían logrado con éxito el primer trasplante de células suprarrenales para contrarrestar el mal de Parkinson. Ali, al final, decidió no someterse al tratamiento y a la operación.

Jamás pude entrevistarlo pero lo que sí pude hacer fue estrechar su mano y ver a través de esa mirada que aún en el desarrollo de su terrible enfermedad mantenía firme y atemorizante ante quien se atrevía a desafiarlo. Yo, por mi parte, quedé marcado para siempre con aquellos penetrantes ojos de color café obscuro. Había tomado la mano, aunque sea por unos instantes, de uno de los personajes que logró transformar y marcar a la humanidad en el siglo XX.

En el round 12, con el conteo de los 10 segundos en marcha, con la espalda contra las sogas, el gran Muhammad Ali seguía tirando golpes. Ahora, justo cuando la campana final ha sonado, parece difícil identificar cual ha sido el legado de mayor valía que ha dejado el legendario ex campeón mundial de los pesos completos. Y podrían existir una cantidad de argumentos muy validos en materia estrictamente deportiva que empiezan desde la medalla de oro olímpica en la división de los semi-completos en los Juegos Olímpicos de Roma 1960 --todavía bajo el nombre de Cassius Clay-- y de ahí en adelante una maravillosa carrera sobre el cuadrilátero profesional, que incluyó el titulo absoluto de los completos cuando apenas 22 años, el primer boxeador que fue campeón del mundo en la categoría pesada en tres ocasiones diferentes. O tal vez las memorables peleas con Sonny Liston, Joe Frazier, Joe Patterson, George Foreman, Ken Norton y León Spinks y sin duda un estilo, una condición propia sobre el ring, que combinaba una habilidad innata, con velocidad, desplazamiento de piernas, golpeo, aguante y una profunda inteligencia sobre el cuadrilátero.

Nadie tiene duda del sitio de Ali en la historia del boxeo. Es el número 1 y detrás de él se forman otras grandes figuras con muchas condiciones --quizá iguales o mejores que él-- pero que jamás tuvieron, la esencia, que finalmente, marca la diferencia y establece su mayor legado.

Fue la personalidad, el carácter y la lucha social que sostuvo a partir de esas características lo que le pusieron por delante de todos sus competidores. Ali fue un tipo pensante en una época difícil de su propio país y de la humanidad misma. Ali tiro golpes en un ring donde la injusticia aparecía en cada esquina, en cada rincón, donde no había derechos para personas de su color, de su pensamiento, de su origen. Cómo entender que en su propio país el no podía entrar a un restaurant a tomar un café pero sí, en cambio, podía y tenía la obligación de ir a combatir una guerra a miles y miles de kilómetros de distancia. Ali entendió que el cinturón de los pesos completos era tan solo un 'escudo de armas' para poder afrontar las luchas más importantes que ocurrían a su alrededor, en su calle, en su vecindario, en un país donde las leyes y los derechos no eran iguales para todos los seres humanos.

No creo que los expertos en boxeo o en deportes entendamos realmente la manera en la cual hay que valorar legado de Muhammad Ali. Porque, finalmente, el "se mueve como una mariposa y pica como una abeja" sólo alcanzaba a relatar lo que su grandeza significaba sobre un cuadrilátero. Fuera de él, estaba y sigue estando la obra más importante de Ali...

El Más Grande se ha ido....

Recordarlo como el mejor boxeador de la historia sería un desperdicio, casi un sacrilegio. Él fue y significo mucho más que eso...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Era la fantasía de muchos y aquí esta, plasmado y esculpido sobre la historia de las grandes selecciones sudamericanas, algunos de los mejores futbolistas del mundo, el ímpetu pasional de las selecciones de Concacaf (sobre todo México) y el orden y la economía de los Estados Unidos. Damas y caballeros, América es una misma cancha de futbol. Conmebol Versus Concacaf, Messi y quizá Luis Suárez. Vidal, Alexis, Willian,. Luis Guztavo, Baca, James, "Chicharito", Guardado, Ruiz Campbell, Valencia, Monteros, Caicedo, Dempsey, Bradley, Guerrero y Benítez. Los mejores futbolistas del continente en algunos de los mejores estadios del mundo.

LOS ANGELES -- Un sueño largamente añorado por muchos aficionados será realidad a partir de esta tarde a las afueras de San Francisco: el inicio de la Copa América, de una verdadera Copa América, con las históricas selecciones sudamericanas, sus grandes figuras, y con el ímpetu pasional y la economía que ofrecen las naciones futbolísticas de norteamérica.

Getty Images

Lionel Messi llegó esta madrugada procedente de la sala de tribunales en España y ya descansa en la concentración argentina, con lo cual, para empezar y que no está nada mal, la Copa América cuenta con el mejor futbolista del mundo. Es una pena (pero hasta cierto modo es normal) que Brasil haya definido a Neymar para jugar los Olímpicos y que el uruguayo Luis Suárez, el mejor delantero del mundo, este apartado, por ahora, debido a una lesión. Por lo demás, hay suficiente material, talento y ambición en 16 selecciones que buscaran competir por la Copa.

La historia de la Copa América ayuda y tampoco ayuda demasiado esta vez al tratarse de un evento inédito. Pero el color y el peso de las camisetas promete pesar con fuerza. Argentina parece el claro favorito. Primero por la presencia de Messi y después por lo que aportan otros nombres en su alineación (Di María, Mascherano, Higuain). El sub campeón del mundo fracaso, sin embargo, el año pasado cuando cayo en la final (en series de penaltis) ante el anfitrión Chile.

Copa América
ESPN

A la par de Argentina, por el tamaño histórico que siempre representa, habrá que colocar a Brasil, a pesar de que se trata de unos los momentos más in ciertos en la historia del futbol amazónico. Este Brasil viene su Neymar y también se le ha caído por lesión el veterano Kaka. Tendrá que jugársela con lo que tiene: un equipo de figuras en medio campo como Willian y Luis Guztavo y un cuadro que parece entender el futbol a la manera de Dunga, el entrenador y cada día más lejos del "Jogo Bonito" que alguna vez caracterizo a la "verdeamarella".

Enseguida, Uruguay, quien más allá de la ausencia de Suárez, siempre tiene un equipo equilibrado y difícil de vulnerar en temas defensivos. Godín, Jiménez, en la defensa. Cavani, Stuani, Rolan ara mitigar la ausencia del futbolista del Barcelona. Nunca hay que descontar a Uruguay. Hacerlo sería un terrible error. Y luego habrá que colocar, quizá, por lo que ocurrió hace menos de un ano en la Cooa América a la selección de Chile, con elementos como Arturo Vidal y Alexis Sánchez, que le dan una solidez futbolística y emocional.

Javier
Imago7México será tan favorito como su futbol lo indique, no sólo por ser "local" en Estados Unidos.

En el mismo nivel de posibilidades me atrevo a colocar a Colombia y a México. Los "cafetaleros" con una nomina que supone ser mucho más profunda en cuanto a talento futbolístico y México con un equipo que podría estar más mentalizado a la hora de afrontar el evento. Dos selecciones por las que uno podría apostar en que se coinvertirán en protagonistas de la Copa, pero que de igual forma, podrían perder estilo y condiciones mientras avanza la justa. México jugará como en casa, pero deberá, indudablemente, elevar su nivel competitivo a lo que generalmente afronta en la Concacaf.

Los rivales, a partir del domingo (Uruguay) serán muchos más serios y competitivos que los que generalmente afronta en su área de competencia. De la misma forma, el torneo le depara un cruce complicado en los cuartos de final, cuando se tenga que enfrentar al primero o al segundo lugar del Grupo "D", donde aparecen Argentina y Chile.

Grupo C
Getty Images

Una América unida jugando al futbol. Puede ser el primer paso, dado el éxito económico que se le augura, de un evento que se realice con periodicidad. Por lo pronto, es tiempo de disfrutar lo que se nos viene a la cancha. Las grandes selecciones de Sudamérica ante los de Concacaf, con sus distancias, sus virtudes y sus defectos, pero jugando sobre la misma cancha.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


+ Jugará en casa, con el calor y cobijo de su gente, pero ello no significa forzosamente que la selección mexicana aproveche todo ello para ganar un evento con el que ha "coqueteado" en los últimos 20 años. México será tan favorito como lo establezca y marque su futbol y no por las condiciones que podrían encontrar a su alrededor en la Copa América del Centenario.

LOS ANGELES -- ¿Favorito? Cuidado porque ese traje suele quedarle "apretado" a la Selección Mexicana. México promete ser tan favorito como lo establezcan sus condiciones en la cancha y no en la tribuna.

Una cosa es ser "el favorito" en las tribunas, en las calles, del entorno y otra más es confirmarlo en la cancha de futbol. Históricamente, el futbol mexicano sabe muy bien a lo que me refiero.

No es el gran favorito, pero tampoco se trata una de misión imposible. Digamos que nunca antes había tenido el privilegio y la oportunidad de jugar la Copa América tan cerca del "calor" de casa. México saldrá, a partir del domingo, como el dueño emocional o pasional de la Copa América del Centenario. La pregunta es: ¿Puede ser también el dueño futbolístico?

Ganar la Copa América no sólo parece ser una asignatura pendiente, también, se trata un sueño largamente añorado por el futbol mexicano. Desde que lo hizo por primera ocasión, hace ya más de 20 años, la selección mexicana casi siempre encontró la manera de mostrar una faceta ampliamente competitiva en el torneo. Cuando México ha ido a competir ante las grandes selecciones sudamericanas sin las ataduras de la CONCACAF, lo ha hecho de manera digna y substanciosa en lo deportivo. Hoy, el olfato por el negocio, por el dinero, ha atraído a históricos del futbol mundial --Brasil, Argentina, Uruguay-- hasta un territorio que futbolísticamente, en temas pasionales y por ende económicos, le favorece a México. Pero conociendo la historia misma del futbol mexicano, su comportamiento en torneos realizados bajo el cobijo emocional de su gran afición y cuando el jugador se siente de algún modo protegido y al mismo tiempo presionado, aparecen las dudas y las debilidades históricas de nuestro futbol.

México está amparado, esta vez, por un grupo de futbolistas que actúan con regularidad y prestancia en las competitivas ligas europeas. Algunos expertos creen que se trata de la mejor generación en la historia. Esa hipótesis sólo será confirmada el día en que ganen algo de relevancia en el futbol internacional. Lo cierto es que Andrés Guardado, Héctor Herrera, Miguel Layún, Raúl Jiménez, Javier "El Chicharito" Hernández, "El Tecatito" Corona, Diego Reyes, Héctor Moreno y hasta el veterano Rafael Márquez le dan una solidez mental y futbolística que podría garantizar resultados. A la par de ellos, y tras una nueva "tormenta" el verano anterior que termino con el fin de la era de Miguel Herrera, el futbol mexicano ha descubierto en su nuevo entrenador, el colombiano Juan Carlos Osorio, a un hombre serio, trabajador y que puede entregar resultados a largo plazo. He ahí las bondades con las que cuenta el futbol mexicano para afrontar este torneo.

Pero la historia en la cancha promete ser más complicado de lo que pinta en el papel. México debe empezar este domingo ante histórico y competitivo Uruguay, que si bien no tiene a su máxima figura, el delantero del Barcelona, Luis Suárez, es siempre un futbol que encuentra los motivos para arrancarle a sus rivales los mayores defectos. México tendrá que sortear un grupo complicado que además incluye a Jamaica y a Venezuela para después, en la ronda de eliminación directa, afrontar a Chile o a Argentina en partidos de carácter definitivo. No hay mucho margen para el error.

Se trata de una Copa América donde si bien la mayor parte de las figuras de los equipos sudamericanos parecen cansadas físicamente y agobiadas mentalmente por la larga competición europea de clubes, prometen defender, "a capa y espada", su reputación en el futbol continental y mundial. Enfrentar a una Brasil sin Neymar y a una Brasil más preocupada por el certamen futbolístico de Rio de Janeiro 2016, podría no ser tan sencillo como parece. Lo mismo sucederá con Argentina, que mantenía dudas sobre el estado físico de su gran figura Lionel Messi y lo mismo podría suceder con Uruguay --ya hablábamos de la ausencia de Suárez. Pero esas tres selecciones suelen esconder o suplir sus carencias como lo hacen "los grandes": con la camiseta y la historia por delante. Habrá que sumar a Chile, el campeón de la última Copa America, que tiene excelente futbolistas --Arturo Vidal y Alexis Sánchez, entre ellos-- y a Colombia, que también viene amparada por una generación de grandes figuras. Ecuador promete ser competitivo y lo mismo Estados Unidos, Costa Rica y la propia Jamaica por el área de la CONCACAF.

Ganar la Copa América no es un misión imposible, pero tampoco se ve como algo muy posible por ahora. Por delante de los intereses deportivos de México, yo coloco a potencias del futbol sudamericano, plagados de figuras que actúan en algunos de los mejores clubes y de las mejores ligas del futbol europeo. Ganarles a ellos, aunque sea cerca de casa, bajo el cobijo de tu maravillosa afición y con ciertas ventajas que podrían brindarte los intereses apegados al futbol, no será una tarea sencilla.

México no es favorito pero es el favorito. Que contradicción. Pero al final del día, los cimientos y hasta los sueños de desarrollo del futbol mexicano están siempre bajo la imagen de una contradicción. No sería nada raro que México protagonizará la Copa América del Centenario, como tampoco sería nada raro que terminará siendo un fracaso.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO