Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Xavi confirma su salida del Barça

Su carrera debió haber comenzado bajo la sombra de Ronaldinho y debió haber continuado bajo la de Lionel Messi, pero él fue "sol", nunca "sombra" y por cuenta propia encontró la luz para brillar al máximo nivel en el futbol del Barcelona. Mediocampista de creación que sin la magia de Ronaldinho o de Messi fue capaz de transportar su futbol a una grandeza infinita. Ha ganado 23 títulos con el Barcelona que pueden ser 25 de aquí al 6 de junio. Llevó a España a un nivel superlativo en Europa y en el mundo. Futbolista de los pies a la cabeza, representante inmaculado del barcelonismo, joya entre las grades joyas del futbol de todos los tiempos, el Xavi que parecía predestinado a ser siempre el número "2" pero que en realidad siempre ha sido el número "1"...

LOS ANGELES, CA.- Mientras casi todos los niños del mundo soñaban con ser Messi o Cristiano, los entrenadores suspiraban por encontrarse con un jugador de sus características.

Xavier Hernández Creus, Xavi, Xavi Hernández, anunció hoy que sus días como futbolista del Barcelona se terminarán al finalizar la temporada, con lo que estaremos atestiguando, de aquí al seis de junio, el final de una las carreras más profundas, laureadas y gloriosas en la historia del futbol moderno y del futbol de todos los tiempos.

Para Xavi no fue nada sencillo. Su carrera comenzó justo en una época dónde la figura de Ronaldinho parecía capaz de opacar a cualquiera. Su carrera continuó en una época donde no había más espacio que el disponible para una figura de los tamaños de Lionel Messi. Para un volante de creación, como lo fue él, desarrollar su carrera entre el par de "monstruos" parecía imposible. Lo hizo, y no solo eso, sino que su talento y su capacidad para generar futbol provocaron que "sin la magia ni los condimentos" de Ronaldinho y de Messi se confundiera, mantuviera y reafirmará al nivel de ellos.

En apariencia, Xavi no tiene la estatura futbolística para vivir entre los grandes de todos los tiempos, pero las apariencias engañan, con un jugador que ha ganado, al día de hoy, 23 títulos con el Barcelona. Un futbolista de todos los días, que jamás se quejó de nada, que fue un ejemplo fuera y dentro de la cancha, que mantuvo siempre a la disciplina y a la entrega como sus dos mejores banderas, que jugó con dolor, que se recuperó de lesiones, que disputó con fiebre y con pasión cada balón en el terreno de juego.

Xavi debe ser recordado también como uno de los mejores jugadores en la historia de la selección española, con la que jugó más de 100 partidos internacionales, coleccionó dos campeonatos de Europa y un título del mundo en el 2010. Fue el extinto Luis Aragonés quien le dio el sitio adecuado y la responsabilidad de producir el juego para España. A partir de Xavi, la selección española encontró una manera competitiva que terminó por situarla en el mapa internacional histórico del futbol.

En el Barcelona fue el segundo capitán del equipo, detrás de Carles Puyol y en la selección ocupó esa misma posición, a la zaga del portero del Real Madrid, Iker Casillas. Parecía predestinado siempre a ser el número dos, pero desde su extraña personalidad encontró la manera de ser el siempre el número uno.

Por su calidad de juego, por la manera en la cual manejaba y conducía el balón, por su técnica depurada, por la manera en la cual encontraba huecos, espacios donde no existían, por la forma en la que generaba situaciones y oportunidades de gol donde no había, por su capacidad para crear, por su imaginación, a Xavi hay que llamarle como lo que es: el "arquitecto" del "Tiqui-taca" y quizá el forjador principal del estilo que revolucionó al futbol al inicio de un nuevo siglo.

Se va Xavi, pero como dice su compañero Andrés Iniesta: "Todavía no. Nos faltan un par de cosas juntos". Habrá que disfrutar cada instante del juego de uno de los grandes de todos los tiempos. Aún podemos verlo levantar dos Copas y todavía podemos verlo irse como un campeón, el 6 de junio, en Berlín. Xavi no le debe nada al futbol. El futbol le debe a Xavi la oportunidad de haber apreciado a un futbolista que jamás necesito de reflectores ni de vítores para ser uno de los mejores de su generación y de muchas generaciones.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Futbol Espana

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Decidir quién será su entrenador tras el abrupto rompimiento de los procesos de Gustavo Matosas y de Luis Fernando Tena promete ser una tarea complicada. En dos de los equipos más populares del país, los candidatos no solo son reducidos, sino que debe acoplarse a ciertas condiciones que parecen "naturales" en la vida institucional y deportiva de ambos clubes. En Coapa, persiste la figura del presidente deportivo Ricardo Peláez, cuya personalidad impone y establece condiciones para el entrenador. Y en La Noria, la creencia o "leyenda urbana" de que la mayor parte de las decisiones deportivas pasan por el escrutinio de un promotor.

LOS ANGELES, CA.- América y Cruz Azul están jugando en una semana donde en apariencia tendrían que estar jugando, pero están eliminados de la liguilla y lejos de jugar por el campeonato, están jugando por su presente y futuro...

Dos de los equipos más populares y ganadores del futbol mexicano afrontan una crisis. El América está buscando un entrenador que, más que ofensivo y espectacular, acepte las condiciones de trabajar bajo "el yugo" de Ricardo Peláez y Cruz Azul está buscando un personaje que les dé un campeonato y que pueda alinearse a los intereses del promotor Carlos Hurtado. Así de sencillo y complejo es el mundo en Coapa y en La Noria.

El presente del América es contradictorio. Hace solo algunos meses, Gustavo Matosas era todo lo que querían tener: un entrenador joven, agresivo, de ideas frescas y que prometía darle al equipo las condiciones espectaculares que tanto anhelaba su tribuna. En apariencia, los planes de Matosas y lo del América se separaron en un terreno donde las ideas de cada uno eran distintas y donde el presupuesto se convertía en un tema esencial. ¿Cuál es el siguiente paso del América? Las primeras informaciones señalan hacia Ignacio Ambriz, pero también aparece en el horizonte el nombre de su "maestro" Javier Aguirre. ¿Son Ambriz y Aguirre entrenadores del corte espectacular que tanto pregonaba el equipo? ¿Tiene Ambriz los tamaños para ser entrenador del América? ¿Está Aguirre "libre" con respecto a los graves temas que afronta en los tribunales españoles?

En Cruz Azul, el panorama parece más claro: tras la salida de Luis Fernando Tena, las especulaciones sobre Rubén Omar Romano se han enfriado mientras ha aparecido la idea de que es momento de que Billy Alvarez tome una decisión que se apegue más a la necesidad de su golpeada afición. Gustavo Matosas podría ser el candidato número uno y Tomás Boy, recientemente despedido del Atlas, podría ser el segundo. Si Cruz Azul se atreve a dar ese paso no solo habrá tomado una decisión popular entre sus fanáticos, también incorporaría a su cuerpo técnico a un entrenador de carácter y férrea personalidad, muy distinta a las características que han sido parte de su historia.

Los puestos de entrenadores en el América y en Cruz Azul deben ser posiciones muy anheladas por cualquier hombre que se dedique a la dirección técnica, pero parecen tener ciertas condiciones. En el América está, sin duda, el hecho de hay que trabajar bajo la tutela de un dirigente que se ha dado "el lujo" de despedir a dos entrenadores campeones en solo seis meses y en Cruz Azul existe la vieja creencia o, llamémosle, "leyenda urbana" de que gran parte de las decisiones deportivas pasan por un promotor de nombre Carlos Hurtado.

Extrañamente, América y Cruz Azul que, por inversión e historia tendrían que estar en las semifinales que comienzan este jueves, siguen jugando, pero lo hacen en un terreno de especulaciónes, donde tendrán que tomar una decisión que marcará, indudablemente, su presente y su futuro.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


"Hoy me gusta, mañana no me gusta...". El América perdió su estilo incluso cuando tuvo que despedir a Gustavo Matosas sin explicar cómo es que en menos de seis meses el pensamiento del técnico distaba del pensamiento del equipo. El América "cortó" a Matosas, el entrenador que en apariencia los llevaría a conseguir una condición futbolística espectacular y avasallante. El América dio otra muestra de que en su club manda un solo personaje, que decide, que impone y que establece casi a capricho lo que se efectuará.

LOS ANGELES, CA.- El América vuelve a perder el estilo y esta vez lo pierde hasta cuando despide a su entrenador. Esta "despedida" de Matosas suena hipócrita, falsa, vacía...

Resulta que hace seis meses, el América "se moría" por el estilo y las condiciones futbolísticas que podría aportarle un personaje como Matosas. Y resulta que hoy, según el presidente deportivo, Ricardo Peláez, lo que él pretende, los jugadores o las herramientas, son contrarias a los que pretende el América. Yo, la verdad no lo entiendo.

Gustavo Matosas necesitaba tiempo. El tiempo no es algo que sobra en el América, pero todo hacía indicar que el título de Concacaf había mitigado, en cierta forma, el fracaso en los cuartos de final por la Liga. Matosas había sido una apuesta ambiciosa por encontrar un futbol distinto, que terminara por satisfacer al americanismo. Creo que más que una situación de ideas o de resultados fue un tema de personalidad lo que marcó la distancia entre Matosas y el América. El temperamento de Ricardo Peláez es una ventaja y una desventaja en el América. Los técnicos deben estar siempre por debajo de él. La pregunta es: ¿Cada seis meses el América va a "pelearse" con un entrenador? Aparentemente, el mayor distanciamiento entre el América y Matosas se dio por un tema de los refuerzos elegidos para la siguiente temporada. Peláez tenía una idea y el uruguayo otra. ¿Qué tan disímbolos eran sus planes?

Quizá estuvimos siempre equivocados con el América. Compramos la idea de que desechaban a Mohamed por un estilo más apropiado, más agresivo y más espectacular. Hoy vemos que pudo haberse tratado de una relación incomoda entre el entrenador y el principal dirigente del equipo. Mohamed tenía un sistema de trabajo que incluía a cinco colaboradores argentinos que se encargaban de todo y que casi dejaban a Peláez como una figura decorativa en Coapa. Dos años con Miguel Herrera, un año con Mohamed y seis meses con Matosas. La historia del América en la gestión de Peláez con los entrenadores ha sido casi siempre algo tirante, incluyendo al personaje con el que tuvo más éxito, "El Piojo", que encontró una buena salida en la selección mexicana y que una vez ahí, cuando pudo, insinuoó que prefería trabajar junto a Héctor González Iñarritu que con Peláez. En lo dicho: Peláez tiene formas de trabajo que un entrenador debe admitir. Es, además, el "hijo consentido" del mismísimo dueño del equipo.

El América ha cerrado otro capítulo de su historia, pero "la despedida" de Matosas fue extraña, anormal, ajena al estilo del americanismo de cerrar de golpe y porrazo las "puertas de su bunker" y restregarles en su cara a todos la decisión que tomó.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Mexican Liga MX, America

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Marco FabiánMexsportMarco Fabián logró el Hat-trick en instancias finales y en un clásico tapatío.

Fue una tarde de descubrimientos y redescubrimientos en el Estadio Jalisco. La violencia en las tribunas en un tema inaplazable del futbol mexicano: o se hace algo radical o se les va de las manos para siempre. Las Chivas volvieron a ser un equipo confiable que puede terminar levantando el trofeo en un año donde parecía enfocado en salvarse. Marco Fabián es un futbolista con capacidad para jugar en otro nivel futbolístico. Si no lo hace, estaría desperdiciando sus grandes condiciones. Y el Atlas, volvió a ser lo que ha sido: un equipo pequeño.

LOS ANGELES, CA.- Fue o pudo haber sido una tarde de "descubrimientos" o "redescubrimientos" en el Estadio Jalisco.

El primero y el más urgente de todos: la violencia existe en las tribunas del futbol mexicano y es un tema inaplazable para quien tome las riendas de la Federación en las siguientes semanas y para todos y cada uno de los clubes que conforman a este futbol.

La segunda revelación de la jornada es Chivas. Como equipo de futbol, ha tenido una asombrosa recuperación. El domingo mostró que no solo es un cuadro ordenado en temas defensivos, sino que también puede atacar y hacerlo con fundamentos y determinación.

El tercer hallazgo del día se refiere a un futbolista. Marco Fabián de la Mora tiene el futbol y las condiciones para marcar diferencia en la cancha. Hace tiempo que debería jugar en un futbol de mayores alcances.

Y el cuarto develamiento es contundente: El Atlas es un "equipo pequeño" porque cuando afronta empresas grandes lo hace siempre como un "equipo pequeño".

Y entre los descubrimientos y redescubrimientos hay varias precisiones que hacer: la violencia que ya es insoportable en las calles de nuestro México no puede apoderarse ahora de las tribunas del futbol mexicano. Hace tiempo que los dirigentes dejaron ese tema en un archivo. Las llamadas "barras bravas" deben prohibirse en los campos de futbol porque lo único que van a hacer es a violentar escenarios donde deben imperar las familias y la sana convivencia alrededor de una distracción deportiva. Urge que los clubes que, en su momento generaron esos grupos de animación o "de choque", los terminen desmembrando y urge también que los diputados y senadores trabajen en leyes más estrictas para aquellos que van a los campos de espectáculos deportivos a provocar desmanes.

Chivas, el Chivas que llegó a habitar en el último puesto de la tabla porcentual, es hoy otro equipo de futbol. Es un semifinalista que tiene grandes opciones de terminar como el campeón. Y lo ha hecho basado en el trabajo de sus jugadores, en la aportación de su entrenador -José Manuel de la Torre- y en el orden que le ha dado un personaje como Néstor de la Torre en la oficina, Chivas está recuperado de sus peores momentos. De aquí en adelante, va creciendo, buscando reconquistar sitios y posiciones.

El tema de Marco Fabián es muy interesante. Es futbolista con grandes aptitudes, que necesita mayor regularidad. Él puede brindarnos muchas jornadas como las del domingo en el Jalisco, pero está en su mente, en su cabeza, no en sus piernas o en sus condiciones futbolísticas. Sería una pena, un terrible desperdicio, que Marco Fabián no condujera pronto su talento hacia otros niveles de competencia.

Y lo del Atlas, para finalizar, es evidente. El equipo ha vuelto a empequeñecer en los momentos donde sus verdaderos aficionados -no los sinvergüenzas que estaban detrás de la portería el domingo- esperaban cosas grandes de ellos. El Atlas ha tirado por la borda una época donde tenía a su alcance la oportunidad de competir por la Libertadores y donde buscaba romper un larguísimo ayuno de títulos en el futbol mexicano.

Domingo de descubrimientos y redescubrimientos en el futbol mexicano.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Justino Compeán
Getty Images

Y más allá de ver si son totalmente buenas o malas, lo más importante del movimiento político que está por ocurrir en el futbol mexicano tiene que ver con la oportunidad de los clubes de aspirar a una posición más poderosa al momento de tomar decisiones deportivas y económicas. Si Decio de María toma el sitio de Justino Compeán, los equipos deberían tener el control del puesto de Presidente de la Liga MX, lo cual coadyuvaría con un sendero de democracia por el que tanto ha suspirado el futbol mexicano.

LOS ANGELES, CA.- Al hacer las cuentas, es casi seguro que algunas de ellas la salgann a Justino Compeán como presidente de la Federación Mexicana de Futbol, pero siguen sin ser claras, contundentes y favorables para el propósito que más debe interesarnos: el deporte.

Justino Compeán deja la silla principal de la FMF tras 9 años de grandes negocios y de una bonanza económica de un presidente que en un momento dado, tras volver de un fracaso en el Mundial del 2010, se atrevió a decir públicamente que él no sabia nada de futbol.

Pero lo menos importante hoy parece detenernos a hacer "las cuentas de Don Justino". Lo más importante hoy radica en saber si este movimiento político federativo terminará fortaleciendo la estructura democrática del futbol mexicano.

En apariencia, Decio de María, presidente de la Liga MX, que como Compeán procede del mismo árbol genealógico (la empresa Televisa), tomará el puesto de presidente de la FMF. La pregunta es: ¿Los clubes tendrán la oportunidad de tomar directamente la decisión sobre quien será el nuevo presidente de la Liga? ¿Por primera vez en muchos años tendremos un dirigente de Liga alejado de los intereses televisivos que históricamente han sometido a este futbol?

Con el país y el futbol buscando todavía un sendero de democracia, no sería nada raro que los clubes, que son y deben ser los verdaderos dueños del futbol mexicano, sugieran un estado donde el presidente de la FMF siga siendo de extracción televisiva (Decio de María, un empleado de Televisa) y que los intereses de la Liga MX, mayormente de orden deportivo, sean manejados por un personaje independiente, elegido por los presidentes de equipos. Ese sería el estado ideal. De aquí a que ocurra hay un largo trecho.

Lo que está claro es que los dueños de equipos quieren y buscan un mayor protagonismo en las decisiones más importantes que atañen al futbol. Televisa sigue teniendo un manejo total y desproporcionado de la selección mexicana de futbol, no sólo de los negocios y de los intereses económicos que genera la selección en México y en Estados Unidos, sino también de las decisiones deportivas. La ultima crisis deportiva que sufrió la selección en la eliminatoria para el Mundial del 2014 fue resuelta al interior del grupo, acudiendo a dos personajes -Miguel Herrera y Ricardo Peláez- cuyo sueldo procede del mismo bolsillo de donde viene la paga de Compeán y De María. Los clubes que aportan a los futbolistas, que generan la materia prima, que desarrollan entrenadores y métodos, casi siempre aparecen como participantes mudos en esas decisiones deportivas.

Se va Don Justino y más que hacer cuentas sobre lo que hizo bien o hizo mal, yo creo que el futbol mexicano debe aprovechar esta coyuntura para pensar en el mañana, en un futbol con más opiniones, con más democracia y con más participación de los verdaderos dueños del balón: los clubes del futbol mexicano.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AmericaMexsport

En Pachuca, en el primer lance de la liguilla, el América, como un boxeador herido, se refugió en las cuerdas y no quiso saber más nada de la pelea. Se guardó porque sabía que tendría una revancha dentro de 48 horas. El Pachuca de corte juvenil, el Pachuca de los Gutiérrez, Lozano, Herrera y Damm terminó evidenciando las carencias del equipo de Matosas, pero lo principal no fueron los errores defensivos o muchas veces la incapacidad de generar futbol o de correr al ritmo que proponía el partido. Lo principal fue un gesto que nada tiene que ver con la historia del América y el estilo de su entrenador: el miedo.

LOS ANGELES, CA.- En Pachuca, en el primer lance de la liguilla, el América, como un boxeador herido, se refugió en las cuerdas y no quiso saber más nada de la pelea. Se guardó porque sabía que tendría una revancha dentro de 48 horas. El Pachuca de corte juvenil, el Pachuca de los Gutiérrez, Lozano, Herrera y Damm terminó evidenciando las carencias del equipo de Matosas, pero lo principal no fueron los errores defensivos o muchas veces la incapacidad de generar futbol o de correr al ritmo que proponía el partido. Lo principal fue un gesto que nada tiene que ver con la historia del América y el estilo de su entrenador: el miedo.

El América mostró anoche, en Pachuca, un síntoma que no es nada conveniente para afrontar una liguilla: el miedo. Un síntoma que, además, está lejos de su camiseta y de su historia.

El América fue superado por el ímpetu juvenil de un Pachuca que es como toda una "bocanada" de aire fresco para el futbol mexicano. El Pachuca de Erick Gutiérrez, de Lozano, de Herrera, de Damm, termino dándole un ritmo distinto al partido que maniato a su rival. El Pachuca tenía que haber ganado con más autoridad en el marcador. Un costoso error de Ayovi le ofreció la oportunidad al América de salir con esperanza del Estadio Hidalgo.

Pero una primera prueba de lo que podría ser la liguilla quedó asentada sobre la cancha. El América sigue siendo un equipo vulnerable en temas defensivos y poco claro, muchas veces, en la manera en la cual ataca. Cuando se vio acosado también se vio desesperado, y cuando tenía que reaccionar y tirarse con todo para buscar el empate, reculó, acumuló futbolistas en medio campo, y prácticamente firmó el 2-3 en Pachuca.

La serie está lejos de definirse. El América tendrá que ser otro jugando en su estadio y el Pachuca tratará, basado en la velocidad de sus jóvenes, de abrir la inmensa cancha del Azteca.

El detalle más importante de la noche llegó desde la banca del América, cuando Gustavo Matosas, fiel a su estilo y a su fama, se pudo haber decidido por salir a buscar el juego, pero decidió tomar otro camino: con más de 20 por jugarse, retiro del campo al goleador Benedetto y le dio entrada al mediocampista Pellerano. El mensaje interno -acumular más jugadores en el medio campo- lo conocerán mejor Matosas y sus futbolistas. El mensaje externo, el que nos llegó a todos, es que el América estaba satisfecho y quería salir lo menos lastimado posible del Estadio Hidalgo.

No creo que el resultado de los primeros 90 minutos en los cuartos de final haya sido del todo positivo para el América. No solo está en desventaja en el marcador, también, por momentos, un equipo que mezcla jugadores jóvenes de cantera con veteranos de largo recorrido en el futbol mexicano -el caso del portero Oscar Pérez, del defensa Aquivaldo Mosquera, del argentino Nahuelpan- lo dejó en clara evidencia. A esta eliminatoria le queda mucha cuerda por delante, sobre todo, luego de que en los primeros lances, en el primer round, el América retrocedió, adolorido, sin tirar más golpes, pidiendo el tiempo, firmando "pactos" y mostrando algo que no tiene ver con su camiseta ni con su historia de liguillas: miedo.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Messi apareció, Cristiano desapareció. El Barcelona llegó a la final de la Champions y el Madrid se quedó en el camino. Había una cita para los dos más desarrollados y espectaculares futbolistas de la época. El argentino está en el mejor de sus niveles y acompañado por dos futbolistas que la mayor parte del tiempo hablan su idioma futbolístico. El portugués se fue enfriando mientras el Madrid perdía condiciones. El Barça dependió de Messi para vencer al Bayern. Y el Madrid esperó durante largos y angustiosos minutos la aparición de un Cristiano que jamás llegó.

LOS ANGELES, CA.- Había un espacio para los dos en los restos aún de pie del Muro de Berlín. Había una cita para el 6 de junio de dos genios de las cancha. Uno decidió salir, tomar el protagonismo que le corresponde, ponerse sobre los hombros a su equipo y ganar. El otro se quedó "atorado", a un gol de darle vida, con un rendimiento por debajo de su nivel habitual.

A mí me parece muy sencillo de resumir: Messi, sí...Cristiano, no.

El futbol más desarrollado del mundo buscó los mejores argumentos en sus mejores exponentes en las últimas 48 horas. El mejor futbolista de la época está en tono, en forma, en tamaño. El Balón de Oro del 2015 no estuvo en su producción acostumbrada, en su sitio, en su rendimiento.

El Barcelona arribó a Berlín de la mano, de las ideas y de las genialidades que Messi es capaz de entregar en un campo de juego. El argentino está como en sus mejores días y no solo eso, está ahora acompañado por otros dos futbolistas --Neymar y Suárez-- que, sin estar dentro de su dimensión, logran acercarse al nivel que 'El Genio' propone.

Y Cristiano ha ido perdiendo condiciones en las últimas semanas mientras el Madrid trataba de sacar la cabeza para no ahogarse en todas las competiciones en las que aspiraba a contender. Hubo carencias en muchas partes de la cancha: el equipo nunca encontró la forma de suplir al croata Modric, el aparato defensivo se desmoronó cuando fue presionado, hubo lesiones, bajas de juego, y el Madrid empezó a sentir los síntomas de un cansancio, físico y mental, más evidente hoy cuando con casi media hora por jugarse, con el aliento de su público, no fue capaz de hacerle un gol a una Juventus decidida a no tomar más riegos. Ahí, cuando todos esperábamos la aparición del "otro genio", el de los números implacables, el de las apariciones portentosas, el todo poderoso de los últimos metros, El 'Genio' Cristiano no apareció.

Y el futbol es así. Tiene momentos, situaciones, circunstancias, estados de ánimo, caprichos, imprevistos, y al final es justo, porque tan mezquino fue el futbol de la Juventus como pobre el ataque del Real Madrid. Tan real fue la propuesta del Bayern Munich como la respuesta del mejor jugador de nuestros tiempos y de un 'Tridente inferna'", capaz de jugar en otra velocidad, en otra intuición, en otra revolución.

Berlín solo tuvo espacio para un 'Genio'. El otro se quedó dentro de la lámpara, esperando algún otro momento para aparecer.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El cierre del torneo y la conformación de la liguilla vuelven a dejar en evidencia el poco nivel competitivo del futbol mexicano. La mediocridad invade a los que se fueron y lo peor de todo, acomete también a los que se quedaron. Ocho contendientes por el título. Tigres fue el líder general, pero se dio "el lujo" de perder seis partidos en un torneo de 17 fechas. El América y su bipolaridad. El Veracruz, el Atlas y su poca experiencia en esta fase. El regreso de las Chivas que no es garantía de nada y una tercia de equipos (Querétaro, Pachuca y Santos) donde puede pasar cualquier cosa. En busca del milagro, del "borrón y cuenta nueva", el futbol mexicano alista el inicio de su fase final.

LOS ANGELES, CA. - Al hacer las cuentas y al hacer un poco de memoria, lo único que se impone es la mediocridad. Mediocridad de los que se fueron y lo que es peor, mediocridad de los que se quedaron. El torneo mexicano propone ahora un "borrón y cuenta nueva", un "pequeño" nuevo campeonato en el que prevalece la esperanza de que todo cambie, de que el nivel emerja, de que el espectáculo sobresalga y de que el campeón sea una legitimo monarca. ¿Es mucho pedir?

El sistema de competencia no puede ser el único culpable de lo que ha ocurrido casi cada seis meses en el futbol mexicano, pero es sin duda uno de los grandes motivos por los cuales este futbol atraviesa por parajes de mezquindad al momento en que ingresa a una zona definitiva o cuando busca vestigios de un juego atractivo y espectacular. Pero es solo uno de los muchos motivos que tendría que revisar la Liga MX.

Tenemos lo que tenemos: 8 equipos que fueron ligeramente "menos malos" que el resto y que se sienten con derechos de levantar la mano por el título. No hay una gran diferencia entre todos ellos. No hay un claro favorito en la liguilla de México. Cualquiera le puede ganar a cualquiera y cualquiera puede ser campeón.

Ni siquiera Tigres, un líder general que perdió seis partidos en la fase regular y que ha tratado de equilibrar su energía entre el torneo doméstico y la Copa Libertadores de América. Un Tigres que por momentos luce poderoso y que en otras vuelve a las andadas. Ese Tigres que sin duda será favorito ante Santos en los cuartos de final, pero que afrontará una dificultad de calendario (Libertadores y Liguilla), si alcanza la fase de las semifinales.

Luego y siempre está el América, pero la pregunta es: ¿Qué clase de América tendremos en esta liguilla? El equipo de Matosas hizo lo suficiente para clasificarse a la fase final, pero no presenta garantías de nada. Es un equipo que puede pasar sobre el rival basado en sus individualidades, como lo hizo el sábado ante el Atlas en la última fecha, o que puede perderlo todo en una mala tarde como las que coleccionó frecuentemente durante la campaña. Todo y nada puede pasar con el América.

El regreso de Chivas a una liguilla tras dos años de ausencia es algo que puede y debe festejarse. El Guadalajara, sin embargo, mostró en la última fecha, cuando tenía a merced al peor equipo del torneo, al Morelia en el mismísimo Omnilife, que no ha superado totalmente su época de titubeos. Chivas tiene una camiseta que una vez en esta fase le da un peso específico a su intento. Hasta ahí nada más.

El resto de esta liguilla está integrado por equipos que pueden protagonizar una sorpresa: el Veracruz ha hecho una campaña tan digna como maravillosa para sus alcances y será, sin duda, un cuadro peligroso. El Atlas, el Querétaro, el Pachuca y Santos están dentro de un "pelotón" al que, por situaciones propias de la Liga, nadie se atreve a descartar.

Ocho contendientes. Ocho que lucharán no solo por la gloria del campeonato sino que también por tratar de alejar de este futbol y de sus canchas un sentimiento de mediocridad que los invade a todos...

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México, America

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Puede ganarle al Atlas, lucir como un equipo solvente y peligroso, meterse a la liguilla y defender con éxito el campeonato. El América puede hacer eso y más, pero también puede perderlo todo, extraviarse en la cancha, caer en el abismo de la desesperación y fracasar sin liguilla por el titulo. El campeón es un equipo sin garantías y eso no le gusta al aficionado americanista. Esa sensación de angustia, de intranquilidad, de desconfianza y temor no es una esencia favorita en Coapa.

LOS ANGELES, CA. - El América ha encontrado la "sombra ideal" para protegerse. Se ha colocado debajo del "árbol de la mediocridad" del torneo. Ha llegado a la última fecha del campeonato sin la garantía de nada, ni siquiera de clasificarse a la liguilla, lo cual seria todo un sacrilegio para un club de su inversión, tamaño e historia.

El América es, por ahora, un equipo de pretextos. Vive de la Copa de la Concacaf, cuyo nivel podría estar por debajo del nivel del futbol mexicano ++imagínese eso++ y vive de los discursos del entrenador Gustavo Matosas, que siempre pregonan y prometen un equipo ofensivo que, en la mayor parte de las ocasiones, queda a deber.

Ya todos parecen haberse olvidado de dos cosas: primero, que este América salió campeón hace cinco meses con un alto nivel de efectividad y dos, que la llegada de Matosas y la poderosa inversión que le acompaño, prometían un cuadro de características agresivas y espectaculares en la cancha.

El América de hoy es un equipo que puede, sin duda, puede porque tiene a los futbolistas, al entrenador y el potencial para lograrlo, pero que todavía no ha terminado por establecer sus condiciones futbolísticas. Algunos de sus más llamativas contrataciones para esta campaña ++Carlos Darwin Quintero y Cristian Pellerano++ no han terminado por funcionar en la camiseta amarilla y el aparato defensivo, por momentos, ha sido completamente vulnerado. El América da la impresión de que funciona por parajes del juego y luego vuelve a sus situaciones clásicas de ausencia.

El titulo de la Concacaf ayudó. Ayudó para generar confianza en los futbolistas y animó a una tribuna que vive de los éxitos, pero en el fondo, Matosas sabe que hay una fase obscura de su equipo, donde pierde el control, donde no tiene profundidad en la cancha, donde luce endeble en la zona baja y donde tiene pocas ideas claras para forjar el futbol. A eso, mayormente, le temen el entrenador y los dirigentes.

Que el América puede vencer al Atlas, clasificarse a la liguilla, fortalecerse y ser campeón es una realidad. La realidad que muchos esperan. Que el América puede perder con el Atlas, quedarse al margen de la liguilla, es otro escenario. Un equipo sin garantías. Un equipo bipolar. Puede y no puede. Quiere y no quiere. Este es el América que tenemos hoy, poco más de cinco meses después de haberse bañado en la gloria de un nuevo titulo para su historia.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México, America

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El problema con Lionel Messi es que cuando juras y perjuras que has visto todo lo que tienes que ver de él, te sale con algo nuevo, que te deja pasmado, aturdido, sorprendido, maravillado. Diez años después, 405 goles más tarde, el futbol y nosotros no podemos cansarnos de admirarlo por lo que es capaz de generar en la cancha. Y si buscamos la definición más correcta, el diccionario dirá que es algo no tangible, poco real y alejado de cualquier teoría científica: es magia.

LOS ANGELES, CA. - Las comparaciones terminan siendo un sacrilegio y también una pérdida de tiempo. Lo que tenemos que hacer es disfrutarlo y atesorarlo al máximo, cada momento, cada inspiración, cada genialidad, cada gol, cada latido..

El problema con Lionel Messi es que cuando juras y perjuras que has visto todo lo que tienes que ver de él, te sale con algo nuevo, que te deja pasmado, aturdido, sorprendido, maravillado. Diez años después, 405 goles más tarde, el futbol y nosotros no podemos cansarnos de admirarlo por lo que es capaz de generar en la cancha. Y si buscamos la definición más correcta, el diccionario dirá que es algo no tangible, poco real y alejado de cualquier teoría científica: es magia.

El balón a los pies. El recorte por izquierda, un nuevo giro a la derecha, la cabeza en alto, el corazón sobre 150 pulsaciones, la cabeza fría. A Boateng no le destroza la cintura, lo destroza de pies a cabeza y luego, cuando enfrente aparece la inmensa humanidad del personaje que el mundo del futbol llama el mejor portero de la época, él la toca, "la pica" suavemente, con la derecha que no es la suya, y el balón se suspende en el aire, lentamente hace una parábola, detiene el tiempo, parsimonioso y cae agitando las redes. Una obra de arte en medio de un partido de futbol.

Por momentos parece dormido. El balón pasa cerca de él, lo toca, acompaña la jugada, trota, observa, analiza, piensa y de pronto estalla, despierta "el monstruo" mismo que vive en su interior y encuentra la manera, el método para romper el partido.

Pep Guardiola lo había adelantado en la víspera del partido: "Cuando está bien, es imposible detenerlo". Y así fue, pero qué ironía: el "Monstruo" que el mismo Guardiola creo, terminó devorándoselo.

Y la historia moderna del Barcelona y del futbol habla y reconoce épocas y busca compararlas: ¿Era mejor el Barcelona de Guardiola? ¿Es mejor el Barcelona de Luis Enrique? La realidad es que del Barcelona de Guardiola al Barcelona de Luis Enrique, me quedo siempre con el Messi del Barcelona.

Tiene 27 años de edad. Ha ganado casi todo lo que se puede ganar como futbolista, pero su genialidad alcanza para más, porque no sabemos qué tiene preparado, listo para inventar el sábado, la próxima semana, dentro de un mes, en su inagotable capacidad para hacer del juego de futbol una obra de arte.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La lesión en el hombro de Manny Pacquiao podría ser la "puerta perfecta" que buscaban aquellos que siempre están al pendiente de los negocios en el boxeo. Hoy, la historia habla de un boxeador disminuido físicamente, que requería de todas sus facultades para representar una faceta competitiva. Una segunda pelea no arrojaría resultados diferentes. Lo único que haría una revancha es confirmar las eternas sospechas de que el boxeo como deporte es manejado como un asunto fraudulento.

LAS VEGAS -- El boxeo siempre encuentra la manera, la forma y el camino para que algo que no debe confundirse con un fraude termine siendo un fraude.

La lesión en el hombro de Manny Pacquiao pudo haberse convertido en el pretexto perfecto: el argumento de un boxeador disminuido, vencido, agobiado, que en aras de no tirar un negocio, se calló y ocultó la lesión y subió al ring a hacer lo que pudo. Un informe médico, de un especialista reconocido, pudo haberle dado la salida decorosa que el filipino buscaba y que no encontró durante la mayor parte de los 12 rounds el sábado en el MGM Grand de Las Vegas.

Los boxeadores jamás tiran una pelea. Hay mucha presión de por medio para cancelar una fecha: la televisión, los casinos, los promotores no admiten un gasto que es, al final del día, una pérdida por una cancelación. Recuerdo la multipublicitada pelea entre Oscar de La Hoya y Julio César Chavez, en el verano del 1996, cuando Chávez había sufrido un corte durante el entrenamiento con el "sparring" semanas antes del duelo. Tenía una herida en la ceja que le sangraba. Lo sabía su promotor Bob Arum y lo sabía la gente del Caesars Palace, pero la pelea jamás se pospuso. Un Chávez bañado en sangre vio como le detenían el combate en el cuarto round. "Fuer mi error. Me equivoqué. No tenía que haber peleado", dijo Chávez el lunes, durante el programa A Los Golpes de ESPN.

No hay mucho que argumentar ante lo que diga un doctor. Es evidente que Pacquiao tenía una lesión. Lo que es importante puntualizar ahora es si un Pacquiao al cien por ciento de sus facultades, hubiese sido más competitivo que lo que termino siendo ante Floyd Mayweather. Yo, la verdad, tengo mis dudas.

Yo creo que el tiempo terminó desgastando las valiosas facultades de Pacquiao y también de Mayweather, pero que en ese desgaste natural, por su propia condición de ataque, de un boxeador agresivo, terminó maltratando más al filipino.

Ante una terrible decepción, la lesión ha abierto una puerta perfecta para que el combate pueda repetirse. Los vientos, los intereses que rodean al boxeo soplaron casi siempre en esa dirección, la dirección de lo que supone ser una estafa.

Más que la velocidad y las aptitudes de Mayweather, más que la lesión en el hombro, me parece Manny Pacquiao fue vencido por el propio Manny Pacquiao y que una revancha sería inútil, nos llevaría al mismo sitio, al mismo lugar, al mismo cuento, a la misma esquina, donde el boxeo y el fraude son uno mismo.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO