Get ADOBE® FLASH® PLAYER
¿Qué esperar del interinato de 'Tuca'?
VIDEOS RELACIONADOS video
LOS ÁNGELES -- 'Tuca' Ferretti reveló su primera convocatoria. No se ven, pero se perciben, los tachones y correcciones de Decio de María: fuera Guillermo Ochoa, pero, especialmente los hermanos Dos Santos, Giovani y Jonathan.

Justino Compeán lo reconoció siempre: "Aprendí de (Julio) Grondona que cada convocatoria debo palomearla yo. No quiero sorpresas".

Y si Justino lo hizo, Decio lo hace. Si Batman lo hacía, Robin lo hace. Si su maestro lo hacía, su alumno lo hace.

Y Decio cobró y le hicieron cobrar. Por eso queda marginado Ochoa, denunciado por burlas por Luis García, tras la reyerta entre Miguel Herrera y Martinolli. Y los Dos Santos quedaron expuestos a sí mismos a través de sus tuits, que después borraron, y de la misma manera, Decio los borra de la lista.

¿Paul Aguilar? Sí, también fue acusado de mofarse junto con el arquero. Pero, recordemos, que el América lo ha puesto reiteradamente por encima de todo y de todos. ¿O no exorcizaron al 'Turco' Mohamed en el Nido por respaldarlo a él?

Ahora, recordemos que quien propuso a los jugadores bloquear a la prensa en la zona mixta en la Copa Oro, fue el mismo Aguilar con la ayuda de González Iñárritu. De alguna manera, Paul tiene protección especial, y no es seguramente por su artrítico y reumatoide baile de festejo.

Se nota que el 'Tuca' no quiere complicaciones y que Decio no quiere insurrecciones o rebeldías, pese a que él mismo dijo en conferencia de prensa: "Enterremos el pasado y veamos hacia el futuro".

Claro, excepto sus propios rencores. La venganza está prohibida para todos, menos para él. El totalitarismo pertenece a uno. Y Decio es el padre de La Familia (La Famiglia).

¿Son imprescindibles estos tres exiliados o degradados? En el momento que vive Jesús Corona, un error cada jornada, la experiencia de Ochoa sería útil.

Respecto a los Dos Santos, que vivieron el suicidio tuitero apoyando al 'Piojo' Herrera, queda claro que es una maniobra de Decio. Porque Jonathan fue el mejor jugador de México en la Copa Oro y Giovani, en la mediocridad de la MLS, es el Rey Tuerto y al final, el juego clave es contra EEUU, cuyo seleccionado es nutrido por la misma MLS.

¿El resto? No hay novedades. Claro, porque tampoco hay grandes opciones. Excepto entre los naturalizados como Avilés Hurtado, Leyton Jiménez, Benedetto y alguno más.

Es ese punto magnífico de coincidencia entre convocar a este grupo porque es lo mejor que hay y es lo menos peor con lo que se cuenta.

Ya quedó claro con el experimento charlatanesco de Copa América, que no existen dos versiones idénticas, ni siquiera similares, ni, al menos, dignas de una selección mexicana.

Una medida inteligente de Ferretti o de su asesor de cabecera, como lo fue de Bora Milutinovic, es la convocatoria de dos amos del vestidor, dos genuinos líderes del vestuario.

Seguramente por sugerencia de Miguel Mejía Barón, el contar con dos caudillos, como los más recientes capitanes, garantiza manejar emocionalmente al grupo.

En ese sentido, fue todo un acierto la coincidencia de Rafa Márquez y Andrés Guardado, dos jugadores, curiosamente, de formación atlista y de égida bielsista.

Además, dos tipos que han mostrado jerarquía en el vestuario y que con el kilometraje de ambos, y juntos en la cancha, significa dos tipos muy inteligentes para condiciones críticas, especialmente ante Estados Unidos.

En dos partidos de contraste, ante lo mejor de Trinidad & Tobago y lo que quede de Argentina, con las ausencias por lesiones, el 'Tuca' dirigirá sus dos primeros partidos moleros, con lo mejor que hay que es, también, insisto, lo menos peor con lo que se cuenta.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Tahúr empedernido, Tuca Ferretti jugará en el Tri con una carta marcada. Es su mejor carta. O su peor carta.

Ese as de una baraja escuálida ha sido severamente cuestionado. Su nombre abre sepulcros dolorosos por un lado, y por el otro saca a las arpías del morbo a escena.

1.- Miguel Herrera lo acosó y lo acusó de manera aviesa. Usó un tono homofóbico hacia él y lo aderezó con rencor.

"Me queda claro que de seguro le gusto, por sus desviaciones sexuales, porque no para de darme, nada más habla de mí en sus columnas", dijo El Piojo dirigiendo aún al América.

Miguel Mejía Barón cepilló a Herrera del Mundial de 1994. La zacapela incluida, dejó heridas abiertas. Ninguno quiere cicatrizarlas. Los resquemores azuzan sus calenturas personales.

2.- Y el mismo Mundial de 1994 marcó a fuego un estigma para Mejía Barón. No hizo cambios ante Bulgaria.

Y no los hizo en un partido que se extendió hasta 120 minutos y penaltis. Ahí, en el manchón, errando Bernal, Aspe y Rodríguez, a México lo alcanzó su destino.

Jugadores como Carlos Hermosillo, Hugo Sánchez, Luis Miguel Salvador y Missael Espinoza, se quedaron en el banquillo.

Y las desgracias tienen memoria de solterona: histórica e histérica. Ese día para los mexicanos no perdió el Tri, sino Mejía Barón.

¿Por qué no entró Hugo? La versión más insistente es que en el palco del Estadio de los Gigantes, Guillermo Aguilar Álvarez, arquitecto de la mejor época de Pumas, ordenó a Tuca Ferretti que le advirtiera a Miguel que el Pentapichichi no debía entrar de cambio.

Campeón dirigiendo a Pumas, protagonista de Liguillas con Atlante, pero con un humillante fracaso ante Toros Neza de Enrique Meza, con un global de 9-2, eligió al final alejarse de los banquillos hasta que aceptó ser brazo derecho de Tuca en estos Tigres.

Y ahora, los dos, en posiciones invertidas, regresan al Tri, al mismo al que los dos habían sepultado bajo toneladas de desinterés y desdén.

Mejía Barón es una apuesta inteligente por parte de Ferretti. Especialmente en el trato directo con el jugador, más allá de la ponzoña urbana que acompaña pasajes viciosamente chismosos, en especial en el Mundial de 1986.

Justamente en esa Copa del Mundo de 1986, Mejía Barón, ya por años parte del equipo de Bora Milutinovic, aparece como un negociador y catalizador de un grupo de jugadores con gravitante personalidad.

Una base de ocho jugadores de extracción puma, con cuerpo técnico universitario, recibía a futbolistas de respeto en el medio: Javier Aguirre, Tomás Boy, Fernando Quirarte, Armando Manzo, Cristóbal Ortega, Carlos de los Cobos, y El Abuelo Cruz, quienes se sumaban a Manuel Negrete, Luis Flores, Hugo Sánchez, entre otros.

Y había una evidente y voraz ansia de protagonismo de todos. La guerra por los puestos era verdadera y brutalmente encarnizada en los entrenamientos en las canchas de Nestlé en Toluca, a los cuales, además, tenía acceso total la prensa, y de hecho a la misma concentración mundialista.

Mejía Barón en ese entonces era quien convivía y convencía a los jugadores del desafío y la urgencia de temperamento y personalidad. Un trabajo constante en todos los rincones de la concentración y entrenamientos.

Incluso detenía entrenamientos y calmaba los ánimos en una mezcla potencialmente explosiva con jugadores de Pumas, América y Chivas.

Complementaba el trabajo delicado para el que Bora Milutinovic nunca demostró tener la tersura suficiente para estimular al futbolista.

Ya en cuartos de final, llegaron los calambres a Hugo Sánchez, y además el árbitro colombiano Jesús Díaz protegió a Alemania y se encargaría de mandar el trámite a penaltis en un silencioso y silenciado Estadio Universitario. Ahí, en el manchón, Quirarte y Servín fallarían.

Más allá de los homofóbicos buscapiés que lanzó El Piojo y de la inanición en la banca ante Bulgaria, hay otro pasaje grave del actual auxiliar del Tuca.

Según relato de Alfredo Tena, fue el mismo Mejía Barón quien le negó, en 1986, la entrada a la concentración de la selección sin explicación alguna en la concentración final para el Mundial.

El Capitán Furia era echado del Tri por usar una marca de zapatos distinta a la que patrocinaba a México. "Ni me volteó a ver (Mejía Barón), ni me dio explicación alguna, sólo me dijo que ya no estaba en la selección".

Por entonces, Tena era el mejor central en México al lado de Félix Cruz, de Pumas y Fernando Quirarte de Chivas.

Aún así, a los 71 años, Mejía Barón parecería tener la suma de cicatrices de aciertos y errores, para ser de nuevo el catalizador detrás de Ricardo Ferretti, más allá de que ha mantenido un contacto directo y continuo con el futbol.

Ferretti jugará seguramente el papel de policía malo, que tan bien desempeña, mientras que su asistente, se encargará de dar la arenga diaria, que el jugador mexicano necesita, como el policía bueno.

Por eso, insisto, Miguel Mejía Barón es una carta marcada. Tuca Ferretti puede ganar con ella la partida ante sus seleccionados, y por lo tanto ante EEUU...

...o perderla.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Tuca Ferretti ya tomó el silbato, la cachucha y la cruz de la selección nacional. Si lo trepan o se trepa a esa cruz, se sabrá la noche del 10 de octubre. Por lo pronto, este lunes, sin flanquearlo, pero ya lo acompañaban Dimas y Gestas: Decio de María y Guillermo Cantú.

Como otros, el Tuca no garantiza nada como no sea trabajo, preparación y entrenamiento, con el filtro de su experiencia de largos 24 años dirigiendo y tres títulos de Liga.

Como otros, Ricardo Ferretti se aterroriza ante la palabra "obligación" de vencer a EEUU e ir a la Copa Confederaciones. "Vamos a prepararlo para intentarlo".

Y como otros, el Tuca espera que los jugadores que seleccione se "sientan orgullosos de defender la camiseta" del Tri.

Reitera que no cobra con el Tri, aunque Tigres le respeta su salario, mientras se muda de ropa y de escenarios, y a los bobalicones les vende la imagen de que se martiriza porque pretende redituarle al futbol mexicano todo lo que ha recibido.

Se me ocurre que haber ganado la Copa Libertadores era una forma más generosa y tangible de agradecimiento, con un poquito más de osadía en su propia cancha.

O se me ocurre que no haber frenado a Espericueta, satanizado a Pulido, despreciado a Hugo Rodríguez, anquilosar al Pollo Briseño, antes de verse obligado a darle oportunidad, era una mejor forma de ser agradecido. Desde sus primeros escarceos trató de cercenar carreras, como las versiones en torno a un jugador que se proyectaba con un talento magnífico en Pumas como Braulio Luna.

Dijo que el Mundial no le atrae porque ya estuvo en uno, como auxiliar de Miguel Mejía Barón en EEUU 94. ¿Será cierta la leyenda de que fue él quien fue el mensajero de última hora para que no entrara Hugo Sánchez ante Bulgaria por órdenes de Aguilar Álvarez?

Dice Ferretti que el jugador mexicano reacciona mejor fuera de su casa que dentro "de la República Mexicana, porque aquí se le cobija demasiado".

Se olvida obviamente que jugará en el Rose Bowl de Pasadena con una abrumadora mayoría mexicana en la tribuna que estará cobijando a su selección.

Y olvida que es ante EEUU, y precisamente en su territorio, donde suma su peor racha de resultados ante rivales de Concacaf.

Con inversiones multimillonarias en sus dos etapas en Tigres, Tuca suma un título, con Chiquidrácula Rodriguez como su mejor cómplice sobre Santos, pero, lo que es innegable es la osadía que muestra para hacerse cargo de la selección mexicana.

Ahí, hay casi temeridad del Tuca. O insensatez. O inconsciencia. Porque, lo sabe, aunque no lo acepte, que no hay opciones: debe vencer a EEUU en el Rose Bowl de Pasadena, donde ya un antecesor, el Chepo de la Torre se levantó de un 0-2 para ganar la Copa Oro en 2011.

1.- Tendrá pocos entrenamientos. Habla de utilizar la base de la que ganó la Copa Oro. No aclaró si dentro de esa base espera también la generosidad de que Mike Geiger (dos penaltis ante Panamá) o Walter López (penalti ante Costa Rica) sean asignados por Concacaf al juego clave.

Pero, ¿cuántos jugadores de la Final de la Copa Oro comparten el paladar amargamente defensivo del Tuca?

Por lo pronto, lo reitero, a Miguel Layún y a Paul Aguilar les espera la banca. Ferretti no quiere aventureros por las bandas, sino vigilantes.

¿Alguien se imagina la transición en el Tri para los jugadores, que respondían al trato frontal y respetuoso de Miguel Herrera, a una sesión tormentosa y atormentada, como esas que muestran los videos, con el Tuca mentándoles la madre y sobajándolos?

Podrá ser un recurso de Ferretti, pero más allá de las divinidades terrenal y puerilmente vestidas de futbolistas que son algunos legionarios europeos, seguramente van a responderle, y si no le pedirán a Rafa Márquez que haga una cartita.

2.- Evidentemente deberá llevar una base de Tigres. No sería insensato respaldar un proyecto con una columna vertebral sólida. No descartó naturalizados.

El experimento de Miguel Herrera ante Nueva Zelanda fue efectivo. Cierto, enfrentar a EEUU, con todo y el declive que vive sin que Jürgen Klinsmann le encuentra solución, no es lo mismo que encarar a los Kiwis.

¿Es inevitable que cite a un naturalizado, especialmente en el ataque? No olvidemos que entre los 24 mejores goleadores del torneo actual, sólo hay cuatro nacidos en México, todos ellos con tres goles. Los otros 21, extranjeros. ¿Villa, a pesar de su conflicto en Tigres? ¿Avilés Hurtado? ¿Benedetto?

3.- Y tomando la analogía de Jesús Martínez, ahora sí más Batman y Robin que nunca, sigue fascinando el dúo di-anémico o diabético que son Decio de María y Guillermo Cantú. El segundo dice que no llevan prisa por designar al técnico que sucederá a Ferretti.

¿De verdad? En noviembre arranca la eliminatoria. Recibe a Curazao o a El Salvador. Después viaja a San Pedro Sula para encarar a Honduras. ¿De verdad no urge?

El que llegue, tendrá menos días de trabajo para estos compromisos que los que en realidad tiene el Tuca para "prepararnos lo mejor posible y tratar de vencer a EEUU".

Por el bien del Tri, sólo queda esperar que ni Javier Aguirre ni Miguel Herrera tengan compromisos amarrados para octubre de 2017, cuando deba jugarse, tal vez, y sólo tal vez, el repechaje.

Ojo, esta vez sería ante Asia.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Hace años. Muchos calendarios ya. Hurgaba entonces entre jugadores y entrenadores del futbol mexicano cuáles eran las frases, las películas, las vidas o incluso canciones que eran utilizadas como electroshocks motivacionales en concentraciones o de manera personal.

Rudy, la fascinante historia del chaparrón despistado y obsesionado con jugar en Notre Dame, era entonces la referencia general. La historia de poder queriendo, más que de querer pudiendo. De consagración absoluta hacia un anhelo maquillado de capricho.

Eran épocas incluso en que Og Mandino y Gibran Jalil Gibran, junto con Norman Vincent Peale, despachaban desde la mesa de noche, con hojas dobladas en la esquina con la parábola más verborreica de sus mensajes.

Entre todos los testimonios saltó uno. Peculiar. Divertido. Extraño. Sorpresivo. Inesperado, por supuesto.

De aquel hoy extinto walkman estalló la arenga que mantenía a este jugador con ese brío y ese ímpetu particular que lo había llevado a la Selección Mexicana, pese a su estilo atrabancado, muscular más que técnico, hormonal más que neuronal.

"She's a maniac, maniac on the floor. And she's dancing like she's never danced before (Ella es una maníaca, maníaca en la pista. Y ella baila como si nunca antes lo hubiera hecho)", es el estribillo de la canción Maniac de la película Flashdance.

Reaccioné exactamente como ustedes, cinco o seis ociosos desocupados que se atreven por estos Blogs: pelé los ojos, sonreí y eché la cabeza hacia atrás.

El futbolista se puso serio. "Te advertí que te ibas a sorprender", dijo y explicó: "Esa es la única manera en que puedes jugar en Chivas y ser titular en Chivas".

Y agregó: "Si lo dejas de ver de manera machista, es la única manera de ser futbolista y especialmente de Chivas. Jugar cada partido como el primero y el último. Como un maniático y así se los digo en el vestidor. Unos se ríen. Igualito que como tú, especialmente el entrenador, pero otros están de acuerdo".

Hoy más que nunca es una cruda verdad, especialmente en el universo del futbol mexicano, posesionado y usurpado por extranjeros, naturalizados o con la doble nacionalidad: Chivas necesita de 11 maniacos o maniáticos en la cancha.

Puede parecer un contrasentido, pero el Guadalajara, en la derrota ante el León, dio tal vez, por encima de su victoria sobre Morelia, su mejor exhibición del torneo, táctica y técnicamente hablando.

Aniquila a Chivas el error de su cuadro bajo. Horrores de marca de Oswaldo Alanís y de cobertura de Toño Rodríguez.

Y aniquila a Chivas la incapacidad goleadora de su ataque. Una epidemia muy mexicana. Entre los 24 primeros goleadores del torneo sólo hay cuatro mexicanos, todos con tres goles, y el primero de ellos en el listado es Oribe Peralta en el sitio 12.

Irónicamente Chepo de la Torre se atrevió. Lo hizo ante Morelia y ganó. Ante Toluca se echó atrás y fue sometido. Ante León, un equipo agresivo de precepto, se atrevió a responderle. En el saldo final, incluso, lo superó en posesión de pelota: 52 a 48 por ciento.

Con un -insisto en ello- Chatón Enríquez recuperado física y mentalmente, de manera absoluta, por momentos le ganó la partida a su homólogo Gullit Peña. Y agregar a un Avión Ramírez sobresaliente.

Lamentablemente para el Guadalajara, se vuelve un escenario patético, como jugar bien y perder, en la condición dramática que vive, con el riesgo del descenso, y sotanero junto con Santos en la Tabla General. Con ambos pies en la tumba es difícil predicar.

Con Dorados como seguro de vida, pero sabiendo que este equipo puede reforzarse abiertamente en diciembre, Chivas vive el riesgo de apostar por su cantera.

Por años lo he sostenido: Guadalajara no necesita de refuerzos como una prioridad. Porque los que llegan no tienen ese espíritu de maniaco para jugar ahí cada partido como si en verdad fuera el primero y el último. Como maníacos.

Los jugadores más inconstantes y peligrosos para el Rebaño fueron precisamente dos de sus sonados refuerzos, más allá de sus supuestas lastimaduras. ¿Son explicables las distracciones y ligereza de marca y de rabia, por ejemplo de Alanís y Aris Hernández?

Por eso, incluso a pesar de ese estertor de su situación, le viene bien al equipo la decisión suicida de apostar por su propia sangre y dejar de ser un saqueo insano de promotores, desde, por ejemplo, la sospechosa llegada de Ángel Reyna y otros más al equipo, con diferencias tenebrosas entre las operaciones de compra y venta.

Afortunadamente, el primer obstáculo parece haber sido vencido: el miedo del Chepo. Si se decide a mantener con ese dinamismo y velocidad, especialmente en la transición, que ya sólo muestra el León - y acaso el descobijado Pachuca-, estará más cerca de salvarse que de descender.

Y, curiosamente, el futbol le ofrece, a Chivas y a quienes preservan ese espíritu maníaco para jugar al futbol, una gran oportunidad, ante un adversario que llega infectado de rencor y de revancha, como son los Jaguares de Chiapas de Ricardo La Volpe, a quien Jorge Vergara no sólo echó de Chivas con el caso de la podóloga de por medio, sino que además le arruinó sus pretensiones de regresar a la Selección Mexicana, al vetarlo de entre los candidatos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- La FMF se incendiaba de su propia incompetencia ("No queremos precipitarnos al elegir", dijo Decio de María).

Y no llegaban los bomberos anhelados ("He hablado con varios entrenadores", dijo Guillermo Cantú).

Pero al grito chapulinesco de "¿Y ahora quién podrá defendernos?", saltó audaz un barrendero renegado: Tuca Ferretti ("Prefiero recoger latas en el basurero que ser técnico de la selección"), como paladín al rescate ("Tuca se ofreció como interino para dirigir a la selección estos cuatro partidos", explicó Decio de María) de un Tri en llamas.

Y súbitamente, México ya tiene entrenador para encarar a Trinidad & Tobago, Argentina, Panamá y el gran desafío: Estados Unidos en el Rose Bowl de Pasadena el 10 de octubre.

Y ante EE. UU., lo sabe Ferretti, es imperativo ganar para asegurar el boleto a la Copa Confederaciones.

Especialmente porque la actual versión de Jürgen Klinsmann y su equipo, son la más frágil de los últimos años. La farsa del alemán parece desmoronarse.

Evidentemente en la designación, por ofrecimiento, no por elección, del Tuca Ferretti, saltan las incongruencias. Una larga lista de ellas, que, sin embargo, no dejan de ser normales en la FMF.

1.- Cuando Decio presentó a La Familia, su familia, coincidió con Cantú en que "no buscamos un interinato, pero estamos abiertos a todo". Extraviados en sus propias confusiones.

2.- En esa misma cita, Decio y Cantú hablaron de opciones, de candidatos, de charlas, de entrevistas, "de buscar afinidades", de proyectos.

Sin embargo, como no se atreven a tomar decisiones, se las ofrecen. Es decir, a falta de bomberos, bomberazo.

3.- Decio cesó a El Piojo Herrera porque la violencia no tiene cabida en La Familia. Y lleva a un tipo que decenas de videos evidencian actos de provocación a aficiones contrarias y a su propia afición.

Y lo ha hecho contra la prensa, contra los árbitros, contra sus propios jugadores, que ha vetado medios informativos y que, además, desde un palco, en el Estadio Jalisco, tiró "caracolitos" -signo que equivale a una mentada de madre- a la afición presente.

4.- Volvemos al viejo tema. Habló Decio de que buscaban para el Tri un proyecto de futbol ofensivo, visionario, con desarrollo de fuerzas básicas y orientado al crecimiento general.

¿Cuántos jugadores ha debutado exitosamente el Tuca en 24 años de carrera? ¿Y cuántos ha obstaculizado? Pulido, Rodríguez, Briseño, Espericueta, por citar casos recientes.

¿Y hay afinidad entre Bielsa, Sampaoli, y hasta el mismo La Volpe en la cultura futbolística que muestran en la cancha, con respecto a lo que comulga Ferretti?

5.- ¿Llevan al Tuca por cuatro partidos? ¿Es decir que el 10 de octubre, terminado el encuentro con EE. UU., buscarán otro porque en noviembre arranca la eliminatoria para el Mundial?

¿No es acaso más importante la eliminatoria mundialista, aún en su primera fase, que la misma Copa Confederaciones?

Citando la frase que se fusiló Decio, porque se la adjudicó como propia a pesar de ser un popular proverbio chino ("que el árbol no te impida mirar el bosque"), queda claro que su urgencia por resultados en su toma de poder le lleva a concentrarse en lo inmediato.

México recibirá a Curazao o El Salvador el 13 de noviembre, y debe visitar a la nueva Honduras de Jorge Luis Pinto el 17 de noviembre.

6.- El enemigo público de los amistosos, que los bautizó como partidos moleros, deberá sostener tres. Es decir, al que no le gusta el mole, le han servido tres platos: Trinidad y Tobado, Argentina y Panamá.

¿Con que cara pedirá el Tuca apoyo de clubes si fue uno de los más quejumbrosos por tener que ceder jugadores a la Selección Mexicana para esos partidos que él llamaba moleros?

De tantas veces que escupió al cielo, el tiempo le devuelve un diluvio de contradicciones a Ricardo Ferretti, entre ellas, claro, su vocación por ser recolector de basura antes que técnico del Tri.

7.- La FMF reservó a todos los seleccionables mexicanos que juegan en Europa. "Todos", explicó Cantú, sin especificar si ese todos implicaba a Alan Pulido, o, por el contrario, sigue vetado.

Será muy interesante observar la reacción de jugadores que es evidente que se sienten con fuero, con inmunidad, confrontando el trato del Tuca con las evidentes muestras de despotismo y sobajamiento que gusta de ejercer en sus equipos, especialmente contra el futbolista mexicano.

¿Esperaremos alguna nueva cartita de Rafa Márquez, redactada otra vez por un tinterillo semianalfabeta?

Insisto en lo dicho hace varias semanas: Lo más importante es que la FMF sepa exactamente quién será el cuarto, o quinto tal vez, entrenador de este proceso mundialista para que intente salvar al fiambre mexicano que enfrentará el repechaje mundialista.

Sólo que esta vez no será ante Nueva Zelanda. Sino Australia o Corea del Sur o Corea del Norte o Japón o Irán o Arabia Saudita o Uzbekistán o Catar.

Pero Decio, quien recomienda "ver el bosque y no el árbol", está perdido en un vivero de bonsáis.

¿Y los dueños de clubes? Silenciosos. Sumisos. Serviles. Esclavizados. Sobornados. Silenciados. Y, por lo tanto, cómplices.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Marco Fabián se lamenta por Ángel Reyna. "Decepciona porque creo que podía dar más".

Y seguro Chivas se lamenta por Marco Fabián de la Mora. Seguro, institución y afición al Rebaño dirían lo mismo: "Decepciona porque creo que podía (y debería) dar (muchísimo) más".

En México sobran refranes para refrenar el espíritu aventurero, revanchista, advenedizo y oportunista de Marco Fabián.

    "El conejo le dijo al burro orejón".

    "El burro hablando de orejas".

    "Y al que escupe para arriba...".

    "La zorra no se ve su cola".

    "El león piensa que todos son de su condición".

    "El degollado se ríe del muerto".

    "El comal le dijo a la olla... ¡qué tiznada estás!".

    "Límpiate la boca, porque te mordiste la lengua".

    "¿Qué sabe el chancho de flores si nunca fue mariposa?".

Y de ahí hasta el bíblico "mira la paja en el ojo ajeno, pero no ve la viga en el propio".

¿Puede Marco Fabián evangelizar ejemplarmente y dar consejos a Ángel Reyna?

Marco Fabián & Ángel Reyna
MexsportMarco Fabián y Ángel Reyna se comprometieron a tener la mejor temporada de toda su carrera antes del inicio del torneo.
¿En su regreso a Chivas le ha entregado al Rebaño jornadas excepcionales, a excepción de esa vendetta personal contra Tomás Boy con tres goles en el 4-1 al Atlas en la Liguilla pasada?

Lo de Ángel Reyna es lamentable. Pero no puede lamentarse de ello, alguien cuyo rendimiento es igual de lamentable respecto a las expectativas y expectación generadas.

Recuerdo que antes de arrancar el torneo, Jorge Vergara dijo a Raza Deportiva de ESPNDeportes que "he hablado personalmente con Ángel Reyna y Marco Fabián y se han comprometido a tener la mejor temporada de toda su carrera, tenso su palabra".

Evidentemente ambos mintieron a Jorge Vergara. Y le siguen mintiendo a su afición. Y siguen mintiendo cada vez que miran su depósito bancario proporcionalmente inverso a lo que ofrecen a cambio en la cancha.

Pero quien más miente es Marco Fabián. Más incluso que Ángel Reyna.

Reyna ofreció su mejor año defendiendo a su cuna, a las Águilas del América. 13 goles bajo el mando de Carlos Reinoso y se convirtió en el jugador mexicano más destacado de ese torneo.

Después naufragó, e incluso salió del mismo América tras confrontar a Aquivaldo Mosquera, al que llamó "capitán de agua de una defensa de plástico".

Y con la misma desfachatez pasó por Monterrey, Veracruz, Pachuca y ahora en Chivas vive el momento más deplorable de su carrera al ser enviado a la Tercera División como castigo.

¡Por qué miente más Marco Fabián? Porque ha jurado y perjurado amor eterno a Chivas. Ha dedicado cartas a su afición. Ha asegurado que "la gente cambia". Ha pedido el aval de sus compañeros para mandar mensajes.

Por eso insisto: Reyna le ha mentido a la institución y a su dignidad como profesional. Marquito, como lo bautizó José Luis Real, le ha mentido a sus compañeros, a su afición, a sus entrenadores, a sus directivos, a sus familiares y a la institución. Y por supuesto, a sí mismo.

Lo único que ha respetado Marquito es cuando ha dicho que quiere irse del Rebaño hasta que lo haga campeón. Tantos años y contando...

Lo curioso es que en la alocución o en la locuacidad de Marco Fabián, lo echa incluso del equipo. Por sus palabras, seguramente De la Mora ya sabe que Reyna será dado de baja, más allá de que cambie en su comportamiento, porque dice: "ya está la decisión y quizá lo pueda hacer (triunfar) en algún otro equipo".

Las palabras exactas de la eterna promesa del futbol mexicano, que queda claro jamás llegará a Europa, son las siguientes: "Decepciona porque creo que podía dar más, podía hacer historia en este equipo, tiene muchos fundamentos para ayudar al equipo, pero es pasado, tomaron otra decisión y ahora no hay más palabras para eso, ya está la decisión y quizá lo pueda hacer en algún otro equipo".

Recordemos incluso que Jorge Vergara ha dedicado tiempo extra a Marquito. Lo ha sentado a la mesa en largas sesiones con personajes del deporte y empresariales para tratar de que el jugador se decida a ser lo que potencialmente puede ser. Entre esas sesiones, Vergara y su futbolista comieron con nuestro compañero José Ramón Fernández, quien, por lo visto, perdió su tiempo.

En charla con Raza Deportiva, hace unos meses, le preguntábamos que dimensionara en su vida el impacto de un gol, una noche de copas y de una compañía femenina de ocasión o bajo alquiler.

Eligió el gol, eligió la cancha y eligió el futbol. Sí, como a Vergara, seguramente, esa vez, también nos mintió.

¿Servirá de ejemplo para Marco Fabián de la Mora lo que vive Ángel Reyna? La mejor oportunidad está ahí, enfrente, inmediata la oportunidad: el León.

¿De qué estás hecho Marco Fabián? ¿De la misma sustancia que Ángel Reyna?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Jorge Vergara desinfló el globo de las fantasías a Ricardo La Volpe. "Tiene (un cero por ciento) de posibilidades (de ser candidato a dirigir al Tri)".

Y el presidente de Chivas se siguió con Marcelo Bielsa: "Es muy buen entrenador... pero muy conflictivo". Dos pájaros de un tiro, dos fantasmas ahuyentados en una entrevista, en Raza Deportiva de ESPNDeportes.

Aclara además que "ya no son otros tiempos", y que la elección del técnico del Tri no saldrá del Salón Oval de Televisa, sino del consenso entre los dueños de clubes.

No revela nombres de los observados, pero asegura que al menos, los tres primeros de la lista "sí, me satisfacen".

La Volpe tiene adeptos y tiene adictos. Durante mucho tiempo fui uno de ellos. En especial por el regocijo de ver jugar a su Atlante, no necesariamente al que hizo campeón, sino al de la temporada anterior. Fue la versión más cercana al Barcelona de Pep Guardiola, guardando la distancia entre la clase de futbolistas.

Y su posterior versión con el Atlas fue exquisita. Con el Toluca, su obra maestra fue inventarle un puesto de exterminador a José Saturnino Cardozo. Ilícitamente incluso, ya técnico del Tri, dio la charla previa al equipo que se coronó campeón con Alberto Jorge en la banca. Ya en el Tri, especialmente en la Copa Confederaciones, ese México sin jugadores sobresalientes, pero técnica y mentalmente capaces, despertó fascinación. Con un árbitro correcto, Argentina habría terminado con tres expulsados y el Tri finalista.

Pero... Sí, hay un pero.

El Mundial fue un desastre. Desde fuera de la cancha. Y hacia dentro de ella. Pasó a los Octavos de Final de chiripazo, perdiendo incluso con un Portugal sin seis titulares, venciendo a Irán y empatando con Angola.

Al final, México regresó a casa lamentando el arbitraje ante Argentina y en el boleto de regreso se leía, otra vez, que "jugó como nunca y perdió como siempre".

Pero retomo el titular: Ricardo La Volpe sí debe ser el técnico de México, pero si, y sólo si...

  • 1.- ...Que garantice que las alineaciones no volverán a ser sugeridas por la mentalista Cathy, que le entregaba cada mañana un reporte astrológico y biorrítmico de los jugadores, más las visiones oníricas que tuviera sobre los jugadores, sin dejar fuera los designios milenarios del Feng Shui.

  • 2.- ...Que garantice que ya no estará dispuesto a regalar, entregar o amañar partidos, como lo hizo en la eliminatoria para Alemania 2006, en la visita a Trinidad y Tobago, para asegurar la clasificación mundialista al equipo de Jack Warner, como lo confesó años después.

    Para ese encuentro ante TyT, La Volpe puso a ocho suplentes. "para no tener problemas, dijimos, contra el equipo del que maneja la Concacaf (Jack Warner), mejor no tengamos problemas".

  • 3.- ...Que garantice ya no acarreará a medianoche y de madrugada a los seleccionados nacionales a recibir los eflujos divinos de los Siete Campos Magnéticos y demás patrañas, en las Pirámides del Sol y la Luna, porque de esa manera iban a ser campeones del mundo.

    O que obligará a los jugadores a que usen una cadenita de oro en tobillo izquierdo para complementar las supercherías del momento, según lo declaró el Emperador Claudio Suárez.

  • 4.- ...Que garantice que ya no cargará con nepotismos, como lo hizo con 'El Chiquis' García, asignado como niñero del clan de nietos que hicieron parte de la comitiva, dejando fuera a Cuauhtémoc Blanco, o incluso a campeones mundiales Sub 17 como Giovani dos Santos y Carlos Vela.

    Aquellos nietos que necesitaban del 'Chiquis' como nodriza o criandera improvisada, ya tendrán 12 años más en el Mundial de Rusia... y seguro cuenta de Twitter, que tanto dañó a Miguel Herrera.

  • 5.- ...Que garantice que aún sospechando del uso de sustancias prohibidas --como lo aceptó después--, como en los casos de Salvador Carmona y Aarón Galindo, no oculte ese tipo de crímenes deportivos ni se convierta en cómplice de los futbolistas.

  • 6.- ...Que garantice que ya no menospreciará ni se burlará de la afición mexicana, como cuando aseguró que "cualquier carnicero o taxista de Argentina o Uruguay sabe más de futbol que cualquiera en México".

  • 7.- ...Que garantice que en el personal de la selección nacional puede participar abiertamente cualquier mujer, sin correr riesgos de que por chismes o bromas de sus jugadores, pueda ser sobajada y humillada, como ocurrió con la podóloga de Chivas.

  • 8.- ...Que garantice que ya no buscará desesperadamente botellas de agua para lanzarlas contra los equipos de fotógrafos y camarógrafos que eventualmente cubran a la selección mexicana de futbol.

  • 9.- ...Y lo más importante, que garantice que es capaz de evolucionar y actualizarse, porque su proyecto básico de achique y desdoble por zonas, que tanto sorprendió desde que se lo adjudicó tras una charla con Menotti, hoy es obsoleto y caduco, como ha quedado demostrado en Boca Juniors, Vélez, Monterrey, Atlas, Costa Rica, Banfield, Atlante, Guadalajara y hoy con Chiapas.

Así de simple. Que La Volpe regrese al Tri sin problemas.

Pero si, y sólo si, es capaz de cumplir al menos estos nueve puntos anteriores.

De otra manera que mejor concluya el tratamiento de bótox que su propia esposa confesó que está inconcluso, en una entrevista con la Revista Proceso.

Etiquetas:

Futbol, México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Miguel Herrera recorre su vía crucis para poder bajarse de la cruz a la que él mismo eligió ser trepado. La Gira del Perdón.

Muy acicalado, con un guardarropa de vacacionista, y con esa sonrisa de sus primeros escarceos como seleccionador nacional, El Piojo comenzó una ruta penosa, larga, sinuosa, escrupulosa, melindrosa incluso. No puede equivocarse nuevamente.

Lo sabe: cuando las malas pulgas se apoderaron de El Piojo, cuando su arrebato de furia lo llevó, diría Joaquín Sabina, a "brindar con el Diablo a su salud", derribó el magnífico castillo que construía desde sus cimientos.

Casi 19 meses de persistencia, resistencia y consistencia en el trabajo diario, los arruinó en 19 segundos de cólera. A un paso del trono, víctima de un cachondeo de furia, prefirió la silla eléctrica.

La Gira del Perdón. Miguel Herrera sabe de su carisma. Y sabe que mirando a los ojos a su eventual interlocutor, casi, casi con la mirada ladinamente autoindulgente del Gato de Shrek, se asesta inocuos e inofensivos latigazos verbales con un fuete de siete colas, en el ancho lomo, reconociendo su error.

La Gira del Perdón. Miguel Herrera conoce a la Hydra que lo juzgó y lo sentenció al ostracismo del despido del puesto más mediático, frágil, envidiado y movedizo en México.

Los 130 millones de expertos en futbol lo treparon al Patíbulo y lo ejecutaron, mucho antes de que el manotazo, empujón o arañazo en el rostro de Cristian Martinolli hubiera desaparecido.

Por eso, conociendo a sus jueces anónimos y ociosos, porque fueron ellos, los aficionados, y no el asustadizo advenedizo de Decio de María, quienes le echaron del puesto, por eso, busca los aparadores estratégicos, los canales de televisión, para acercarse quejumbroso, contrito, compungido a quienes articulan el pulgar siniestro que lo echó del Tri, y que lo mantienen en el confinamiento.

La Gira del Perdón. Y ciertamente él eligió cuándo y cómo comenzarla. Cuando El Piojo encerró a las malas pulgas, y segura, y sabiamente, enjauló el pajarito azul del Twitter de la belicosa y beligerante cuenta de su apasionada defensora, su propia hija Mishelle, entendió que era el momento de restaurar su imagen y restañar las heridas, muchas de ellas hipócritas, sin duda, de la opinión pública.

Porque, Miguel lo sabe, su prestigio como técnico está intacto. Fracasó en la Copa América y aprendió entonces que no todas las mezclas de tierra y agua dan arcilla, algunas son simplemente barro vulgar, del que están hechos endebles espíritus de algunos jugadores mexicanos.

Pero cumplió el objetivo en la Copa Oro, cierto, con la superchería delictiva de los árbitros ante Costa Rica y Panamá, con un indecoro desfachatado de la Concacaf. El pase del Tri para el repechaje rumbo a la Copa Confederaciones, tiene un asterisco rojo de duda y sospecha.

Pero, ante Jamaica, en la más poderosa exhibición, ante el más poderoso rival posible de la otra llave, México ofreció un concierto, no obstante que era imposible borrar los marcadores ensangrentados ante Panamá y Costa Rica.

Y hoy, Miguel Herrera se declara listo para regresar al futbol. Sabe que en México deberá esperar hasta el próximo torneo por reglamento de la FMF. Y en el exterior, su imagen sigue en la galería de los técnicos menos buscados por su visceral encono y reacción, aún cuando después del Mundial de Brasil, su perfil atraía a varios promotores.

Explica El Piojo que ha desdeñado los petrodólares de Arabia Saudita. "No me siento en condiciones de trabajar en este momento", subraya a ESPN.

Y la verdad no es difícil imaginar a Miguel Herrera darse vida de jeque, especialmente porque siempre ha sido un elitista en corte y confección, aunque recientemente parece vestirse con el mismo sastre daltónico de Gustavo Matosas y algunos cantantes gruperos.

La realidad, seguramente, es que El Piojo sabe que dirigir en Arabia Saudita es complicado para él. El inglés no lo mastica, lo escupe, y el árabe que habla es seguramente el de los albures escatológicos de un show de Polo Polo o de un video de Chaf y Queli.

Miguel sabe que como complemento de sus habilidosos recursos como estratega, el trabajo frontal con los jugadores es fundamental. Crea una fraternidad de lealtad mutua, absoluta. Y sabe que a los árabes hay que hablarles de lejecitos.

Pero, por eso, más su acendrado y respetable nacionalismo, llenaba y llena el prototipo de lo que debe ser un técnico del Tri. Y eso lo acepta casi todo mexicano, excepto que las malas pulgas siempre se le cargan al Piojo más calenturiento.

La Gira del Perdón. Un vía crucis de muchas estaciones y poca tolerancia.

Miguel Herrera ha elegido su propia penitencia, su propio Purgatorio, porque estando en el Cielo durante 19 meses, eligió el Infierno en 19 segundos.

Queda claro que en el futbol mexicano es más fácil subirse a la cruz, que bajarse, totalmente, de ella.

Etiquetas:

Futbol, México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Escribió Juan Rulfo en ¡Diles que no me maten!: "Es algo difícil crecer sabiendo que la cosa de donde podemos agarrarnos para enraizar está muerta".

Así debió sentirse el futbol mexicano tras la conferencia de prensa de hoy. Sí, cuando la FMF mostró nuevas caras, pero los mismos viejos rostros taciturnos de oscurantismo, incompetencia, incongruencia e ignorancia.

Abrían la boca los nuevos hombres del poder y era como ostras que se abrían con las perlas de la incongruencia y el absurdo. Perlas fracturadas.

Hubiera podido montar un collar con tantas joyas, pero rescato dos. Y las dos de Guillermo Cantú, nuevo secretario general, y orfebre natural de sinrazones, con un aderezo de histrionismo que le sienta mal a su puesto, y le sienta peor a su fingida caracterización.

1.- "Sí, he hablado ya con varios entrenadores (acerca de dirigir a la selección mexicana)", explica.

2.- "Con esto les voy a contestar todo: no se le ha hecho ninguna oferta oficial a ningún entrenador (para dirigir al Tri)", agregaría minutos después tras otra pregunta.

3.- "No se puede garantizar (a ningún entrenador) que se cumpla (el contrato hasta 2018), porque puede pasar cualquier cosa, aunque eso quisiéramos (que se cumpliera)", explicaría enseguida.

Titubeante, distraído, difuso, errático en hilar ideas, ¿acaso Cantú se sentó con "varios entrenadores" para hablar de qué?

¿Del impacto letal de las especulaciones financieras de China sobre el peso mexicano? ¿Del impacto petrolero en el euro y el dólar tras la reapertura hacia Cuba? ¿O sobre el estado de gravidez de la Kardashian?

Cómo seducir a Bielsa, a Sampaoli, a Sabella, a Klopp, a Vucetich, y hasta al desaparecido aspirante a auxiliar técnico como el ex valet de Lavolpe, Isaac Mizrahi, para dirigir al Tri con ese balbuceo inconexo.

Arquitecto inconsciente de su suicidio público, Cantú disentiría después con lo dicho por Decio de María, quien no se quedaba a la zaga con esa exquisitez huidiza hacia un tema puntual como la urgencia de que México ya tenga un entrenador, cuando Trinidad & Tobago y Argentina ya hasta revelaron los planteles para los amistosos.

Uno hablaba de elegir al director de un proyecto, y otro hablaba de elegir a un hombre con su proyecto. En esa confrontación descabellada, Cantú y Decio creían hablar de lo mismo. Diálogo entre el sordo enmudecido y el mudo ensordecido.

Lo cierto es que a tres semanas de la expulsión de Miguel Herrera, el Tri no tiene entrenador, y después de las alocuciones diversas por parte de la nueva camarilla que manejará a la selección nacional, quedan claros varios puntos.

1.- Que México no tiene entrenador porque no ha encontrado a uno tan perfecto en el mundo que merezca dirigir a una de las selecciones más imperfectamente dirigidas del mundo.

"No queremos equivocarnos, queremos tener una eliminatoria normal", dijo Decio, olvidando que las eliminatorias normales para México, con él y con Justino Compeán han sido angustiosas, suicidas, sufridas, como para Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.

2.- O México no tiene entrenador para el Tri, porque no ha mostrado la empatía con todo lo que pretende la FMF, desde sumisión ante las televisoras, hasta abrir las puertas a promotores, especialmente al de cabecera de la FMF, el alguna vez declarado "persona non grata", como Guillermo Lara.

"Estamos platicando, por eso quiero platicar con todos, para saber que hay afinidad de las dos partes", dijo Cantú, pero nadie le preguntó si él había intentado charlar con Forrest Gump, en ese afán de encontrar el alma gemela del futbol mexicano y su selección.

3.- Que es tal el miedo a acertar, que viven bajo el pavor a equivocarse. Han hablado con "muchos técnicos" a los que les han quitado el tiempo sin "hacer oferta oficial" alguna.

Están perdidos. Dando palos de ciego. Y sin quién los asesore. Porque pedir orientación, para ellos, para su orgullo, es reconocer que finalmente se han graduado con el diplomado en ignorancia.

Hoy México, con la revelación fastuosa de sus nuevos hombres con viejos vicios, queda claro, está más lejos que nunca del Mundial de Rusia.

Hoy, el futbol mexicano está cerca de naufragar sin haberse alejado del muelle.

Escribía Juan Rulfo en Pedro Páramo: "Hacía tantos años que no alzaba la cara, que me olvidé del cielo".

Etiquetas:

Futbol, México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Este martes, supuestamente, México ya se anunciará el técnico de su Selección Nacional. Las versiones afirman que será una sorpresa.

Corrijo: en México no existen las sorpresas. De hecho, asustan las sorpresas. La última, y calamitosa, absolutamente, fue la de Sven-Goran Eriksson, defendida incluso hoy por algunos que compraron el cuento de un "proyecto de vanguardia".

Lo único vanguardista de ese capricho, fue que Eriksson dejó apestando a fiambre al Tri, y que Javier Aguirre, nuevamente debió darle respiración de boca a boca.

El retraso se debe al vacío de autoridad que hay en el futbol mexicano. Justino Compeán dice que él ya no manda. Decio de María dice que él aún no puede mandar. Y quien los manda a ambos, sigue atento a sus telenovelas, grupitos musicales de trascendencia kleenex, y otras frivolidades similares al Tri.

Jorge Vergara ha insistido en Europa. Ha propuesto nombres, desde Portugal a Italia. La mayoría han sido rebotados. El Grupo Pachuca, que tiene en su equipo un ejemplo de cómo no hacer las cosas, se encapricha con Marcelo Bielsa.

Y, seamos claro, al resto, les importa tanto como el precio del cacahuate en Bangladesh. Y esa es la más peligrosa de las decisiones, dejar que alguien más decida.

De hecho, es apenas una minoría de directivos mexicanos la que está realmente interesada en participar y sondear sobre el nuevo entrenador de la selección mexicana. Dejan todo en manos de quienes han decidido con las patas en las dos últimas gestiones mundialistas.

"Será una sorpresa", filtraron este lunes. "El miércoles ya habrá entrenador y será anunciado como decisión unánime".

Lo relevante de la capacidad para elegir al entrenador, estriba en las condiciones que no han cambiado.

Esta vez sólo hay una modificación puntual: el técnico se mantendrá reservado, apartado, sin roce frecuente con los medios informativos, y menos aún participando en comerciales.

Por lo demás, todo seguirá prácticamente igual, aunque anuncien que todo será modificado internamente, a excepción que Decio de María estará activamente dentro de la toma de decisiones del Tri, no sólo en lo financiero, sino en lo deportivo.

Pero los rivales seguirán siendo capricho de SUM, y sólo las fechas FIFA las compartirá con Guillermo Lara, para tratar de darle más fogueo al Tri y por supuesto enriquecer al personaje y a la FMF.

Y a pesar de las aspiraciones ilusas de un sector que pensaba, absurdamente, que el entrenador deberá adaptarse a un proyecto de trabajo perfectamente estructurado, la realidad es que se le sumará a la prioridad eterna de la FMF: el proyecto de la improvisación y la toma de decisión sobre las rodillas.

Y por supuesto este nuevo entrenador, que se destaparía este martes, si las televisoras están de acuerdo, y además consiguen la alianza silenciosa de Jorge Vergara y el Grupo Pachuca, tendrá la garantía absoluta de terminar el ciclo mundialista y ampliarle el contrato hasta 2022, de acuerdo a resultados.

Sí, exactamente igual que con Hugo Sánchez, Eriksson, Chepo de la Torre, Miguel Herrera... y contando.

Etiquetas:

Futbol, México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Lo de Chivas es un problema de Fe. Tiene más temor a la fuerza de su adversario que a la suya propia. Cree más poderoso a su rival que a su capacidad propia.

Y si el técnico desconfía de su propia legión, la legión desconfiará de sí misma. Y tarde o temprano de su propio líder.

3-1, la derrota ante Toluca. Porque ocurrió de nuevo con Chivas. 'Chepo' de la Torre no se atrevió a asaltar a un adversario propicio para la intensidad, el vértigo y el vigor del equipo que lanzó ante Morelia. Fue más al temor al rival que la fe en su propio equipo. Temió más al Toluca, por temer en la incapacidad de sus juveniles.

Y encima, la enzima maldita del infortunio. Tres cambios, tres lesionados y en tres jugadores que reivindicaban la sangre de un Chivas promisorio: 'Dedos' López, Carlos Salcedo y Miguel Ponce.

Diez bajas secuenciales por lesiones desde la pretemporada. La mayoría de ellas de tipo muscular. Preocupante, especialmente si cuentan en la organización con uno de los mejores preparadores físicos mexicanos, el 'Platanito' Hernández. El otro es Guillermo Orta, de Tigres.

Citemos ejemplos. ¿Es culpa del 'Chatón' Enríquez que fue impactante ante Morelia, que despareciera prácticamente ante Toluca? ¿O fue una prohibición mezquina el jalarle las riendas a un jugador que había recuperado su dimensión apenas unos días antes?

El mejor represor de Chivas al ataque, no fue la vehemencia del Toluca solamente, sino que en el pizarrón previo del Guadalajara, las líneas de recorrido fueron mutiladas. 'Chepo' fue el mejor aliado de José Saturnino Cardozo.

Por eso, cuando Chivas termina confundido deja de ser confuso para el rival. Facilitó al Toluca la zona de marca y recuperación. Por eso, la posesión fue tan dramática en el primer tiempo: 66 escarlata por 34 rojiblanca.

Con el 2-0 al medio tiempo, con dos lesionados, 'Dedos' López y Ponce, entran Oswaldo Alanís y Marco Fabián, el primero un defensa de medio pelo, y el otro una eterna promesa del futbol mexicano.

Atreviéndose, finalmente, con el agua al cuello, 'Chepo' decide soltar al equipo y aprovechar que Toluca, con ese 2-0 empieza a ceder en la asfixia.

Lo grave es que Toluca se queda con diez al minuto 76 y con nueve al minuto 87. Y el Guadalajara se queda sin capacidad de reacción desde la banca.

Ojo: cuando saltan las tarjetas rojas contra los Diablos Rojos ya estaban hechos los tres cambios, pero eso no significan que no ordenes cambios de acomodo en la cancha.

Chepo mantiene amarrado al 'Chatón', ya como zaguero central, y se olvida de jugar por las bandas en un partido que era cantado se alargaría hasta cinco minutos. Nada.

El más astuto era Omar Bravo, pero evidentemente evidenció esa falta de liderazgo táctico para reacomodar él mismo su posición y la del mismo Brizuela, el jugador más caro en la historia y en la histeria de Chivas.

¿Que el Guadalajara bien pudo arrancar el partido como decidió arrancar cuando se asfixiaba con el 2-0? Por supuesto. Esa debería ser su obligación, ser protagonista, porque este Chivas puede ser más, pero mucho más envolvente de lo que fue, sólo por momentos, el torneo anterior.

Desconozco si en la directiva, pero al menos en la banca, parece que la fe absoluta para salvarse está en no perder. Ahí hay un error de concepto o de espabilamiento. La lógica absoluta garantiza que para salvarse se necesitan victorias, no la suma mezquina de puntos.

Chivas es hoy penúltimo en la Tabla General y en la Tabla de Porcentaje. El problema es que le aguarda un León que marcha de líder y después, antes del receso FIFA, debe enfrentar a Chiapas, en el regreso de Ricardo LaVolpe con el fantasma rencoroso envuelto en la toalla de la infamia ante la podóloga.

Llega el momento para que el Chepo le pierda el respeto excesivo al rival, cualquiera que sea, y le tenga el debido respeto al potencial de sus propios jugadores, más allá, insisto, de la secuela lamentable de bajas en el equipo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO