Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Liga MX abre puertas a no nacidos en México
LOS ÁNGELES -- El futbol mexicano vive la esclavitud perfecta. Tan impecable que hasta los eventuales esclavos la saborean. Opresor y oprimido viven en armonía. El latigazo y el suplicio como declaración de amor.

Bien los llamó Sven-Goran Eriksson: "La Yunta de Dueños". Y como tal operan. Su más reciente elucubración, más que creación, fue hacer menos de los mexicanos el futbol mexicano.

Ahora los extranjeros son refugiados indiscriminadamente. El turismo deja divisas, los futbolistas se las llevan. Y futbolista puede ser un término generoso en algunos casos.

Porque hay presuntos jugadores que con un poco de agua y 10 minutos sin moverse en la cancha echan raíces. Troncos funcionales.

"La Yunta de Dueños" procreó ya, sin saberlo, un modelo socioeconómico sin precedentes: la esclavitud perfecta. Sin violencia y sin grilletes. El esclavo reclama el yugo, de oro cierto, pero yugo, a su amo.

Repasemos a los actores. Y que nadie se indigne porque aquí todas las uñas están mugrientas de hipocresía o de abuso. Porque, celebremos, festinemos, alabemos: la esclavitud perfecta existe y México es el gran pionero en ello.

1.- Comencemos con usted, sí, usted, uno de los seis -ya se murió uno- pelagatos adictos a este espacio.

¿Algún aficionado de Pachuca se indigna en este momento por contar con 11 no nacidos en México? Claro que no, es finalista. Ah, y tiene a nueve jugadores más de su propiedad, no nacidos en México, cedidos a otros clubes.

¿O a algún aficionado del Monterrey finalista con nueve no nacidos en México, que incluso han jugado simultáneamente, le preocupa el impacto de esta medida en la selección mexicana? Claro que al fanático poco el importa el futuro del 'Tri': sus Rayados son finalistas. Ah, a propósito, Monterrey tiene a otros seis no nacidos en México prestados a otros equipos.

¿O los seguidores del América se inquietan por los 11 no nacidos que le pertenecen? ¿Y el León, con 11 registrados y siete en préstamo? Y podemos seguir con la lista.

El aficionado de estos clubes, como el de varios más, prefiere regocijarse con el momento que viven sus clubes y lamentarse culpando al universo cuando el 'Tri' no llegue al famosísimo y vetadísimo quinto partido.

2.- Los mexicanos mismos son responsables. Como promedio de los últimos cinco Drafts de Futbolistas, cerca de 131 se quedan sin equipo, descienden de categoría, emigran a otros países o simplemente se retiran.

Esos marginados y marginales son víctimas de lo que antes ellos mismos propiciaron. Desunidos, traicioneros, egoístas, advenedizos, pusilánimes, carroñeros, incluso en su mayoría terminan por no defender masculinamente, gallardamente, dignamente, ni su profesión, ni a la profesión misma.

Este martes, Rafa Márquez se trepó a la palestra y se quejó de la agresión, del acto depredador de esa asamblea, "La Yunta de Dueños", apodo inconsciente que dejó Eriksson en lo que sería tal vez su única valiosa aportación en su paso por México, que no compensa ni los millones ni la espectacular secretaria colombiana que se llevó del país.

Pero, ¿y dónde está la nueva cartita de inconformidad, protesta y rebeldía de Márquez para que la balbucee Héctor Moreno como ocurrió cuando aquel Sodoma y Gomorra en Monterrey?

Entiendo que ganándose un millón de dólares por año en Atlas debe ser muy enfadoso vestirse de prócer del gremio, especialmente si ya no le afecta estrictamente en lo personal en lo más mínimo.

Y el futbolista mexicano entonces se convierte en un comodino y aburguesado esclavo que, bien pagado, asume sumiso y castrado este tipo de decisiones, que aunque no tiene voto, ni siquiera se atreve a tener voz.

3.- La bacanal festiva encuentra su clímax entre los directivos. Llegaron ya a una conclusión. Por más competitiva que pueda ser la selección mexicana, las regalías mundialistas son tan pobres que esperan poco de ellas.

Además, los dos o tres jugadores extranjeros que agreguen a su plantilla cobran menos que los futbolistas mexicanos. Los colombianos, argentinos y uruguayos o brasileños de medio pelo que llegan a México, en promedio, exigen el doble de lo que ganan en sus países, que es la mitad de lo que se dejan pedir los mexicanos.

Entonces prefieren mano de obra barata de Sudamérica, que la nacional, que se aprovechó de la escalada de salarios que se dio en México en los últimos 20 años.

Y lo mismo ocurre con los entrenadores. Matías Almeyda está por cobrar diez veces más de lo que cobraba en River Plate cuando llegó a Chivas cobrando apenas un 50 por ciento más de lo que cobraba en Argentina.

4.- Aaaaah. Y los promotores. Se viene sin duda una impactante, masiva, desordenada, jugosísima, desleal y voraz estampida de futbolistas de todos precios, calidades, colores y sabores.

Carlos Hurtado, Guillermo Lara, y demás mercachifles y vendechiles de su ralea han recibido la libertad absoluta, constituida y notariada para poder asaltar sin disimulo ni pudor a los bobalicones dueños del futbol mexicano.

Ahora estos mismos representantes pasarán de manera irrefrenable a relegar al jugador mexicano para dedicarle profusa, absoluta y oportunista atención a los refuerzos de todo tipo de buena, mala y pésima calidad que traerán de los potreros sudamericanos principalmente.

Como puede verse, no hay nadie que se queje. Ni las televisoras, ni los patrocinadores. Absolutamente nadie. Sin duda: la esclavitud perfecta.

"La Yunta de Dueños", dixit Eriksson, sabe que tiene el control absoluto. Si la cantera mexicana se seca, no importa mientras en Sudamérica sigan produciendo.

Y si el balompié mexicano deja de serlo, importa aún menos, porque la selección mexicana pasará a ser una representación apócrifa de su propio futbol.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Roberto García Orozco
Imago 7Los diversos análisis sobre el trabajo de Roberto García Orozco disienten, algunos lo protegen y otros lo fustigan.
PACHUCA, Hidalgo -- El conflicto no es el veredicto, sino el juez. El conflicto no es el arbitraje, sino el árbitro. El conflicto no es el penalti que da a Monterrey la victoria y el pase a la Final sobre América, sino la escasa estatura moral de quien lo marca.

El dilema no es el hombro de Samudio, sino las recurrentes fechorías arbitrales de Roberto García Orozco. El dilema no es el delito, sino el delincuente. El dilema es cuando el juez ha sido desnudado de su investidura de juez.

El problema es que este mismo Roberto García Orozco tiene un silbato hipócrita. O torpe. O mafioso. O todo junto. Búsquelo en el Aviso de Ocasión. Réntelo para sus fiestas infantiles o para Semifinales de Liguilla. Puede ser su bufón... o su 007.

Porque el misterio de García Orozco es que marcó enfáticamente un hombro, cuando otras veces, para él mismo, el hombro dejó de ser parte del brazo. La anatomía del futbolista, según él, depende del jugador y las circunstancias. Para él, un día, el brazo comienza en el pescuezo del jugador, y otro, termina en la muñeca del infractor. Miopía mercenaria.

El mismo García Orozco que ha tenido dos caras, dos voluntades... ¿o dos contubernios?, para elegir, sí, elegir, con criterios bizarros, radicalmente distintos, una misma jugada. Una misma acción ha sido penalti, o tal vez no. Su silbato es un freelance al mejor postor. Revolver a la orden.

Y para el mismo García Orozco las tarjetas amarillas y rojas cotizan entre sus caprichos y los favores externos, suyos o de otros. Y con esa doble moral, este jornalero de decisiones infames, pierde credibilidad. Los políticos mienten mejor.

Hay dos hechos. Fotografías y videos lo consignan, el balón impacta el hombro y el pecho de Samudio. Y el mismo García Orozco se golpea los deltoides derechos para ratificar que el balón interrumpió la ruta crítica del posible gol, en el hombro.

Hoy (sábado), fue de esos días en que el hombro es el cuerpo del delito, cuando otras veces para este mismo patibulario con silbato, ha sido, el hombro, argumento de exoneración. ¿La ambigüedad de criterios o de impunidad? ¿O la monja se prostituye o la prostituta va al convento?

¿Cómo creer en un juez del que se sospecha en cada partido? ¿Cómo creer en un árbitro que puede ser perfecto, cuando así conviene, o perfectamente imperfecto, cuando así convenga? La justicia es ciega, la conspiración no.

Si García Orozco marcara siempre los impactos en hombro-casi-pecho como una mano infractora, no habría dudas. La miopía o la testarudez sería el responsario médico de su ineptitud, pero...

En el desenlace, fascinantemente emotivo, Monterrey es finalista del Clausura 2016. El oprobio arbitral no lo demerita, pero lo percude. La mano del padrinazgo desde el sillón de la FMF, mancha uno de los mejores juegos de Edwin Cardona, y el esfuerzo colectivo. Don Corleone salpica escarlata.

(Michael Corleone en El Padrino II: "Mi padre le hizo una oferta que no pudo rechazar... Luca Brasi le apuntó a la cabeza con un arma y mi padre le aseguró que sus sesos o su firma estarían en el contrato".)

Curiosamente entre los analistas arbitrales, que en su época de jueces tuvieron poco juicio, y pecaron tanto o más que García Orozco, disienten. Algunos, sus tutores, sus amigos, sus padrinos, lo protegen insanamente. Los otros, los confrontados, lo fustigan. Pero, ninguno de ellos está libre de culpa para lanzar la primera piedra.

Rayados defiende su hegemonía en el torneo. El mejor en 17 semanas pisa la Final. Y como favorito. Tiene futbol, artistas en la cancha, y un técnico que conoce los recovecos y los atajos a la victoria.

Monterrey no necesita de un Luca Brasi, ni de Don Corleone, ni de García Orozco, ni de Decio de María, pero ahí estarán. "Un hombre no debe morir sin hijos, ni con deudas de honor", dijo Al Capone. Y en la FMF, el que despacha tiene apellido y habla, mal, pero lo habla, el italiano de Sicilia.

En tanto, América, nuevamente por un 4-3 global, y nuevamente en semifinales, y nuevamente de visitante, queda fuera de la Final. El 12 de octubre no habrá trofeo que desfile. Del ataúd de buena voluntad, en el aniversario 100, saldrán cuervos graznando disculpas. Un obituario maldito.

Cierto: Nacho Ambriz y Ricardo Peláez se consuelan con la Concachampions. Pero la historia del América irá vestida de viuda al altar del Estadio Azteca el próximo 12 de octubre. El trofeo de la Concacaf es un hijo bastardo. El hijo legítimo, el de la Liga MX, ni siquiera fue concebido.

¿Y en la Final del Clausura 2016? Siempre habrá un García Orozco o un Chacón disponible.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


PACHUCA -- Entre la Multipropiedad y el Multidivorcio. Cuando aún no finiquita su separación financiera, legal y marital de Angélica Fuentes, y cuando aún no consuma el divorcio financiero del Chepo de la Torre, Jorge Vergara proclama el descasamiento con Televisa.

Vergara anuncia, además, nuevos horizontes. Vendedor grandilocuente, merolico en tiempos de Chivas Gordas, parlanchín desalmado en tiempos de Vacas Flacas, ahora anuncia que, de su mano, habrá una nueva manera de percibir el futbol. Es decir, ni Pelé ni Maradona ni Messi...

Sólo faltó que el dueño de Chivas retorciera ácidamente la moraleja de Gary Lineker: "El futbol es un deporte que inventaron los ingleses y que reinventó Jorge Vergara". Visionario de fantasía. El Pókemon que evolucionó el deporte.

Jorge Vergara
Mexsport Jorge Vergara

Pero más allá de la locuacidad invasiva en el anuncio, la decisión de Jorge Vergara lo coloca, nuevamente, en un escaparate distinto al resto de sus homólogos, el resto de los propietarios de equipos en México. Pensarán, esos, los otros, los 14, como cita Alberto Cortez en Castillos en el Aire: "¡pobre idiota, no sabe que volar es imposible!".

Cierto que Jesús Martínez desertó de las filas de los alineados y alienados, pero lo hizo sólo hasta que encontró un mecenas, un padrino, una falda bajo la cual refugiarse, como lo es el capital del hombre más rico del mundo y galaxias circunvecinas. Estando bien con Carlos Slim, la FMF se puede ir... al infinito y más allá.

Pero Vergara se atreve solo. Juega a ser El Lobo Estepario, pero sin los demonios de Herman Hesse. Y está solo y sólo él. Y lo sabe. Temerario, imprudente, aventurado, tal vez, pero suicida no. Después de todo, Televisa le ofrecía, sólo, 400 millones de dólares...

Vergara sabe que no encontrará solidaridad en ningún otro de los dueños de equipo. Podrán felicitarlo. Tal vez envidiarlo. Incluso, secretamente sugerirle. Pero si el Titanic se hunde, las otras 14 delicadas versiones de Rose dejarán, de nuevo, ahogarse al Jack de los polvitos mágicos de OmniLife.

Detrás de este celibato televisivo de Chivas y Vergara saltan los resortes de lo bueno, lo malo y lo peor. Los divorcios de Vergara, es evidente, son trepidatorios, más que oscilatorios. Estilo tsunami.

1.- ¿Se facilita o se enturbia más la posibilidad de que ahora Jorge Vergara venda a Chivas? Ya no tiene cadenas. Eso lo hace más apetecible. Vale más sin lastres contractuales.

Chivas vuelve a ser virgen televisivamente, después de 22 años de matrimonio con camas separadas. La doncella rojiblanca puede cotizarse mejor.

Si alguien compra al Rebaño, podría negociar audazmente. Y cada centavo estaría libre de polvo y paja. Hoy la novia es más valiosa: llega sin suegros, o cualquier otro familiar incómodo.

2.- Si el proyecto insinuado por Vergara prospera, y si esa complicada ramificación cibernética, mezclada con TV por cable y abierta se consuma, el propietario del Guadalajara podría no sólo ser autosuficiente en difusión, sino ofrecer alianzas a otros equipos.

ChivasTV podría llenarse de contenido rojiblanco, transmitir sus juegos, pero, si la red, si el network "made in Asia" que visualiza Vergara con un grupo de expertos es un éxito, podría agregar huéspedes que encuentren su propia liberación.

Si este conglomerado rojiblanco, que hoy es apenas tan sólidamente frágil como un espectral holograma, germina en los alcances del grupo que ha hecho el estudio para Vergara, sin duda podría representar más ingresos para equipos como Cruz Azul y Pumas ante las miserables cantidades que les pagan.

3.- ¿Habrá represalias? Nadie puede dudarlo. Cada día se comprueba más que algunos árbitros, enriquecidos con la investidura de jueces, son, indiscutiblemente, lacayos de intereses más poderosos. Fámulos engominados con silbato, al servicio de Decio de María.

¿O, por otro lado, acaso no pueden, bajo presión, negarle refuerzos a Chivas? ¿O acaso no pueden negarse a negociar comprarle jugadores, obligándolo a devaluar sus futbolistas sin encontrar dónde colocarlos?

Hay algunos candorosos, pizpiretos, que aseguran que tales venganzas no ocurrieron cuando Pachuca y León se independizaron. Más allá del abdomen financiero de Slim, queda claro, su trascendencia nacional e internacional de la Multipropiedad Martínez, ni con los dos juntos, iguala a Chivas.

Si mañana Querétaro, Dorados, Veracruz, Puebla, Chiapas, etcétera, se rebelan, esa insurgencia apenas merecerá un recuadro noticioso en el Aviso de Ocasión, al lado de reparación de desagües y reparación de relojes cucú.

No debería extrañarse si de repente se jalan algunos hilos políticos y legales para que la revancha de Angélica Fuentes empiece a crecer en los juzgados, o para que de repente autoridades sanitarias revisen el contenido pulverizado de OmniLife.

Cifras más o menos, alguna vez lo comentó Jorge Vergara en Raza Deportiva de ESPNDeportes, su empresa ha sido sometida a más de 50 auditorías fiscales sorpresa, sin repercusiones, mientras que el empresario ha confrontado casi media docena de auditorías.

Y especialmente después de los desfalcos que asegura Vergara perpetró Angélica Fuentes en sus empresas, es evidente que esos desajustes y horadaciones contables, pueden ofrecer un platillo gourmet que segrega sangre para vampiros fiscales.

Hacíamos referencia a El Lobo Estepario de Herman Hesse, quien cita en su obra: "Los locos que son genios completan la psicología defectuosa del equilibrio mundial".

¿Será? ¿Será aplicable a este divorcio tragicómico del caricaturesco futbol mexicano?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Las convocatorias del Tri son exactamente como el oficio de cohetero: si sale mal, te chiflan, y si salen bien, igual te chiflan. Cuando el técnico nacional de su lista, resulta ser el menos listo.

Juan Carlos Osorio pasó lista de su legión para la Copa América Centenario. Citó 23. El juicio público ha sido contundente: se equivocó en los 23. No le atinó a ninguno.

Queda claro: si cada convocatoria del Tri pasara por un plebiscito o por un filtro público o por un jurado de concurso de baile ante los 130 millones de técnicos de México, ninguno de estos 23 habría sido elegido. ¿Vox pópuli, vox Dei? ¿La Voz del Pueblo es la Voz de Dios?

Hasta un reloj descompuesto es certero dos veces al día. Osorio, ni eso, según, por supuesto, ese Pep Guardiola o ese José Mourinho o ese Cholo Simeone que habita con pomposas posturas en cada aficionado mexicano.

El técnico nacional juega su propio albur. Elige a muerte a los que él cree, o él espera, que estén a muerte con él. Al final, inevitablemente, el Tri-tanic empezará a zozobrar.

Pero, si hasta Jesús se equivocó eligiendo a Judas y si hasta Pedro lo negó tres veces, qué puede esperarse en cualquier batallón de millonarios, veleidosos y egoístas futbolistas. No todos tienen el enaltecimiento de guerreros. Layún, Guardado, Chicharito, Márquez... ¿cuántas excepciones?

Osorio exhortará a su mexicanismo o su mexicanidad. Pero, y debe saberlo, a estas alturas, la patria de muchos de sus elegidos, tiene a Washington en su escudo, y no a la mítica y fascinante águila devorando una serpiente. Los aztecas se equivocaron, el dólar paga mejor.

Si la horda popular de sabihondos pudiera acceder a la elaboración de la convocatoria, ninguno de estos 23 se quedaría. Y Usted, sí, Usted, uno de esos siete pelagatos adictos a este blog, entraría en ello.

¿Chicharito Hernández? Los americanistas y los misóginos, lo descartarían. No se puede ser de Chivas y encima seducir a la novia con esa caída de ojos.

¿Miguel Layún? Los aficionados de Chivas lo condenarían por sus memorables correrías con el viento amarillo de las Águilas.

¿Corona? ¿Talavera? ¿Ochoa? El primero aún no sabe, y como cruzazulino no sabrá nunca lo que es ser campeón. Y el segundo no cometió un par de errores que costaron al Toluca la Libertadores. Y el tercero, juega en el Málaga, y estuvo más de un año en la banca.

Juan Carlos Osorio y Guillermo Ochoa
Mexsport

Bajo ese tamiz, inevitablemente, quedan atorados los 23. Donde Osorio ve una pléyade, el grueso de la afición ve a nacidos para perder. Donde Osorio se frota las manos con ilusiones de Copa América, sus 130 millones de homólogos de sofá lo condenan por miope.

Es tan simple que donde el técnico colombiano ve 23 lealtades, el aficionado puede ver, claramente, a 23 traiciones de Osorio al propio Tri.

Como agregado, Giovani dos Santos le da la espalda a la selección mexicana. De repente de aquella proclama de "vestir la camiseta de la selección es más hermoso que todo (incluyendo a Belinda)", Gio pasó al "a'i me disculpan, pero hoy no quiero".

¿Y Carlos Vela? Él sigue embelesado con la NBA. Su pasión genuina, después, claro, de las bacanales nocturnas en San Sebastián. Y seguro, si hubiera sido basquetbolista, estaría en los estadios de futbol. La mayor pasión de Vela es el desapasionamiento por un oficio.

Y súbitamente, ambos, desertaron. Hoy, los dos portentos de la Sub 17 campeona del mundo en Perú 2005, han degradado sus propias carreras.

En su momento, a aquellos 23 que humillaron a Brasil en la Final peruana, les llamaron los Niños Héroes en el epítome de la exageración y el sensacionalismo. Bueno, sus dos figuras, sus dos Juan Escutia de entonces, hoy conscientemente, se han negado a envolverse en la bandera metafórica del Tri, y tirarse al vacío.

Gio, en su mejor momento en la MLS, cobra venganza nuevamente de Decio de María, quien quería marginarlo desde la época de Miguel Herrera. Vela en su peor momento futbolístico, elige la indolencia para vestir de gris, una luminosa expectativa.

¿Para qué le alcanza a Osorio? Con sus 23 del Patíbulo, tiene un grupo con testosterona, aunque sin duda aparecen algunos que ninguno de los 130 millones de entrenadores jamás hubieran citado, como Yasser y Araujo.

Pero la mejor definición, en la forma más coloquial, contundente y franca, la dio Miguel Herrera alguna vez. "Si yo me equivoco, al que corren es a mí, no al convocado".

No hay mayor lealtad profesional que poner en manos de 23 el futuro profesional. No hay mayor deslealtad profesional que ser de esos 23 y no sentirlo así.

Y al final, como en el Circo Romano, al arrancar la Copa América, Osorio y sus jugadores, comparecerán al ombligo del universo de los inconformes, y con la mano derecha en todo lo alto, juramentarán: "Ave, Caesar, morituri te salutant (Ave César, los que van a morir, te saludan)".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Jesus Martínez Sr., Mauro Boselli y Jesús Martínez Jr.
Imago 7

LEÓN, Guanajuato -- Fue el turno de Mauro Boselli. Este martes, en las entrañas del Estadio León. La Multipropiedad. La multisospecha. El multimorbo. El multicontubernio.

Una familia, dos equipos y un boleto a la Final del Clausura 2016. León frente a Pachuca. Semifinales con suspicacia. Un hijo que ha sido bicampeón. Un padre que peina más canas sin el engomado de títulos recientes en Liga MX.

¿Quién lo necesita más? ¿Un León que regresó de la muerte del ascenso a enseñorear la Liga MX? ¿O un Pachuca que se ostenta como el equipo de México con 11 no nacidos en el país en su listado? En el nombre del padre, quiere ganar el hijo. En el nombre del hijo, quiere ganar el padre.

¿Quién lo necesita más? Sin duda el Pachuca. Más allá de que la selección mexicana agradece a los sobresalientes Herrera, Pizarro, Lozano y Gutiérrez, el ayuno mata, especialmente a los estómagos ulcerados de la soberbia. La egolatría muere en Cuaresma.

Y Boselli, este martes, sin Biblia para juramentar, rechaza las leyendas urbanas que nacieron, crecieron y se desarrollaron, en los feudos patriarcales de América, Necaxa y San Luis o Atlante. Para el que juega al ajedrez contra sí mismo, de alguna manera, es tan amarga la victoria como la derrota. Es un fraude ante el espejo. Un adulterio a solas.

Y tras los cuchicheos en torno a los juguetes de Televisa, prosiguieron Morelia y Veracruz, jugueteando con la moral, con el futbol y con la ética de sus soldaditos. Sí, aquéllos que tiraban la primera piedra...

Valientemente, David Faitelson ha relatado en Raza Deportiva de ESPNDeportes, como fue testigo de la indecencia. Las cabezas de Tiburones y Monarcas determinaban el marcador de un duelo crucial entre ellos, antes de que salieran a la venta los boletos.

Los tahúres indecorosos --¿hay de otros?-- juegan con cartas marcadas. ¿Tanto en Chapultepec como en el Ajusco? ¿O en Chiapas y Puebla? ¿O, entonces, en León y Pachuca, en la mesa familiar de los Martínez?

Como tantos otros antes, y como tantos otros en el futuro, Boselli esgrimía su verdad, que no necesariamente sería la verdad absoluta. Nadie se ha acercado. Nadie le ha insinuado. Nadie le ha ordenado detener su saña asesina ante 'El Conejo' Pérez este jueves. Ni hoy, ni antes.

Ojo: no hay motivos para dudar de Boselli. Pero, tampoco hay suficientes motivos para creer que no ocurre lo que dice Boselli. ¿Cuántas veces astros italianos negaron que sus mocasines de 2 mil dólares no fueron lustrados con dólares de corrupción?

Y al final, la justicia italiana descubrió componendas impresionantes. El futbol italiano sufrió un cataclismo por partidos amañados, que hasta en El Vaticano se cimbraron los altares.

Y si Italia tembló haciendo que la sonrisa de la Gioconda se tornara más tétricamente sarcástica, qué pasa en otros mundos. ¿Y en España? ¿Y Alemania? ¿Y Centroamérica? ¿Y Sudamérica?

¿Será acaso entonces que el futbol mexicano es el único Castillo de la Pureza, blindado, impenetrable, ante la marabunta de podredumbre que repta desde FIFA?

¿Será acaso que las últimas conciencias virginales del universo del futbol habitan ya sólo en México, uno de los paraísos majestuosos de la corrupción? ¿Será que la Liga MX es el Oasis que sobreviviría hasta a los mastines desalmados de Loretta Lynch?

Al final, no son los Martínez los únicos responsables del hedor a inescrupulosos contubernios, con el que olisquean los maliciosos esta Semifinal.

Hay un organismo que rige. Y antes como hoy, Decio de María defiende el ejercicio de la multipropiedad. Para él no ocurre nada malo en la Liga, ni la discriminación, ni las hordas en los estadios, ni los atropellos arbitrales. De María es el dueño de Hamelín... en todos los sentidos.

Y claro, los otros 12 dueños de clubes, quienes fingen que no ven, es decir, son cómplices, ejercen de compinches, y de timoratos, porque entonces, el amplio rango de sospechas, no sólo enjaula a los Martínez y a De María, sino a ellos también.

¿Podemos creer plenamente en Boselli cuando recordamos cómo algunos refuerzos que Gustavo Matosas sugería para el León, aparecían súbitamente en Pachuca? ¿Ejemplos? El más poderoso de todos: el ecuatoriano Enner Valencia.

No hagas cosas malas que parezcan buenas. Ni multipropiedades buenas, que parezcan malas.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Guadalajara-América
Mexsport

LOS ÁNGELES -- América renueva votos. Regresa a Semifinales. El urgente título está a 360 minutos de distancia. Tan cerca, tan lejos. Porque la codicia no es sólo suya. Hay otros tres con uñas de usurero.

Zarpó América a Semifinales del Clausura 2016 con botín completo: 2-1 sobre el Guadalajara. Fue mejor, fue contundente, desolló al rival, y agregó como trofeo en el zócalo del Estadio Azteca, la zalea humeante de Chivas, y sobre todo, gana sin ese hedor malsano de complicidad arbitral. Sus detractores hoy son ventrílocuos silenciosos.

Este Clásico correspondió a su linaje. Exudando intensidad, devoción, testosterona, cargó con la ecuación propia de sangre, sudor y lágrimas, en el atisbo final del trámite, sin faltar claro, polémicas arbitrales. La virtud y el pecado también aman el futbol.

Chivas tuvo su chivo expiatorio: Gullit Peña. Le entregaron al condenado a muerte y con una bala en el revólver. Y desde el manchón de la incertidumbre, Gullit curó el estremecimiento de millones de americanistas estremeciendo el larguero y dejando estremecida a la Nación Chiva. Trémulo, impávido y patidifuso el Rebaño. El semidios de sus oraciones, confirmó que tiene rodillas de barro.

América sumó méritos. Carlos Darwin Quintero se parece cada vez a su pasado santista que a su pasado americanista. El mejor en la cancha. ¿Alguien recuerda a un tal Sambueza?

Después de todo, El Conejo Brizuela tenía razón: "Quintero es un provocador, se lleva y no se aguanta". Sí provocó la derrota, se llevó por delante la zaga de Chivas y aguantó generar las dos jugadas de gol, la del penalti y la de Oribe.

El diminuto con cara de gamín (sinvergüenza en Colombia), se recreó y recreó. Carlos Darwin despega, frena, pisa, amaga, circula, elude y entrega órdenes de fusilamiento, con precisión de francotirador. Un piloto suicida con un balón como volante.

Y si el colombiano se redime, además se ha reconciliado con su consorte. Sí, ya ese matrimonio que hizo campeón al Santos insinúa que puede llevar al América al altar. Oribe y Quintero, hasta que la muerte los separe.

Habíamos insistido que en el Juego de Ida el mejor hombre fue Oswaldito Martínez. Se vistió de anonimato, pero en el Estadio Chivas aplacó las embestidas de Gullit Peña y de Orbelín Pineda.

Jugó -el otrora Osguanguito- lejos de los reflectores, pero cerca del titiritero. Volvió a hacer lo mismo. El gol de Orbelín es una desatención de posición de Andrade, que como Riflecito, es apenas una resortera güilotera.

Mientras Oswaldito acierta y Gullit desperdicia, y mientras Sambueza era ya sólo un recorte de periódico en el refrigerador, en la banca de Chivas hacía falta Matías Almeyda. La tecnología no sustituye la presencia, menos aún la de un genuino caudillo.

Los cambios que hizo Chivas, con la partitura enloquecida de la desesperación absoluta, terminaron por arruinar al equipo más agradable de las últimas siete semanas en la Liga MX.

Las elecciones de jugadores en los trueques fueron totalmente correctas, pero, queda claro, las indicaciones fueron imprecisas, equivocadas, al darse o al recibirse. En tiempos de celulares, Chivas perdió bajo la teoría del teléfono descompuesto.

Y el equipo luminosamente ofensivo, inteligentemente defensivo, se convirtió en una teatralización ordinaria, en una representación vulgarmente genuina, del origen mismo del mote del Guadalajara: "Corren como chivas locas, así juegan", según las bautizó el finado Latiguillo en las páginas de El Informador. Y eso fueron.

Nuevamente un duelo tijereteado. Las estadísticas del juego recalcan 42 faltas en 90 minutos. Una casi cada dos minutos. Cierto: muchos roces, muchos clavados y mucha dramatización.

Las asignaciones no cambian. América debe entregar el trofeo de este Clausura 2016. Insisto: ¿pueden imaginarse que el 12 de octubre en lugar de pasear el título, terminen paseando un ataúd lleno de cenizas de promesas mientras graznan los cuervos sus excusas? No se festejan 100 años en el cementerio donde yacen los fracasos y perfuman los cempasúchiles.

¿Chivas? Tiene carta blanca. Llegaba a la Liguilla perdonado de todos sus pecados. El ascenso es una calamidad ajena. Tiene la mejor base de futbolistas mexicanos, aunque su auténtico líder es, inobjetablemente, argentino. La pesadilla quedó atrás. La esperanza del torneo siguiente, sólo Jorge Vergara puede arruinarla.

Para ociosos: América jugó con ocho no nacidos en México. Chivas con ocho no nacidos en su cantera, pero, obvio, todos mexicanos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Guido Pizarro
Mexsport

LOS ÁNGELES -- Tigres fue, finalmente, ese Tigres de la opulencia, de la nómina ostentosa. Jugó 45 minutos de deleite. 2-0. 3-3 en el global. Lo imposible pasaba a ser improbable en el atrio de los milagros.

Todo concluyó 4-3 en el global. Rayados avanza ruborizado por la embarazosa forma; Tigres es expulsado de la jungla de la Liguilla, herido de muerte desde el Juego de Ida.

La fortuna estaba del lado de Tigres, como premiando su acto de contrición de un arranque rebelde, suicida. Pero la justicia no estaba de su lado.

La suerte se vistió de blanco y se bautizó Nahuel la tarde de este sábado. Atajó dos penales ante dos habituales asesinos: se pavoneó ante Pabón y fue funesto para Funes Mori.

Y la injusticia se vistió del amarillo de femme fatale, y se posesionó de Francisco Chacón. Un árbitro con antecedentes de crímenes deportivos, especialmente en Monterrey.

El árbitro, arbitrariamente echa a Juninho, quien colabora con una carga ya fuera de la cancha. Y de lastre se va 'Tuca' Ferretti, quien agitando la cartera en todo lo alto, insinuaba que el silbato indecente de Chacón se había prostituido por 30 monedas. Algo le sabe. Oferta y demanda.

Así como Jonathan fue figura en la Ida, Nahuel lo fue en la Vuelta, a pesar de esos desplantes que lo hacen aparecer como un globetrotter futbolero, como queriendo ser una paupérrima referencia de su legendario paisano Hugo Gatti.

Tigres controló el primer tiempo. Hizo dos y la nación Rayada oscilaba en sus anginas, el espesor silencioso y asfixiante de la angustia y el colapso. Gignac y Damián pudieron engordar el caldo, y el marcador, pero Jonathan saltó al rescate.

En el vestidor de Monterrey algo ocurrió en el medio tiempo. Mohamed debió convulsionar a su oncena de conformistas, que se habían ido precipitadamente a semifinales sin certificación oficial.

Y posiblemente también en el vestidor de los árbitros, porque el físicamente achacoso Chacón había tenido una aceptable primera mitad. Se le notaba que su wifi cerebral funcionaba lento, como en 2G, pero al menos parecía atinado.

Para la segunda mitad, Chacón recetó cuatro amarillas a Tigres en 21 minutos, con dos expulsiones en ese lapso: Juninho y 'Tuca', además de inventarse ese penalti al 84', que Funes Mori tiró de manera tan paupérrima, que hasta hizo creer en un eventual Fair Play, negándose a canjear el error del silbante. Pero no, lo falló porque al momento del disparo, se tragaba ese cóctel de pánico, angustia, desconfianza, nervios y falta de... testosterona.

Seguro la afición de Tigres disentirá. El aficionado tiene derecho a bloquear la memoria y el sentido común. Pero, los felinos tuvieron más dignidad en su eliminación este sábado que en la coronación ante Pumas el torneo anterior.

¿Monterrey? Desfiló de puntitas en la cuerda floja. En el primer tiempo pudo ver consumado un fracaso. ¿Indolencia? ¿Desidia? ¿Arrogancia? ¿Sinvergüenzada? Sólo ellos lo saben. Los inoculó Mohamed seguramente en el vestuario al medio tiempo.

Pero Rayados debe sentirse avergonzado. En su flamante estadio, ante su gente, con una ventaja de 3-1, ante una manada de desesperados, con Chacón guiñándoles coquetamente, fueron un espantajo de lo que debe ser un líder general.

¿Tigres? Su entorno debe estar acostumbrado. Pierde la Final de la Libertadores y de la Concachampions. Y empobrece su coronación ante Pumas. Y de nuevo, con las manos vacías, el plantel más caro y más completo del futbol mexicano, ingresa al Libro de Oro de los Grandes Fracasos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


FIFA
Getty

LOS ÁNGELES -- La nueva Concacaf, como pomposa, jactanciosa y ufanamente se autonombra al interior, da un golpe severo de autoridad en el corazón ajado del organismo desautorizado moralmente: la FIFA.

Tras un cabildeo en el Congreso de FIFA, la nueva Concacaf, con los viejos maquiavelos, Justino Compeán y Sunil Gulati, ha sembrado la semilla codiciosa: el Mundial de 2026 se jugaría en dos países, México y Estados Unidos.

Ojo: pretenden una alianza obscena dos países divorciados en todos los demás puntos comunes, que son, por cierto, puntos de conflicto.

EEUU y México pretenden asociarse para organizar el Mundial de 2026, después de que han fracasado, de que han sido imposibles, infructuosos, los afanes por sentar sociedades más útiles en escenarios urgentes para ambas naciones.

Pretende, la nueva Concacaf, con los viejos y conocidos amos de la intriga, Compeán y Gulati, que el futbol consume un matrimonio donde sólo ha habido divorcios en temas trascendentales como migración, discriminación, lucha contra el narcotráfico, extradición de criminales, lineamientos estrictos de importación y exportación en agroproductos, etcétera, etcétera.

Además, según las versiones, al final no sería un Mundial en dos naciones sino en tres, porque se alargaría a ciudades fronterizas de Canadá como Vancouver.

Bellísima la idea, fantástica la propuesta, seductoramente idealista, claro en un mundo perfecto, pero irrealizable, vamos, hasta en el planeta metafóricamente saludable de El Principito de Saint-Exupéry. Sobrarían la zorra y el rosal.

1.- La FIFA terminó arrepentida, espantada, golpeada, tras el Mundial de 2002. Corea del Sur y Japón construyeron estadios. Fue fascinante para fanáticos y medios, pero una pesadilla para los organizadores.

Fue un choque cultural de estilos, métodos y conductas de trabajo, además entre dos naciones con rencillas históricas y heridas que nunca terminan de cerrarse. Corea del Sur, la versión más deliciosamente latina de Asia, se enfadaba ante el rigor cuadriculado de los japoneses.

Y a pesar de la generosidad de patrocinadores en dos naciones distintas, los torrentes de dólares fueron menos generosos de lo que FIFA esperaba, pero que mudanzas de fayuca zarparon para el mundo.

2.- ¿Y el resto de la Concacaf permanecerá callada? Si se comparte la organización, obviamente, México y EEU se llevan dos de los boletos de la zona. ¿Y Canadá? Podría ser sede aunque tal vez no clasifique.

Se reducirían los boletos posibles a ese Mundial de 2026. ¿Centroamérica y El Caribe se cruzarán de brazos?

No olvidemos que por Norteamérica son sólo tres votos. Menos que los de Centroamérica (siete) y muchos menos que el Caribe (31). Incluyendo a los canadienses, serían 39 países por dos boletos mundialistas.

Seguramente en la primera Asamblea General de Concacaf quemarían en leña verde a Justino, a Sunil y a su nuevo parapeto y presidente del área, Víctor Montagliani. Aunque claro, siempre han existido en la Concacaf y en FIFA los métodos de indemnización clandestina para compensar a directivos.

3.- ¿Puede un país en crisis como México descargar recursos públicos en una Copa del Mundo? Y quien diga y quien crea que el país no se vería sangrado por un Mundial que revise, realmente, si la crisis de la presidenta bajo sanción en Brasil, Dilma Russell, no se debe, fundamentalmente, a tanta basura mundialista tirada bajo la alfombra del engaño y la corrupción.

¿Puede un país con una inflación y una devaluación controladas perversa y falazmente y con tres millones de indígenas sin vacunas, sin servicios de salud, sin educación, sin agua, sin trabajo, destinar dinero público a la organización de un Mundial?

Para los necios: Alemania, hasta 2006, era el país más poderoso del mundo. Su PIB era un orgullo de su fortaleza económica. Después del Mundial perdió ese liderazgo como resaca, como rezago, de haber cedido su casa a la voracidad de FIFA.

4.- Y México y EEUU tienen un problema en común. El primero no tiene manera de garantizar la seguridad en un territorio donde se estima que se llevan a cabo más de 170 secuestros exprés cada día, la mayoría sin ser denunciados, además del índice desalmado de crímenes y ajusticiamientos entre narcos y asesinatos.

Por su parte, los parámetros de seguridad de EEUU, especialmente para la concesión de visas, y más especialmente si hay un gobierno republicano, coartaría o condicionaría el turismo de los países en competencia.

Y se agravaría si tuviera que ser más flexible con los aficionados que pretendieran cruzar desde México. Hoy, el escenario global es muy diferente del Mundial de 1994. Y Seguridad Nacional de EEUU lo sabe.

Y por otro lado, el precio de los boletos mundialistas serían idénticos en ambos países. Boletos de privilegio en un Mundial rozarían en promedio los 250 dólares. Es decir 5 mil pesos mexicanos, es decir casi tres salarios mínimos mensuales.

¿Puede, debe, un país en esas condiciones pagar, millonariamente, para que le organicen una fiesta ostentosamente opulenta u opulentamente ostentosa en su casa, sin que pueda participar en ella?

Ojalá hagan caso a Alexis Lalas. "EEUU puede organizar el Mundial 2026, sin la ayuda de México".

Amén, Alexis, amén.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Empate amargo. Ese 0-0. Para ambos. Y con un árbitro doctorado en torpeza, como César Ramos Por-los-suelos (Palazuelos), transformado en bufón injusticiero.

Amargo. Porque con once, América puso trémulo a Chivas y erigió al circense Rodolfo Cota como el jugador de la noche. Indultó sin garras ni dientes ante la boca del gol.

Y porque Chivas tuvo 22 minutos de ventaja con un hombre más en la cancha. Y no quiso, no supo o no pudo capitalizar la expulsión de Rubens Sambueza.

Con uno más, desenvainó su varita mágica Matías Almeyda, pero su Harry Potter, La Chofis López, ha perdido su hechizo, desde que el técnico dijo que lo cubriría con su manto paternalista, y lo mandó a tirar un penalti, y junto con la pelota, todo se fue por la borda: la tutoría y la promesa.

La intensidad, la desesperación, la ansiedad, la devoción, le dieron un matiz de thriller, de suspenso, al Clásico Nacional, pero a excepción de algunos desplantes individuales, el futbol exudó más transpiración que inspiración.

Las estadísticas revelan el grado de rudeza y dureza: 30 faltas en total, 14 de Chivas y 16 de América, es decir una patada cada 30 minutos. ¿Y qué tan retrasadas estaban las líneas en ambos equipos que sólo se registró un fuera de lugar?

Rodolfo Cota armó su coreografía del rescate, en un ballet desesperado de primeros auxilios, y consiguió ponerle alarido a lo que podía ser un lamento de su afición, en los momentos de asedio del americanismo.

Hugo González tuvo poco trabajo. Bien resuelto, pero seguramente envidioso y receloso de ver la consagración de Cota como el arquero cincelado por Miguel Calero, desahuciado por Pachuca, y que en Chivas consuma su sueño a los 31 años.

Y en las peripecias de saltimbanqui de Cota, pero sin duda, en la ineficacia del remate final, América perdió su peligrosidad cuando Rubens Sambueza es expulsado, por octava vez en El Nido, en una descarada, cínica, vergonzosa acumulación de patadas y reclamos.

Chivas no tuvo capacidad de respuesta en la cancha, más allá de que en la banca despertaron a dos ídolos, uno histórico y otro advenedizo, Omar Bravo y La Chofis, pero ya la embestida del Rebaño encontraba las garitas copadas.

¿Y si con un hombre más, Almeyda se hubiera atrevido a mantener a Brizuela y sacar a otro jugador de retaguardia, reacomodando a Orbelín y relevando a Salcido?

Y entre ese amargo, aunque no amargoso 0-0, hay calamidades compartidas.

1.- Chivas desperdicia la ventaja de la localía y reitera la torpeza para aprovechar ventajas numéricas con Almeyda.

2.- América, para el Juego de Vuelta pierde a Rubens Sambueza, es decir, pierde la sensibilidad futbolística, con el acto de traición de un personaje que se arrastra el complejo de pendenciero.

Las Águilas clasifican a Semifinales con el 0-0. Chivas con el 0-1 en el Estadio Azteca, que ya se sabe, es su segundo hogar, o casi su primera fortaleza.

¿Del árbitro Ramos Porlossuelos (Palazuelos)? Como siempre. Excelente en los primeros tiempos, cataclísmico en los segundos. Protegido por la Comisión de Arbitraje (léase Decio de María), en la suma de sus torpezas este jueves, terminó arruinando a ambos equipos. Penaltis que no marcó, faltas que ignoró, insultos que se tragó...

Pero la serie sigue abierta, totalmente. Páginas en blanco ansiosas de esa tinta roja de la tragedia y de la comedia.

Y Chivas, tal vez, sólo debe esperar el suicidio americanista, que perpetra a base de expulsiones lamentables, como en la Liguilla del Apertura del 2015.

Al tonto sólo dale la soga, él solito se ahorca, y ahí están, históricamente, propensos y dispuestos a ello, Goltz, Aguilar, Quintero, y hasta Zamudio que regresa.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Tigres vs Monterrey
Mexsport

LOS ÁNGELES -- Trabalenguas de Liguilla: quiso ganarlo Tigres; pudo ganarlo Javier Aquino; la figura es Jonathan Orozco y Monterrey prepara el sepelio del vecino para quedarse con todo... hasta con la viuda.

Tigres 1-3 Monterrey. Y al final, el 'Tuca' Ferretti sigue siendo el ejemplo magnífico del clutch o el embrague: primero mete la pata y luego hace los cambios, y hasta al hacer los cambios vuelve a meter la pata.

Sí, el DT de Tigres fue el gran derrotado. Porque el 'Turco' Mohamed jugaba al ajedrez, mientras en el banquillo contrario jugaban al rayuelazo. Pero, el Inge Rodríguez prefiere "a los técnicos que trabajan aunque no ganen títulos".

El error clave llegó al 70. Javier Aquino, sintiéndose Neymar, había sembrado la cancha de el Volcán con esqueletos rumberos descuadernados. Había reventado cigüeñales rivales. Pero en ese minuto se quejó de calambres y conatos de contracturas. Suplicó su cambio.

Curiosamente, ya sin el pique, ni el desborde, ni los músculos respondiendo a las maravillosas argucias de su picardía arrabalera, Aquino permaneció en la cancha, mientras Ferretti hacía cambios ofensivos, pero no sacaba a su jugador tocado, disminuido, sometido muscularmente.

Ferretti envía a dos improductivos, Zelarayán y Fernández. Como esperando que el Aquino protagonista de 90 minutos, en conflicto con el derrame de ácido láctico, había claudicado. Había hecho una docena de desbordes de crack, pero la fatiga lo sometía ya.

Y 'Tuca' esperaba un milagro... sin hacer nada por él, a pesar de que Rayados estaba ya montado en el muro de contención de su área.

Ahí, Ferretti eligió la estulticia táctica como arma chusca y macabra de su suicidio. Y claro, también del rendimiento del equipo, porque además, la jugada del tercer gol de Rayados se origina por un balón que pierde Aquino, incapacitado absolutamente ya entonces para una respuesta.

¿Y Gignac? Genera jugadas, procrea jugadas, arma jugadas, dispara, intenta, penetra y hasta recurre a lujos, pero sin meterla, como se viene haciendo rutinario en los momentos importantes, especialmente de vida o muerte.

Lo cierto es que al francés lo esperan en la selección de su país concentrado a partir de este lunes. ¿Será que pensaba más en el viaje que en la desesperación de Tigres? Seguro pensó: "Un tiens vaut mieux que deux tu l'auras (¡Más vale pájaro en mano que dos en el arbusto!)".

¿El trámite? Gratamente estrujante. Debe ser el clásico regiomontano más radioactivo de la historia, especialmente enriquecido por seis atajadas espectaculares de Jonathan Orozco, que por esa acumulación exitosa rebasa a Aquino como el jugador del partido.

Monterrey sufrió por uno de dos motivos: o Mohamed no interpretó nunca el enlace Pizarro-Sobis, o simplemente Zavala y Sánchez o Cardona, no le creyeron, no le obedecieron, no le entendieron o no pudieron. Por eso los estremecimientos de Rayados, especialmente hasta antes del 2-1.

¿Está resuelta la serie? Bueno, con los antecedentes de 'Tuca', de resolver partidos pasionalmente cruciales, llegando con un marcador adverso, lo más probable es que sí. Especialmente porque el 'Turco' sabe de esos pormenores.

Las cifras no mienten: 'Tuca' tiene 47 torneos, contando éste, y ha ganado cuatro títulos en el transcurrir de 25 años. Mientras tanto, Mohamed, sin tanto aspaviento ni millonarios trabucos como los de Tigres, suma vueltas olímpicas con Xolos, América y Monterrey.

Además, queda claro, este Tigres parece ser la mayor expresión, la más poderosamente posible de presentar, especialmente ante las nulas variantes de su entrenador.

Y Monterrey todavía tiene el librito de sorpresas de Mohamed como local, donde se atreve a improvisar y a modificar.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Tienen los dos planteles más costosos y titilantes del torneo mexicano. Con directivas que no escatiman. Y son más devotas de la elocuencia de la chequera que del sudor de la cantera. Ambos: Monterrey y Tigres.

Cierto que es un derbi muy citadino. De vecindario lujoso. Y cierto que es difícil recordar, desde la barrera de la neutralidad, un clásico estremecedor. El edicto de los vestuarios es, estrictamente, no perder.

Esta doble sesión en la Guerra Civil Regiomontana, tiene, sin embargo, ingredientes inusuales que van a detonar una intensidad especial, deportiva y futbolísticamente.

Aquí, no se trata de guardar apariencias con la pusilanimidad del 0-0, un marcador, que históricamente no riñe con los espíritus tacaños de ambos entrenadores.

Y en ese escenario de cuentas pendientes, revanchas aplazadas, bravuconadas citadinas, y la pulsada en estratos sociales, financieros y políticos de su reducido reino, quedan colocados Tigres y Rayados ante una jauría de mastines que los acosa.

1.- Los campeones vigentes, Tuca Ferretti y Tigres entraron a Liguilla con ese estigma de polizontes. Se colgaron del estribo en el último minuto, eliminando a un vergonzoso Cruz Azul.

2.- Tuca y sus felinos llegan con aterradas heridas en terroríficas participaciones. Sucumbe con el peor de sus miedos, ante el peor River Plate de la historia, en la peor Copa Libertadores de la historia. Pierden la Final de la Concachampions lívidos de miedo, y en el inter de esos dos descalabros, les entregan una copa del Apertura 2015 opaca de oprobio. Pumas merecía más.

3.- Clasificado como uno de los mejores planteles de América, Tigres sabe de la revancha magnífica que se le ofrece: ganar una misma guerra en dos frentes. Echar a Monterrey de la Liguilla y enlutar media ciudad, e ilusionarse con una sorpresa.

4.- Agreguemos una revancha personal para el deslumbrante francés, candil de lo normal y oscuridad en lo relevante. En esas tres finales, Pierre André Gignac fue una sombra de su sombra: ante River, América y Pumas.

5.- Y los fantasmas. Tigres llegó en el Clausura 2013 como líder absoluto, amo y señor del torneo, para encarar, al entonces polizonte de Liguilla, a Monterrey, clasificado por el descenso de Querétaro. Rayados le tundió al Tuca. De manera humillante desolló y arrancó la zalea al Tigre.

Clásico Regio
Getty Images

Con La Pandilla, las circunstancias son igualmente despiadadas. Lo sabe el 'Turco' Mohamed, al que le entregaron una flotilla de talentos, de costosos talentos.

1.- La afición rayada ha perdido el control de la plaza. Aquel que llegó a tener de manera absoluta con Víctor Manuel Vucetich. Y eso, aún supura.

2.- Después de ser el consuetudinario asistente al Mundial de Clubes, ha quedado marginado de protagonismo internacional, al menos en la zona Conkakafkiana. Y mientras Tigres ha ido de festejos, alguno medio cínico, como el de diciembre pasado, pero festejo al fin.

3.- Con problemas muy lamentablemente humanos de organización, de logística, de tecnología, de burocracia, pero Monterrey dispone de uno de los estadios flamantes de México. Llegó el momento de honrar su fortaleza.

4.- ¿Coronarán al campeón? El vencedor de esta serie puede ser el monarca. Monterrey recibiría toda la savia sagrada de la fe, y difícilmente otro equipo podría someterlo. El tónico, el nutriente espiritual, sería determinante. Ojo, y Rayados lo sabe: lo mismo podría pasar con Tigres.

5.- Agradablemente, el mismo Mohamed se ha salido de su librito. Este Monterrey dista mucho de la versión avestruz que hizo de las Águilas del América, o de la versión chihuahueño en la que convirtió a los Xolos en Tijuana. Tiene tantos talentosos para el gol, que no tuvo más remedio que hacerse cómplice de ellos.

Así, en la suma de situaciones, esta doble cartelera del clásico regiomontano, tiene argumentos para salir de la modorra de sus habituales enfrentamientos, que podrá, sin duda, tener con angustia a sus seguidores, pero en el más desolador aburrimiento al resto del país.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO