LOS ÁNGELES -- A Alan Pulido le cortan las alas y le cortan las piernas. El TAS falla a favor de Tigres, y el delantero mexicano debe volver a la jungla, donde le esperan nuevas emboscadas.

Seducido por el canto de las sirenas de su promotor, Pulido se declaró en rebeldía. Quiso ser el paladín de su propia libertad. El héroe de su propia cruzada. Termina siendo el mártir de su propia ambición.

El intento era loable. Los próceres de sus propios sueños merecen todo el respeto. En tiempos de esclavitud funcional, estos libertadores son ejemplares.

Pero, Pulido, sólo habría cometido un error: firmó un contrato, aunque él reitere que el garabato que honra o deshonra ese pacto notariado, no es de su puño y letra, sino de una argucia de los Tigres falsificando la signatura.

Recordemos que ya alguna vez en este club se falsificó un contrato con el delantero brasileño Osmar Donizete. Ya saben como.

El TAS, una especie de versión deportiva y moderna del Rey Salomón, jugó en la difícil ruleta de decidir destinos. Y falló a favor de Tigres por las fallas de Pulido y su representante exprés, quien le mando a vivir en el mundo de Alicia en el País de las Maravillas.

Ahora Pulido sólo puede declararse en rebeldía, parar de jugar y esperar hasta junio de 2016 para recuperar su carta bajo el amparo de esas leyes que oscilan entre artilugios y justicia, bajo la visión enrarecida de FIFA.

Lamentable por el jugador. Casi un año ha tenido las piernas, la adrenalina, la concentración, el hambre, la inquietud, y la competitividad en estado de coma. En el limbo, sólo se vive con angustia y ansiedad, y ahí, y así, ha vivido el delantero desde que concluyó el Mundial de Brasil.

El regreso a Tigres es una personificación del tango: "volver, con la frente marchita". Perdió la batalla.

Y sabe que no le aguardan amigos, ni socios, ni piedad, ni comprensión, ni generosidad, ni perdón, ni clemencia.

Más allá de que Tigres se pueda solazar y regocijar de haber recuperado al Hijo Pródigo, lo cierto, es que las rencillas prevalecerán.

¿Alguien puede garantizar que Pulido, tras los azotes cibernéticos y tuiteros contra los Tigres, regresará plenamente convencido, satisfecho, reconciliado, pacificador y abnegado? Lo deseable sería que así fuera. Que aceptara que su regreso es una segunda oportunidad y no un Juicio Final con la sentencia y el veredicto ya determinados.

Pero más allá del entorno agreste que le espera a nivel administrativo, el reencuentro con el Tuca Ferretti estará revestido de mala sangre. Y mutua.

"A fuerza, ni los zapatos. A fuerza nada", dijo una vez el técnico brasileño a sabiendas que esta telenovela tendría que vivir muchos capítulos de mucha amargura y poca felicidad. Por eso, el desenlace sólo provoca alegría en las pasiones más mezquinas, que seguramente las tiene, la organización de Tigres.

Recordemos que el Tuca criticó a Pulido por su afición desmedida para arreglarse el orgulloso copete que ha mostrado en videos y fotos, desde los camellones de bellas ciudades de Europa. Ferretti lamentó en su momento que tuviera más voluntad con el gel y el peine, ante el espejo, que con el balón y en la cancha.

Si Pulido debió bregar para que el Tuca lo mirara de reojo siquiera, ahora sabe que deberá saltar del jacalón de los desprecios, donde el técnico brasileño lo ha colocado. No olvidemos que el entrenador sólo uso a Pulido cuando el Tito Villa se lesionó y se enteró que sólo podía y debía, sin querer, echar mano del mexicano.

Esta es una victoria de Tigres en la que no gana nadie. Acaso, sólo, gana la promiscua ambición del equipo, y el mezquino sentimiento de someter al rebelde y orgulloso y soberbio jugador.

No cerremos los ojos: Pulido no tiene la madurez para aceptar que su segunda oportunidad se le presenta marcada por la atrocidad de la revancha y de la sumisión.

Y por antecedentes, desde su primera época en Pumas, no hay una pureza pedagógica ni absolutoria por parte de Ferretti. Es obvio que no habrá amnistía para Pulido.

La fortuna, cuando regrese, si regresa a Tigres, será que Pulido sea bien orientado y decida comenzar desde cero. A tratar de escalar la cumbre de su propio Himalaya de la que él mismo se tiró cuesta abajo.

Y si Pulido recupera su nivel y el puesto, tal vez los felinos lo negocien a Europa, pero no ocurrirá antes del 2016.

Aunque, claro, podría ser moneda de cambio en junio de 2015, si todas las partes, como insisto, aceptan que en este triángulo desamoroso Pulido-Tuca-Tigres, la separación inmediata es lo mejor.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Jorge Vergara merece el Premio Bill Gates. Ha hecho un trabajo depurado, eficiente, colosal, irreprochable, creativo, minucioso, además de logística y maquiavélicamente perfecto... pero para descender a Chivas.

Conforme a sus actos, conforme a sus decisiones, conforme a sus exabruptos, conforme a su soberbia, conforme a sus histerias, y conforme a sus desvaríos, Vergara ha hecho los méritos necesarios, para que innegable e irrefutablemente el descenso de Chivas sea merecido.

¿Cómo negarle el reconocimiento, con el descenso incluido, a semejante portento de ingeniería destructiva perpetrado por el propietario del Guadalajara? Sería, diría Miguel Herrera, "una marranada" no darle lo que merece. Al César lo que es del César, y a Vergara su descenso.

Pero también es interesante elucubrar sobre el impacto real de perder a un hombre como Jorge Vergara de la escena nacional.

1.- La autoridad de Vergara no emana de su personalidad, o de su profundidad en conocimientos futbolísticos. La fortaleza genuina de Vergara, el impacto de sus palabras, no radica en él, sino en los millones de anónimos aficionados de Chivas que representan una fuerza popular, en verdad inactiva, porque no tienen voz ni voto, pero son, según el mismo propietario, más de 30 millones de seguidores, aunque queda claro, que ni hay un censo válido, ni él se ha puesto a contar uno por uno.

2.- Un eventual descenso de Chivas dejaría sin tribuna y sin tribuno a la única, eventual y hoy debilitada oposición de los monumentales intereses en el futbol mexicano. Desde su irrupción, desde su emersión como dueño de Chivas, confrontó posturas radicales, extremas autoritarias en el futbol mexicano.

Cierto que parece haber perdido la batalla con Televisa, al grado que lo obligaron a ser quien le dieran la bienvenida a Miguel Herrera al frente del Tri, con aquella célebre, elegante, filosófica y memorable frase de "me toca comérmela toda (la dignidad)".

Pero su peso, por el peso de la abnegada, leal y paciente afición de Chivas, le ha llevado a desatar demoniacos enemigos como el grupo visible y oculto de Jesús Martínez, hasta sufrir actos de traición de personajes como Alejandro Irarragorri y González Ornelas, en cosas tan simples como mentirle y negarle la venta de jugadores.

Con él podría morir, o agoniza, o moriría, el único genuino bastión de oposición al absolutismo que maneja al futbol mexicano.

3.- Y con Jorge Vergara podría irse uno de los directores deportivos más eficientes y conocedores de las necesidades del medio mexicano.

Recordemos que Néstor de la Torre, aunque él no lo acepte, desde que fue emboscado y forzado a abandonar al Tri, consolidó rivalidades extremas con quienes mandan en la FMF, como Justino Compeán, Decio de María y su consejero íntimo, Guillermo Lara.

Néstor fue bloqueado para llegar a otros clubes o iniciar proyectos. Si Chivas descendiera, sería la marginación absoluta de quien dejó la estructura, hasta ahora sobreviviente, intacta, de la Comisión de Selecciones Nacionales. Eso hay que agradecerle a González Iñárritu, Compeán y Decio, que no han sido capaces de poder dinamitar la pirámide conformada.

4.- Sin embargo, es evidente que Vergara ha sido abandonado. Sus gestiones para reducir extranjeros y controlar la llegada de refuerzos, hasta condicionar el uso de naturalizados, han sido rechazadas abiertamente.

Él tiene la culpa. Lo sabe. Llegó a Chivas y puso en orden las cuentas del equipo, lo regularizó ante Hacienda, y combatió, hasta donde pudo, la reventa. Acabó con los múltiples juegos de contratos que para fugas fiscales llevan los equipos, y con todo esto hizo quedar como delincuentes a sus homólogos. ¿Por qué los demás clubes no habían hecho antes lo que hizo Vergara? Sí: corrupción.

Estas medidas, impopulares entre los dueños, se convirtieron en detestables, cuando de manera fascinante, divertida, lúdica y lúcida, empezó a bombardear con provocadores y bravucones desplegados a los demás equipos y a sus aficiones, hasta que algunos, de piel muy finita, se irritaron en extremo por las burlas, en lugar de aprender a ser parte de un novedoso juego mediático de rivalidad. Y la creatividad de Vergara murió ante al fuerza bruta.

5.- Si Chivas descendiera, los pocos pilares de credibilidad que aún sostienen a Vergara, se vendrían abajo. Sería absorbido por la delincuencia y la mediocridad del sistema que maneja al futbol mexicano. Con riesgo además, de convertirse en uno de ellos.

6.- Si José Luis Real habló de que la limpia en Fuerzas Básicas, hechas por Benaiges y Rafael Puente, significaron un retroceso de diez años en el trabajo de fuerzas básicas, ¿se imaginan lo que representaría de colapso para el Guadalajara tener que formar un plantel práctico, veterano -que no viejo-, para buscar ascender y por ello demorar aún más el debut de futbolistas?

El descenso sería el tiro de gracia, para las fuerzas básicas del Guadalajara. Todo su proyecto formativo se quedaría sin argumentos, sin propuestas reales y sin motivación. Sería un año en el limbo, pensando en que pudieran ascender un año después.

7.- Vergara dignificó a los clubes mexicanos. Enseñó a cobrar por las transmisiones de televisión y que debían ser contratos independientes los de México y los de Estados Unidos, y que no se debían aceptar migajas por las transmisiones.

A partir de los 250 millones de dólares que ha conseguido de Televisa y 80 de Univisión, ha enseñado a no malbaratar el producto. Proporcionalmente, Chivas recibe más de la televisora mexicana, que lo que recibe incluso la selección mexicana, y ¿no es eso una incongruencia?

8.- Y si descendiera Chivas, ¿qué pasaría con la obra maestra de Jorge Vergara, el Estadio Omnilife, que arrastra pérdidas operativas simplemente por abrir sus puertas? Si no registra el 50 por ciento del aforo en Primera División, ¿cuál sería el registro en la Liga de Ascenso? ¿Tendría la afición de Chivas la misma lealtad de la de River Plate de llenar el estadio en cada jornada e incluso invadir los escenarios de visitantes?

Según la prensa argentina, específicamente Cancha Llena, River Plate vendió más boletos y tuvo mejores taquillas en el descenso que los números que tuvo ese mismo año Boca Juniors coronándose campeón, incluso con menos partidos jugados. ¿Tendrá mejores entradas en el descenso Chivas que eventualmente siendo el América campeón?

Acaso lo único valioso de la desaparición de Vergara del primer plano futbolístico, sería que ya no impondría a técnicos que después dejarían a México en estado catatónico en las eliminatorias mundialistas. No olvidemos que Sven-Goran Eriksson fue sugerencia suya, y no estaba de acuerdo con el relevo de Javier Aguirre. Y que también cabildeó para la llegada del Chepo de la Torre, y después se opondría a que llegara Miguel Herrera.

Y no me he creído nunca el cuento de que al ritmo que marcha Chivas, marcha el futbol mexicano. Esa fue una frase que tiró el carismático portero del Campeonísimo, Jaime Tubo Gómez, y que tuvo mucha acogida en su momento.

Por eso, quede claro, Jorge Vergara ha hecho un trabajo titánico para alcanzar la meta de descender a Chivas, y merece conseguir su premio.

Pero, tal vez, y sólo tal vez, se extinguiría, con el descenso, el último de los intentos por consolidar a un combativo lobo estepario que tanto urge al futbol mexicano.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES.-- Necesario puntualizarlo: el ceremonial farsante y teatral de Poncio Pilatos, ese de lavarse las manos sobre el destino de Jesucristo, no fue un acto de valor, fue un acto de cobardía. No decidir es la más pusilánime forma de decidir.

El ritual bíblico aquel de Poncio, tatarabuelo del "me importa un soberano cacahuate" de hoy, merecería sin duda en estos tiempos un reality show, por lo imponente de la postura timorata y apocada de la auto exoneración de aquel imperfecto prefecto romano de Judea.

El problema es que Pilatos dejó una doctrina: el acto de escapismo de los irresponsables ante las responsabilidades mayúsculas.

Desde entonces, lavarse las manos, encogerse de hombros, cruzarse de brazos o guardar silencio, es "la forma más mexicana de valemadrismo", citando al genial zacatecano Tomás Mojarro.

Y los Pilatos, en México, abundan. Y los Pilatos, en el futbol mexicano, crecen y se visten con su traje de inocencia hipócrita.

Cuando 145 no nacidos en México --cifra que en horas podría aumentar si Tigres y América contratan más extranjeros--, se apoderan de puestos de titularidad en equipos mexicanos, los entrenadores en la Liga MX copian el discurso de Miguel Herrera, técnico del Tri.

"El jugador mexicano debe competir y ganarse un puesto. Debe demostrar que es mejor que los extranjeros", dijo 'El Piojo'. Y lo reitera este martes al anunciar el Plan Maestro de Selecciones Nacionales, y muchos se han acogido, se acogen y se acogerán a ese dogma.

"Mientras más presiones tengamos los mexicanos, más vamos a mejorar. Los jugadores mexicanos están en una competencia bestial contra los extranjeros, pero eso los debe hacer crecer", dijo este martes Héctor González Iñárritu, desde la esfera blindada de la burocracia.

Pero, ahí viene el lavado de manos de Iñárritu al explica que ni la FMF ni la Comisión de Selecciones Naconales, pedirán a la Liga MX que reduzca el cupo de extranjeros y naturalizados.

Es decir, apoyan al juvenil, al mexicano, pero sin defenderlo, sin protegerlo, sin litigarlo. Hipocresía pues.

Y seguramente, contemplativo, Poncio Pilatos, donde esté, deberá lavarse las manos de nuevo, esta vez con regocijo, al ver que sus apóstoles dela pusilanimidad proliferan en todos lados.

No basta arengar al jugador mexicano joven a que compita y se desarrolle, porque además, esos que hoy se cruzan de brazos, son más cómplices de los promotores, los directivos, el conformismo y la hipocresía.

La realidad es que al futbolista mexicano joven se le arrebatan, se le hurtan, se le despojan las oportunidades legítimas de competir.

¿Cómo se le puede exigir al futbolista mexicano joven de lanzarse a esa cruzada si no se le entregan armas legítimamente nobles para competir?

Hay un referente, de esos que, lamentablemente, no se dan en macetas y menos aún cuando es tan árido, casi un páramo, el futbol mexicano.

A muchos podrá gustar o no la postura de Hugo Sánchez, pero, su conquista en el futbol de España, será épica, por siempre. Todavía hoy, a pesar de monstruos como Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, parece totalmente imposible que alguien iguale su condecoración de Pentapichichi. Parece imposible, más que improbable que un jugador vuelva a ganar cinco títulos de goleo en España.

Cuando Hugo se convirtió en la figura de aquella selección que manejaban Diego Mercado y su ex suegro, Alfonso 'El Pescado' Portugal, llegó el momento de regresar a Pumas, donde había dos delanteros brasileños potentes y con gol, Cándido, y especialmente Evanivaldo Castro 'Cabinho'.

Hugo llegó y exigió un sitio. Exigió una oportunidad. Exigió que se le mirara como mexicano y con pretensiones de ser profeta en su propia tierra. Hugo reclamó lo que por derecho de cuna puma le pertenecía.

Y ese reclamo, verbal y frontal en los medios, pero respaldado en la cancha, respaldado en los entrenamientos y en los juegos oficiales, le significó la gran oportunidad.

En aquel Pumas inolvidable, Hugo compitió a la par de Cabinho. Se coronaron los dos campeones de goleo con Pumas en el mismo año, y si el brasileño igualó la cantidad de anotaciones del mexicano, fue porque tenía prioridad en cobros de tiros libres y penalties.

Lo de Hugo fue impresionante, porque, ya en ese tiempo y con el mal llamado Complejo de Malinche, enraizado como epidemia en el futbol mexicano, demostró que estaba por encima de un demoledor como Cabinho, quien a la postre sumó ochos títulos de goleo en México.

Pero ¿cuántos jugadores mexicanos nacen, crecen, se desarrollan y se reproducen con ese espíritu y ese temple de Hugo Sánchez? Muy pocos.

1.- ¿O podemos esperar a Martín Zúñiga que reclame la presencia de Benedetto y que además se busque a un Bolaños o un Tabó?

2.- ¿O podemos esperar que el 'Cubo' Torres o Carlos Fierro levanten la voz y exijan una oportunidad como las que por meses, e inútil e infructuosamente han tenido en su ocaso Omar Bravo y Aldo de Nigris?

3.- ¿O el satanizado Alan Pulido, que se rebeló porque desde que lo debutó Daniel Guzmán en un InterLiga, debía contemplar como amarga e injustamente desfilaban botines de promotores por las filas de Tigres, mientras él seguía esperando, y sólo la lesión de Villa le generó la oportunidad?

4.-¿Y los 'Tecatito' Corona, los Ulises Dávila, tendrían una oportunidad genuina si estuvieran aún en México?

Quede claro, esos mismos que deben orientar al futbolista mexicano, son su mejor enemigo, o su peor enemigo, según se le vea. Si el hombre es el lobo del hombre, el directivo mexicano es el lobo del juvenil mexicano.

Miguel Herrera se atrevió con América y Gustavo Matosas lo hizo con el León, pero hasta en la Universidad del Futbol, en el Pachuca, han dilapidado millones de dólares en fallidas contrataciones de extranjeros de relumbrón. Pagan oro por oropel.

Y curiosamente, el inicio de proyecto de 'El Piojo', y hasta la misma filosofía de Matosas con el León, se ven deformadas por un América que aspira a tener diez no nacidos en México en el torneo.

Sí, el discurso es hermoso: "que el futbolista mexicano joven compita y demuestre que es mejor".

A final, quede claro, es una retórica falaz. Especialmente cuando hay muchos técnicos y directivos que ensucian sus manos, pero no su cínica conciencia, con los bonos por los traspasos de futbolistas extranjeros a sus clubes.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Chivas sigue inhalando azufre, pero sigue respirando. 1-1, angustioso ante los Leones Negros. Y Guadalajara se mantiene a salvo del sótano en la escalerilla al Infierno.

El problema es que Chivas es músculo, desesperación, pero sin orden, sin coherencia. Y encima, sus peones se desploman. Ángel Reyna se suma a los lesionados. Se agrega a Ponce y a Marco Fabián.

En tres juegos, tres lesionados. Sus supuestas grandes contrataciones reposan costosamente, financiera y futbolísticamente hablando, en el nosocomio.

Chivas saca el empate en la mescolanza de circunstancias más que por un aluvión de talento y merecimientos.

1. Anangonó perdonó dos veces en zona de fusilamiento, donde un delantero con su cartel debe convertir el trámite del disparo final. Y a sus desperdicios se sumaron los ecuatorianos González y Martínez. Leones Negros no supo dar el tiro de gracia.

2. Chivas encuentra el gol cuando Leones Negros se resignó a que le ametrallaran su portería, forzando a su desesperada, abnegada y estoica defensa a una labor de salvamento angustiosa y angustiada. Pero el servicio de Brizuela, el alargue de De Nigris y la resolución brava de Bravo le permiten el empate.

Evidentemente, Chepo de la Torre trata de rescatar al equipo con las piezas que tiene. Pero Carlos Salcido no puede jugar de lateral, puesto que en la zaga central su lentitud extrema la rescata con experiencia. Y mientras Salcedo escapó a una roja, López era un pase de cortesía para los avances de Leones Negros.

Los universitarios deben aceptar que son más culpables que Chivas del empate. La forma en que se replegó la U de G desesperadamente, en la que cedió los espacios, fue una invitación abierta al abordaje rojiblanco porque además, Fidel Martínez estaba ya fatigado y era imposible un contragolpe de 50 metros.

Alfonso Sosa eligió atrincherarse de la manera más pueril. Con cinco en el fondo se resignó a la avalancha desordenada del Guadalajara, cuando debió apostar por un trabajo claro de cinco mediocampistas para impedir que Chivas creara y se recreara en las inmediaciones de su área y obligarlo, más bien, a los balones largos, que hubieran permitido anticiparse a las jugadas a sus jugadores del fondo.

Pero Sosa eligió el vulgar amontonamiento, en lugar de fortalecer la demarcación y el anticipo, que con tanta eficiencia había impuesto en el juego. Especialmente debió hacerlo cuando debió detectar que los ecuatorianos no tenían ya fondo físico para una proeza.

A Chivas el punto le da pausa, no tranquilidad. Le amplia la tregua, pero no la serenidad. Y para su fortuna recibe al inestable Pachuca, que poco puede presumir con la accidentada victoria ante el Querétaro.

Especialmente le favorece tener de huésped a los Tuzos porque Leones Negros viaja ante el sangrado Toluca, Puebla recibe al aún invicto Cruz Azul, y Veracruz va con pañuelo en mano ante la lágrima que es el Monterrey.

Peroel Guadalajara necesita mejorar y eso implica al menos ofrecer un razonable esquema de juego, una pretensión estratégica, más allá de remitirse a la testosterona de un grupo de jugadores -no todos-, está consciente de la dimensión de la camiseta que tratan de rescatar.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- América ofrece un catálogo vistoso de lo que pretende, pero no le alcanza para ganar. Ni para anotar. Impotencia, infertilidad en 180 minutos.

Y el Puebla, colocado en un escenario magnífico y propicio para la hazaña, no lo desperdició.

El 0-0, en las condiciones de ambos equipos, se atraganta como derrota para el América y se suma como victoria para el Puebla.

Cierto: las Águilas mejoran, pero la eventual vistosidad o los espasmos de exquisitez no cotizan en el marcador, acaso, únicamente, en la garganta ansiosa de los aficionados, que aún se relamen los bigotes con las reminiscencias del título.

La jugada maestra del Profe Cruz le sacó dividendos. Mientras Pajoy estuvo en la cancha hizo de su carril un terreno dinamitado. Ni Carlos Darwin gozaba de comodidad, y terminó reventado Paul Aguilar.

América se arrimó a la portería de Cota, quien hizo válidos los elogios que le brindó alguna vez el añorado Miguel Calero. Benedetto, Oribe, Darwin, Sambueza, Arroyo, formaron el pelotón de fusilamiento, pero los postes, la estoica zaga o el arquero en plan de cirquero del ejército de salvación, impidieron que los pronósticos se materializaran.

Mohamed Alí se describía a sí mismo: "Vuelo como mariposa y pico como una avispa". América apenas seduce con lo que intenta, pero ese aguijón letal aún no lo encuentra entre esos tres delanteros por los que pagó 30 millones de dólares: Oribe, Darwin y Benedetto. 30 millones de dólares, hasta el momento, inofensivos.

Cierto: fue desperdicio del América, pero imposible desestimar los esfuerzos del Puebla, y como muestra la mano dura del Profe Cruz, quien sacó a un Alustiza que quiso jugar de frac, cuando el grupo reclamaba un obrero más, y metió a Cosme a sumarse a la jauría poblana.

De nuevo, Sambueza fue un claroscuro. Brillantez y penumbra. Sol y sombra. Produjo suficiente para que sus atacantes coronaran sus esfuerzos en la red, pero, también, por momentos se fue del estadio y no volvió.

Tiempo. Esa es la pócima regenerativa del América. Tiempo. Insistimos en lo referido hace una semana: Arroyo quiere jugar para Arroyo FC y encima cree que puede ser un clon de Carlos Darwin. Y Quintero y Sambueza necesitan la alianza con Paul Aguilar. Ayer, solo, Pajoy, se encargó de cortar una relación que debe ser generosa, constante y prolífica.

Llamó la atención un detalle en especial. Varias veces, en media cancha, Quintero recuperaba y generaba, pero no rebasaba los tres cuartos de cancha. Cierto, en ese momento, también, hasta cinco jugadores americanistas pisaban el área del Puebla, pero el colombiano tenía el lado derecho libre para hacer su labor de exterminio de zagueros. ¿Se lo prohíbe Matosas? No parecería, pero sólo ellos tienen la respuesta.

Y Pellerano, notable como líder en Xolos, quiere hacer funciones de ocho, recula como contención, y no termina siendo sorpresa en el área rival. Insisto, es tiempo y trabajo. Y Gustavo Matosas sabe que su carta crediticia en el América, no tiene límites.

Puebla no pierde dos puntos, gana uno. Meterse al Azteca ante la constelación de jugadores del adversario, y salir con un punto sin recurrir a bajezas defensivas ni cobardías extremas, le suma esperanzas.

Y reiteramos lo mismo que mencionábamos de Xolos hace una semana: si su nivel de rendimiento es similar al de este sábado en el Azteca, podrá zafarse de la guillotina desesperada del descenso. Excepto claro, que esta sublime jornada del sábado, haya sido sólo estimulado por el rival y por la parafernalia propia del juego.

Punto aparte, el ingreso de Cuauhtémoc Blanco. Apoteósico. El americanismo mismo le rindió tributo. Le perdonó a su hijo pródigo regresar a la cancha sagrada del Azteca, vestido con el uniforme de guerra del enemigo. El agradecimiento rebasa tabúes y reglas.

Dicen los chinos que "cuando bebas agua, recuerda el venero que la surte". Y el americanismo sabe que el lustre de su equipo tiene una historia cicatrizada de por vida a la generosidad amorosa de Cuauhtémoc Blanco.

Y resucito la frase de Javier Aguirre cuando dirigía al Tri: "Con once cabrones como Cuauhtémoc, México ya habría sido campeón del mundo".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Miguel Herrera sabe el riesgo. Y le gusta jugar con él. Le pone alas a las ilusiones propias -y ajenas- más que a las posibilidades reales. No lastima levantar utopías. Lastima sólo, acaso, cuando el sentido común se ve desbocado.

El Piojo habla de jugar la Final de la Copa América. Suena descabellado, pero no imposible. Al final, en su momento, México ha irrumpido en ese escenario y no fue indecorosa la comparecencia, sino respetable su rendimiento ante Argentina y Colombia.

Recordemos la edición de la Copa América anterior. En Argentina, el anfitrión quedó eliminado y Brasil se tropezó en el camino.

Y recordemos: tres de los cuatro semifinalistas en Argentina, no clasificaron a la Copa del Mundo: Paraguay, Venezuela y Perú.

Y recordemos, el campeón de la Copa América de 2011, Uruguay, llegó al Mundial de Brasil por la lamentable aduana del repechaje.

Está deberá ser más competida. Colombia y Ecuador presentarán una selección con notables figuras, de cotización internacional, en especial los cafeteros de José Pékerman.

Brasil llega herido, humillado y ansioso de reivindicarse, mientras que Argentina sigue presentando a un aparato ofensivo con más de 120 goles en Europa durante 2014, en tanto que Uruguay, se sabe, a esa indeclinable garra se le agrega una generación de futbolistas ansiosa de encontrar un guía genuino dentro y fuera de la cancha, que lamentablemente sólo puede ser Luis Suárez.

México tiene a su favor la única ventaja probable: su preparación. Carente de figuras superlativas, su posibilidad real se remite y se limita estrictamente a la capacidad de mostrar juego de conjunto.

De eso se encarga Miguel Herrera y ha demostrado que puede encargarse muy bien. Porque además, como otra ventaja, es que puede contar con anticipación y sin riesgo de lesiones ni de objeciones de los clubes con su bandada de jugadores en Europa, toda vez que, principalmente, la mayoría goza de becas generosas en las bancas de sus equipo.

Sin embargo, y en ello radica la principal osadía de El Piojo, intentando esta odisea de llegar a la Final de la Copa América, sabe que no puede disponer de su mejor 11 con la mezcla de europeos y mexicanos para la competencia estelar de selecciones de Sudamérica.

Su cometido es la Copa Oro. Ganarla. No hay opciones. Porque es la única manera de que en octubre dispute con EEUU el derecho final a la Copa Confederaciones de Rusia 2017.

Son los contrasentidos fascinantes de la única selección nacional que se da el lujo de tener roce en dos vecindarios distintos: la Concacaf y la Conmebol.

Futbolística y competitivamente, la Copa América es la más seductora, pero, la urgencia, la importancia está centrada estrictamente en la Copa Oro. La primera le puede representar roce y glamour, pero la segunda implica la obligatoriedad absoluta de ganarla

¿Con Jonathan, Diego Reyes, Raúl Jiménez, Javier Aquino, Tecatito Corona y una base de mexicanos, le alcanzará para ir sorteando las aduanas hasta la final en el Estadio Nacional de Santiago de Chile?

Miguel Herrera sabe que tiene una gran ventaja: sus adversarios más importantes llegarán con sus estrellas europeas sobrecargadas, mientras que él con su base mexicana y sus casi turistas en el Viejo Mundo llegarán recargados.

Las vacaciones que rige FIFA, que vigilan detalladamente se cumplan los clubes europeos, condicionan el trabajo uniforme y completo para las selecciones sudamericanas, muchas de las cuales van encontrando su mejor ritmo e integración al paso de los encuentros, pero hasta la logística preparada para la Copa América 2011 les estalló de manera penosa a América y Brasil.

Al menos Miguel Herrera toma el riesgo queriendo llevar a México a Chile, pero cargando al final con un México B, que será difícil integrar.

Y a sabiendas que la obligación está por encima de las ilusiones.

Lo urgente, lo sabe Herrera, siempre estará por encima de lo importante.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Copa MXMexsport

LOS ÁNGELES -- Chivas saca un resultado envenenado de la Copa Mx. Un empate impostor. Una igualada capciosa.

1. 2-2 con Dorados de Sinaloa, pero en el Estadio OmniLife, al que las malas lenguas han vuelto a llamar ZombiLife.

2. De nuevo con la receta del partido ante Pumas: un gol legítimo es anulado por Erim Ramírez a los Dorados.

3. Y con el mismo artilugio que ante Pumas: una expulsión improcedente a Rosas, cuando Dorados manejaba el encuentro.

4. Y el empate lo saca en la agonía, sobre un adversario de la Liga de Ascenso, con un hombre menos.

Y el festejo del empate, en la banca de Chivas y entre los jugadores es como si hubieran evitado el descenso, cuando este accidental y accidentado empate cotiza sólo en la Copa, mientras el peligro acosa al Guadalajara en la Liga.

De nuevo Chivas sufre. De nada le sirvió tener la ventaja en el marcador por un gol anecdótico, casi de Récord Guinness por parte de un Aldo de Nigris, que podrá vivir otros 10 meses en la generosa nómina, sin volver a anotar.

Dorados se fue arriba con un penalti cobrado por Enríquez y un gol de Angulo, quien entre cuatro adversarios se pasea, caracolea, humilla y define. Pudo haber un tercero, ese que anula sospechosamente Ramírez, y que encima fue precedido en esa misma jugada de dos claros penaltis que deberían haber implicado tarjeta roja.

Pero aun así, con todos los detrimentos mencionados para un empate pichicato, vergonzoso, inmerecido, ante 10 hombres, incluso así, el estruendoso festejo, el estentóreo alarido de alivio, el retumbante gozo de Chivas, hace aún más deplorable y desolador ese chillido de euforia rojiblanco.

Chivas no mejoró. No sólo en lo mostrado ante Pumas, sino que ni siquiera ante un adversario de la Liga de Ascenso y en su propio terreno, a pesar de la abnegada presencia de cientos de aficionados que creían que al menos habría para brindar en la Copa.

Sin embargo, molestos, iracundos, esos centenares de seguidores despidieron con silbidos, abucheos e insultos a la plantilla y al mismo Chepo de la Torre. No toda la afición rojiblanca permite que le den atolazos con el dedo.

Tal vez el momento más penoso para el Guadalajara es cuando recibe el 2-1, pues con cuatro jugadores en la marca, todos a distancia y en condiciones de hacer algo más que contemplar y apenas reaccionar, dejaron que el ecuatoriano Angulo maniobrara y definiera.

Fueron evidentes la desatención, el desdén, la desidia y el desinterés de los jugadores de Chivas ante el riesgo. Y ese ha sido un síndrome de suicidio que viene acompañando a su cuadro bajo.

Al final, los jugadores del Rebaño y su cuerpo técnico encomiaron la entrega para rescatar el empate.

Por eso, en el arranque de este blog me atrevía a eso, a llamar éste un empate envenenado, impostor, capcioso, que permitirá a muchos abotagarse de autoengaño.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Dos jornadas del Clausura 2015. Incendiarias ambas. No por su futbol. Ningún equipo asume el mando. Ni cautiva aún. Sin embargo, el hombre del traje gris, el que debía ser invisible, se ha convertido en protagonista.

13 penaltis indiscutibles que no se marcaron y cinco que indiscutiblemente no debieron marcarse. Expulsiones precipitadas y tarjetas rojas perdonadas. Criterios disparejos sobre la intensidad tolerable en las jugadas.

Algunos árbitros decidieron saltarse del tribunal al circo. De ser jueces a ser verdugos y víctimas. Y en el circo de los 90 minutos, algunos, han elegido ser bufones.

En general, y de manera casi universal, el técnico legendario del Liverpool, el escocés Bill Shankly, sabiamente afirmaba sobre los nazarenos: "El problema de los árbitros es que conocen las reglas, pero no el juego".

Ciertamente razonable, aunque exagerado el juicio de Shankly. Equivaldría a decir que habría que ser una vaca para poder disfrutar de la leche.

Pero expone claramente apenas uno de los problemas del arbitraje mexicano. Alguna vez lo dijo Vicente Matías Vuoso: "El árbitro parece estar celoso del jugador, algunos son futbolistas frustrados".

Pero, insisto, es sólo la punta del Iceberg, que muestra apenas una séptima parte de su colosal volumen.

Para colmo, Edgardo Codesal, supuestamente nuevo rector del arbitraje mexicano, se atreve a garantizar a los mejores jueces para los partidos por el no descenso. Y lo dijo serio, cuando nadie podía extender un aval por el mismo Codesal cuando fue silbante, y si no que pregunten a la memoria histórica e histérica de los argentinos acerca de la Final de Italia 90.

1.- Lo peor, es que sus elegidos terminan sacrificando al mismo Codesal. Envía a Miguel Ángel Flores a perpetrar errores en el Querétaro contra Leones Negros, con más de cinco meses sin regularidad en el futbol mexicano de Primera División. Y se equivoca en todos sentidos.

2.- Envía su mejor carta al Chivas contra Pumas. Su mejor carta de una baraja donde ya no hay ases. Ni reyes. Ni reinas. Pura carta de baja nominación. Y asigna a Roberto García Orozco, que consuma cinco equivocaciones gravísimas.

3.- ¿Qué es lo más penoso y peligroso? Que evidentemente no existe la distancia entre la habilidad para perpetrar torpezas entre el marginado Flores y el laureado García Orozco.

Entre uno de los peores y uno de los mejores, sólo cambia el engomado en el pelo y el favoritismo de que gocen en la Comisión de Arbitraje.

Y claro, si Codesal nunca gozó de un certificado de infalibilidad, cómo puede ser infalible al elegir y adiestrar jueces.

Y ante el carente protagonismo en la punta de un equipo que arrolle, seduzca o cautive, en este arranque del torneo, el morbo pone la lupa en la lucha encarnizada por la supervivencia entre Chivas, Puebla, Leones Negros y Veracruz.

Porque en otras partes de la tabla, en estos momentos, un resultado apenas altera la pirámide de la competencia. Pero, en contraste, en este momento, empieza a debatirse a vida o muerte el futuro de los involucrados en el descenso. Un saqueo arbitral puede ser mortal, y entre esos cuatro mortales, se encuentra el equipo más popular de México, y que, según su propietaria, Angélica Fuentes, vale 900 millones de dólares.

Uno de los silbantes más folklóricos del Reino Unido, y miembro honorario de FIFA, Neil Midgley, decía que "cuando empecé a perder la vista, me hice árbitro".

Parece que en el futbol mexicano, para los árbitros, la ceguera integral, especialmente la moral, se ha vuelto un requisito, incluyendo, claro, a sus dirigentes.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Chivas... y un primer tiempo para merecer ganar el partido. Pumas... y un segundo tiempo para no merecer perder el partido.

El arbitraje del siempre sospechoso Roberto García Orozco termina por mancillar la victoria de Chivas.

Sus errores percuden y percuten en el encuentro de manera lamentable, como lo ha hecho en casi toda su carrera, en el afán de parecerse, cada vez más, para ocupar el sitio vacante, de Marco Antonio Chiquidrácula Rodríguez.

1.- Darío Verón merecía la tarjeta roja por la agresión en el tiro de esquina.

2.- La segunda amarilla a Cabrera fue un invento de esa tendencia de García Orozco a emular al fatídico Chiquidrácula. El jugador de Pumas ni siquiera hace contacto con López.

3.- Si marcó, imperturbable. el penalti sobre Verón por los jaloneos evidentes, pudo haber marcado otro más en cada área. La repetición de la jugada ratifica que la falta existe, pero antes hubo otras similares en ambas áreas.

4.- Legítimo el gol de Verón. El viaje del balón coincide con la evacuación de la defensa de Chivas de su zona, y la penetración del paraguayo.

Es evidente que en la suma de pecados, el daño lo perpetra contra ambos equipos. Es reflejo también de los síntomas de García Orozco: cuando el tiempo transcurre y la presión aumenta, pierde la sobriedad y el criterio.

Olvida, el recurrentemente errático silbante mexicano, que quien quiere agradar a todos, termina comprometido con todos.

Al final, queda enturbiada la victoria del Guadalajara y queda enturbiada la reacción de Pumas en la segunda mitad.

Para Chivas hay avisos importantes con este triunfo sobre Pumas en el abarrotado OmniLife.

1.- Abandona el fondo de la tabla por el no descenso. No está a salvo. Quedan 15 tareas herculinas que deberá librar con la misma entrega de este domingo.

2.- Recupera a su afición. Con el lema de #JuntosVsTodo, Jorge Vergara recibe una bofetada con guante blanco: su grey está dispuesta a sobrevivir o a morir, pero junto a su Rebaño. Si la estrategia del dos por uno fue el motor, debe mantenerse generoso el resto del torneo, cada encuentro de local, incluyendo la Jornada 15, cuando reciba al América.

3.- Sus jugadores recuperaron la testosterona. La hormona que habían perdido, para transformarse en timoratos espantapájaros, la retomaron los jugadores, hasta Ángel Reyna, aunque el desorden y el agotamiento en el segundo tiempo les causó problemas.

4.- ¿Y Luis Michel? Dos errores gravísimos. ¿Qué llevó al Chepo de la Torre a sacrificar a un Toño Rodriguez que había sido lo más íntegro de Chivas? Ante Pumas, Michel pudo perpetrar actos de traición o de suicidio, pero, son titubeos que no puede permitirse un equipo que lucha por la permanencia.

5.- Ahora, los jugadores del Guadalajara no pueden dar menos que lo que dieron en la primera mitad ante Pumas. Y deben aprender a mantener la sangre fría para controlar un resultado y sus ímpetus. Los asomos de calambres y fatiga, son reflejo del peligroso coctel de cansancio y estrés.

6.- ¿Agradó Chivas? Por momentos, pocos, en la primera mitad, pero su rendimiento fue favorecido por un Pumas abúlico y pusilánime, que se atrevió apenas a reaccionar en la segunda mitad. Ojo: debe quedar claro que el Guadalajara no va a cambiar su misión: salvar la zalea, y la última de sus preocupaciones, ratificado por Chepo y por Néstor de la Torre, es agradar, y la misión es estrictamente sumar, y sumar como sea.

Al final, dentro del saldo positivo del marcador, sólo queda ese asterisco que mancilla y enfanga la victoria: un deplorable arbitraje de un árbitro como García Orozco, que semana a semana, queriendo desde siempre emular a Chiquidrácula, hace dudar entre si yerra por dolo o por la incapacidad en sus decisiones.

Etiquetas:

Futbol, Guadalajara, UNAM

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Xolos se mudó de vecindario en una semana. Giró de 180 grados. Ahora no debe moverse de ahí. No puede ser menos ni dar menos: su actuación épica ante el América este viernes le ciñe merecidas guirnaldas con el 1-0.

El mismo Tijuana desacertado, desconcertado, condescendiente, desidioso, que sucumbió hace una semana ante el Puebla, súbitamente sufrió una metamorfosis fascinante.

Y de las penumbras del sábado en su visita a Puebla, este viernes aplacó a las Águilas, y el 1-0 pudo haber sido un escándalo, si Dayro Moreno hubiera sido más generoso, y si Moisés Muñoz no hubiera tenido un par de intervenciones milagrosas.

Sí, la versión mascota doméstica de estos Xolos en Puebla se transfiguró en imponente jauría, en mastines genuinos, que mordieron al América, lo sometieron por momentos, y hasta le permitieron juguetear con una libertad y un dominio engañosos, que le dio posesión, pero no control genuino.

Si el América hizo evidente sus fragilidades evidentes ante el León, y maquilladas rudamente por la victoria, este viernes, en el Estadio Caliente, sufriendo ante una marca más intensa y por el trabajo sublime de jugadores talentosos en hibernación, se encontró, entonces, con una garita imposible de cruzar.

Porque si bien Pellerano quitó pocos balones y distribuyó menos, y si nuevamente Goltz y Aguilar dejan lagunas en la zaga central, los talentos del América se entendieron poco y produjeron menos.

Porque al ataque, pese a la persistencia de Sambueza, y la asistencia de Paul Aguilar, la decepción apareció con un Carlos Darwin que entregó 11 balones al adversario, o con un Michael Arroyo, que en dos opciones ofensivas, se enredó con sus propios pies, y terminó en ridículos costalazos, mientras que Oribe Peralta erró un penalti que habría cambiado la historia, mientras que Benedetto sigue sin encontrar su posición al frente.

Y así, en ese evidente desorden y falta de congruencia, por falta de trabajo en el América, un equipo como Tijuana, con vocación, ahínco y detalles de exquisitez, pudo no sólo contener en una estoica labor de recuperación y contención, sino que además, generó al frente.

Dayro y Arango dieron su mejor partido con la camiseta de Xolos, con un Hauche que muestra sus hechuras y devoción, y con actuaciones relevantes de Ruiz y Guemez, mientras que en el fondo, rayando heroicidades, Chávez, Gandolfi, Garza y Núñez, fueron esa muralla que tenía de respaldo a un Cirilo Saucedo con temple magnífico al atajar el penalti a Oribe.

Por eso las noticias son doblemente buenas para la afición de Tijuana.

1.- Xolos vence al equipo con la nómina más poderosa de la Liga, y lo hace con claridad.

2.- Tijuana les ofreció a sus seguidores un certificado de protagonismo en este torneo. A menos claro, que la versión genuina sea la de Puebla, y en esta noche de viernes sólo se hayan sublimado por la oportunidad inmejorable de tundirle al favorito. La verdad se sabrá cando visiten a Tigres o reciban a Morelia.

Para América, urgen marchas aceleradas de trabajo. Del desorden pasaron a la desesperación, y de ahí se zambulleron en el absurdo.

Por ejemplo, en los últimos minutos metieron tres balones cruzados de media cancha al área, cuando sólo había un posible rematador entre cuatro defensas, mientras había cuatro jugadores en la periferia del área para intentar otras opciones.

Y atrás, si Paul y Samudio van a seguir con libertades al ataque, van a dejar en evidencia siempre a Goltz y a Aguilar, con sus puriles limitaciones, si el América sigue jugando con sólo un contención, como Pellerano. Si Gustavo Matosas quiere mantener a esas Águilas desbocadas, deberá empezar a cavilar sobre jugar con línea de cinco, para mantener siempre un rombo de cuatro como último embudo en la cancha, y fortalecer el ataque por las bandas.

Y América tiene una fortuna: tres de sus próximos cuatro juegos serán en el Azteca. Recibe a Puebla, Tigres, viaja a Morelia y recibe a Chiapas. Todo a favor, para empezar a tratar de alcanzar ese entendimiento y coherencia que sólo el trabajo puede dar.

Pero, la urgencia es además de lo mencionado en zona defensiva, hacer funcionar a Carlos Darwin con Sambueza, Aguilar y Benedetto, porque parece obsesionado en sólo reencontrarse con ese matrimonio perfecto que en Santos tuvo alguna vez con Oribe Peralta.

Etiquetas:

Futbol, America, Tijuana

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- En la cancha se debate entre la vida y la muerte. Fuera de la cancha se debate entre el escándalo y el morbo.

Chivas no puede vivir en paz. Y siendo último de la tabla por el no-descenso, tampoco, aparentemente, puede morir en paz.

Es el riesgo de la grandeza deteriorada de un equipo como el Guadalajara: mientras más hiede a carroña, más apetito despierta.

Un sabio proverbio mexicano afirma: "Más tiene el rico cuando empobrece que el pobre cuando enriquece".

En el Clausura 2015 tiene a Pumas como adversario inmediato en el OmniLife, y hasta las estadísticas le hincan el diente al enfermo en estado terminal: desde el Apertura 2008, Chivas sólo ha ganado una vez de local a los universitarios, y fue en uno de sus peores momentos con José Luis Trejo al frente.

Fuera de la cancha, ahora el tsunami encarnizado de versiones asola y azota a la institución y a sus dos cabezas: Jorge Vergara y Angélica Fuentes.

1.- LOS MISMOS ACCIONISTAS

Jorge Vergara & Angelica Fuentes
Getty ImagesJorge Vergara y Angélica Fuentes parece seguirán al frente del Guadalajara.
La dupla Vergara-Fuentes anuncia asamblea de accionistas de su sociedad anónima de capital variable para el 23 de enero. Un término desata vientos que se convierten en tormentas: "trasferencia de acciones".

Pero el matrimonio rojiblanco se apresura a puntualizar: es una sesión imperativa, por las leyes mercantiles, pero no se abrirá la puerta a nuevos capitales o nuevos accionistas. El búnker sigue blindado hacia eventuales incursiones. Es decir: es sesión, pero no hay cesión.

Mientras tanto, los rumores montan su aquelarre en el entorno. Las urracas vuelan como palomas mensajeras del chismorreo: Larrea Mota Velasco, rey de minas, ya hizo una oferta; Carlos Slim lleva mano; El Chino Leaño, inmobiliario zapopano, tiene cheque listo; Vergara y Fuentes pretenden separarse; quieren vender antes de descender; ahora sí cotizarán en la Bolsa de Valores, etc.

Y revive la subasta subliminal de Angélica Fuentes del 10 de mayo de 2013: "Chivas vale 800 millones de dólares, pero no pensamos venderlo (...todavía)".

¿Efectos? Los jugadores de Chivas, frágiles ante tantas versiones, y el propio infierno que viven, se fragilizan aún más con los estremecimientos recurrentes.

Es la realidad amarga de Chivas: en tiempos de insomnio, se ensañan las pesadillas.

2.- POTESTAD ILEGÍTIMA

Francisco Cárdenas
MexsportFrancisco Cárdenas insiste que Jorge Vergara se quedó con el club de una manera inapropiada.
Francisco Cárdenas, ex presidente del Club Guadalajara A.C., afirma que Jorge Vergara maneja un auto robado. Y afirma que los tribunales en Guadalajara, fallaron en contra del propietario de Chivas y que todas las acciones que realiza a nombre de la marca son ilícitas.

"No puedes vender un carro que no te pertenece", dice Cárdenas, líder de los ya menos de 20 disidentes que aún mantienen certificados de aportación de cuando Chivas estaba afiliado a una Asociación Civil.

Y afirma que en un sistema de Justicia de primer mundo, la compra de Chivas, se habría anulado, y que en todo caso, la sentencia final, de hace cuatro años, ya se habría impuesto, y le habrían quitado el equipo al propietario de OmniLife.

Recordemos que cuando Vergara pretende comprar a Chivas, había 204 accionistas que tenían en papel, como Certificado de Aportación, la propiedad del Club Deportivo y del equipo más popular de México.

Ojo: hasta antes de que se acercara Jorge Vergara, cada pergaminos tenía un valor impensable. Era casi una obscenidad. Cada Certificado de Aportación (250 en total) valía un peso. Sí, un peso mexicano. Es decir, en ese 2002, habrían recibido apenas un paquete de chicles ante el valor real comercial del membretado papel.

Algunos socios vendieron de contado (entonces $300 mil dólares por acción) o a plazos (a ese tipo de cambio, $600 mil dólares por acción), o se sumaron al paquete de Vergara, recibiendo 121 dólares en un pago único.

Chivas pues, no tiene paz, ni dentro de la cancha ni fuera de ella. Al contrario, vive perseguido. Y es claro: además de insomnio, sufre de pesadillas.

Y lo que falta...

Etiquetas:

Futbol, Guadalajara

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO