Get ADOBE® FLASH® PLAYER
México abre la era de Ferretti
VIDEOS RELACIONADOS video
LOS ÁNGELES -- Una posición cómoda y comodina. El futbol mexicano absuelve a Tuca Ferretti y se absuelve a sí misma de todos sus pecados cometidos y por cometer.

No habrá damnificados en esta doble jornada de partidos moleros, según el bautizo del mismo Tuca a este tipo de encuentros. Hasta perdiendo, ambos ganan.

La FMF elige una posición cínica. Y bajo esa sombra se cobija y cobija al entrenador interino que se ofreció a aliviarla de sus penurias. El único culpable, entonces, serán El Piojo Herrera y sus malos modales.

Una eventual victoria ante Trinidad & Tobago les permitirá soltar la pirotecnia sin decoro. El 4-4 de la Copa Oro puede ser un paño de lágrimas o una bandera a toda asta. El cinismo es advenedizo por naturaleza.

Y después, una eventual derrota ante Argentina, toleraría y autorizaría la lacrimógena congoja, porque el verdugo sería el subcampeón del Mundo y de América, y tiene además al epítome de la exquisitez futbolística: Lionel Messi.

Y claro, un empate o victoria, porque el cinismo es voluble y oportunista, enaltecería las virtudes del Tuca y el acierto federativo, porque, precisamente, se venció o se igualó al segundo mejor del mundo o de América.

Y en el prostíbulo vanidoso de los sofismas, un hobby natural del futbol mexicano, si se le gana al número dos, es porque se es el número uno.

Sí: la FMF sabe que no puede perder ni perdiendo. Y Tuca también sabe que forma parte de esa comedia, que aú con derrotas, no terminará en drama.

Simple: la FMF manosea al Tuca y el Tuca se deja manosear. La cita única e importante, será el 10 de octubre ante EEUU en el Rose Bowl de Pasadena.

Y aún entonces, si el boleto se queda en el bolsillo de Juergen Klinsmann, el merecedor del paredón de fusilamiento, será 'El Piojo' Herrera por no leer el Manual de Carreño o la parábola aquella de poner la otra mejilla.

¿Está obligado el Tuca Ferretti a garantizar victorias ante T&T y Argentina? Él bien sabe que no. Es más ni siquiera le demandarán intolerantemente que gane o que juegue bien.

Ferretti es tácticamente menos complejo que Miguel Herrera. Sus fundamentos en la cancha son estrictamente mecánicos, y con espacios muy delimitados para la osadía de la improvisación e inspiración del jugador.

Si Rafa Márquez se atrevió a decir que sería interesante una continuidad en la forma de trabajo y en la forma de dirigir como la de El Piojo, perdió el tiempo. Seguramente es un consejo sabio pero inútil, por muy capitán que sea del Tri.

Partiendo del paladar amargo tan sabido en los equipos de Ferretti, va a ser interesante el enfrentamiento con EE.UU. El que pase primero la media cancha, querrá dar la vuelta olímpica como festejo, diría sabiamente el multiusos futbolístico Leo Vega.

Dos equipos que en términos de ajedrez harán del enroque asustadizo su primera jugada en cuanto grazne el silbante. Y después, que el error del adversario se consume. Y si no que la ruleta rusa de los penales defina la historia.

Ante Trinidad & Tobago, que llegará afectado por ausencias importantes respecto al equipo de aquel espeluznantemente morboso 4-4 en la Copa Oro, Ferretti tratará al menos de mostrar un esquema básico de orden.

Y claro, lo que menos querrá es perder en un encuentro molero, que en la filosofía del Tuca significaba que "de nada sirven ni ayudan al futbol mexicano", como textualmente lo comentó, aunque ahora, ¡uf!, son partidos de vida o muerte, tanto ese como el de Argentina y el de Panamá.

Al final, pase lo que pase, queda claro, la FMF y Tuca Ferretti saldrán incólumes, impolutos, inmaculados de esta experiencia que puede ser drástica y dramáticamente peligrosa para el futbol mexicano.

Decio de María y su gavilla, junto con el Tuca, pueden lavarse las manos sin decoro y sin arrobo, como los Poncio Pilatos del Cinismo.

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Acusados de fracaso y sentenciados por ineptos, los dos fueron trepados al patíbulo, absolutamente por todos, antes de que tuvieran siquiera oportunidad de defenderse.

La pelota no había rodado en este Apertura 2015, y ya ambos entrenadores estaban sentenciados.

Encaraban en las mismas condiciones sus retos. Las mismas aparentes ventajas y las mismas aparentes desventajas.

  • 1.- Los dos quedaban al frente de dos de los equipos más populares de México. Y ambos clubes ansiosos y obligados al título.
  • 2.- Los dos quedaban al frente de una chequera dispuesta a saciar sus necesidades y sus proyecciones.
  • 3.- Los dos tenían un plantel base, con jugadores supuestamente codiciables y codiciados por muchos otros equipos.
  • 4.- Los dos tenían el respaldo absoluto de directivas que, supuestamente, había hecho un concienzudo análisis antes de elegirlos conforme a sus pretensiones.

Nada podía fallar, nada. Excepto, que eran encasillados con un perfil y un historial muy pobre para las dimensiones de la tarea: convertir en protagonistas y campeones a América y a Cruz Azul.

Sí, sin dirigir un entrenamiento, de manera absoluta y generalizada, eran etiquetados como ineptos Sergio Bueno en La Máquina y Nacho Ambriz en El Nido, y que nadie venga a recular y decir que siempre pensó que el proyecto americanista tendría mejor suerte.

Al final, tras siete semanas, el América es protagonista de la sorpresa y Cruz Azul es protagonista del ridículo.

Incluso, en la revisión de ambos entrenadores, ambos con coeficiente perdedor a cuestas, quedaba claro que Nacho Ambriz perdía en las comparaciones de acuerdo a los hechos recientes.

Ambriz había salido de Chivas hecho pedazos, y en Querétaro perdió el mano a mano con los caprichos de Ronaldinho y de la misma directiva. Salió, en ambos casos, lastimado como entrenador y como figura de autoridad de un grupo.

No obstante, Ambriz siempre metió a Querétaro a la Liguilla en las tres temporadas completas que lo dirigió.

En cambio, Sergio Bueno se presentaba con un papel decoroso en Chiapas y una trayectoria de altibajos, pero con momentos de buen futbol en sus equipos, especialmente con el torneo y medio que dirigió a Santos.

Simplemente, con Jaguares de Chiapas, había tenido clasificado a la Liguilla en el Apertura 2014 con un 53 por ciento de efectividad, además jugando por momentos buen futbol.

Así con los pronósticos en contra, pero con vientos a favor en equipo, contrataciones, plantel y respaldo de la directiva, ambos, Bueno y Ambriz salieron a un desafío peligroso este torneo.

Tras siete semanas, Bueno pierde la batalla ante Ambriz. Y de manera extrema, humillante. América se cotiza en las alturas y Cruz Azul se desprestigia en las profundidades.

América es tercero con quince puntos y cinco victorias consecutivas tras derrotas en el arranque. Cruz Azul es penúltimo con cuatro derrotas al hilo, y cinco en siete juegos.

¿Pasa esta diferencia estrictamente por los entrenadores? Seguramente no.

¿Pasa esta marcada distancia estrictamente por la calidad nominal del plantel de jugadores? Definitivamente no.

La desigualdad es reflejo de la forma de respaldar al entrenador. La presencia experimentada de Ricardo Peláez marca una diferencia muy clara respecto a Agustín Manzo.

Más allá de la autoridad y la responsabilidad delegada a cada uno, muy distinta en Cruz Azul y en América, hay también una personalidad distinta entre ambos.

Evidentemente Peláez ha confirmado su figura de autoridad ante el grupo, especialmente porque la ha moldeado en circunstancias difíciles en El Nido y en la misma selección nacional.

E incluso, porque a pesar de altibajos, no ha dejado de cosechar títulos, porque incluso con Gustavo Matosas, consiguió ganar la Concachampions.

En el caso de Manzo, termina por enterarse de que algunos de sus refuerzos llegan incluso sin pasar, ya no por su aprobación, sino siquiera por su opinión y consulta.

La cadena de mando es muy clara en América: eso fortalece los puestos de mando ante los jugadores.

La cadena de mando es muy turbia en Cruz Azul: eso debilita los puestos de mando ante los jugadores.

Y ya en esas condiciones, la capacidad o habilidad de los técnicos quedan supeditadas a la confusión o sinvergüenzada de los jugadores.

¿Cambiaría dramáticamente la suerte de Cruz Azul con Ricardo Peláez y con Nacho Ambriz?

¿Cambiaría la percepción de la capacidad de Agustín Manzo y de Sergio Bueno con el América?

Es una especulación ociosa. Peláez jamás llegará a La Máquina. Y el América no necesita experimentar con Manzo.

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- De la fraternidad a la milicia. De la camaradería al absolutismo. Cambios drásticos al interior de la selección mexicana de futbol.

Según reporta Alex de la Rosa para ESPN, en la concentración del Tri para enfrentar a Trinidad & Tobago, las reglas han cambiado. En 180 grados.

Tras un proceso de tolerancia, con disciplina, pero sin un rigor marcial, con Miguel Herrera, ahora con Ricardo Ferretti se ha llegado a un aislamiento casi absoluto.

Reporta De la Rosa que estas medidas restrictivas limitan las salidas de la concentración y las sesiones virulentas de shopping que tanto saborean los seleccionados.

Y en estas limitaciones estamos incluyendo convivencia con las familias, acercamiento de promotores, visitas de amigos y de directivos, así como inquilinos furtivos en las habitaciones.

De un extremo al otro. Y evidentemente esto deberá tener un impacto en los seleccionados nacionales, que han vivido de todo tipo de situaciones, desde libertinaje hasta carceleros.

Un punto intermedio parece ser el más correcto, especialmente para evitar que la concentración se convierta en una convivencia castrense.

Ya se había hablado en este espacio del respaldo significativo que implica la figura de Miguel Mejía Barón en esa conexión entre el Tuca Ferretti y los jugadores, más preponderante incluso que alguien que conoce ese terreno perfectamente, como Santiago Baños.

Ojo: el futbolista profesional debe estar preparado para cualquiera que sean los preceptos de cada entrenador, aunque siempre contará con espacios para negociar, en este caso, principalmente a través de las voces de sus capitanes recientes, como Andrés Guardado y Rafa Márquez, más allá de que éste hasta sorprenda con un pliego de peticiones, como la cartita que derogó a Néstor de la Torre.

Al final, al aceptar ese contrato de regulación con la selección mexicana, los jugadores quedan enterados perfectamente de lo prohibido y lo permitido.

Y es natural, gregario, gremial, que los jugadores busquen un ambiente favorable, de bienestar para trabajar y convivir en estos partidos que antes eran moleros y ahora son "importantísimos para la preparación", según el mismísimo Tuca Ferretti.

Hay detalles que parecen triviales y en verdad son delicados. Por ejemplo, hay cuerpos técnicos que recomiendan los espacios libres para compras, porque supuestamente relajan al jugador.

Sin embargo, otros piensan con las limitaciones de tiempo, y hasta de idioma, para algunos jugadores es estresante poder satisfacer a todos los familiares que esperan un recuerdito, y terminan más agobiados y frustrados que satisfechos.

Y hay otros ejemplos. Chepo de la Torre compartía más el perfil del Tuca: limitar visitas, salidas, contactos externos y los acercamientos incluso con los medios informativos.

Otros han actuado diferente. Con Manuel Lapuente y Javier Aguirre se encontraba un punto de equilibrio, similar al de Miguel Herrera, aunque con mayor tolerancia.

Y citando ejemplos, con Hugo Sánchez, los jugadores, protegidos por seguridad, podían abandonar el hotel en Puerto La Cruz y regresar de madrugada, a cambio de no cometer abusos, y los más sonados fueron los casos de Cuauhtémoc Blanco y Nery Castillo, aunque un par de jugadores más gustaban de otro tipo de esparcimiento y tenían a su propia taxista, si una dama, para que los trasladara.

Claro, el mismo Hugo con su clan, terminaba una larga sesión de relajamiento con la compañía de Don Julio, hasta cerca de las dos de la mañana casi todos los días, durante la Copa América de Venezuela.

Y durante la Copa América de Paraguay las excursiones eran obligadas a un sitio llamado Crystal en Foz de Iguazú, la frontera brasileña de Ciudad del Este en Paraguay.

Durante la Copa del Mundo de Alemania, varios jugadores que no hicieron el viaje con sus familias, visitaban con frecuencia un hotel frente a la estación de trenes en la pequeña y pintoresca ciudad de Göttingen.

Y en Pereira, durante la Copa América de Colombia, la victoria por 2-0 sobre Chile fue fervorosa y sensualmente festejada incluso por algunos directivos del Tri.

Ojo: estas y otras aventurillas más, las consignó oportunamente este reportero. No se trata de hacer buches con agua pasada.

Entonces, a sabiendas que un saldo positivo el 10 de octubre ante EE.UU., le garantizará a Tuca Ferretti seguir al frente del Tri, el técnico prefiere de una vez imponer su rigor y sus restricciones, para, además de conseguir los resultados que pretende, percibir exactamente la postura de sus jugadores hacia su forma de actuar.

Bien lo dijo el Tuca Ferretti en la rueda de prensa, cuando habló de que se le apapacha, se le arrulla, se la cobija excesivamente al futbolista mexicano.

Veremos en esta prueba de fuego, en una relación prolongada, quién se quema las manos.

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Peregrino de alas rotas, Javier Hernández se instala en el Bayer04 Leverkusen. Las urgencias de la compraventa de pánico en Europa siguen siendo su indeseable brújula. No va, lo llevan. No elige, lo asignan.

Víctima de un mercado europeo caprichoso, nervioso, impúdico, ostentoso y oneroso, a 'Chicharito' le pagan por sus sueños y le apagan sus sueños. Éstos, se quedaron momificados en Old Trafford y en el Bernabéu.

Había ido Hernández del club "en el que desde niño soñé jugar" como el Manchester United, hasta "el equipo más importante del mundo", como el Real Madrid. Pero La Cenicienta perdió este lunes su zapatilla de cristal.

Y este mismo lunes, con el enloquecido supermercado europeo a punto de cerrar, convertido en el tianguis de la histeria, 'Chicharito' aterriza en la nobleza, pero, ojo, no en la realeza de Alemania.

El Bayer04 nunca ha ganado la Bundesliga. Cobija sus galas con una Copa UEFA, y un subcampeonato de Champions ante el Real Madrid, ese que todos recuerdan porque lo inmortalizó el trazo surrealista de Zidane.

Sudor y goles de Javier Hernández quedan en las enciclopedias del MUFC y del Real Madrid. Letras de oro, cierto, pero letras pequeñas, en párrafos escuetos, y en la sección de anécdotas. Las leyendas tienen sus propios anaqueles. Lo suyo queda en el apéndice.

Se le recordará en Manchester y Madrid sin suspiros, aunque sí con el entusiasmo furtivo por sus goles de fantasía, y por ese carisma innegable que rodea al delantero mexicano.

Además, lo más importante, el respeto de sus compañeros que atestiguaron su rutina fatigada y transpirada por ser mejor.

Practicante del profesionalismo y del intentar siempre, 'Chicharito' es un ateo en el Templo de la Diosa Fortuna. En su caso querer no siempre es poder. Porque él siempre quiere, pero... termina siendo chivo expiatorio de sus propios maleficios.

¿Lo habría retenido Van Gaal si anota los tres goles que tuvo en Champions ante el Brujas, en especial el penalti? Posiblemente. Pero aún no pueden tapar la zanja que dejó en la inmaculada cancha tras su resbalón, y los tres remates engrosaron el limbo de los balones perdidos.

En esas carambolas caprichosas del destino, el futuro parece ahora más clemente para el 'Chicharito'. No se reducen las exigencias, por el contrario, aumentan.

Pero, al final, ¿existirá mayor acoso, mayor abrumo que saltar a la cancha escoltado por las exigencias voraces e insaciables de dos clubes obligados a ganar todo y a ganar siempre como Manchester United y el Real Madrid? Imposible.

Peregrino de causas y caprichos ajenos, ahora Hernández llega a un club urgido de festejos. Y urgido de gol. Con participación europea y en el Grupo de Champions del Barcelona.

Y en la Bundesliga, el Bayer04 tiene pretensiones desesperadas de dejar de ser el Fast Meister de Alemania, algo así como el Ya Merito en español, referencia curiosa, como se le bautizó por años a las Chivas del abuelo del Chicharito, Tomás Balcázar.

Sin problemas para adaptarse, con un perfecto inglés, europeizado ya en los hábitos, Javier Hernández sólo deberá concentrarse en la cancha, en las redes, en el gol.

Sus facultades están intactas. Ese olfato y esa visión para saber dónde puede aparecer un balón a la deriva, o puede cazarlo anticipando al rival, gozan de cabal salud. Se ha recuperado de esos cíclicos infortunios en el verano, cuando suele lastimarse. Esta vez fue la clavícula.

Ahora tendrá varias hadas madrinas para que le devuelvan la zapatilla a su Cenicienta: paciencia, tiempo, continuidad y apoyo. Lo demás lo tiene, ese repertorio impredecible para hacer goles de bandera o de comedia. Igual cuentan.

Entonces, alejado de los aromas y excentricidades jactanciosas de jugar con los mejores de Inglaterra y España, ahora debe vestirse más que nunca, por dentro y por fuera, de la perseverancia de la clase obrera. Y ese es un mundo en el que 'Chicharito' disfruta.

Especialmente porque quienes están ahora a su lado, sufren y recrean igualdad de condiciones. Son de la misma clase social. De esa que en el futbol debe matarse para no morir en el umbral de sus salarios, de la titularidad y de sus aspiraciones.

Y eso Javier Hernández lo entiende. Ha abandonado el mundo exquisito de la realeza europea. Ahora pertenece apenas a la nobleza. Y es un camino irreversible. Y de no triunfar ahí, lo entiende, lo sabe, el tobogán siguiente hace escalas en la MLS... o en México.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Chivas vs. JaguaresMexsport

LOS ÁNGELES -- 4-1 a Jaguares. Debieron ser más. Hoy, Chivas aún peligra porcentualmente, pero está a salvo, pero, sí, pero, sólo si se cumplen condiciones estrictas.

1. Que el pánico no se apodere de nuevo del 'Chepo' de la Torre. Que se atreva como se atrevió frente a Morelia y Jaguares y por supuesto contra León, ante el que jugó su mejor partido, aunque perdió por un error defensivo, pero tuvo más posesión que el rival, ojo, esto es lo importante, en la cancha del rival.

2. Que Jorge Vergara mantenga su promesa. Alejarse de esa tentadora promiscuidad verbal que le excita y le desequilibra.

Que huya de esa extravagancia de salir a prometer que están para ganarlo todo y de inmediato. Su silencio o la administración de sus declaraciones son un bálsamo para el equipo.

3. Que se mantenga esa línea estricta de manejo de jugadores. Mantener en la banca a Fabián y a Brizuela es una ejemplar advertencia para todos. Y como relevos indignados son más útiles.

Alanís puede seguir becado en la banca del Rebaño y Reyna pedirle a su agente que prepare su próxima víctima para embaucarla.

4. Que se impermeabilicen hacia las proclamas de refuerzos. Chivas demuestra que en su cuna encuentra su mejor futuro.

¿Cuál de los costosísimos refuerzos no resultó un fraude? ¿Reyna? ¿De Nigris? ¿Sabah? Hasta las llegadas de Jair, Castro y el mismo Salcido pueden ser cuestionadas. Salcedo es el único que ha respondido con creces. ¿Aris? Deberá batallar aún bastante.

5. Vergara no puede volver a equivocarse. En su momento se dijo aquí que el divorcio con Néstor de la Torre era el peor error del dueño de Chivas. Y también se insistió en que por no tragarse su orgullo, no repatriarlo, perpetraba una equivocación mayúscula.

Porque en ese proceso del exilio de Néstor, por el Guadalajara pasó cada gerentillo que hasta hizo operaciones muy sospechosas en compra de jugadores y contratación de técnicos.

6. Y especialmente que mantengan a Ramón Morales, y que sepan negociar con él, para que se sostenga paciente como auxiliar de 'Chepo'.

Es evidente que su discurso es más equilibrado, vehemente, frío, que la atormentada cabeza del entrenador en momentos de desesperación. Ramoncito aún tiene fresca la sangre de futbolista.

Este domingo, ante Chiapas, Chivas fue de nuevo notable, con un ejército de mocosos con cara de despistados, pero con seriedad masculina en la cancha.

Cierto que el equipo sufre desatenciones. Lógico. Hay una juventud de atención flotante y gitana en la cancha. Y a veces a los experimentados como 'Chatón' Enríquez y Omar Bravo se les olvida los púberes futbolísticos que los rodean.

Y, por supuesto, reiterar, en especial, la consideración de hace semanas: el 'Chatón' está de vuelta, ese mismo que con la rodilla lesionada, con dolor, estuvo siempre firme en la olímpica campeona en Londres.

No deja de llamar la atención que se menosprecie el esfuerzo de los juveniles mexicanos y del veteranazo Omar Bravo.

Un discurso demeritando la victoria sobre el Morelia y ahora sobre Chiapas y sin ver fríamente la exposición de futbol ante el León.

Chiapas llegaba como favorito porque sumaba tres victorias en sus últimos cuatro encuentros. Y León es líder absoluto del torneo.

Sí, Chivas aún está en peligro, pero está a salvo si, y sólo si, cumple esas condiciones.

Pero, lo relevante es que con esta banda de mozalbetes, Chivas puede genuinamente sostener una base por los próximos cinco años, con aspiraciones que pueden ir creciendo, pero sin necesidad de las desparramadas proclamas demenciales de su propietario.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cruz Azul vs. AméricaMexsport

LOS ÁNGELES -- El culpable lleva 18 años prófugo. Impune. Inmune. Dieciocho años erosionando a Cruz Azul. Y ni siquiera vegetando, sino deteriorando.

¿Es un títere o es un titiritero? ¿Es verdugo o es víctima? ¿Es el poder en el trono o es el pelele sin trono? No importa porque igual es culpable.

Porque estatutaria y legalmente, a Guillermo Álvarez Cuevas se le entregó la autoridad absoluta para ejercerla. Y con la bendición paterna, el capital para que el imperio celeste floreciera.

Es decir, le entregaron un emporio. En lugar de emperador permitió ser vejado, degradado. Espantajo triste de abusos y decisiones de otros.

¿Cómo puede alguien con tanta autoridad y fortuna equivocarse reiterada y repetitivamente durante 18 años?

Ha convertido el paraíso heredado en un páramo. En los vientres fértiles que le entregó su padre el génesis se ha secado. Donde florecía vida, suman ya 18 años engendrando muerte.

Algo debe quedar claro. Billy Álvarez no es un tipo tonto. Lejos de ello, lo ponderan algunos como brillante en los negocios. Tampoco se le demuestra deshonestidad y menos aún malos manejos de manera directa o comprobable en la Cementera.

Pero en el futbol, por arte de magia, Cruz Azul y él se convierten en botín de su propia cueva de abusivos.

1. Jugadores bien comidos y bien pagados que decepcionan en la cancha. Eunucos genuinos. Varones castrados profesionalmente.

2. Entrenadores bien pagados y respaldados hasta que terminan aceptando un equipo con refuerzos que no han pedido, pero que les arman los traficantes de jugadores.

3. Y una afición que cree que la abnegación y el sufrimiento son una obligación de ese apostolado sufrido de renovar votos envenenados cada seis meses. La resignación extrema es un acto silencioso de traición. La inanición los hace cómplices.

La derrota ante América lastima más por la desvergüenza evidente de 90 minutos, que por el marcador compasivo de esos 90 minutos. El 2-0 humilla porque la piedad del rival humilla.

De manera incomprensible, América sintió lástima por su víctima. A los cruzazulinos, a todos, debe dolerles más la misericordia americanista que un marcador más ignominioso.

Venga. Preparemos el cadalso. Trepemos uno a uno a los protagonistas de otro fracaso. Como los 63 extranjeros que han desfilado con la dignidad vacía y las cuentas bancarias llevas en esos 18 años.

Venga, trepemos a José de Jesús Corona, quien lleva una marca casi perfecta de un error, pestilente a traición en cada partido.

Venga, trepemos al Maza Rodríguez y su indolencia a destiempo. Y coloquemos, uno por uno, a los once y a sus relevos.

¿Quiere salvar a Joao Rojas? No lo haga. Recuerde que el tratar de salvarse a sí mismo es una metáfora, una alegoría, al final, de esa elección de las ratas abandonando del barco.

Venga. Que bajen las palancas. Accionemos el patíbulo. Que el cadalso se convierta en la consumación del fracaso.

Se irá Sergio Bueno. Y se irán jugadores. Se vaciarán las tumbas de los muertos en vida en cada casillero

Pero, al final, cumplirán 18 años, y muchos más, en ese mandato infame, donde se yerguen los impunes, los inmunes.

Seguirán ahí Billy, Carlos Hurtado y tantos otros, incluyendo a sus directores deportivos, que aceptan ser monigotes y parapeto de excusas acumuladas y cada vez más increíbles.

Y tristemente, cómplice también, esa afición irá cada dos semanas a que le jueguen el dedo en la boca en ese coliseo de sacrificios donde inmolan, el Estadio Azul.

Insisto el amor y la pasión, ante tanta traición y engaño, consumada por 18 años ya no es devoción ni abnegación, sino síntoma de algo más grave, que me recuerda una frase de Einstein: "Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy tan seguro...".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Las tragedias ocurren siempre en el futuro. Las tragedias cumplen años, pero no envejecen. Ni sanan.

Como cicatrices, las tragedias son una memoria dolorosa, porque separan los tejidos frágiles del olvido pretencioso y superficial de una piel que, incluso, no quieren convalecer nunca. Y las heridas se abren.

Hace diez años impactó Katrina. No a Estados Unidos, sino al mundo. No a una región, sino a un universo.

Por eso, las tragedias ocurren siempre en el futuro. Porque hoy el hombre ha levantado ya sus gigantes musculosos de acero y roca pulverizados hace diez años. Pero los esqueletos de una nación herida reagrupan los sentimientos furtivos.

El hombre podrá reconstruir el mundo, pero no las galaxias internas donde habitan las tumbas vacías y las imágenes dantescas. El hombre inclina la cabeza ante la más generosa y cruel de sus dictadoras: la naturaleza.

Lo peor, lo hacen peor los recuerdos. Pero, lo mejor, lo hacen mejor aún esos mismos recuerdos.

Irónico: Katrina significa purificación, limpieza, pureza. Y su nombre, más que bautizar, bendice a quienes son capaces de compartir la fortaleza y la inspiración a otros.

En esa abierta y doliente fosa común de la memoria donde reposan los recuerdos vivos, que impide que los muertos finalmente entierren a sus muertos, es inevitable encontrar historias sin raza, sin credo, sin color, porque ahí todos comulgan la misma raza, el mismo credo y el mismo color.

La tragedia está hecha a la imagen y semejanza del patrón supremo de sus víctimas. Y el hombre es hombre porque al final se llora y se homenajea más su esencia que una ausencia contabilizada innecesariamente por identificaciones visuales, morales y estadísticas.

En esa resignación ante la Naturaleza, porque la tragedia ocurre siempre en el futuro, en diez años de suma de testimonios, los sobrevivientes no terminan de cremar sus propios sueños, no terminan aún de incinerar sus propias utopías.

Y la comunidad latina es un peregrino fortalecido por la hermandad del trance. Miles emigraron huyendo del futuro, pero no de los recuerdos. Miles de latinos permanecieron para demostrarse que la victoria final se consuma en el coliseo magnífico de su desgracia.

Los testimonios, como páginas que hoy parecen fantasías multimensionadas, quedan como estatuas cinceladas en el bronce de su propia riqueza de ilusiones.

Idos, pero no expulsados ni exiliados, los fantasmas del terror, el luto, el hambre, la ansiedad, la angustia, la presencia latina sigue vigente en Mississippi, en Florida y Nueva Orleans, y más allá de todo ese polen cultural que inhala, sin alergia y con placer, esta nación, prevalece el pulso febril por el deporte.

Al paso de los diez años hay imágenes impactantes. Al menos porque cada uno encontramos el espejo del dolor ajeno para, egoístamente, regionalizar ese universo del drama.

Aparecía en una escena en especial, un niño, moreno. Con esas facciones tan indígenas de los genes latinos. Bruñido de sangre, el rostro desconsolado, incapaz de entender tal vez aún en ese carrusel de historietas de la infancia, y contemplaba en el piso el aro y la red hecha jirones de su estadio imaginario de basquetbol.

Al fondo, su casa en ruinas. Los padres lloraban su patrimonio. El hijo sollozaba ante el féretro invisible de un patrimonio maravillado en su fascinación por ser un genio exquisito de la duela.

Él, ese niño moreno, esperaba que Jordan, Kobe, LeBron, Chamberlain, estuvieran ahí para dar respiración de boca a boca a sus ensueños caídos. Porque ellos también fueron imberbes con fantasías.

Y como él, cuántos. Y cómo él tantos.

Hoy su casa estará de pie. Y tal vez otro aro, otra red y otra pelota estarán en sus manos.

Y hoy podrá ser más fuerte que la intensidad de sus quimeras de entonces. Sabrá, por supuesto, que la aviesa e impredecible Naturaleza aún alberga algún otro 29 de agosto en su nómina de calendarios negros con un nombre blanco como Katrina, que etimológicamente significa purificación, limpieza, pureza. Pero que también, ese nombre, inspira fortaleza.

Sí, Katrina, hoy diez años después, sigue siendo una tragedia que ocurre aún, que todavía lacera, en el futuro.

Etiquetas:

Estados Unidos

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- 'Tuca' Ferretti reveló su primera convocatoria. No se ven, pero se perciben, los tachones y correcciones de Decio de María: fuera Guillermo Ochoa, pero, especialmente los hermanos Dos Santos, Giovani y Jonathan.

Justino Compeán lo reconoció siempre: "Aprendí de (Julio) Grondona que cada convocatoria debo palomearla yo. No quiero sorpresas".

Y si Justino lo hizo, Decio lo hace. Si Batman lo hacía, Robin lo hace. Si su maestro lo hacía, su alumno lo hace.

Y Decio cobró y le hicieron cobrar. Por eso queda marginado Ochoa, denunciado por burlas por Luis García, tras la reyerta entre Miguel Herrera y Martinolli. Y los Dos Santos quedaron expuestos a sí mismos a través de sus tuits, que después borraron, y de la misma manera, Decio los borra de la lista.

¿Paul Aguilar? Sí, también fue acusado de mofarse junto con el arquero. Pero, recordemos, que el América lo ha puesto reiteradamente por encima de todo y de todos. ¿O no exorcizaron al 'Turco' Mohamed en el Nido por respaldarlo a él?

Ahora, recordemos que quien propuso a los jugadores bloquear a la prensa en la zona mixta en la Copa Oro, fue el mismo Aguilar con la ayuda de González Iñárritu. De alguna manera, Paul tiene protección especial, y no es seguramente por su artrítico y reumatoide baile de festejo.

Se nota que el 'Tuca' no quiere complicaciones y que Decio no quiere insurrecciones o rebeldías, pese a que él mismo dijo en conferencia de prensa: "Enterremos el pasado y veamos hacia el futuro".

Claro, excepto sus propios rencores. La venganza está prohibida para todos, menos para él. El totalitarismo pertenece a uno. Y Decio es el padre de La Familia (La Famiglia).

¿Son imprescindibles estos tres exiliados o degradados? En el momento que vive Jesús Corona, un error cada jornada, la experiencia de Ochoa sería útil.

Respecto a los Dos Santos, que vivieron el suicidio tuitero apoyando al 'Piojo' Herrera, queda claro que es una maniobra de Decio. Porque Jonathan fue el mejor jugador de México en la Copa Oro y Giovani, en la mediocridad de la MLS, es el Rey Tuerto y al final, el juego clave es contra EEUU, cuyo seleccionado es nutrido por la misma MLS.

¿El resto? No hay novedades. Claro, porque tampoco hay grandes opciones. Excepto entre los naturalizados como Avilés Hurtado, Leyton Jiménez, Benedetto y alguno más.

Es ese punto magnífico de coincidencia entre convocar a este grupo porque es lo mejor que hay y es lo menos peor con lo que se cuenta.

Ya quedó claro con el experimento charlatanesco de Copa América, que no existen dos versiones idénticas, ni siquiera similares, ni, al menos, dignas de una selección mexicana.

Una medida inteligente de Ferretti o de su asesor de cabecera, como lo fue de Bora Milutinovic, es la convocatoria de dos amos del vestidor, dos genuinos líderes del vestuario.

Seguramente por sugerencia de Miguel Mejía Barón, el contar con dos caudillos, como los más recientes capitanes, garantiza manejar emocionalmente al grupo.

En ese sentido, fue todo un acierto la coincidencia de Rafa Márquez y Andrés Guardado, dos jugadores, curiosamente, de formación atlista y de égida bielsista.

Además, dos tipos que han mostrado jerarquía en el vestuario y que con el kilometraje de ambos, y juntos en la cancha, significa dos tipos muy inteligentes para condiciones críticas, especialmente ante Estados Unidos.

En dos partidos de contraste, ante lo mejor de Trinidad & Tobago y lo que quede de Argentina, con las ausencias por lesiones, el 'Tuca' dirigirá sus dos primeros partidos moleros, con lo mejor que hay que es, también, insisto, lo menos peor con lo que se cuenta.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Tahúr empedernido, Tuca Ferretti jugará en el Tri con una carta marcada. Es su mejor carta. O su peor carta.

Ese as de una baraja escuálida ha sido severamente cuestionado. Su nombre abre sepulcros dolorosos por un lado, y por el otro saca a las arpías del morbo a escena.

1.- Miguel Herrera lo acosó y lo acusó de manera aviesa. Usó un tono homofóbico hacia él y lo aderezó con rencor.

"Me queda claro que de seguro le gusto, por sus desviaciones sexuales, porque no para de darme, nada más habla de mí en sus columnas", dijo El Piojo dirigiendo aún al América.

Miguel Mejía Barón cepilló a Herrera del Mundial de 1994. La zacapela incluida, dejó heridas abiertas. Ninguno quiere cicatrizarlas. Los resquemores azuzan sus calenturas personales.

2.- Y el mismo Mundial de 1994 marcó a fuego un estigma para Mejía Barón. No hizo cambios ante Bulgaria.

Y no los hizo en un partido que se extendió hasta 120 minutos y penaltis. Ahí, en el manchón, errando Bernal, Aspe y Rodríguez, a México lo alcanzó su destino.

Jugadores como Carlos Hermosillo, Hugo Sánchez, Luis Miguel Salvador y Missael Espinoza, se quedaron en el banquillo.

Y las desgracias tienen memoria de solterona: histórica e histérica. Ese día para los mexicanos no perdió el Tri, sino Mejía Barón.

¿Por qué no entró Hugo? La versión más insistente es que en el palco del Estadio de los Gigantes, Guillermo Aguilar Álvarez, arquitecto de la mejor época de Pumas, ordenó a Tuca Ferretti que le advirtiera a Miguel que el Pentapichichi no debía entrar de cambio.

Campeón dirigiendo a Pumas, protagonista de Liguillas con Atlante, pero con un humillante fracaso ante Toros Neza de Enrique Meza, con un global de 9-2, eligió al final alejarse de los banquillos hasta que aceptó ser brazo derecho de Tuca en estos Tigres.

Y ahora, los dos, en posiciones invertidas, regresan al Tri, al mismo al que los dos habían sepultado bajo toneladas de desinterés y desdén.

Mejía Barón es una apuesta inteligente por parte de Ferretti. Especialmente en el trato directo con el jugador, más allá de la ponzoña urbana que acompaña pasajes viciosamente chismosos, en especial en el Mundial de 1986.

Justamente en esa Copa del Mundo de 1986, Mejía Barón, ya por años parte del equipo de Bora Milutinovic, aparece como un negociador y catalizador de un grupo de jugadores con gravitante personalidad.

Una base de ocho jugadores de extracción puma, con cuerpo técnico universitario, recibía a futbolistas de respeto en el medio: Javier Aguirre, Tomás Boy, Fernando Quirarte, Armando Manzo, Cristóbal Ortega, Carlos de los Cobos, y El Abuelo Cruz, quienes se sumaban a Manuel Negrete, Luis Flores, Hugo Sánchez, entre otros.

Y había una evidente y voraz ansia de protagonismo de todos. La guerra por los puestos era verdadera y brutalmente encarnizada en los entrenamientos en las canchas de Nestlé en Toluca, a los cuales, además, tenía acceso total la prensa, y de hecho a la misma concentración mundialista.

Mejía Barón en ese entonces era quien convivía y convencía a los jugadores del desafío y la urgencia de temperamento y personalidad. Un trabajo constante en todos los rincones de la concentración y entrenamientos.

Incluso detenía entrenamientos y calmaba los ánimos en una mezcla potencialmente explosiva con jugadores de Pumas, América y Chivas.

Complementaba el trabajo delicado para el que Bora Milutinovic nunca demostró tener la tersura suficiente para estimular al futbolista.

Ya en cuartos de final, llegaron los calambres a Hugo Sánchez, y además el árbitro colombiano Jesús Díaz protegió a Alemania y se encargaría de mandar el trámite a penaltis en un silencioso y silenciado Estadio Universitario. Ahí, en el manchón, Quirarte y Servín fallarían.

Más allá de los homofóbicos buscapiés que lanzó El Piojo y de la inanición en la banca ante Bulgaria, hay otro pasaje grave del actual auxiliar del Tuca.

Según relato de Alfredo Tena, fue el mismo Mejía Barón quien le negó, en 1986, la entrada a la concentración de la selección sin explicación alguna en la concentración final para el Mundial.

El Capitán Furia era echado del Tri por usar una marca de zapatos distinta a la que patrocinaba a México. "Ni me volteó a ver (Mejía Barón), ni me dio explicación alguna, sólo me dijo que ya no estaba en la selección".

Por entonces, Tena era el mejor central en México al lado de Félix Cruz, de Pumas y Fernando Quirarte de Chivas.

Aún así, a los 71 años, Mejía Barón parecería tener la suma de cicatrices de aciertos y errores, para ser de nuevo el catalizador detrás de Ricardo Ferretti, más allá de que ha mantenido un contacto directo y continuo con el futbol.

Ferretti jugará seguramente el papel de policía malo, que tan bien desempeña, mientras que su asistente, se encargará de dar la arenga diaria, que el jugador mexicano necesita, como el policía bueno.

Por eso, insisto, Miguel Mejía Barón es una carta marcada. Tuca Ferretti puede ganar con ella la partida ante sus seleccionados, y por lo tanto ante EEUU...

...o perderla.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Tuca Ferretti ya tomó el silbato, la cachucha y la cruz de la selección nacional. Si lo trepan o se trepa a esa cruz, se sabrá la noche del 10 de octubre. Por lo pronto, este lunes, sin flanquearlo, pero ya lo acompañaban Dimas y Gestas: Decio de María y Guillermo Cantú.

Como otros, el Tuca no garantiza nada como no sea trabajo, preparación y entrenamiento, con el filtro de su experiencia de largos 24 años dirigiendo y tres títulos de Liga.

Como otros, Ricardo Ferretti se aterroriza ante la palabra "obligación" de vencer a EEUU e ir a la Copa Confederaciones. "Vamos a prepararlo para intentarlo".

Y como otros, el Tuca espera que los jugadores que seleccione se "sientan orgullosos de defender la camiseta" del Tri.

Reitera que no cobra con el Tri, aunque Tigres le respeta su salario, mientras se muda de ropa y de escenarios, y a los bobalicones les vende la imagen de que se martiriza porque pretende redituarle al futbol mexicano todo lo que ha recibido.

Se me ocurre que haber ganado la Copa Libertadores era una forma más generosa y tangible de agradecimiento, con un poquito más de osadía en su propia cancha.

O se me ocurre que no haber frenado a Espericueta, satanizado a Pulido, despreciado a Hugo Rodríguez, anquilosar al Pollo Briseño, antes de verse obligado a darle oportunidad, era una mejor forma de ser agradecido. Desde sus primeros escarceos trató de cercenar carreras, como las versiones en torno a un jugador que se proyectaba con un talento magnífico en Pumas como Braulio Luna.

Dijo que el Mundial no le atrae porque ya estuvo en uno, como auxiliar de Miguel Mejía Barón en EEUU 94. ¿Será cierta la leyenda de que fue él quien fue el mensajero de última hora para que no entrara Hugo Sánchez ante Bulgaria por órdenes de Aguilar Álvarez?

Dice Ferretti que el jugador mexicano reacciona mejor fuera de su casa que dentro "de la República Mexicana, porque aquí se le cobija demasiado".

Se olvida obviamente que jugará en el Rose Bowl de Pasadena con una abrumadora mayoría mexicana en la tribuna que estará cobijando a su selección.

Y olvida que es ante EEUU, y precisamente en su territorio, donde suma su peor racha de resultados ante rivales de Concacaf.

Con inversiones multimillonarias en sus dos etapas en Tigres, Tuca suma un título, con Chiquidrácula Rodriguez como su mejor cómplice sobre Santos, pero, lo que es innegable es la osadía que muestra para hacerse cargo de la selección mexicana.

Ahí, hay casi temeridad del Tuca. O insensatez. O inconsciencia. Porque, lo sabe, aunque no lo acepte, que no hay opciones: debe vencer a EEUU en el Rose Bowl de Pasadena, donde ya un antecesor, el Chepo de la Torre se levantó de un 0-2 para ganar la Copa Oro en 2011.

1.- Tendrá pocos entrenamientos. Habla de utilizar la base de la que ganó la Copa Oro. No aclaró si dentro de esa base espera también la generosidad de que Mike Geiger (dos penaltis ante Panamá) o Walter López (penalti ante Costa Rica) sean asignados por Concacaf al juego clave.

Pero, ¿cuántos jugadores de la Final de la Copa Oro comparten el paladar amargamente defensivo del Tuca?

Por lo pronto, lo reitero, a Miguel Layún y a Paul Aguilar les espera la banca. Ferretti no quiere aventureros por las bandas, sino vigilantes.

¿Alguien se imagina la transición en el Tri para los jugadores, que respondían al trato frontal y respetuoso de Miguel Herrera, a una sesión tormentosa y atormentada, como esas que muestran los videos, con el Tuca mentándoles la madre y sobajándolos?

Podrá ser un recurso de Ferretti, pero más allá de las divinidades terrenal y puerilmente vestidas de futbolistas que son algunos legionarios europeos, seguramente van a responderle, y si no le pedirán a Rafa Márquez que haga una cartita.

2.- Evidentemente deberá llevar una base de Tigres. No sería insensato respaldar un proyecto con una columna vertebral sólida. No descartó naturalizados.

El experimento de Miguel Herrera ante Nueva Zelanda fue efectivo. Cierto, enfrentar a EEUU, con todo y el declive que vive sin que Jürgen Klinsmann le encuentra solución, no es lo mismo que encarar a los Kiwis.

¿Es inevitable que cite a un naturalizado, especialmente en el ataque? No olvidemos que entre los 24 mejores goleadores del torneo actual, sólo hay cuatro nacidos en México, todos ellos con tres goles. Los otros 21, extranjeros. ¿Villa, a pesar de su conflicto en Tigres? ¿Avilés Hurtado? ¿Benedetto?

3.- Y tomando la analogía de Jesús Martínez, ahora sí más Batman y Robin que nunca, sigue fascinando el dúo di-anémico o diabético que son Decio de María y Guillermo Cantú. El segundo dice que no llevan prisa por designar al técnico que sucederá a Ferretti.

¿De verdad? En noviembre arranca la eliminatoria. Recibe a Curazao o a El Salvador. Después viaja a San Pedro Sula para encarar a Honduras. ¿De verdad no urge?

El que llegue, tendrá menos días de trabajo para estos compromisos que los que en realidad tiene el Tuca para "prepararnos lo mejor posible y tratar de vencer a EEUU".

Por el bien del Tri, sólo queda esperar que ni Javier Aguirre ni Miguel Herrera tengan compromisos amarrados para octubre de 2017, cuando deba jugarse, tal vez, y sólo tal vez, el repechaje.

Ojo, esta vez sería ante Asia.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Hace años. Muchos calendarios ya. Hurgaba entonces entre jugadores y entrenadores del futbol mexicano cuáles eran las frases, las películas, las vidas o incluso canciones que eran utilizadas como electroshocks motivacionales en concentraciones o de manera personal.

Rudy, la fascinante historia del chaparrón despistado y obsesionado con jugar en Notre Dame, era entonces la referencia general. La historia de poder queriendo, más que de querer pudiendo. De consagración absoluta hacia un anhelo maquillado de capricho.

Eran épocas incluso en que Og Mandino y Gibran Jalil Gibran, junto con Norman Vincent Peale, despachaban desde la mesa de noche, con hojas dobladas en la esquina con la parábola más verborreica de sus mensajes.

Entre todos los testimonios saltó uno. Peculiar. Divertido. Extraño. Sorpresivo. Inesperado, por supuesto.

De aquel hoy extinto walkman estalló la arenga que mantenía a este jugador con ese brío y ese ímpetu particular que lo había llevado a la Selección Mexicana, pese a su estilo atrabancado, muscular más que técnico, hormonal más que neuronal.

"She's a maniac, maniac on the floor. And she's dancing like she's never danced before (Ella es una maníaca, maníaca en la pista. Y ella baila como si nunca antes lo hubiera hecho)", es el estribillo de la canción Maniac de la película Flashdance.

Reaccioné exactamente como ustedes, cinco o seis ociosos desocupados que se atreven por estos Blogs: pelé los ojos, sonreí y eché la cabeza hacia atrás.

El futbolista se puso serio. "Te advertí que te ibas a sorprender", dijo y explicó: "Esa es la única manera en que puedes jugar en Chivas y ser titular en Chivas".

Y agregó: "Si lo dejas de ver de manera machista, es la única manera de ser futbolista y especialmente de Chivas. Jugar cada partido como el primero y el último. Como un maniático y así se los digo en el vestidor. Unos se ríen. Igualito que como tú, especialmente el entrenador, pero otros están de acuerdo".

Hoy más que nunca es una cruda verdad, especialmente en el universo del futbol mexicano, posesionado y usurpado por extranjeros, naturalizados o con la doble nacionalidad: Chivas necesita de 11 maniacos o maniáticos en la cancha.

Puede parecer un contrasentido, pero el Guadalajara, en la derrota ante el León, dio tal vez, por encima de su victoria sobre Morelia, su mejor exhibición del torneo, táctica y técnicamente hablando.

Aniquila a Chivas el error de su cuadro bajo. Horrores de marca de Oswaldo Alanís y de cobertura de Toño Rodríguez.

Y aniquila a Chivas la incapacidad goleadora de su ataque. Una epidemia muy mexicana. Entre los 24 primeros goleadores del torneo sólo hay cuatro mexicanos, todos con tres goles, y el primero de ellos en el listado es Oribe Peralta en el sitio 12.

Irónicamente Chepo de la Torre se atrevió. Lo hizo ante Morelia y ganó. Ante Toluca se echó atrás y fue sometido. Ante León, un equipo agresivo de precepto, se atrevió a responderle. En el saldo final, incluso, lo superó en posesión de pelota: 52 a 48 por ciento.

Con un -insisto en ello- Chatón Enríquez recuperado física y mentalmente, de manera absoluta, por momentos le ganó la partida a su homólogo Gullit Peña. Y agregar a un Avión Ramírez sobresaliente.

Lamentablemente para el Guadalajara, se vuelve un escenario patético, como jugar bien y perder, en la condición dramática que vive, con el riesgo del descenso, y sotanero junto con Santos en la Tabla General. Con ambos pies en la tumba es difícil predicar.

Con Dorados como seguro de vida, pero sabiendo que este equipo puede reforzarse abiertamente en diciembre, Chivas vive el riesgo de apostar por su cantera.

Por años lo he sostenido: Guadalajara no necesita de refuerzos como una prioridad. Porque los que llegan no tienen ese espíritu de maniaco para jugar ahí cada partido como si en verdad fuera el primero y el último. Como maníacos.

Los jugadores más inconstantes y peligrosos para el Rebaño fueron precisamente dos de sus sonados refuerzos, más allá de sus supuestas lastimaduras. ¿Son explicables las distracciones y ligereza de marca y de rabia, por ejemplo de Alanís y Aris Hernández?

Por eso, incluso a pesar de ese estertor de su situación, le viene bien al equipo la decisión suicida de apostar por su propia sangre y dejar de ser un saqueo insano de promotores, desde, por ejemplo, la sospechosa llegada de Ángel Reyna y otros más al equipo, con diferencias tenebrosas entre las operaciones de compra y venta.

Afortunadamente, el primer obstáculo parece haber sido vencido: el miedo del Chepo. Si se decide a mantener con ese dinamismo y velocidad, especialmente en la transición, que ya sólo muestra el León - y acaso el descobijado Pachuca-, estará más cerca de salvarse que de descender.

Y, curiosamente, el futbol le ofrece, a Chivas y a quienes preservan ese espíritu maníaco para jugar al futbol, una gran oportunidad, ante un adversario que llega infectado de rencor y de revancha, como son los Jaguares de Chiapas de Ricardo La Volpe, a quien Jorge Vergara no sólo echó de Chivas con el caso de la podóloga de por medio, sino que además le arruinó sus pretensiones de regresar a la Selección Mexicana, al vetarlo de entre los candidatos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO