Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Gio se luce y anota gol
VIDEOS RELACIONADOS video
LOS ÁNGELES -- En tres minutos, Giovani dos Santos endosa un gol y firma otro. Y Villarreal salta al casillero de Octavos en la Europa League con el Salzburgo como trampolín.

La pizarra empatada 1-1 y Gio roba el balón y arremete. Zancada poderosa. Carrera erguida. Horizonte dominado. Encara al arquero y lo mira de frente, a los ojos. La bestia y la presa. A la izquierda, Luciano Vietto empareja la estampida. Gio cede, suavecito, exacto. Invitación al delito y al deleite. Vietto empuja con codicia el regalo generoso de Gio. 1-2.

Tres minutos después, Vietto ve la oportunidad de compensar y recompensar. Por derecha embiste. Gio se mete entre el dique de cinco defensas. Nobleza obliga. Y el mexicano protege con la carrocería armada en México, pero hecha en Brasil. Biotipo amazónico. Recibe, perfila y asesina en el área. 1-3. Y el nombre de Villarreal queda impreso en una de las pelotitas del sorteo de la Europa League.

Los Dos Santos dejan huella en el juego. El Submarino Amarillo había empatado 1-1 con un torpedo de Jonathan. El proyectil se activó al '33, en ruta al arco, con cabezazo desviador de Vietto.

Lo de Giovanni alerta, pero más que sorprender, confirma. Lo de Jonathan, desatento en el gol de Salzburgo, y de machete fino en media cancha, juega al filo cada jornada. Pero el mensaje que recibe su entrenador, lleva copia certificada para Miguel Herrera y las copas América y Oro.

Gio ya navega en la madurez. El doloroso exilio del Barcelona, por el parentesco parrandero con su padrino Ronaldinho, le llevo a una penosa expiación por Inglaterra y España. El hombre ha satisfecho sus ansiedades de adolescente. Las damas, la noche, el trago, han quedado supeditados a su mayoría de edad como profesional.

Dos mundiales ponderables, Sudáfrica y Brasil, lo anuncian para que Rusia sea, al lado de Carlos Vela, Héctor Moreno, Javier Hernández, Jonathan, Héctor Herrera, Guillermo Ochoa, y el liderazgo agónico de Andrés Guardado, una oportunidad de romper los grilletes que atan al Tri al naufragio en los Octavos de Final en un Mundial.

Gio es un ídolo en proceso entre los mexicanos. Reúne los ingredientes para crear un triunvirato con Chicharito y Vela, como los íconos festivos del aficionado al futbol.

Y además de las eventuales proezas de Dos Santos en los altares de Europa con el Villarreal, queda claro que se ganó un sitio de privilegio durante la Final de la Copa Oro de 2011, muy especialmente por el adversario, por la víctima directa, por el escenario y por el portento de juagada.

La afición mexicana se regodea con la verborrea generosa de su memoria. El relato de ese gol se colgó de homenajes en los medios mexicanos... y estadounidenses. Diarios como el New York Times eran testimonios eternos en tinta de la proeza del mexicano en el Rose Bowl de Pasadena.

Minuto 76. Gio recibe de Torrado, y culmina la faena con Tim Howard a gatas, persiguiendo lo inalcanzable: a Gio y al balón. Al ratón se le escapó el gato. El rostro del arquero de EEUU era un promocional de una película de horror, mientras que su desgarbo corriendo a cuatro patas sobre el césped, eran un promocional de una tira cómica. Y el clímax llega cuando Gio, con perfección de francotirador que traza arco iris en lugar de muerte, la pelota sigue dócil un viaje fantástico, flotante, burlón, desafiante, hacia la red.

Un 4-2, y México, ante 93,420 aficionados, secuestraba el boleto para la Copa Confederaciones, al enderezarse de un 2-0 adverso, y que además, coronaba con un gol espectacular, dechado de habilidad individual, la reacción poderosa del equipo.

La estampa de aquel gol es una proclama de las vertientes de talento de Giovani. Ante Salzburgo, este jueves, sólo ha confirmado la evolución.

Tal vez, y sólo tal vez, alguna vez ocurra lo que dijo Joan Laporta, ex presidente del Barcelona, pero que hoy busca atajos para volver al salón oval de los catalanes: "Sé que algún día Giovani volverá con nosotros, estoy seguro. No debió irse del Barcelona, pero sí sé que debe volver", dijo esa vez Laporta.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Atlas Copa LibertadoresGetty Images

LOS ÁNGELES -- El Atlas es, ha sido y será un misterio. Es un equipo sin palabra de honor, pero honorablemente bajo juramento. Lo lleva en la sangre. Definirlo es muy fácil, pero explicarlo, es muy complejo.

La tribuna diagnostica en un ceremonial místico, o simplista, los designios del equipo. Si gana, "gana a lo Atlas". Si pierde, "pierde a lo Atlas". Si empata, "empata a lo Atlas". Está todo dicho: el drama está en el ADN de este equipo.

Y da pruebas de ello. Pierde con Independiente de Santa Fe en la Libertadores y con el Pachuca en la Liga, ambos en su casa, ambos encuentros ganables, desde cualquier lógica, ese fascinante sentido común que pierde lo más común de sus sentidos cuando se habla del Atlas.

Porque unos días después, se mete al TSM de Santos y visita al Mineiro en Belo Horizonte, y con la estrechez del 0-1 saca victorias dramáticas y merecidas, que lo revitalizan en Liga y en Libertadores.

En los colores lleva la fascinación de los extremos en los que vive, y sobrevive además a una maldición de 64 años sin ganar un título de Liga. Rojo sangre y negro luto. La apología cromática del sufrimiento.

Hace unos días, Tomás Boy se quejaba de la afición del Atlas. "No me tienen paciencia", dijo. Y un equipo que lleva 64 años momificándose de ansiedad y angustia, lo que más tiene, evidentemente, es paciencia.

Hace unos días, la afición del Atlas reclamaba trepar al cadalso a Tomás Boy, a sus jugadores y a los directivos para sacrificarlos a todos y, seguramente después, zambullirse ellos mismos en la pira del auto holocausto.

Ahora, dramáticamente, el rojo es de furia y el negro es de luto ajeno. La victoria es la madre de todas las reconciliaciones. El triunfo en el Atlas es como acudir al confesionario vacío a expiar sus culpas.

No en balde, Ney Blanco de Oliveira, brasileño, ex de Santos, santificó el sufrimiento de venerar al Atlas, ataviado con su jorongo rojinegro, con la frase magnífica: "le voy al Atlas hasta cuando gana".

Como tal, la sentencia incluye poéticamente la beatificación del martirio. La Fiel, como se bautiza la afición, ha entendido que la euforia es un acto de aceptación de que, nacidos para perder, siempre tendrán el indulto del triunfo.

En esa hermandad glorificada por las ánimas en pena es un pacto de sangre recitar así la profesión de fe eterna: "Le voy al Atlas hasta cuando gana". Sólo así se puede ser atlista. Porque para esta cofradía el estado de gracia no es el triunfo sino la incertidumbre.

Queda claro. Después de años de cubrir puntualmente al Atlas en el Estadio Jalisco, pude entender que el atlista es más atlista cuando se acerca el minuto 90. El apostolado rojinegro exige ser protagonista abnegado de un Juicio Final para que en la última jugada se entere de su destino.

Enrique Aceves, gerente del Atlas, caía en histeria con la confesión estadística: "Van más aficionados al Jalisco cuando el equipo está en riesgo de descender que cuando puede clasificar". El sufrimiento es una epidemia de sanación colectiva.

Lo explicaba el legendario Pistache Torres: "Si a los juegos del Atlas le quitaran el minuto 90, todos terminaríamos locos", y se carcajeaba mientras narraba como, siendo futbolista, perdiendo o ganando su equipo, él cargaba dos cántaros de pulque y al día siguiente empezaba a jugar su siguiente calvario de siete días y 90 minutos.

Y este Atlas de Tomás Boy debe ser entendido de esa manera. Y entender es amar porque el sufrimiento como rojinegro es la expiación del placer.

Fernando Quirarte, después del Mundial de 1986 y de ser campeón con Chivas un año después, es obligado prácticamente a salir del equipo, por conflictos con Marcelino García Paniagua y termina en el Atlas. Si hoy lo del Maza Rodríguez yendo al América es un acto imperdonable, en aquel entonces, Quirarte pudo ser casi trepado al patíbulo.

En ese entonces hizo una confidencia a este reportero: "No lo publiques", pidió en 1987, "pero es algo inexplicable lo que pasa dentro del Atlas. Todos damos todo, pero nada funciona". Y abandonó la madriguera sin resolver el misterio.

Y este Atlas que hoy envía, ociosamente, al cuerpo de limpieza a poner pulcra la esmirriada sala de trofeos, sabe que ahora recibiendo a Veracruz y visitando a Colo Colo deberá esperar hasta el minuto 90 de cada juego para entenderse y descubrirse a sí mismo.

Si gana, "gana a lo Atlas". Si pierde, "pierde a lo Atlas". Si empata, "empata a lo Atlas". Pero es un apostolado seguir a este equipo.

Dicen que después de confesar su mayor pecado, su idolatría rojinegra, ya en su lecho de muerte, Ramón Cano, el prototipo del atlista, renunció al cielo, ratificando su fe en su dios futbolero y pagano, musitando "mil veces arriba el Atlas".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- En pleno incendio, Manchester City se quedó sin bombero. Y la vorágine siniestra azulgrana consumió la aterrorizada ciudadela de Manuel Pellegrini. 1-2, Barcelona les hurta la bandera.

Cuando Yaya Touré saltó del barco con la absurda expulsión ante CSKA y los réditos de su castigo, el City debió tocar a queda en la Champions. Sin el músculo, corazón y cerebro del marfileño, las veredas del Manchester se convirtieron en autopistas. Y era el minuto 90 y el Messi-rati de Lionel mantenía el motor a punto, aunque se le desbieló en el sitio de sacrificios del punto penal.

Claro, no sólo Yaya entregó su espada anticipadamente. Kompany se dedicó a cuidarle la espalda y no las piernas a Luis Suárez, y el belga tuvo pase VIP para ver inmaculadamente esos dos goles. Y cuando Manchester cosecha con Agüero el 1-2, en rebelión ya desesperada, Clichy negocia en la espinilla de Alves su segunda amarilla y la roja del exilio.

Y el Messi-rati, menospreciado en la marca por Pellegrini, se dedicaba a borrar con pinceles el oscuro laberinto que los atrapó con la derrota en Málaga, sin que entonces, ni Lionel ni Neymar, pudieran sacar siquiera un calcetinazo.

Y los Ciudadanos quedan heridos de muerte. La incredulidad, hecha renuncia, comienza desde el rostro cenizo de Pellegrini. Su estrategia simplista es un discurso de bisoños. "Si les quitamos la pelota, los anulamos", la retórica de la obviedad.

Barcelona sudó sin sufrir. Batalló sin ser herido. El adversario tenía problemas de identidad. Se sentía preparado y fortalecido para atacar, pero lo hacía con ritmos desordenados. El Kun, encima, se obsesionaba con salvar en solitario la plaza, porque Dzeko era un estéril acompañante que nunca le devolvió pelotas, ni le enredó a los defensas adversarios.

Y mientras el Messi-rati se regocijaba con las libertades, Barcelona empezó a sufrir nuevamente cuando Adriano entra por Alves, y se convierte en perseguidor más que en un recuperador por la banda.

Lo irónico, es que el mismo Messi-rati pudo condenar la eliminatoria. En sus correrías, tramita un penalti. Y lo cobra en la última jugada del partido. Al manchón fatalista. Y cobra mal. Lo entrega al lance paciente de Hart y en el contrarremate, caricaturescamente, el mismo Leo se hace un lío y remata de cabeza, desviado, a sólo ocho metros de un inmenso hocico ansioso de sepultar en la garganta de la red el epitafio del 3-1. El fabricante de victorias, arruina su propia exaltación. El Messi-rati se apaga a milímetros de cruzar la meta.

No sirve de consuelo al barcelonismo, pero @2010MisterChip consigna que Messi falla su tercer penalti en Champions, tantos como Cristiano Ronaldo, Figo y Schevchenko. Y no sirve, porque el museo de los ridículos siempre está inoportunamente abierto, 24/7.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Emilio Azcárraga, Ricardo Salinas Pliego, Decio de MaríaGetty ImagesEmilio Azcárraga y Ricardo Salinas (izq. a der.), cabezas de las principales televisoras en México.
LOS ÁNGELES -- Resucita el proyecto: abolir el descenso al final de este torneo, aumentando a 20 equipos en Primera División.

Cuidado: no es por los cuatro que desfilan titubeantes sobre el patíbulo. Ni es por el peso histórico de Chivas. Tampoco por el peso político de los Kuri en Veracruz. Ni por el proteccionismo a los López Chargoy en Puebla. Y menos por compasión a los Leones Negros.

Esta vez es una propuesta de dos televisoras. Ya varios equipos han escapado de la jaula. Reventaron la rienda. Otros más podrían hacerlo en los próximos 17 meses y sacudirse el yugo, especialmente ante mejores cotizaciones.

Y ambas televisoras están urgidas de garantizar contenido. Y agregar dos nuevos equipos a su rebaño es una urgencia, especialmente cuando se abrirá al menos una concesión de televisión abierta a nivel nacional en México. Y evidentemente hay detalles a contemplar.

1.- Los mejores ingresos de las empresas llegan a través de los partidos de futbol. Ojo, no por sus mejores ratings de audiencia, porque en muchas ocasiones los juegos se ven superados por otro tipo de transmisiones.

2.- Cada torneo es comercializado en paquete. Las empresas garantizan un producto, pero no la calidad del mismo. Y el anunciante sabe que deberá pagar por adelantado y bajo riesgo, por un 0-0 infumable entre dos equipos en crisis, para asegurar los encuentros que presuntamente deben ser espectaculares. En el envoltorio va chamorro, hueso y pellejos, con la esperanza de que todo junto, cocine un buen caldo.

3.- Televisa y TVAzteca saben que así como Pachuca y León encabezan la separación, hay otros clubes que en los próximos 17 meses exigirán pagos más elevados o se mudarán de señal. Y con 20 equipos en Primera División, hasta podrían atreverse ya al proyecto de Decio de María, de agregar un encuentro para los lunes por la noche.

4.- ¿Recuera Usted como hace tres años se dio un auge asombroso de contrataciones por parte de los equipos, la mayoría con poco éxito? Se explicó en ese momento que era un recurso desesperado de las televisoras para que se fortalecieran los equipos y amamantaron financieramente a los clubes. Lo importante era elevar la calidad del producto televisivo.

5.- Y la estrategia se ha modificado desde ese entonces. Ya no importa que Usted vaya al estadio. Para ambas televisoras es más remunerativo que Usted vea los partidos desde su casa, aunque los escenarios registren tribunas vacías. Si además, los estadios se congestionan, todos contentos.

6.- ¿Benéfico aumentar a 20? Financieramente, sin duda. ¿Futbolísticamente? No habrá mejoría sustancial, porque no hay materia prima suficiente. No existe formación de futbolistas mexicanos para nutrir 20 equipos, y entonces, el otro negocio, turbio totalmente, el de promotores, permitirá la llegada de jugadores mediocres, además de abusar de los naturalizados. Pero, reitero, el patrocinador paga la res completa.

7.- Con la saturación de calendarios que ya vive el futbol mexicano, aumentar dos semanas más en la Liga, en la Copa y la reinstalación del repechaje, volvería a poner en condiciones críticas de mucha cantidad y poca calidad, con riesgo de saturar a una afición a la que le cuesta trabajo mantener la atención totalmente en una Liga, cuya calidad en los dos torneos de 2014, rebosa de mediocridad.

8.- ¿Y la Selección Mexicana? Sería la víctima inmediata. La congestión, la constipación de calendarios, reduciría los tiempos de preparación, de concentración, de juegos de preparación. Además, como los establos de los clubes cada vez generan menos buenos futbolistas, la desesperación por competir, va a obligar a inundar las plazas importantes con foráneos.

9.- Y el sondeo entre directivos de los equipos se lleva bajo estricta confidencialidad. Anunciar que el descenso queda cancelado este torneo para que suban dos equipos, terminaría con ese morbo extremo con que se vive semana a semana el calvario de los amenazados. Hoy los ratings son mejores para los juegos de Chivas, Veracruz, Puebla y hasta Leones Negros, porque los devotos de cada equipo están pendientes con lo que ocurre con los otros candidatos a mártires. El mórbido apetito por la ejecución no desapareció con el Circo Romano, sólo se actualizó.

¿Los clubes se opondrían? Imposible olvidar que los dueños de equipos terminan siendo cómplices a través de su cobardía. Y además, habrá incentivos económicos. Ya es sabido, el dinero es el mejor bozal para los directivos mexicanos.

Etiquetas:

Futbol, Mexican Liga MX

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Gustavo Matosas paga deudas por separado. Conjugar la "Suprema G" del futbol como una constante, es plazo pendiente. No lleva prisa, pero sí se lleva preocupaciones, que podrían agazaparse tras cortinas de humo como el 0-1 ante Pumas.

Sin embargo, cumpliendo el requisito no escrito pero que incluye el contrato moral, ganar Clásicos, Matosas cumple el primero, insisto, con permisos para la euforia, pero reconvenciones para el autoanálisis.

1.- ALEBRESTA A LA TRIBUNA...

La afición del América, como cualquiera, se enajena con los goles o con las aproximaciones, como las que este domingo desperdició ante Pumas. Cierto, es como masticar dulce y tragar amargo, pero es mejor eso, la trémula pasión del casi-casi, que bostezar como el torneo anterior.

2.- PARA SUFRIR HAY QUE GOZAR...

Y claro que en el péndulo emocional perfecto, los estremecimientos de euforia saben mejor con los flagelos del sufrimiento. Moisés Muñoz lanzó su humanidad y mantuvo el cero en la portería, toda vez que entre Pablo Aguilar, Goltz y Mares, son más frágiles que promesa de árbitro. Pero, como dijo una vez Rubén Olivares: "Necesito que me peguen para sentirme vivo y reaccionar", discurso sabroso y petulante que hoy electriza al americanismo.

3.- ALBOROTA LA TABLA DE POSICIONES...

Ya el América se asoma al vestíbulo de la Torre de Babel de la Liga MX. Y garantiza una carrera pescuecera con Cruz Azul, Xolos, Veracruz y Atlas, que la agrega atención a la cúspide, toda vez que el morbo se atraganta de aperitivos mientras ve la lucha sorda por el no descenso. Ahora arriba, en la escalada, hay otra pugna.

4.- HÉROES DE OCASIÓN...

América se convierte en la mejor arenga de guerra para sus adversarios. Morelia, León, Tigres, no han vuelto a rozar ese límite de entrega, compromiso y templanza que mostraron ante las Águilas. Jaguares hasta creyó que podía confrontarlo cara a cara y cayó liquidado. Pumas parece que guardó energías seis semanas, para tener su mejor día este domingo, y no le alcanzó, aunque hasta pudo ganar el encuentro.

5.- EXAMEN DE CONCIENCIA...

Pero América está aún en una ruta sinuosa para siquiera rozar las expectativas que generó con los refuerzos y la llegada del entrenador bicampeón con León. Porque el mismo Matosas debe percibirlo: en El Nido no pueden conformarse con lo que no tienen, aunque sepan que pueden tenerlo. Es como querer perder peso con sólo subirse a la báscula, pero rehuyendo al ejercicio.

Por ejemplo, ante las exigencias de Pumas, el técnico americanista debió improvisar y debió hacer reacomodos. El gol de Benedetto resuelve el encuentro, que osciló de manera dramática entre una goleada o un marcador adverso.

Cuando Goltz y Aguilar lamentaron públicamente hace unas semanas que quedan desprotegidos, no es por un problema de equipo, sino la desnudez evidente de que no son tan buenos como muchos creían con 'El Turco' Mohamed. Entonces los fortalecía el esquema avestruz. Hoy, en los mano a mano, o en coberturas que exigen astucia y rapidez mental y física, quedan pagando y cometiendo faltas.

Sin embargo, lo relevante, es que evoluciona a pesar de ausencias que parecían irremplazables en el funcionamiento del equipo, pero además de encontrar a Oswaldito un híbrido de ataque y defensa, que ni en su mejor momento con Atlante aportó, ahora queda claro que Arroyo, Quintero y Samudio no tienen cheque al portador al anhelar su regreso.

Pero, lo mejor, y Usted estará de acuerdo conmigo, si América evoluciona y si Chivas mantiene su palabra de honor del sábado ante Cruz Azul, el Clásico Nacional de la Fecha 15, el 26 de abril en el OmniLife, deberá mostrar a ambos en su mejor momento del torneo.

Y ahí, entonces, la soberbia de uno y la agonía de otro, no salen a la cancha.

Etiquetas:

Futbol, Cruz Azul, America, UNAM

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Le llamaré milagro y no proeza. Le llamaré prodigio y no hazaña. Chivas no humilló (no hablo del marcador) a Cruz Azul (1-2) con los que pisaron la cancha, sino por los que nunca podrán pisarla.

Todo fue un complot. Aunque los sabios y los antropólogos y los antropófagos podrán pontificar con explicaciones, justificaciones y razonamientos, tales como...

1.... que de Cruz Azul se posesionó su alter ego de Pecho Frío. Y el temor a la epopeya, lo envalentonó para la comodidad histórica del fracaso.

2....que José de Jesús Corona, intrépido sólo para los ataques a mansalva, nuevamente (como en la Confederaciones) arruga ante el poste, y salva el físico aunque condene a su equipo.

3....que Luis Fernando Tena se santiguó con la bendición del conformismo y la trémula casta de la pusilanimidad, y decidió morir con un gol antes que buscar matar con dos goles.

4. ...que Chaco se cansó de ser Chaco, y Torrado de ser Torrado, y Flores de ser Flores, y el Maza de ser el Maza, y...

Podría engrosarse pues la lista de pretextos, pero lo cierto, es que esta victoria de Chivas sobre Cruz Azul había sido pactada ya desde un día antes. Es obra de un complot desde la noche del viernes.

Y no se mal interprete. No hubo nada turbio. Por el contrario, quedó en claro que los milagros los consuman los hombres y los consumen los dioses.

Chivas empezó a ganar este encuentro la noche del viernes, cuando centenas de aficionados se citaron afuera del hotel de concentración en la Ciudad de México y enviaron su plegaria, su mensaje, su prédica, su reclamo por casi tres horas.

Nunca ningún equipo en México en estado de crisis, bajo sentencia de muerte, amenazado por el descenso, había vivido esa catarsis, ese reencuentro, esa purificación masiva sólo comparable, guardando las distancias, con la veneración que vive la Selección Mexicana en Copas del Mundo, cuando la nación gitana tricolor le lleva serenata.

Fue la teatralización, la puesta en escena, la personificación genuina, de la campaña emergente de Chivas: #JuntosVsTodo donde el mensaje quedó puesto en evidencia con la entrega incondicional, emotiva, conmovedora de una afición que hace del dolor o la euforia una ceremonia, un carnaval o una flagelación de 90 minutos cada semana.

Esos, los cientos de apóstoles, embajadores de millones, enviaron su evangelio a los jugadores, cuerpo técnico y directivos. Que ellos sí están dispuestos a todo, sin pisar la cancha. Y era la arenga un cuestionamiento agregado: ¿están también jugadores, cuerpo técnico y directivos dispuestos a todo, con todo, por todo y contra todo?

Por eso, pese a la pesadilla estrujante de un primer tiempo en que La Máquina arrolló y tomó ventaja, ahí en la intimidad del purgatorio que debió ser el vestidor del Estadio Azul al medio tiempo, debieron resucitarse y revelarse y rebelarse, las estampas, las postales, los cantos, las banderas, los gritos y los carteles de la noche anterior.

Y quedó claro que por primera vez, ¿y por única vez?, el futbolista del Guadalajara entendió nítidamente que su pusilanimidad, su apocamiento de las anteriores seis semanas eran una cobardía, una traición, una ingratitud y una deslealtad a los millones que se habían manifestado, a través de unos cientos, una noche antes.

Y por eso exijo el término milagro. Porque después del sermón que dio la misma montaña humana, ocurrió el milagro entre la camarilla timorata vestida de rojiblanco. Sí, porque los sordos oyeron, y los mudos hablaron, los paralíticos corrieron y los muertos resucitaron, y De Nigris reencontró el gol en la liga y Marco Fabián dejó de ser Marquito, más allá de la renuncia del fugitivo Corona en el 1-2.

Sí: Chivas empezó a vencer a Cruz Azul la noche anterior, sin saberlo, sin percibirlo seguramente. Lo más relevante, es que los jugadores recuperaron hombría, compromiso y testosterona para jugar al futbol.

La algidez de discurso que nunca pudo encontrar el Chepo de la Torre, llegó, al final, con la retórica, con la homilía popular, populachera de la afición, que terminó siendo la más poderosa.

Desde siempre, los aficionados a Chivas en el DF, han asegurado que son más leales, más abnegados, más fieles que los que radican en Guadalajara. Será por ese sentimiento de ausencia, de desposeídos, pero al menos el viernes en la noche y este sábado en el Estadio Azul fueron solidarios.

Una magnífica oportunidad de prolongar el milagro les llega el próximo domingo en el OmniLife, cuando los visite el Monterrey del Turco Mohamed.

¿Habrá otro complot entre Chivas y su congregación en la concentración del equipo y en la tribuna?

¿Y habrán entendido Néstor de la Torre y Jorge Vergara que no es el momento de agrandar brechas, sino de tender puentes y abrir las puertas entre semana para que los devotos acudan?

Es un momento clave, determinante. Cruz Azul puede ser el parteaguas entre la salvación o la condenación.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- El futbol a veces se recrea perversamente. Confronta, cruel y pérfidamente, circunstancias extremas y desesperadas. Y disfruta lúdicamente del canibalismo.

Y así, a socios, a camaradas de un proyecto ambicioso, aunque terminaron como compinches del drama de una selección mexicana en estado catatónico, los pone frente a frente.

Aunque Luis Fernando Tena se colgó la medalla olímpica de oro al pescuezo en Londres, al final el Chepo de la Torre sólo alcanzó un collarín truculento y siniestro de las desgracias con el Tri, y un yugo de infortunio y fracaso en el Hexagonal Final de la Concacaf.

El drama ase acentuó cuando el Chepo debió irse de la selección tras la derrota ante Honduras, y Tena debió quedarse para cerrar la jornada trágica con una derrota presupuestada, anunciada, ante Estados Unidos en Columbus.

"Yo no voy a dirigir a México (ante EEUU), si el Chepo no está de acuerdo en que yo lo haga", dijo Tena. A las horas, precisaría: "Después del partido con EEUU me voy, se gane o se pierda, me voy", a sabiendas de que el clima dentro del equipo y el encono desaforado de Estados Unidos generaban las circunstancias propicias para el sacrificio tribal que la Concacaf esperaba.

México quedó en estado de coma, mientras Tena alcanzaba viaje en el mismo expreso de la ignominia que el Chepo y el resto del cuerpo técnico, mientras el Tri quedaba como zombie en la eliminatoria.

El resto, ya se sabe, la milagrosa y mágica chilena de Raúl Jiménez ante Panamá, y la conmiseración de EEUU ante los mismos canaleros, entregaron boleto a la expiación en el repechaje ante Nueva Zelanda.

Pero, este sábado, Chepo de la Torre y Luis Fernando Tena se enfrentan nuevamente y en condiciones dramáticamente opuestas.

1.- Chepo, con Chivas, de nuevo, en condiciones dantescas de vida o muerte, y que depende más de las calamidades (arbitrales incluidas) que sufra Leones Negros, que de su propia fortaleza. El equipo escapa, sin méritos propios, a las garras de los universitarios que viven su propia extinción.

2.- Tena, con Cruz Azul, se maneja en la punta del acantilado. Líder, invicto, sólo un gol recibido en seis encuentros, aunque es similar su lamentable contundencia a la de Chivas. Si para Chepo las condiciones son desesperadas, para Luis Fernando no son menos exigentes. Con un club que suma 17 años de alejamiento de su último título de Liga, que el mismo Tena le dio, el técnico sabe que de no alzar la copa en mayo, seguramente será relevado del cargo.

Cierto, no es lo mismo sobrevivir que pervivir. Chepo tiene en sus temblorosas manos la vida y la muerte de la institución más popular de México. Tena sólo tiene entre sus manos la incertidumbre sobre la vida o la muerte de su contrato con La Máquina.

Los dos con el sello lapuentista en su academia y en su tipo de sangre como técnicos, seguramente apostarán por la comodidad cínica e inofensiva del empate, que para Chivas es oxígeno en dosis pequeñas, y que para Cruz Azul le garantizaría, al menos, seguir entre los tres primeros, dependiendo de los desenlaces de Xolos y América.

La relación entre ambos quedó fracturada, aunque no rota, tras el pasaje en la selección mexicana. Ninguno lo acepta, pero fue evidente para todos los que cubrimos esa jornada premundialista que, tras conquistar la medalla de oro, y cuyo mérito histórico sigue en las sienes de Tena, las condiciones cambiaron al interior, e incluso conforme México se ahogaba de asma por los pésimos resultados, el Chepo escuchaba menos, consultaba menos y se equivocaba más.

Hoy, insisto, el futbol, con ese saborcito maquiavélico de enajenar aún más la virulencia mediática del trámite, pone frente a frente a dos que fueron amigos, socios, camaradas y compinches al final, para que en la cancha diriman sus diferencias o pacten, lamentablemente, una tregua que a sus propias instituciones no ayuda, aunque tampoco las desfalca.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Néstor de la Torre eligió el término: "escándalos mediáticos". Chivas parece sumergirse en ellos.

El repaso es inevitable, porque siendo el equipo más popular, carismático e importante de México, más allá de lo que revelen las encuestas, permanece en el aparador indeseable pero inevitable del morbo.

El martes Carlos Fierro consuma su habilidad de saltimbanqui del área, y con un clavado, engaña al árbitro. Penalti. De Nigris escribe el epitafio de Lobos en la Copa MX. 1-0.

Apenas hace dos semanas, Fierro fue suspendido por simular una falta que dio el penalti a Chivas contra Pachuca. No escarmentó. En cuanto pudo, lo perpetró de nuevo. Todo un trapecista del área. Reincidencia, aunque en torneos distintos.

Ojo: hoy, Fierro debe ser el futbolista más completo del Guadalajara. Capaz de desempeñar funciones en distintas posiciones, tiene además devoción que no tienen sus compañeros.

Por eso mismo, el delantero de Chivas no necesita de esas farsas y triquiñuelas de acróbata con saltos mortales y costalazo incluido.

Por otro lado, es de espanto el rendimiento en algunos jugadores de Chivas respecto a los salarios estratosféricos que devengan.

Según la Revista Forbes, dos de los jugadores llamados a ser solución, caudillos, referentes, salvadores del Rebaño en crisis, aparecen entre los mejor pagados.

Según Forbes, el quinto mejor pagado en México es Ángel Reyna, con salario de $1.7 millones de dólares por año. Marco Fabián es el séptimo en la lista con $1.5 millones de dólares. Vale agregar que el mejor pagado es Roque Santa Cruz con $2.6 millones de dólares, y le siguen Oribe Peralta con $2.5mdd, y Carlos Darwin y Ronaldinho, con $1.8mdd.

1.- Ángel Reyna. Llega en el Apertura 2014. Hasta el momento suma 1,207 minutos, con seis amarillas, una roja y solo un gol. Parece poco para un salario anual de $1.7 millones de dólares.

2.- Marco Fabián. Regresa en este torneo, con 270 minutos jugados de 540 probables, un gol ante Pumas, y un pase para gol en ese mismo encuentro. Cierto, hay una lesión que le mantuvo alejado. Ese salario de $1.5 millones de dólares por año, ya lo cobraba desde su pasaje anterior en el Guadalajara, antes de ir de viaje redondo y sin pena ni gloria, a Cruz Azul.

Obviamente estos $3.2 millones de dólares que invierte Chivas en los dos jugadores supuestamente más talentosos de su plantel, no han encontrado reciprocidad en la cancha.

¿Valen lo que cobran? ¿Devuelven lo que exigen? ¿Corresponde a los que reciben? Definitivamente no, porque son futbolistas llamados a rendimientos extraordinarios, aunque queda claro que Santa Cruz ha estado lesionado, y que Carlos Darwin no responde plenamente en América, y por supuesto, a Ronaldinho le pagan por su museo, no por su presente.

Y obviamente a estas cifras, deben agregarse salarios muy cercanos en los casos de Omar Bravo, Fernando Arce, Carlos Salcido, Aldo de Nigris, Israel Castro, Chatón Enríquez, por citar algunos, y sin dejar de lado al lesionado Rafael Márquez Lugo.

Recuerdo un pasaje de Carlos Miloc dirigiendo a Chivas. El técnico uruguayo decidió ese día supervisar de cerca el entrenamiento de porteros en la cancha del Club Guadalajara.

Pasaron 15 minutos de trabajo extenuante con el auxiliar, nada sobresaliente, pero extenuante, especialmente para aquella época. Dos de los tres porteros del Guadalajara, con pasajes breves por selección mexicana ambos, claudicaron, incluso uno de ellos empezó a vomitar por el esfuerzo a un lado de la cancha. Y se quejaban amargamente de la intensidad del entrenamiento.

Miloc estalló, y con voz más gruesa y alta de la que normalmente usaba para dirigir entrenamientos, con la intención de que los reporteros presentes escucháramos, les espetó: "Esto no es trabajo, esto no es esfuerzo. Quisiera verlos en las minas, en las construcciones, donde hay que trabajar 12 horas, sin descansar, sin contemplaciones. Quisiera verlos donde hay gente que trabaja por hambre, y a ustedes los veo vomitando. Ustedes no trabajan ni un día de su vida, porque ustedes son futbolistas, son privilegiados".

Acto seguido, Miloc prohibió que les dieran más agua y reanudó el entrenamiento. Ninguno se quejó nuevamente. Ninguno vomitó de nuevo, ninguno.

Personajes así, les quitarían las calenturas por ser saltimbanquis a unos y de saber desquitar esos millones a otros. Pero Miloc ya no dirige, y en Chivas, bueno, en Chivas, está el Chepo de la Torre.

Etiquetas:

Futbol, Guadalajara

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Arrigo Sacchi es un sabio. De la cancha. Del vestuario. Del pizarrón. Del diván del futbolista. Tiene un trono a perpetuidad en el Milan, en el Atlético de Madrid y en el Real Madrid. Y en la historia del futbol italiano.

Pero, en el reverso del técnico, hay un ser imperfecto. Cuando los sabios salen de su mezquita, pueden convertirse en necios. Y la necedad es la negación de la sabiduría.

A unos días de sus 69 años, Sacchi se atreve a decir que el problema en Italia es que "hay demasiados jugadores de color".

Se justifica con un agregado: "Italia está perdiendo identidad por ese motivo". El hombre de los aciertos en la cancha, muestra su rumbo errado viendo la cancha desde fuera.

1.- Malas noticias, señor Sachi. Entre Marruecos, Túnez, Egipto, Argelia, Sudán y Libia, tiene Usted más de 680 mil paisanos confirmados o en proceso migratorio. Y muchos de ellos tendrán hijos italianos que a su vez tendrán hijos italianos. Y mucho de ellos, señor Sacchi, juegan con sus nietos y jugarán con sus biznietos.

¿Cree usted que Italia está perdiendo su identidad o que está sumando identidades?

2.- Malas noticias señor Sacchi. Cuatro millones de extranjeros viven en Italia, y casi un millón de ellos procede de África. Usted, Arrigo, seguramente cuando acude a un restaurant consume alimentos que han pasado por las manos impecables de alguno de ellos. Y pronto sus nietos y sus biznietos recibirán servicios profesionales de ellos.

Insisto: ¿Cree usted que Italia está perdiendo su identidad o que está sumando identidades?

3.- Malas noticias Señor Sacchi. Más de 700 mil asiáticos disfrutan de Italia e Italia disfruta de sus costumbres, y 200 mil de ellos, llegaron de China. Y como en casi todos los países del mundo, los asiáticos forman comunidades con poderosas, sólidas y prósperas economías.

¿Cree usted que Italia está perdiendo su identidad o que está sumando identidades o será que Usted se equivocó de universo?

4.- Malas noticias Señor Sacchi. Seguramente en Brasil, Pelé debe estar sintiendo lástima por Usted, y no furia, ni rabia, sino compasión. Y desde donde viven, en las estrellas, con las estrellas, Garrincha y Eusebio, se preguntarán si no los hubiera Usted querido en sus equipos o en la selección nacional.

¿Cree usted que Italia está perdiendo su identidad o que está sumando identidades o será que Usted se equivocó de universo o que ha dejado de ver futbol por el placer mismo del futbol?

5.- Malas noticias Señor Sacchi. Geoge Weah, hoy político en Liberia, dijo alguna vez que Usted uno de los hombres de quienes más aprendió en el futbol, seguramente cuando dirigió al Milán reemplazando funestamente a Tavarez. Hoy debe haberse él replanteado sus códigos y los suyos.

6.- Malas noticias Señor Sacchi. Sus declaraciones clasistas, racistas, aunque Usted no las considere así, seguramente no agradaron mucho a uno de los socios que inyectan dinero fresco, incluyendo para los homenajes que se le hacen a Usted, Arrigo, por parte del Milan, el multimillonario de Singapur, Peter Lim Eng Hock.

7.- Malas noticias Señor Sacchi. La NBA no cree en sus juicios. Según Richard Lapchick, el 17 por ciento de la NBA son jugadores blancos, cuatro por ciento son latinos, y uno por ciento asiáticos. ¿El 78 por ciento restante? Exacto. Y la NBA tiene una identidad donde respeta todas las identidades

Malas noticias Señor Sacchi. El mundo no está equivocado.

Me recordó su exclamación un proverbio chino: "El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él".

Malas noticias Señor Sacchi: eligió quedarse sentado en el hormiguero.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Pues la carreta asaltó al Ferrari. 0-0 en el OmniLife. Puebla sobrevive y Chivas pervive. En el duelo entre Ases y Reinas terminaron siendo comodines y comodinos.

Y el drama del descenso renta piso. La incertidumbre tejerá suspenso 11 semanas más, con los Leones Negros con harapos de mártir preconcebido, mientras los árbitros juegan a carroñeros con ellos.

Para colmo, a Chivas le pasan factura. Tanto defendió que no le ayudaban los árbitros y que no los necesitaban que le anulan un gol legítimo y, por segundo partido consecutivo, le imponen penitencia por blasfemar.

Veracruz fue siempre mejor mientras Édgar Andrade estuvo en la cancha. Hasta que en relevos australianos, lo noqueó un jugador de Chivas y lo remató caído su propio médico. Sin Andrade y con Chiapas en la cancha, los Tiburones se enredaron en la burocracia.

Y a partir de ahí, en el segundo tiempo, Chivas controló el balón sin dominar al rival. Porque el Guadalajara sacó su anémico repertorio de jugadas, y resulta que todos ellas mueren de obviedad: centro destemplados, torcidos, por ambas bandas, porque sus presuntos creativos, si los hay, tenían nubladas las neuronas.

Quedó marcada una diferencia sustancial entre dos de los cuatro equipos que ven alargada su agonía y radica en aspectos hormonales.

1. En Veracruz no quieren descender. Lo hacen evidente jugando bien al futbol y peleando balones con hambruna de vida y supervivencia. La prueba es Furch. Un jugador con nobleza defensiva en cada balón al área y con despliegue abnegado, pero resulto para responder al ataque. Los Tiburones saben a qué juegan. Ojo: los tanques de oxígeno se vacían pronto, por eso terminan partidos cada juego.

2. En Chivas el credo es distinto. Les queda claro que es una institución que no debe descender, pero cuando su mejor exponente es Castro, y los supuestos talentos como Giovanni y Fabián quieren ganar sus propias batallas, el equipo muere sin idea y a veces, de manera inmoral, traicionando a su equipo.

Y en el reflejo de su personalidad, Chepo de la Torre rasura a dos jugadores con crédito suficiente tras el segundo semestre de 2014.

1. Fernando Arce había sido titular sostenido por su esfuerzo, no por capricho. Pero, tal vez, la confrontación que tuvo Chepo con él tras el encuentro ante Honduras en 2013, implica que le retire su confianza a un jugador que entre Morelia, Santos y Tijuana superaba el 80 por ciento de actuaciones con 244 juegos.

2. El Cubo Torres llegó con los galardones de la MLS. En un equipo de pobreza ofensiva como Chivas USA, se colocó entre los mejores goleadores con más disparos al arco y con más jugadas de peligro generadas, según las cifras infalibles de la liga estadounidense.

3. A dos jugadores útiles los ha venido relegando, aunque lo del Cubo, según versiones en Guadalajara, se debe a sugerencia de Néstor de la Torre por el clavado que se tiró ante Santos cuando tenía la oportunidad inmejorable de anotar y empatar el juego.

Como sea, ya es grave que a sus problemas de descenso, en lugar de sumar, su propio entrenador decida restar.

Parecería entonces que en momentos de agonía, en lugar de mandar a llamar al médico pidieron un carnicero, y Chivas puede perder la solidaridad y el liderazgo del grupo, tal y como le ocurrió al Chepo con la Selección Mexicana en el Hexagonal Final de la Concacaf.

Y mientras, en la Tabla de Porcentajes, Veracruz mantiene distancia, Chivas es acorralado por el triunfo del Puebla, aunque ambos gozan con el seguro de vida que les garantizan los Leones Negros y las desgracias arbitrales.

Ahora, Veracruz recibe a un Toluca con sus flaquezas defensivas, mientras que Chivas visita al Cruz Azul que vive inmaculadamente en el balcón del liderato del torneo y que además podrá contar de regreso con Roque Santa Cruz.

Pero, por lo pronto, la supuesta carreta funciona mejor que el fantasioso y poderoso Ferrari.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Cruz Azul convoca ilusiones. Pero invoca también sus fantasmas. Su afición sabe que las veladoras vigorosas pueden, porque ha pasado, revertirse en cirios fatalistas.

Juega con éxito a la ruleta rusa. Con cinco goles suma 14 puntos. Líder y apenas ve vencida su meta en el 1-2 exterminando Gallos en La Corregidora.

Diecisiete años de sequía amargan, más aún, provocan escalofríos y desazón, cuando en dos torneos recientes, pierde la Final ante América y después, en su mejor reparto, como líder general es aniquilado por un León ungido de Liguilla por el capricho veleidoso de una carambola.

Su feligresía lo sabe y lo sabe de manera dolorosa, con cicatrices: el zapotazo desde las nubes es desolador.

Pero esta Máquina juega al misterio. Tiene un arma más, reliquia casi, pero letal siempre, en conserva: Roque Santa Cruz ya cortará cartucho ante Chivas.

Pero a Cruz Azul parece sentarle bien la catarsis trágica del segundo semestre de 2014. Patético su Apertura 2014 e indecoroso el Mundial de Clubes.

Hecho cenizas, sabía que sólo podía rebelarse y revelarse como Ave Fénix. Lo hace. Y con jugadores de tremendo carácter, espartanos redimidos, se reconstruye. Las piernas y los pulmones de sus sabios se reciclaron. Chaco Giménez y Gerardo Torrado beben y brindan con José Alfredo Jiménez, y sacan juventud de su pasado.

Y agrada La Máquina. En esfuerzo y trama táctico, en enjundia y estrategia. Promete sí, pero como tantas otras veces en 17 años. Sin embargo, esta vez, para varios de sus jugadores queda claro que no quedar campeones implica retiro y exilio con regusto amargo.

Cierto, ese 1-2 en Querétaro lo bordó con penaltis, uno cuestionable. Pero forzado a salir de su esquema contraído y contrahecho, terminó además por generar más oportunidades de gol que en los cinco encuentros anteriores.

Claro, no se puede ser tan indulgente como para ignorar que el rival jugó con 10 gladiadores y una estatua. Querétaro dispone de nueve jugadores de campo con una devoción suprema para, todos juntos, permitir que Ronaldinho merodee y deambule por la cancha y se convierta en un despojable del balón , fácilmente, por el adversario.

Era casi ridículo que el Cata Domínguez, por ejemplo, cuando el brasileño se extraviaba por su zona, le diera hasta metros de distancia. Hasta el Cata es Usain Bolt para anticipar a Dinho. Ver al alguna vez deslumbrante 10 brasileño hace recordar a un monumento con vocación de mausoleo. Bien dice el escritor colombiano Fernando Vallejo: "La gloria es una estatua en la que cagan las palomas".

Y confrontado ante 10 queretanos, porque hasta el arquero Volpi debe recorrer más metros que Ronaldinho, el Cruz Azul encontró calma relativa, tras la expulsión sospechosa de un Danilinho que evita el viaje a Monterrey, donde sus tropelías amorosas, mientras jugaba con Tigres, no se olvidan.

Con Chivas en el horizonte, desde el faro magnífico del liderato general, en este momento, Cruz Azul aviva con frenesí las veladoras de esa afición hambrienta de título de Liga, pero su congregación, dolosa y celeste, sabe que deben tener, en la otra mano, los cirios listos, esos mismos que han encendido recurrentemente por 17 años.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO