Nadal
Getty ImagesEl equipo español va por su 5ª ensaladera de plata
SEVILLA -- En Sevilla parece que nadie estuviera al tanto que la final de la Copa Davis empieza este viernes. Llegué a la ciudad para ver uno de los mayores eventos deportivos del año en nuestro país y cuando tomé el primer taxi hacia la Isla de la Cartuja, donde se va a jugar la final, el taxista me preguntó "que cuando empezaba lo de la Davis?"... Tanta relajación no me parece buena, porque si los propios sevillanos le dan poca importancia a este evento quizá sea porque piensen que ya está ganado. Aunque ya sabeis que aquí con esa eterna rivalidad futbolística entre Betis y Sevilla tan fuerte, poco importa lo que pase con el tenis.

Aun recuerdo perfectamente aquella final de Mar del Plata, parecía un sueño que sin nuestro mejor jugador Rafa Nadal y con la paliza que le dio Nalbandian a Ferrer el primer dia, estuviéramos volviendo a Madrid con aquellos pequeños trofeos en el avión, replicas exactas de la Gran Ensaladera de plata. Esta vez las cosas se inverten, el favorito es España y si Argentina gana será no solo por mérito de Del Potro, Nalbandian y compañía, sino porque algo habrá fallado en el equipo local.

Este jueves estaré en el estadio a ver entrenar a Nadal y a Ferrer. Parece que Ferru volvió de Londres con una confianza extrema y que ayer se permitió el lujo de "volver loco" a Rafa en el entrenamiento, pero hoy las cosas volvieron a la normalidad y nuestro No.1 ya mostraba otra vez ese nivel de tenis y físico que lo llevó a ganar 10 Grand Slams.

Sevilla es una de las ciudades más alegres de nuestro país. El flamenco, las tapas y el sol están presentes en todo momento. Aquí ganamos en 2004 nuestra segunda Davis con Charly Moya y Nadal vestidos de héroes, y ojalá este próximo fin de semana se vuelva a repetir con el permiso de mis amigos argentinos. No os perdáis los blogs y comentarios en directo de la final, muchos piensan que esto será un trámite, pero cuando se trata de una final... ¡cualquier cosa es posible!